El cigarrilo, daños que causa a nuestra salud. No respeta edades.

Los riesgos para la salud por el consumo de cigarrillo
Los cigarrillos son uno de los pocos productos de consumo que no están regulados. De esta manera, con el fin de determinar su composición química, confiamos en los estudios sobre el humo del tabaco de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés). Más de 40 de los químicos que la FTC encontró en el humo de los cigarrillos causan cáncer en los seres humanos. Los componentes más peligrosos se describen a continuación.
-Según la OMS existen el mundo más de 1.100 millones de fumadores (2002), lo que representa aproximadamente un tercio de la población mayor de 15 años. Por sexos el 47 % de los hombres y un 11 % de las mujeres en este rango de edad consumen una media de 14 cigarrillos/día, lo que supone un total de 5,827 billones de cigarrillos al año. El 74 % de todos los cigarrillos se consumen en países de bajo-medio nivel de ingresos (Banco Mundial). Tanto para hombres como para mujeres, el segmento de edad en la que fuma mayor proporción es el comprendido entre 30 y 49 años.
* Dependencia moderada-intensa: consumo de más de 20 cigarrillos al día, fuman el primer cigarrillo en la primera media hora después de levantarse.
? Dependencia leve: consumo de menos de 20 cigarrillos al día, fuman el primer cigarrillo después de media hora de levantarse
La nicotina:
Es una droga que se produce en forma natural en las hojas de tabaco y es lo que envicia a una persona a los cigarrillos. Los estudios han mostrado que la nicotina puede tener tanto poder sobre el cerebro como la heroína o la cocaína. La nicotina le brinda al cerebro una rápida sensación de placer y cuando ésta comienza a desaparecer (generalmente en minutos después de terminar de fumar) el cerebro comienza a desear o anhelar más. La nicotina incrementa la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea y disminuye la circulación al constreñir los vasos sanguíneos; esto hace que sea un factor mayor de riesgo para la enfermedad cardíaca y derrame cerebral. Además, la nicotina favorece la formación de úlceras pépticas; libera hormonas que afectan al sistema nervioso central; interfiere con la comunicación de músculos y nervios; y es directamente responsable de muchos otros riesgos para la salud relacionados con el funcionamiento sexual, la fertilidad, el desarrollo fetal, los abortos espontáneos y mortinatos, así como del funcionamiento del cerebro. Esa es la razón por la cual algunos Quitsters (ex fumadores) la llaman Nicodemonio.
Mecanismo de acción de la nicotina:
Actúa como vasoconstrictor, lo que significa que disminuye el diámetro de los vasos sanguíneos y hace que el flujo de sangre en todo el cuerpo sea más difícil. La nicotina también contribuye al aumento de la acumulación de la placa arterial, lo cual fuerza al corazón a trabajar más duro y puede llevar a que se presente presión sanguínea más alta y ataque al corazón. Los pies y manos fríos y húmedos son los efectos de la nicotina más obvios, dado que aunque el corazón trabaja más duro para bombear sangre a través de los estrechos vasos sanguíneos, no es lo bastante fuerte como para llevar suficiente sangre a las manos y los pies con el fin de mantenerlos calientes.
Obviamente, la nicotina también afecta el cerebro… aunque no es tan claro cómo ni por qué. Lo que sí sabemos es que puede actuar tanto como estimulante (dando a los fumadores un empuje) al igual que como depresivo (relajando a los fumadores cuando se sienten tensos o estresados). Sin embargo, los efectos específicos sobre el cerebro parecen depender de la cantidad actual de nicotina en la sangre, al igual que de otros químicos en el cerebro. El fumador promedio ingiere de 1 a 2 mg de nicotina por fumada. La nicotina se absorbe a través de la piel y el revestimiento de la boca y la nariz, al igual que a través de los pulmones. La nicotina puede alcanzar los niveles máximos en el torrente sanguíneo y el cerebro muy rápidamente dependiendo de la forma como se utilice el tabaco. La nicotina alcanza el cerebro solamente en 7 a 10 segundos después de inhalar el humo del cigarrillo y le toma un poco más a los fumadores de cigarros o pipas, ya que ésta tiene que absorberse a través del revestimiento de la boca.
