Tres dietas extremas que no debes seguir

DietaEn las últimas décadas los medios de comunicación se han dedicado a publicitar la imagen de una mujer delgada y esbelta, haciendo que esta figura se convierta en el modelo que siguen millones de féminas en todo el mundo, a veces arriesgando incluso su salud. De hecho, estar delgados es sinónimo de estar a la moda por lo que no es extraño que las personas sigan dietas extremas que prometen resultados rápidos, casi milagrosos.

Actualmente existen cientos de dietas extremas con las cuales es posible perder varios kilos en pocas semanas. Lo cierto es que muchas de ellas realmente permiten perder peso con facilidad pero ponen en peligro nuestra salud y, sobre todo, este peso lo solemos recuperar en poco tiempo porque no ha ocurrido una verdadera reeducación alimenticia que nos conduzca a cambiar nuestros hábitos dietéticos y de vida.

Dietas extremas que deberías olvidar

1. La dieta de la cerveza. Probablemente te parecerá increíble pero lo cierto es que hay una dieta que se basa en el consumo de cerveza. Este régimen se basa en la idea de que si bebemos una jarra de cerveza bien fría, nuestro cuerpo quemará calorías para poder mantener el calor del organismo. Por tanto, mientras más fría sea la cerveza, más calorías perderemos.

Obviamente, además de ser una dieta desbalanceada y equivocar por completo el cálculo de las calorías que se consumen bebiendo una cerveza helada, debemos recordar que normalmente esta bebida contiene alcohol, el cual es la segunda causa de muerte prevenible en el mundo occidental, solo superado por el tabaco.

2. La dieta del delfín. Este régimen afirma que el sol y el agua de mar son los elementos fundamentales para la vida pero también los más olvidados, por tanto, incita a las personas a beber agua de mar con la excusa de que esta contiene todos los elementos que se encuentran en la tabla periódica y mantiene nuestro metabolismo en actividad constante. Sin embargo, debemos tener en cuenta que nuestro organismo no está diseñado para beber agua de mar como los delfines. Por tanto, se trata de una dieta que no debemos seguir bajo ningún concepto.

3. Los ayunos prolongados. Si ayunas un día, no sucede nada. De hecho, es beneficioso para tu salud porque le permites a tu organismo eliminar todas las toxinas. Sin embargo, los ayunos prolongados pueden tener consecuencias nefastas, desde la sequedad en la piel hasta las cefaleas, halitosis, cálculos biliares, elevación de los niveles de ácido úrico e hipotensión.

Recuerda que si quieres perder peso, lo mejor es apostar por una dieta equilibrada y combinarla con el ejercicio físico.

Imagen del artículo

Tres dietas extremas que no debes seguir
  Consejos, Dietas