Privación de oxígeno: ¿Aumenta el riesgo de TDAH en los niños?

Privación de oxígeno: ¿Aumenta el riesgo de TDAH en los niños?El TDAH, o trastorno por déficit de atención con hiperactividad, suele manifestarse con muchísima frecuencia en las edades tempranas del desarrollo. Sus principales síntomas se relacionan con la falta de atención del pequeño, su constante hiperactividad e impulsividad, que perduran por más de seis meses sin encontrarse una razón que motive esta conducta.

En cuanto a su causa, aún no se conoce un factor específico que propicie estos efectos, a pesar de que muchos investigadores relacionan el trastorno con factores hereditarios y genéticos.

En este sentido, un estudio reciente publicado en la revista Pediatrics asevera que privar de oxígeno a un bebé en el útero o durante su nacimiento también puede elevar el riesgo de que padezca un TDAH en el futuro.

Al respecto, se conoce que la privación de oxígeno en el útero o durante el nacimiento de un niño suele causar numerosas afectaciones estructurales y funcionales en el desarrollo cerebral del pequeño. De esta manera, es común encontrar que estos bebés padezcan algún tipo de trastorno en su infancia o adolescencia.

En este sentido, los investigadores analizaron los expedientes de salud de casi 82.000 niños y hallaron que los pequeños que habían sufrido de falta de oxígeno en el útero tenían un 16% más de riesgo de de desarrollar un TDAH que el resto de los niños. Así mismo, comprobaron además que los bebés que habían sido privados de oxígeno durante el nacimiento tenían incluso un riesgo mucho mayor de desarrollar el trastorno en su infancia (específicamente, un 26% más).

Los autores de este estudio consideran que la privación de oxígeno en el útero o durante el nacimiento puede tener incluso un efecto mucho más significativo en el desarrollo de la TDAH que otros factores de riesgo como los roles familiares o genéticos. Por supuesto, esto será un elemento clave que los especialistas deberán tener en cuenta para atender a estos niños en edades tempranas y para comenzar lo antes posible un tratamiento más efectivo.

  Consejos, Pediatría