Una mirada a los diferentes tipos de temblores

Una mirada a los diferentes tipos de tembloresAunque la expresión de los temblores en las personas resulta muy similar en todos los casos, no siempre sus manifestaciones clínicas y causas son idénticas. De esta manera, se conoce que existen diferentes tipos de temblores cuya manifestación tiende a variar de un caso a otro.

Entre los temblores más comunes se describe el temblor esencial como una alteración leve y no progresiva que comienza afectando un lado del cuerpo y que evoluciona lentamente hasta afectar a ambos lados. Este tipo de temblor suele aparecer luego de los 40 años de edad e implica diversas partes del cuerpo como las manos, la cabeza, la lengua, la voz, las piernas y el tronco, por lo que con el paso del tiempo comienza a afectar la habilidad de las personas para realizar ciertas tareas cotidianas.

También es usual encontrar pacientes con el temblor parkinsoniano como consecuencia de un daño cerebral en las estructuras que controlan el movimiento. Este tipo de temblor suele comenzar alrededor de los 60 años y aunque afecta esencialmente a las manos, es común su acción en la barbilla, las piernas, los labios y el tronco sobre todo cuando incide el estrés en el paciente.

Por otra parte, el temblor distónico suele manifestarse en cualquier tipo de persona que padezca de contracciones musculares involuntarias que provocan los retorcimientos repetidos o posiciones dolorosas. De esta manera, los temblores distónicos suelen afectar irregularmente a cualquier músculo del cuerpo, sobre todo cuando la persona se encuentra en una posición determinada.

También es común encontrar pacientes con temblores cerebelosos que consisten en un temblor lento en las extremidades luego de realizar un movimiento (como tocarse la punta de la nariz con el dedo). Este tipo de afectación esta causada por lesiones en el cerebelo y tiende a empeorar con la severidad del daño neurológico.

Finalmente, también es común encontrar el temblor psicogénico que ocurre como consecuencia de trastornos histéricos de la personalidad o de otros tipos de enfermedades psiquiátricas. Este tipo de temblor puede alcanzar cualquier parte del cuerpo y tiende a empeorar con la aparición de estrés o de otro estado emocional significativo.

De manera general, debe puntualizarse que también es posible encontrar otros tipos de temblores relacionados con el consumo excesivo o la abstinencia de alcohol u otras drogas, así como por reacciones a ciertos medicamentos o, debido a la manifestación de enfermedades como el hipertiroidismo o la hipoglucemia.

  Consejos, Enfermedades