Las causas de la astenia primaveral

Las causas de la astenia primaveralLa astenia primaveral es un trastorno de carácter leve y pasajero ocasionado por la inadaptación de la persona a los cambios climáticos que se desarrollan durante la primavera. Según algunos especialistas, su mayor incidencia se orienta al sexo femenino en las edades comprendidas entre los 20 y 50 años; sin embargo, otros investigadores consideran que puede aparecer en las personas de ambos sexos y a cualquier edad pero que en muchas ocasiones el mismo pasa sin grandes contratiempos por lo que ni siquiera se solicita ayuda médica.

Entre las principales causas de la astenia primaveral se encuentran los factores climáticos y biológicos. De esta manera, las personas que padecen de estrés o algún problema psicológico, así como aquellas que sufren un desequilibrio hormonal o mantienen una dieta deficitaria desde el punto de vista nutricional, son más proclives a padecer de astenia primaveral que el resto de las personas.

También las personas que hacen turnos, que tienen hábitos de sueño irregulares o que poseen un sistema inmunológico vulnerable son más propensas a padecer este trastorno una vez que han llegado los cambios climatológicos de la primavera.

Así, cuando ocurren cambios estacionales más bruscos con un aumento considerable de luminosidad y la temperatura, la severidad de la astenia primaveral también tiende a aumentar. De esta forma, las personas experimentarán además del habitual cansancio que caracteriza al trastorno: somnolencia, apatía, aturdimiento, mareos, irritabilidad, falta de apetito y cierta disminución de la libido.

Estos síntomas suelen ser pasajeros, de manera que solo afectarán a la persona durante el tiempo en que se encuentre desadaptada a las condiciones climatológicas. Por ello resulta bastante difícil diagnosticar esta afección (sobre todo porque los signos tienden a desaparecer cuando el organismo se ajusta a los cambios estacionales).

Para su identificación, el especialista deberá conocer la historia médica del paciente, así como la sintomatología que presenta y su duración, descartando su semejanza con la astenia crónica, la depresión y la anemia.

  Consejos, Medicina