Pelo con Frizz: parte II

A modo de continuación del artículo anterior, te vamos a dar consejos si lidias con el pelo con frizz.
Uno de ellos es que se debe evitar el secador de pelo, ya que esto provocará un pelo seco en el corto plazo. Las opciones para reemplazarlo son varias. Si no estamos apuradas en que se seque el pelo, podemos dejarlo al aire o usar una redecilla para el cabello para que no se nos venga a los ojos. Si es invierno, podemos sentarnos a leer un libro junto a la chimenea para un secado natural, y tanto o más rápido que el que conseguimos con el secador.
Al lavar el cabello, debemos asegurarnos de lavar a fondo con shampoo la zona del cuero cabelludo, mientras que después lo mejor es aplicar el acondicionador en las puntas, donde necesitamos más humectación. Luego de finalizado el lavado, conviene peinarse con un peine de dientes anchos (nunca cepillarse, a menos que lo que busquemos sea un peinado tipo afro), o directamente con los dedos mientras el pelo todavía está mojado. De esta manera se podrá desenredar el cabello más fácilmente.
Si bien hay muchos productos para el cuidado del cabello, para este tipo de problema no son recomendables los mousses, geles o productos grasos. Si se aplican muchos de estos productos luego se deberá lavar el pelo muy a fondo, deteriorándolo más rápido. Los productos que sí son recomendables son los específicos para este tipo de problema. Estamos hablando de los productos antifrizz.
Para pelos muy rebeldes
Se podrán controlar hasta los pelos más indomables si se siguen estos consejos: aplicar con el cabello mojado un producto antifrizz, y pasarse un cepillo redondo con ayuda del secador de pelo que, de esta manera, sellará la cutícula del cabello, que es la fuente del frizz.
Es importante saber que con aplicar el producto antifrizz no es suficiente si quieres que el pelo luzca de otra forma: es muy importante el cepillo y el secador para completar la tarea.
Por eso, lo ideal es aplicar el producto antifrizz cuando sepamos que vamos a tener tiempo para completar todo el proceso.
El producto se coloca con el pelo mojado, al que se debe peinar con un peine de dientes bien anchos, y recién después secarlo con secador.
El cepillo se desliza desde la raíz, tirando hacia abajo. Así, se irá alisando y controlando las cutículas.
Una vez seco, se puede poner otro producto que no requiera enjuague, que hidrata y controla también el frizz y refuerza el resultado. El cabello se mantendrá así por horas, no importando tanto cómo esté el tiempo (un factor que influye muchísimo, sobre todo en los pelos rizados).

Imagen del artículo

Pelo con Frizz: parte II
  Consejos, Salud y belleza