Lineamientos para una correcta alimentación en la madurez (II)

Lineamientos para una correcta alimentación en la madurez (II)Durante la madurez se desarrollan en el organismo algunas transformaciones propias de la evolución que modifican el funcionamiento metabólico del cuerpo. Como consecuencia los especialistas recomiendan incluir modificaciones también en los hábitos de vida que se correspondan con estos cambios y en especial, que se sigan algunos lineamientos para lograr una correcta alimentación en la madurez.

Entre los alimentos recomendados para el consumo diario se encuentra la leche y sus derivados, cuyo consumo contribuye al mantenimiento de la masa ósea, por lo que se recomienda que se ingieran dos vasos de leche o de un alimento equivalente al día. También es recomendable consumir pescado un mínimo de cuatro veces a la semana, sobre todo el pescado azul (atún, bonito, sardina, chicharro, salmón, trucha…); así como carne y sus derivados, preferentemente la carne libre de grasa como la de pollo y pavo sin piel, la de conejo, caballo, el filete de ternera, lomo de cerdo entre otras.

Los especialistas sugieren además el consumo de huevos hasta seis veces a la semana en sus más diversas formas de elaboración, así como la ingestión de pan, arroz, pasta, patata y legumbres; dependiendo siempre de las necesidades personales.

El consumo de verduras y hortalizas deberá realizarse al menos una vez al día pues constituyen alimentos ricos en sustancias antioxidantes y fibras. Se tomarán además dos o tres raciones de frutas frescas al día pues son alimentos ricos en vitaminas que previene la aparición de múltiples enfermedades.

Debe velarse siempre por seguir un consumo restringido de azúcares y dulces pues son fuente de grandes cantidades de calorías, así como la ingestión de comidas rápidas que presentan un elevado aporte calórico ricas en grasa saturada, colesterol y sodio.

El consumo de aceites y grasas también debe moderarse, recomendándose el empleo de aceite de oliva y de semillas como el girasol y el maíz. Por otra parte, debe disminuirse el consumo de bebidas alcohólicas, pues aunque se recomienda beber 2 vasos de vino al día si no existe contraindicación médica, debe considerarse que estas bebidas son ricas en calorías vacías.

En la incorporación de estos alimentos en el consumo diario debe considerarse además las técnicas culinarias empleadas donde no se necesiten excesivos aportes de aceite, sal u otras sustancias dañinas para la salud. Por lo que se recomienda se consuman los alimentos preferentemente al vapor, cocidos, al horno, a la plancha, microondas o escalfados.

  Consejos, Medicamentos