El monóxido de carbono
Los cigarrillos producen monóxido de carbono, el mismo gas mortal inodoro e incoloro que sale del tubo de escape del automóvil o de un calentador a gas defectuoso. En concentraciones bastantes altas este gas es mortal y en dosis bajas ocasiona dificultad para respirar y aumento de la frecuencia cardíaca. Afortunadamente, el cuerpo es capaz de eliminar la mayor parte de este gas muy rápidamente una vez que usted deja de fumar. La mayoría de la gente que deja de fumar se siente con más energía y con menos dificultad para respirar en tan sólo unos cuantos días después de haber abandonado el hábito.
El mecanismo de acción del monóxido de carbono:
Cada célula particular en el cuerpo requiere oxígeno para permanecer viva. Normalmente, los glóbulos rojos llevan el oxígeno a todo el cuerpo uniéndolo a una molécula llamada hemoglobina. Imagínelo como el proceso de la llave y el candado… cuando el oxígeno (la llave) se une a la hemoglobina (el candado) todo está bien. Los músculos trabajan de manera eficiente y el cuerpo está feliz. Sin embargo, cuando usted fuma, el monóxido de carbono se une por sí solo a la hemoglobina en lugar del oxígeno y es transportado a todo el cuerpo, dando como resultado que usted comience a sentirse cansado, perezoso y con dificultad para respirar, ya que el cerebro, los músculos y pulmones no están obteniendo suficiente oxigeno.
Finalmente, el monóxido de carbono disminuye o los glóbulos rojos son reemplazados; sin embargo, a través del consumo continuo de cigarrillos más monóxido de carbono ingresa cada vez al cuerpo. Esta es una de las razones fundamentales por las que los atletas casi nunca fuman, ya que el cigarrillo puede bloquear más del 10% de la hemoglobina corporal en cualquier momento y afectar tremendamente su desempeño.
El cianuro, el arsénico y otras sustancias peligrosas: Como el formaldehído, el benceno, el radón y el radioisótopo polonio 210. La Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency) podría arrestarlo a usted por colocar estos venenos en el suelo, aunque la publicidad del tabaco lo incita a respirarlos. Cuando usted fuma, pequeñas cantidades de estos horribles químicos se esparcen alrededor y se almacenan en cada tejido y célula del cuerpo donde pueden acelerar el crecimiento de células cancerígenas y enfermedades degenerativas.
El alquitrán:
Proviene de la combustión de los cigarrillos y es uno de los principales componentes del humo del cigarrillo. En una forma sólida, el alquitrán es una sustancia pegajosa color marrón que ocasiona manchas de color amarillo-marrón en los dedos, los dientes, la ropa y los muebles. Si usted fuma en su automóvil, trate de limpiar el parabrisas por su interior e imagínese como debe lucir todo este alquitrán en sus pulmones.
Mecanismo de acción del alquitrán:
El alquitrán que es absorbido por los pulmones puede causar la muerte de las células pulmonares y ocasionar tos, dificultad para respirar y rigidez en el pecho. El humo del cigarrillo paraliza o destruye los «cilios», unas vellosidades delicadas que recubren las vías respiratorias superiores y ayudan a proteger contra las infecciones. Cuando los cilios resultan dañados, el alquitrán puede penetrar más profundamente en los pulmones, donde puede hacer aún más daño.
Los riesgos para los usuarios de tabaco sin humo:
Masticar el tabaco sin humo pone muchos de los mismos químicos y venenos en su cuerpo. Esa es la razón por la cual las personas que mastican tabaco durante muchos años tienen 50 veces más posibilidades de desarrollar cáncer oral, enfermedad de las encías y de perder los dientes que las personas que no lo hacen. Además, el riesgo de desarrollar otros cánceres, enfermedad cardíaca y colitis ulcerativa es 50 a 70% más alto entre los que mastican el tabaco.
