Riesgos del biberón: Asociado a la obesidad

Riesgos del biberón: Asociado a la obesidadLos riesgos del biberón se han relacionado históricamente con los problemas dentales como la aparición de caries, las maloclusiones y la deficiencias de hierro en el organismo; sobre todo si se mantiene este hábito también en la noche. Ahora un estudio reciente añade nuevos riesgos al uso del biberón relacionándolo con la aparición de la obesidad infantil.

Los resultados del estudio fueron publicados en la Journal of Pediatrics y aseveran que, del grupo de niños evaluados, uno de cada cinco a los 2 años aún continuaba tomando biberón. Además, de ese mismo grupo uno de cada cinco ya era obeso a los cinco años de edad. Al contrario, entre los pequeños que habían abandonado el biberón antes de los 2 años, la obesidad se presentó solo en uno de cada seis.

En esta investigación los especialistas controlaron varios factores que podían influir en los resultados como el peso materno, la lactancia y la educación familiar. Sin embargo, a despecho de estos detalles, se encontró que extender el empleo del biberón en el niño estaba asociado con un mayor riesgo de obesidad, exactamente un 33% más.

¿Por qué sucede esto? Los investigadores explican que es posible que el biberón añada calorías innecesarias convirtiéndose en una fuente de confort más que en una fuente de satisfacción nutricional. Además, puntualizan que el uso prolongado del biberón le impide al niño mantener una dieta suficientemente variada y nutritiva que contenga otros alimentos como verduras y frutas.

De manera general, se recomienda mantener exclusivamente la lactancia hasta los seis meses de edad, momento en el cual se comenzarán a introducir alimentos sólidos que reduzcan el riesgo de obesidad infantil y que favorezcan el adecuado desarrollo del niño, tanto de su físico como de los dientes. Además, alrededor de los 12 a 14 meses de edad es conveniente remplazar el biberón por la taza.

  Consejos, Estudios