Un aumento de testosterona potencia la honestidad

Un aumento de testosterona potencia la honestidadLa testosterona es una hormona que se encuentra frecuentemente en los hombres y, en menor medida, también suele encontrarse en las mujeres. Su acción se relaciona sobre todo con el desarrollo de los huesos y los músculos, así como con la formación de los caracteres masculinos como el tono de voz y el crecimiento de la barba. También se ha relacionado con la aparición de conductas antisociales y agresivas.

Al respecto, un reciente estudio publicado en la revista PLOS ONE muestra que un aumento de testosterona también se relaciona con un incremento de las conductas honestas.

Para arribar a estos resultados especialistas de la Universidad de Bonn en Alemania reclutaron a un grupo de hombres sanos y les administraron testosterona en pomada a la mitad de ellos. Bajo el efecto de doble ciego  le aplicaron a la otra mitad un placebo (ni los participantes ni los investigadores conocían quiénes tomaron la testosterona o el placebo).

Luego, los participantes debían involucrarse en un juego de dados. Mientras más alta fuera la puntuación, mayor recompensa económica recibían. Según las condiciones de la sala de juegos, los dados podían ser manipulados por cada jugador para recibir así mayor recompensa.

Luego de analizar los resultados, los investigadores apreciaron que el grupo de hombres que habían recibido la testosterona en crema habían mentido menos que el resto de los hombres. Los especialistas explican que esto se puede explicar por el hecho de que la testosterona aumenta el sentido del orgullo y la necesidad de proyectar una imagen positiva de uno mismo.

En cuanto al mecanismo fisiológico de base, los datos sugieren que la testosterona afecta el comportamiento debido a su acción reductora de la actividad orbitofrontal del cerebro. Así mismo se comprobó que esta área cerebral está íntimamente ligada a la mentira pues, cuando se intenta engañar a alguien, es una de las zonas del cerebro que primero se activa.

  Consejos