Acerca del consumo indirecto de cigarrillos (fumadores pasivos):
El humo del cigarrillo afecta a muchas más personas distintas al fumador. Los niños menores de un año, cuyos padres fuman, tienen una probabilidad de más de dos veces de sufrir de asma, bronquitis, neumonía y otras enfermedades del tracto respiratorio, que los niños de padres no fumadores. El tejido pulmonar de un niño es especialmente vulnerable al daño, incluso si la concentración del humo indirecto es relativamente baja. Esto significa que fumar en un automóvil, incluso con las ventanas abiertas, aún es peligroso para el niño. Cuanto más pequeño sea el niño, más vulnerable será su tejido pulmonar.
La fertilidad y la potencia sexual:
Las propagandas sobre cigarrillos intentan hacer ver el hecho de fumar como algo sexy, pero la verdad es todo lo contrario. Las tasas de fertilidad de las mujeres fumadoras son al menos 30% más bajas que las de las mujeres no fumadoras, y estas mujeres tienen una probabilidad de hasta 3 veces de tener abortos espontáneos cuando logran quedar embarazadas. Los niños de madres fumadoras tienen un riesgo significativamente mayor de nacimiento prematuro, parto de feto muerto, bajo peso al nacer, presentar defectos de nacimiento y de desarrollar alergias y dificultades de aprendizaje en la niñez. Así mismo, el riesgo de impotencia en los hombres es al menos dos veces mayor que para los no fumadores. Fumar también reduce la densidad y motilidad de los espermatozoides, lo cual puede incrementar el riesgo de infertilidad.
Las arrugas y la decoloración de la piel:
Los modelos en las propagandas probablemente no fuman debido a que muchos fumadores a los 40 años tienen arrugas faciales similares a las de no fumadores a los 60 años. Los fumadores tienen una probabilidad casi de más de 5 veces de desarrollar más arrugas y más profundas que los no fumadores.
El consumo de cigarrillo es la causa No 1 de muerte evitable en los Estados Unidos responsable de 1 de cada cuatro muertes. Fumar afecta cada proceso corporal e incluso causa daño a órganos que no tienen contacto con el humo en sí. A continuación hemos hecho una lista de los mayores peligros para la salud que enfrentan los fumadores.
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC):
Es un término genérico que se refiere al daño pulmonar caracterizado por obstrucción del flujo de aire. Dos tipos de esta condición son el enfisema y la bronquitis crónica en donde prácticamente todos los casos son causados por el consumo de cigarrillo. La función pulmonar puede mejorar tan sólo en unos cuantos meses después de dejar de fumar y el riesgo de muerte por EPOC disminuye cada año que usted permanezca sin fumar.
El cáncer esofágico:
El consumo de cigarrillo causa al menos el 80% de todos los cánceres esofágicos y el riesgo para un fumador de desarrollar este tipo de cáncer es de 8 a 10 veces superior al de un no fumador. Un fumador que consume mucho alcohol incrementa este riesgo otro 25 a 50%. Los químicos causantes del cáncer en el humo del cigarrillo son atrapados en las membranas mucosas de la boca y la faringe; luego esta mucosa es tragada y pasa al esófago. Estos químicos también están presentes en la mucosa que se expectora de los pulmones más allá del esófago y se cree que el contacto continuo con dichos químicos causa cáncer esofágico. La buena noticia es que después de 5 años de haber dejado de fumar, el riesgo de cáncer esofágico se reduce al 50%.
El cáncer cervical:
El riesgo del cáncer cervical se incrementa con el número de años y la cantidad fumada. Las mujeres que fuman dos paquetes de cigarrillo al día o más tienen una probabilidad de 2,5 veces más de desarrollar cáncer cervical que las no fumadoras. Aunque el vínculo entre el consumo de cigarrillo y el cáncer cervical no es completamente claro, los investigadores tienen algunas ideas: 1) la nicotina puede dañar directamente al tejido cervical; 2) fumar puede hacer más potente el virus del papiloma humano (una causa principal de cáncer cervical); 3) fumar debilita al sistema inmune y lo hace más susceptible al cáncer.
