No entrenes en ayunas

Toda dieta incluye un desayuno al despertar por la mañana. Independientemente de los alimentos específicos y de las cantidades, existe consenso de que nuestro cuerpo necesita cortar con las horas de ayuno que se acumularon mientras estuvimos en la cama durante la noche.

No obstante, muchas personas despiertan sin apetito y omiten esa primera y fundamental comida.

A su vez, ejercitarse por la mañana es un hábito muy saludable. Muchas personas gustan de comenzar su día con actividad física, ya que es el momento en el que se sienten con mayor vitalidad. Sin embargo, hacerlo con el estómago vacío puede ser algo muy grave.

La razón principal por la cual se debe desayunar antes de ejercitarse, es porque cuando el organismo está en ayunas tiene muy bajos niveles de glucosa en el hígado. Aquí se debe aclarar que la glucosa, el combustible del cuerpo para ejercitarse, se aloja tanto en el hígado como en los músculos.

La glucosa hepática es la fuente de energía del cuerpo mientras dormimos. Es por esto que cuando despertamos por la mañana, sus niveles son sumamente bajos antes de que desayunemos.

No obstante, la glucosa que está depositada en los músculos puede encontrarse intacta.

Esto producirá que, a pesar de que los músculos cuenten con el abastecimiento de energía necesaria, la falta de glucógeno hepático disminuirá los niveles de glucosa sanguínea. Esto a su vez hará que nos fatiguemos pronto, debido a que el cerebro y el sistema nervioso central estarán desprovistos de su fuente de energía.

Es cierto que si no disponemos de mucho tiempo por la mañana no podremos hacer una comida muy abundante, ya que no tendremos tiempo de digerirla. En estos casos los jugos y las frutas son alimentos óptimos, ya que aportan los hidratos de carbono necesarios y se digieren rápidamente. En caso de disponer de más tiempo podremos agregar otros hidratos de carbono como cereales y pan.

Imagen del artículo

No entrenes en ayunas
  Consejos, Dietas, Ejercicio físico