Trabaja la tus músculos en forma equilibrada

Todos tenemos ejercicios o máquinas preferidas en un gimnasio. Algunos nos causan más dolor que otros, otros nos resultan más difíciles. O simplemente priorizamos algunos porque nos resulta más importante tonificar esa parte del cuerpo. Sin embargo, es necesario que tomes conciencia de que el cuerpo requiere un trabajo integral y equilibrado, tanto por la estética como por la salud del mismo.
En primer lugar, sabes que debes priorizar los grandes grupos musculares, como la pierna y la espalda. Es mejor realizar trabajos que agrupen músculos, como las sentadillas (el más coimpleto ejercicio, trabaja todos los músculos de la pierna), el remo con barra (trabaja espalda y brazos a la vez) o el press de pecho (que agrupa brazos, hombro y pecho), por ejemplo.
Desde luego, está bien dejar algunos ejercicios para músculos específicos como los bíceps, tríceps o gastrocnemios. Sin embargo, recuerda que debes dejarlos para el final y no deben ocupar gran parte de tu rutina. No son imprescindibles, ya que fueron trabajados en ejercicios básicos.
Pero además considera una correcta relación entre músculos antagonistas. Estos son los músculos que realizan la acción opuesta entre sí. Por ejemplo, el cuádriceps (músculo de la cara anterior del muslo) realiza la extensión de rodilla, mientras que los isquitibiales (en la parte posterior del muslo), se encargan de la flexión de rodilla. Es incorrecto entonces realizar varias series de cuádriceps, por ejemplo, y apenas una de isquiotibiales. Esto puede llevar a a causar lesiones por un trabajo desproporcionado del cuerpo.
Repasa tu rutina de gimnasio antes de ir a la sala de musculación y piensa si realmente el trabajo es integral. No es necesario que hagas la misma cantidad de series y repeticiones para cada músculo, pero trata de mantener un equilibrio, tanto para verte mejor como para cuidar tu salud muscular y ósea.

Imagen del artículo

Trabaja la tus músculos en forma equilibrada
  Consejos, Ejercicio físico