¿Por qué el niño se muerde las uñas?

morderse uñasMuchos niños se muerden las uñas. De hecho, los especialistas estiman que más del 40% de los niños adquiere este hábito en algún momento. En algunos casos, este hábito desaparece sin dejar rastro pero otras veces se convierte en un trastorno que en el ámbito de la Psicología se conoce como onicofagia. ¿Por qué se desencadena este hábito?

Una mirada a las causas de la onicofagia

Al igual que la fiebre, la onicofagia no suele ser un problema en sí mismo sino que es un síntoma de algo más. De hecho, en muchos casos, morderse las uñas es una señal de ansiedad. Por alguna u otra razón, el niño se siente estresado o angustiado y desahoga esa presión mordiéndose las uñas. Quizás está sometido a una gran presión porque se acercan los exámenes finales, está siendo víctima del acoso escolar o el problema se encuentra en casa.

Sin embargo, no siempre la onicofagia surge a causa de un problema, a veces se debe al simple aburrimiento. El niño no sabe qué hacer y comienza a morderse las uñas para entretenerse. También se puede tratar de una conducta que le ha visto hacer a otra persona, casi siempre un familiar cercano. De hecho, no podemos olvidar que los niños aprenden mucho por imitación.

¿Por qué la onicofagia es un problema?

Muchos padres no le dan demasiada importancia a este hábito. Sin embargo, cuando la onicofagia persiste a lo largo de los años puede tener numerosas consecuencias a nivel psicológico. A menudo el niño sufre daños en su autoestima, sobre todo cuando se da cuenta de que se trata de una compulsión que no logra controlar. En ese momento, la sensación de falta de control se agudiza y el niño comienza a dudar de sus otras capacidades y se siente avergonzado.

Sin embargo, la onicofagia también puede tener repercusiones para la salud física. Cuando el niño se muerde las uñas, también está dañando el esmalte de sus dientes y, a la larga, puede afectar el crecimiento normal de la uña provocando malformaciones o incluso perder la sensibilidad en las yemas de los dedos. También se ha podido apreciar que morderse las uñas aumenta el riesgo de infecciones, la aparición de herpes, aftas y los labios cortados.

Imagen del artículo

¿Por qué el niño se muerde las uñas?
  Consejos, Pediatría