Uñas frágiles: Causas y remedios

Uñas frágiles

Las uñas frágiles son un problema muy común que casi siempre se deben a una carencia alimenticia. Es decir, no ingerimos los nutrientes adecuados y, como resultado, no somos capaces de producir las proteínas que nuestro organismo necesita para hacer que la consistencia de las uñas sea la adecuada. Así, estas terminan rompiéndose con facilidad.

Una mirada a las causas

A menudo las uñas frágiles tienen diferentes causas. Por ejemplo, más allá de los problemas nutricionales, pueden esconder una alergia o incluso una micosis. El envejecimiento también puede ser una causa de las uñas frágiles, así como la deshidratación o los traumas provocados por algún golpe o por sustancias químicas que tienen un pH bajo. En estos últimos casos se producen microfracturas.

También deberás tener en cuenta el uso que le das a los productos de manicura ya que a menudo echar mano a esmaltes que han caducado puede empeorar drásticamente la salud de las uñas y hacer que estas se vuelvan frágiles y secas. De la misma manera, fumar y tener el hábito de comerse las uñas puede afectar la consistencia de las mismas.

Cuidar la alimentación

El primer paso para curar la fragilidad de las uñas consiste en cuidar la alimentación. Necesitas incluir en tu dieta cotidiana alimentos ricos en molibdeno y zinc. El primero lo encontrarás en la leche, el queso, los guisantes, los frijoles y los cereales integrales. El segundo lo puedes hallar en el pescado, la carne, la yema del huevo y las ostras.

Además, no olvides que las legumbres frescas y el hígado nos aportan vitamina H, que es fundamental para la formación de la queratina, la principal responsable de que las uñas se mantengan fuertes y resistentes.

Más allá de la dieta, es importante que protejas las uñas cuando trabajas en el jardín o realizas las labores domésticas. De esta manera evitarás los golpes o que estas entren en contacto con sustancias nocivas que las puedan debilitar. También se recomienda que evites el uso continuo del agua ya que esta favorece la aparición de hongos.

Como punto final, puedes realizar un pequeño ritual que te permitirá tener unas uñas más fuertes: mételas en un bol de gua caliente y después en otro que contenga agua fría. Al final, aplícales aceites esenciales ya que estos favorecen la irrigación sanguínea.

Imagen del artículo

Uñas frágiles: Causas y remedios
  Consejos, Salud y belleza