¿Por qué tener un entrenador personal?

Hoy en día son cada vez más las personas que contratan un entrenador personal para ejercitarse. El fenómeno que hace algunos años era reservado para algunos pocos, ahora es una alternativa válida para muchos. Pero, ¿qué es lo que ha ubicado a los entrenadores personales como una forma de realizar actividad física? ¿Por qué algunos los prefieren antes que ir al gimnasio o correr solos, y así ahorrarse su dinero?

Lo primero que debe decirse es que cada persona es diferente: uno de los principios básicos del entrenamiento deportivo es el de individualización del entrenamiento. Si bien existen pautas generales que a lo largo del tiempo se ha descubierto para lograr los mejores efectos en las distintas ramas de la actividad física, dos personas no reaccionarán exactamente igual al mismo entrenamiento.

Si vas a a la sala de pesas y tu instructor planifica una rutina para ti sin preguntarte sobre tu estilo de vida, tus antecedents de salud, lesions que has padecido, la dieta que segues, tus actividades diarias y tus objetivos, el entrenamiento no sera todo lo efectivo que podría. Un entrenador personal, tanto en el gimnasio como al aire libre, debe contemplar estos y otros factores para elaborar un plan de entrenamiento completamente personalizado.
Otro aspecto importante (quizás el más importante de todos), es que el entrenador personal puede ser la gran motivación que las personas poco comprometidas necesitan. Aquellos que abandonan el gimnasio al mes o son incosntantes en cualquier tipo de entrnamiento, tendrán en el entrenador personal alguien que los anime y que, de ser necesario, los presione para no perder un día de entrenamiento. En muchos casos, al final de la jornada, los clients agradecen al entrenador porque gracias a él pudieron levantarse de la cama e ir a entrenar.

Finalmente, debemos decir que quizás un entrenador personal no sea la alternativa más cara. Es enorme el número de personas que paga gimnasios para no ir, o equipa su casa con pesas, mancuernas no máquinas multiuso que solo se usan para acumular telarañas en una habitación abandonada. En lugar de gastar tanto dinero, puedes contratar un entrenador personal y hacer ejercicios al aire libre. Y si no puedes pagarlo varias veces por semana, algunos pueden diseñar para ti un plan seminal y realizar una o dos sesiones con él, y el resto port u cuenta,

Si te cuesta mantener la constancia para ejercitarte, considera a un entrenador personal como una alternativa que te traerá muchos beneficios.

Imagen del artículo

¿Por qué tener un entrenador personal?
  Consejos, Ejercicio físico