El consumo de sodio: ¿Cómo daña nuestra salud?

sodioProbablemente en más de una ocasión hayas intentado ingerir menos sal pero siempre terminas por echar una pizca aquí y otra pizca allá para acentuar los sabores. En fin, que entre una pizca y la otra, terminamos sobrepasando los niveles saludables de sodio: una cucharadita al día, apenas unos 2,325 miligramos.

Según las Dietary Guidelines for Americans, el consumo de sodio recomendado es de menos de 2,300 miligramos diarios y menos de 1,500 miligramos si somos mayores de 51 años o si se padece de hipertensión arterial, diabetes o problemas en los riñones.

Esto sucede porque la única sal por la cual nos debemos preocupar no es la que le añadimos a los alimentos mientras los cocinamos sino que en realidad todos los productos que compramos precocinados o los industriales contienen una cantidad de sal increíble, que bastaría para hacernos sobrepasar el límite diario saludable.

Vale aclarar que nuestro cuerpo necesita la sal pero en pequeñas cantidades ya que ésta ayuda a mantener el balance de los fluidos en nuestro cuerpo, ayuda a transmitir los impulsos nerviosos e interfiere en la contracción y relajación de los músculos. De forma natural nuestro organismo regula la cantidad de sodio que almacena, de forma que cuando los niveles son bajos nuestros riñones mantienen el sodio mientras que si es excesivo, lo excreta a través de la orina.

Pero en algunas ocasiones los riñones no pueden eliminar la cantidad de sodio suficiente y éste se acumula en la sangre. Como el sodio atrae y retiene el agua, entonces se produce un aumento del volumen de sangre, lo que hace que el corazón deba trabajar con más fuerza y se aumenta la presión en las arterias. Esto provoca problemáticas de salud como el fallo cardiaco o la cirrosis hepática.

Obviamente, algunas personas son más sensibles que otras al efecto del sodio por lo que tienden a retener el mismo con mayor facilidad, presentando consecuentemente un mayor riesgo a desarrollar las enfermedades relacionadas con el consumo elevado de sodio.

  Consejos, Salud y belleza