¿Por qué es importante un buen desayuno?

desayunoAunque todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, muchas personas no le prestan la atención necesaria. De hecho, según el barómetro Europeo Kellogg´s del desayuno, alrededor de siete millones de niños en Europa acuden al colegio cada día sin desayunar. Un mal hábito que es cada vez más frecuente y que puede llegar a ser perjudicial para la salud.

Por eso, los expertos recomiendan realizar un desayuno completo antes de comenzar la jornada. Esto significa apostar por una comida ligera pero equilibrada en la que se incluyan alimentos lácteos, cereales, frutas y cárnicos.

Cinco beneficios para tu salud de desayunar bien todos los días

1. Aporta nutrientes imprescindibles. Un desayuno completo nos debe aportar una parte importante de los nutrientes que necesitamos cada día. En las frutas y los lácteos podemos encontrar vitaminas y minerales, mientras que en los cereales y las carnes hallaremos proteínas, carbohidratos y fibra vegetal. De hecho, se ha demostrado que las personas que desayunan reciben un mayor aporte diario de minerales como el hierro, calcio, zinc y magnesio y, de vitaminas como la piridoxina y la tiamina.

2. Mejora el rendimiento intelectual y físico. La glucosa es una materia prima esencial para el funcionamiento del cerebro y los músculos. No obstante, durante la noche los niveles de glucosa en sangre disminuyen muchísimo porque pasamos entre 8 y 10 horas sin ingerir alimentos. Evidentemente, al despertar, los músculos y el cerebro no funcionan a máxima capacidad porque no tienen suficiente glucosa. La solución está en un buen desayuno, rico en carbohidratos y azúcar natural, que nos brinde energía, estimule la concentración y mejore el rendimiento intelectual.

3. Estimula el tránsito intestinal y mejora los niveles de colesterol. Un buen desayuno, con frutas y cereales integrales, aporta suficiente fibra vegetal para comenzar el día. De hecho, la fibra vegetal estimula la función del intestino, a la vez que ayuda a formar el bolo fecal y a depurar el exceso de grasa. De esta manera, mejora el tránsito intestinal y disminuyen los niveles dañinos de colesterol.

4. Regula el peso corporal. Se ha comprobado que las personas que desayunan mantienen bajo control su peso corporal, en comparación con aquellas que pasan por alto la primera comida del día. Lo que sucede es que al desayunar no solo saciamos el apetito que se ha acumulado durante toda la noche, sino que también equilibramos el consumo de alimentos durante el día, evitando el picoteo entre horas. De esta manera, aumentan las probabilidades de llegar a la merienda sin tanta hambre y podemos regular mejor lo que comemos.

5. Previene la diabetes tipo II. Una investigación publicada en The American Journal of Clinical Nutrition, realizada en cerca de 29.000 hombres, encontró que las personas que suprimían el desayuno tenían un riesgo 21% mayor de desarrollar diabetes. Los científicos suponen que un desayuno sano y equilibrado ayuda a estabilizar el nivel de glucosa en sangre durante el día, evitando las peligrosas descompensaciones de azúcar, que son las precursoras de la diabetes.

Imagen del artículo

¿Por qué es importante un buen desayuno?
  Consejos, Dietas