Las luces brillantes aumentan el riesgo de padecer obesidad y diabetes

Luces azulesLos seres humanos no podemos vivir sin luz, necesitamos las luces para ver y orientarnos en el espacio. De ahí que cuando la luz natural empieza a desvanecerse encendamos las luces del trabajo, el hogar o del coche para seguir inmersos en nuestras actividades cotidianas. Sin embargo, lo cierto es que las luces artificiales están ganando cada vez más terreno en nuestra vida, incluso cuando podemos aprovechar la luz solar. Lo peor es que diversos estudios alertan sobre los peligros de algunas luces artificiales para nuestra salud.

Una investigación recientemente realizada en Northwestern Medicine, de Estados Unidos, asegura que las luces brillantes, como la de los móviles, tabletas y bombillas LED azules, podrían ser perjudiciales para nuestro metabolismo, incrementando el riesgo de desarrollar diabetes y obesidad.

Los efectos de las luces brillantes en nuestro cuerpo

Los investigadores de dicho estudio expusieron de forma aleatoria a 19 adultos sanos a tres horas de luz brillante, unos estuvieron expuestos a estas luces media hora después de despertarse y otros, 10,5 horas después de levantarse. Al analizar los efectos de la luz en el organismo, los científicos encontraron que la exposición a la luz azul alteraba la función metabólica, tanto en la mañana como en la tarde, en comparación con la exposición a la  luz tenue.

Los investigadores hallaron que la exposición a la luz azul intensa durante la mañana y la noche generaba una mayor resistencia a la insulina entre los participantes, mientras que estar expuestos a la luz azul durante la noche provocaba mayores picos de glucosa, lo que sugiere una mayor incapacidad de la insulina para compensar el aumento de la glucosa en la noche.

Es importante tener en cuenta que la resistencia a la insulina, o sea la incapacidad del cuerpo para reducir los niveles de glucosa en sangre, se traduce en la acumulación del azúcar en sangre a corto plazo y en un aumento del riesgo de desarrollar grasa corporal, obesidad y diabetes con el paso del tiempo.

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que estar expuestos a la luz artificial puede afectar a nuestro organismo. De hecho, existe evidencia de que estar demasiado expuestos a la luz eléctrica puede alterar los sistemas cerebrales encargados de regular el metabolismo, aumentando las probabilidades de desarrollar sobrepeso y trastornos metabólicos. Asimismo, se ha encontrado que la luz de los dispositivos móviles puede afectar la retina y causar alteraciones en la vista.

Imagen del artículo

Las luces brillantes aumentan el riesgo de padecer obesidad y diabetes
  Consejos