El huevo frito: ¿Se puede insertar en la dieta?

Huevo FritoEl huevo ha sido uno de los alimentos más vilipendiados de los últimos tiempos. Achacándosele una gran cantidad de colesterol, en algún momento los especialistas recomendaron reducir su consumo a dos o tras huevos a la semana. Sin embargo, ahora se conoce que es perfectamente saludable ingerir entre cinco o seis huevos a la semana.

Las formas de hacer el huevo son muy variadas, en tortilla, revuelto, cocido, a la plancha o frito. Precisamente, ésta última es una de las formas que más éxito tiene pero… ¿sabemos con exactitud cuántas calorías y grasas aporta un huevo frito? ¿Es beneficioso o dañino ingerir el huevo frito?

En primer lugar debemos conocer que la principal fuente de proteínas de alto valor biológico del huevo se concentran en la clara, precisamente la parte menos dañina. Mientras que en la yema (probablemente la parte más deliciosa), concentra un mayor aporte de grasas.

Si nos referimos a las grasas del huevo, estas son mayormente ácidos grasos insaturados, lo que al final resultaría en una combinación que no afecta el sistema cardiovascular; si bien debe puntualizarse que es totalmente cierto que el huevo contiene una gran cantidad de colesterol (aproximadamente 400 miligramos cada 100 gramos de huevo). No obstante, la yema del huevo también posee la lecitina y otros lípidos que pueden ser beneficiosos para la salud humana ya que permiten que el colesterol existente en la sangre no se deposite en las arterias.

Al freír el huevo, como sucede con todos los alimentos, la concentración de grasas aumenta ya que estas son absorbidas durante el proceso. Aún así, debe conocerse que el huevo absorberá una cantidad de grasa específica, independientemente de la cantidad de aceite que se utilice en la elaboración.

Por ejemplo, un huevo mediano posee aproximadamente 6.5 gramos de grasa que aumentan a 8.8 gramos después de frito. Así, si primeramente el huevo podría aportarnos unas 90 calorías, debido a las grasas que ha absorbido, ahora puede aportarnos unas 112 calorías. Como puede presuponerse, un aumento de 20 calorías no es algo demasiado significativo en una dieta pero si se consume en exceso estas grasas si pueden llegar a ser perjudiciales.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza