Manipulación alimentaria: El consumo de los huevos

Manipulación alimentaria: El consumo de los huevosLa manipulación alimentaria se refiere a las medidas higiénicas que deben aplicarse siempre durante la manipulación de los alimentos y que garantizan la adecuada conservación de los mismos. En este sentido, se le ha prestado especial atención a las medidas de manipulación en aquellos alimentos que no llevan cocción como vegetales y frutas; sin embargo, debe recordarse que todos los alimentos requieren de estas medidas, sobre todo los que resultan de fácil descomposición como los huevos.

Al respecto, numerosos especialistas aseveran que conocer e implementar las medidas de manipulación alimentaria con los huevos disminuye notablemente el riesgo de contaminación de los mismos y las consabidas consecuencias nefastas para la salud humana.

Así, es recomendable controlar la manipulación de los huevos desde su compra hasta su consumo. En el momento de la compra, debe prestársele especial interés a la fecha de consumo prefrente, que indica el tiempo óptimo en el cual los huevos mantienen aún sus propiedades. En este sentido, se conoce que el tiempo ideal de consumo de los huevos se extiende hasta 21 días luego de su puesta y hasta 28 días en los casos que sean empleados como ingredientes en recetas que requieran elevadas temperaturas.

Sin embargo, independientemente del tiempo de consumo de los huevos, deberá regularse también su temperatura de conservación. Así, durante el almacenamiento y su distribución los huevos no deberán mantenerse refrigerados, sin embargo, una vez adquiridos en el comercio, deben conservarse en frío para aumentar su vida útil y garantizar una mayor calidad y seguridad. Pero, luego de ser conservados en la nevera, los huevos no deberán sacarse a no ser para consumir, evitando así los cambios bruscos de temperatura que puedan dañar la condensación del agua en la superficie de la cáscara facilitando de esta manera la entrada de patógenos al interior.

También deberá prestársele atención a aquellos huevos que en el momento de ser escogidos presenten olor, color o sabor extraños, o que tengan la cáscara dañada y con mal aspecto. Así mismo se deberán implementar las medidas higiénicas necesarias durante la manipulación de los huevos, sobre todo si se utilizarán en la mezcla con otro tipo de alimentos.

Imagen del artículo

Manipulación alimentaria: El consumo de los huevos
  Consejos