Las enfermedades en las piscinas: Ojos y oídos

Las enfermedades en las piscinas: Ojos y oídosLos baños en la piscina son muy comunes, sobre todo en época de verano donde las personas buscan refrescarse. Sin embargo, esta práctica no está exenta de los pequeños riesgos para la salud que suelen preponderar entre quienes asisten frecuentemente a las piscinas.

Dentro de las enfermedades en las piscinas más comunes se encuentran las afecciones producidas en los ojos y los oídos, sobre todo a causa del inadecuado proceso de cloración a que es sometida esta agua en muchas ocasiones. De esta manera, suelen aparecer afectaciones ya sea por el exceso de cloración a que se someta el agua de la piscina o bien a la carencia de los niveles de cloro recomendados para su tratamiento lo que hace que proliferen los microorganismos en el agua.

De una u otra forma, los ojos son uno de los órganos más afectados por los baños en piscinas sobre todo en aquellas personas que suelen nadar con los ojos abiertos. En estos casos pueden aparecer molestias ocasionadas por el efecto irritante del cloro sobre la conjuntiva ocular, o bien producirse conjuntivitis infecciosas a causa de aguas poco cloradas.

Así, pueden identificarse las conjuntivitis infecciosas que suelen manifestarse a los días del baño en la piscina y las conjuntivitis irritativas que, por lo general, aparecen al cabo de pocas horas luego de disfrutar de un baño en piscina.

Por otra parte, resultan muy comunes además las infecciones en los oídos también llamadas otitis de las piscinas a consecuencia de las inmersiones en el agua. Así, lo más común en las personas que frecuentan las piscinas es la aparición de microorganismos en el oído externo consecuencia del exceso de cloración, del inadecuado uso de bastoncillos o tapones, así como de la humedad causada por el exceso de inmersiones.

En este tipo de otitis no suele presentarse cuadros febriles y la supuración, por lo general, es escasa a diferencia de la otitis media. Es por ello que aunque resulta bastante molesta, no es grave y resulta de fácil diagnóstico y tratamiento.

Imagen del artículo

Las enfermedades en las piscinas: Ojos y oídos
  Consejos, Enfermedades