Tomar o no tomar paracetamol: He ahí el dilema

Close-up of tablets spilling out of an open bottleEl paracetamol se ha convertido en uno más en nuestras casas. De hecho, es uno de los medicamentos más usados en todo el mundo y muchos lo prefieren antes que tomar la aspirina. Esta píldora sirve para disminuir la fiebre y para aliviar el dolor pero en los últimos años numerosas investigaciones han comenzado a mostrar su faceta más oscura.

Aumenta el riesgo de padecer asma y alergias

Hace poco más de una década se realizó un estudio donde se llegó a la conclusión de que el paracetamol aumentaba el riesgo de padecer asma, sobre todo en los niños pequeños. Incluso se llegó a sugerir que el aumento en los casos de asma que se evidenció en Estados Unidos durante los años ’80 estuvo vinculado con el uso masivo de este medicamento.

En práctica, el paracetamol provocaría una mayor respuesta inmune, incentivando así las posibilidades de desarrollar asma y alergia. Posteriormente, otras investigaciones lograron relacionar una exposición de los fetos a este medicamento con un mayor riesgo de padecer enfermedades respiratorias.

Más allá de los problemas respiratorios

Un estudio más reciente, publicado en la revista The Lancet, analizó a más de 200.000 niños de 31 países. Así pudieron apreciar que el paracetamol aumentaba el riesgo de desarrollar rinitis y eczema. A la luz de estos resultados, cada vez más investigadores están convencidos de que los efectos del paracetamol no se limitan a las vías respiratorias sino que se extienden a diferentes órganos.

El problema radica en que el paracetamol ejerce una acción muy negativa sobre la capacidad de nuestro organismo para manejar el estrés oxidativo. Es decir, afecta a los agentes antioxidantes, que son los principales encargados de mejorar nuestra respuesta inmune y también de mantenernos saludables y detener en la medida de lo posible el proceso de envejecimiento.

¿Qué hacer?

En realidad, la mejor solución siempre es la mesura y el sentido común. Es decir, consumir el paracetamol solo cuando sea imprescindible y evitar su uso, en la medida de lo posible, durante el periodo del embarazo y en los niños pequeños.

Imagen del artículo

Tomar o no tomar paracetamol: He ahí el dilema
  Consejos, Medicamentos