No descuides el Psoas Ilíaco

A pesar de que es uno de los músculos que menos se ejercita conscientemente a la hora de hacer actividad física, el Psoas Ilíaco tiene un arduo trabajo en numerosos movimientos y si no se lo cuida adecuadamente puede llevar a dolores lumbares.

Para cuidar la salud de nuestros músculos y no padecer dolores es necesario contemplar cada parte del cuerpo. Y uno de los músculos que más suelen  descuidarse pero que más exigido se ve en la gran mayoría de los movimientos deportivos que realizamos, es el Psoas Ilíaco. Debemos considerar como fortalecerlo en forma adecuada y como estirarlo para evitar lesiones.

El psoas se encuentra inserto en las vertebras lumbares y cuando se acorta sentimos un gran dolor en esa zona.

Resulta muy raro que alguien diga “voy a ejercitar el psoas” o “voy a trabajar flexores de cadera”. Sin embargo, este músculo se ve involucrado en un sinfín de movimientos, sean en una sala de musculación o ejercitándonos en una pista o un parque.

El Psoas Ilíaco consta de dos porciones, la porción Psoas y la Ilíaca, y se inserta en la cabeza del Fémur. Su principal acción es la flexión de cadera.

Este músculo es usado cuando realizamos ejercicios de empuje de piernas (como las sentadillas o estocadas), al trotar, caminar o subir escaleras.

Como el músculo está constantemente exigido, tiende a “tirar” de las vertebras lumbares. Esto puede provocar lo que se conoce como híper lordosis lumbar, una exageración de la curva que se produce por una anterversión de la pelvis. También podrían sufrirse hernias de discos u dolores menores en la espalda.

Por ello debemos considerar la importancia de estirar este músculo después de cualquier rutina de actividad física. Para estirarlo, debemos extender la cadera. Esto se logra haciéndolo de a una pierna por vez: mientras una se estira con el pie apoyado bien atrás y el torso erguido, la otra se mantiene en flexión para mantener la posición.

Imagen del artículo

No descuides el Psoas Ilíaco
  Consejos, Ejercicio físico