Los niños que son peleones

Todos los niños pelean y los motivos son diferentes:
Ya sea por los juguetes, porque les invaden su territorio, o porque tienen la necesidad de imponer su voluntad a cualquier precio.
Es normal que su niño pelee a veces. Pero es necesario tomar cartas en el asunto cuando sucede con demasiada frecuencia.
Esto puede ser una señal de que el niño tiene otros problemas.
-ser peleón, es un problema grande que afecta a muchos niños.
-cuando un niño que no es peleón, se enfrenta con un niño peleón puede que se sienta asustado, triste, preocupado o avergonzado.
-el estrés de tener que lidiar con niños peleones, puede causar dolor de estómago y hasta una buena excusa para no asistir a la escuela.
Tener peleones alrededor puede eliminar el placer de ir a la escuela. Algunos niños tienen miedo de ir al recreo, al baño, o a los juegos debido a los peleones.
Es difícil concentrarse en las tareas escolares o disfrutar de los amigos cuando le preocupa cómo evitar al peleón que lo está rondando. Estos niños peleones son un problema para todos y no sólo para los niños con quienes se meten.
A nadie le gustan los peleones.
¿Por qué los niños peleones actúan así?
-algunos sólo buscan que se les preste atención.
-puede que crean que las peleas los convierte en el centro de atracción, y así, conseguir lo que quieren.
-la mayoría de ellos está tratando de darse más importancia.
-burlarse de otra persona, los hace sentirse grandes y poderosos. -numerosos estudios han demostrado que los niños que son expuestos repetidamente a la violencia y a la agresión, a través de: *la televisión, *los videos, los video-juegos y *las películas, actúan de manera más agresiva
Algunos peleones vienen de familias en las que todos están enojados y gritan todo el tiempo.
Ellos creen que estar enojado, insultar y empujar a las personas que están a su alrededor es la manera normal de actuar.
En algunos casos, ellos mismos han tenido que lidiar con peleones.
-a veces el niño peleón sabe que lo que está haciendo o diciendo con el propósito de lastimar a otras personas.
-pero en otros casos, los peleones en realidad no saben lo hiriente que puede ser su comportamiento.
-la mayoría no comprende o no se interesa por los sentimientos de otras personas
A menudo niños peleones copian actitudes de los adultos en su entorno. Esto explica el porque tano niños maltratados o abusados por su padres terminan usando iguales métodos con sus compañeritos.
Los peleones a veces buscan la atención pero en otras ocasiones utilizan su agresividad para enmascarar profundos sentimientos de inferioridad y autoestima.
¿Con quién se enfrenta el niño peleón?
-a menudo los peleones se meten con personas a quienes creen poder dominar. Podrían meterse con niños que no se molestan fácilmente o que tienen problemas para defenderse.
-cuando un niño peleón consigue que una persona reaccione; siente que logró su propósito.
-a veces se meten con una persona que es más inteligente que ellos o que es de alguna manera distinta a ellos o simplemente se meten con un niño, sin motivo alguno.
¿Que puede hacer su hijo frente a un niño peleón?
-no permitir que el peleón se de cuenta de su miedo. Esto conlleva a la búsqueda de herramientas para ayudar a nuestro hijo en este caso.
-ignorarlo: simplemente ignorar las amenazas de un peleón y alejarse de él lo priva de su diversión. Los peleones quieren conseguir una gran reacción a sus burlas y maldad. Actuar como si no lo notaras y no te importara es lo mismo que no tener ninguna reacción y esto podría detener el comportamiento del peleón.
-agruparse con otros en similar circunstancia presentando una especie de frente de resistencia?
-buscar la ayuda de un adulto. Ya sea la maestra o el padre, el niño debe tener claro que esto no es motivo de vergüenza sino una forma de legítima defensa.
-no reaccionar como un peleón, respondiendo con las mismas tácticas esto puede resultar peligroso e incentiva al busca pleito
¿Qué se debe hacer con los niños peleones?
-la intervención temprana es mucho más efectiva. No espere a que el niño empiece a mostrar un comportamiento más agresivo.
-intervenga tan pronto observe que el niño se siente frustrado o que se esté alterando.
-cuando los niños pequeños pelean a menudo, supervíselos más de cerca.
-si el niño le pega a otro niño, de inmediato sepárelos. Luego, trate de consolar y atender al niño que ha sido golpeado.
-no le pegue al niño peleón; esto le refuerza el uso de la violencia para solucionar sus problemas. Los padres no deben ignorar o menospreciar las peleas entre hermanos.
Es importante no usar la agresión en el hogar para solucionar problemas u obtener lo que se quiere.
Estos patrones son copiados por los hijos.
Por ejemplo: imaginemos el caso de dos niños, uno de 6 y otro de 4 años de edad. El mayor está jugando con una pelota hasta que el más pequeño aparece para quitársela. Y ahí se forman peleas y griteríos. El pequeño grita y patalea porque quiere la pelota. Intervenimos y exigimos que el mayor conceda la pelota al más pequeño. Con eso estaremos reforzando de una manera positiva a que el pequeño siempre patalee y grite para conseguir lo que quiere.
¿Qué les pasa a los peleones?
-al final, la mayoría de los peleones tienen problemas.
-si siguen actuando con maldad e hiriendo, tarde o temprano sólo les quedarán unos pocos amigos, generalmente otros niños que actúan como ellos.
-el poder que buscaban se les escapa rápidamente.
-algunos niños peleones, culpan a otros, por el lio que forman, pero todo niño es capaz de elegir cómo actuar.
-algunos niños peleones, se dan cuenta de que no consiguen el respeto que quieren, amenazando a otros.
-puede que hayan creído que actuar como peleones los haría populares, pero pronto se dan cuenta de que otros niños simplemente los consideran alborotadores fracasados.
La buena noticia es que los niños que son peleones pueden aprender a cambiar su comportamiento. Los maestros, consejeros y padres pueden ayudar. También ayuda observar a niños que tratan a otros equitativamente y con respeto. Los peleones pueden cambiar si aprenden a usar su poder de maneras positivas.
Algunos peleones se dan cuenta de que necesitan cambiar su comportamiento si quieren conseguir más respeto y tener más amigos. Otros necesitan aprender a controlar su propia ira.

-muchas veces, estos niños peleones se convierten en excelentes niños. Pero lamentablemente, algunos peleones nunca aprenden.
-pero nadie tiene que aguantar el terrible comportamiento de un peleón. Si un peleón te molesta o molesta a alguien que conoces, solicita la ayuda de un adulto.
¡Hay muchas maneras de conseguir que niño peleón se largue!. Nadie tiene por qué ser víctima de un peleón.
¿Cuál es el futuro de un niño peleón?
Muchos tienen problemas debido a su condición.
Carecen de amigos sinceros y los que están a su lado, al crecer rápidamente lo abandonan.
Otros aprenden y con la ayuda de sus padres, maestros o profesional (psicólogo o psiquiatra infantil) cambian sus patrones de comportamiento y aprenden a controlar la ira que los consume.
Otros nunca aprenden y terminan siendo unos adultos pendencieros, a quienes nadie aprecia.
El respeto es algo importante que te enseñan cuando eres pequeño?

  Consejos