Pechos firmes, ¿con ejercicio?

A la hora de hablar de estética femenina, una de las principales preocupaciones de toda mujer es mantener firmes sus senos. Y aquí muchas se preguntan si el ejercicio muscular puede ayudar a evitar que sus glándulas mamarias se vean «caídas».

En realidad, hay que decir que ningún ejercicio que se pueda realizar en un gimnasio podrá tener gran incidencia en mantener los senos levantados. La zona del pecho está formada por tejido glandular, el cual está rodeado por grasa, ligamentos y piel. Es precisamente esta última capa epidérmica la que determinará que tan firmes queden los senos de una mujer.

Si realizamos ejercicios de pectorales en el gimnasio, podremos tonificar los músculos que resultan la base de los pechos, pero con esto no será suficiente para evitar que estos caigan. Si bien pueden resultar en una contribución,  lo más importante radica en las capaz más superficiales, en la piel.

Esta zona es sometida a constantes cambios de volumen con el paso de los años, y estas variaciones hacen que con el tiempo se pierda la firmeza. A su vez los motivos de estos cambios son múltiples. Entre ellos vale destacar las oscilaciones bruscas de peso que son comunes en las dietas que producen efecto rebote, además de los cambios que se producen en el tamaño de los senos a lo largo del ciclo menstrual.

Otros factores que pueden producir estas oscilaciones de tamaño son los períodos de embarazo y lactancia o simplemente el envejecimiento. Y por último cabe señalar la práctica de ejercicios que impliquen gran movimiento sin una adecuada sujeción de la zona.

Lógicamente, se debe cuidar especialmente una parte tan sensible del cuerpo cuando se hace deporte. Y también se debe hidratarla correctamente mediante cremas apropiadas. Es la mejor manera de prevenir, ya que el paso de los años indefectiblemente atentará contra la estética.

Imagen del artículo

Pechos firmes, ¿con ejercicio?
  Consejos, Salud y belleza