¿Qué es y para qué sirve la propiocepción?

La propiocepción corporal es la conciencia que una persona tiene de su cuerpo. A pesar de que podría parecer algo lógico que una persona reconoce donde está unicada cada parte de su cuerpo, la propiocepción se refiere a la noción de los mismos aún sin verlos.
En ocasiones, a las personas que se inician en un gimnasio o un deporte, la técnica de ciertos ejercicios les demanda un gran esfuerzo propioceptivo, ya que se sienten desorientados ante instrucciones como «flexiona el tronco» al hacer un abdominal (lo que la mayoría hace es mover la cadera) o vascula la cadera en una sentadilla.
Sin embargo, si tienes problemas de propiocepción, la buena noticia es que esta puede entrenarse. Y esto no sólo es necesario para mejorar la técnica de un ejercicio o un deporte, sino que además puede ayudarnos a prevenir lesiones que se originan en malos movimientos.
Para mejorar la propiocepción son útiles ejercicios que ayuden a tu postura, y a la vez otros que trabajen tu coordinación intra e inter muscular. Un ejemplo de ello son las vitalizaciones, un ejercicio ideal para principiantes, que suma al movimiento de la sentadilla el movimiento de brazos. Es recomendable hacerlo sin carga, ya que el objetivo principal es, como se mencionó, mejorar la coordinación.
También es ventajoso para la propiocepción trabajar el equilibrio en balones o plataformas inestables.
Recuerda que esta es otra ventaja de los ejercicios básicos, ya que al trabajar varios músculos a la vez, te ves obligado a coordinar los movimientos.

Imagen del artículo

¿Qué es y para qué sirve la propiocepción?
  Consejos, Ejercicio físico