La ignorancia: Un factor de riesgo para la salud

ignoranciaHasta hace muy poco pensábamos que la ignorancia solo tenía poder sobre nuestro desarrollo cognitivo y social, pero a la luz de nuevos estudios se ha descubierto que también puede incidir sobre nuestra salud. Así lo confirma una investigación de la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención a la Salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, que asegura que la falta de información sobre la salud está relacionada con un mayor riesgo de enfermar y morir.

Se trata de un problema muy serio si consideramos que España es uno de los países donde las personas menos conocen sobre los factores de riesgo de enfermedades frecuentes y potencialmente mortales como la diabetes, el cáncer y los trastornos cardiovasculares. Una situación que se vuelve más sensible, si se le añade la enorme cifra de personas obesas, fumadoras y sedentarias que desconocen cómo estos antecedentes pueden afectar su salud.

A primera vista puede parecer un fenómeno sin importancia, pero, esta investigación estadounidense publicada en la revista PLOS ONE, viene a recordarnos hasta qué punto es esto cierto y, para hacerlo nos muestran el impacto que el nivel educativo puede tener sobre el bienestar de una persona.

¿Cómo la ignorancia afecta la salud?

Los investigadores hicieron una revisión bibliográfica minuciosa en la que analizaron más de 100 estudios y  más de 75 millones de estadounidenses. Con estas herramientas a mano calcularon el número de muertes entre las personas que no terminaron sus estudios y en quienes completaron la etapa educativa. La comparación de los índices de mortalidad develaron diferencias muy significativas que llevaron a los expertos a concluir que: si en el 2010, los estadounidenses que no terminaron el instituto lo hubieran hecho, se hubieran podido salvar alrededor de 145.250 vidas.

Los expertos explican que el mecanismo de base es muy simple: la falta de conocimientos de salud conduce a que no se tomen las medidas de prevención adecuadas y, por ende, aumenta el riesgo de enfermar y morir. También encontraron una relación entre el bajo nivel educativo y el uso más frecuente de salas de emergencia y atención hospitalaria, así como una menor probabilidad de recibir vacunas contra la gripe y de comprender las instrucciones médicas y las etiquetas de medicamentos. Asimismo, hallaron un uso más bajo de mamografías en las mujeres con menos conocimientos básicos de salud.

Las conclusiones no dejan lugar a dudas, los conocimientos sobre cuestiones elementales de salud pueden ayudarnos a mantener un mejor estilo de vida y a tomar precauciones para no enfermar.

Imagen del artículo

La ignorancia: Un factor de riesgo para la salud
  Consejos, Estudios