Derrame cerebral:
Los fumadores tienen una probabilidad de 2,5 veces más de sufrir un derrame cerebral comparados con los no fumadores. Además, el consumo de cigarrillo está relacionado con derrames cerebrales más fatales y a una edad más temprana. El aumento del riesgo de derrame cerebral desaparece de 2 a 4 años después de dejar de fumar. El humo del cigarrillo constriñe los vasos sanguíneos y contribuye a la formación de placa en todo el cuerpo; el derrame cerebral se presenta cuando un pedazo de esta placa se desprende y viaja a las arterias en el cerebro.

Los ojos / la visión:
Los fumadores tienen un riesgo dos veces mayor de presentar degeneración macular, un trastorno ocular grave relacionado con la edad que deteriora severamente la visión. Al dejar de fumar, se reduce el riesgo de desarrollar dicha degeneración macular y cataratas. Además, el consumo de cigarrillo puede afectar la visión al destruir los antioxidantes que mantienen a los ojos saludables.
La osteoporosis:
El consumo de cigarrillo tiene un efecto negativo en la formación de hueso nuevo y se lo ha identificado como factor de riesgo para la osteoporosis y las fracturas óseas. Este vínculo no es sólo entre las mujeres; los hombres que fuman también presentan un aumento del riesgo de osteoporosis y dicho riesgo para ambos grupos es de 2,5 veces más que para los no fumadores. El consumo de cigarrillo está conectado a la osteoporosis en tres formas: 1) Disminuye la cantidad de estrógeno en el cuerpo que ayuda a retener el calcio de los huesos y otros minerales que mantienen los huesos fuertes. Aunque los hombres tienen mucho menos estrógeno que las mujeres, es igualmente importante para retener el calcio en los huesos. 2) Interfiere igualmente con el metabolismo de la vitamina D, otro elemento que ayuda a retener el calcio de los huesos. 3) Los fumadores tienden a hacer menos ejercicio que los no fumadores, ocasionando indirectamente que los huesos sean más débiles.
El dolor de espalda:
Es más común entre los fumadores crónicos y empedernidos. El consumo de cigarrillo reduce el flujo de sangre a los discos de la columna, lo cual limita la cantidad de oxígeno y otros nutrientes que son suministrados a estos discos, ocasionado debilidad en ellos. Además, el monóxido de carbono y la nicotina afectan estos discos directamente, haciéndolos más vulnerables a las lesiones.
Los tres mayores beneficios para la salud por dejar de fumar:
Reducción enorme del riesgo de muerte prematura:
El hecho de dejar de fumar disminuye su riesgo de morir prematuramente en un 50% dentro de los 5 años después suspender el consumo de cigarrillos y después de 15 años el riesgo es el mismo que si usted nunca hubiera fumado.
Reducción del riesgo de cáncer pulmonar, enfisema y bronquitis:
El riesgo de padecer cáncer pulmonar disminuye a un 30 a 50% después de 10 años de haber dejado de fumar y cuanto más tiempo permanezca sin fumar, menor será el riesgo. Si usted ha comenzado a desarrollar enfisema y/o bronquitis crónica, básicamente dejar de fumar detendrá la progresión de la enfermedad y le permitirá a su sistema respiratorio compensar el tejido dañado.
Reducción del riesgo de enfermedad coronaria:
La posibilidad de desarrollar una enfermedad cardíaca relacionada con el consumo de cigarrillo se reduce a la mitad un año después de haber dejado de fumar y en 15 años el riesgo es igual al de alguien que nunca ha fumado.
Las razones para dejar de fumar:
A casi todo fumador le gustan y le disgustan ciertos aspectos del hábito de fumar. Una vez que usted comienza a identificar las cosas que le disgustan acerca de este hábito y las razones que tiene para dejarlo, se hace más fácil fijar una fecha para comenzar a dejar de fumar y desarrollar un plan que usted pueda cumplir. A continuación, aparece una lista de algunas de las razones más comunes por las que los usuarios de QuitNet han decidido dejar de fumar. Tómese un tiempo para pensar realmente en las razones que tiene para querer dejar de fumar Haga su propia lista y permítanos conocer si hay razones que debamos agregar a nuestra lista.
Razones para dejar de fumar:
? Liberación del estímulo y ansiedad por la nicotina
? Reducción del riesgo de cáncer pulmonar, enfermedad cardíaca, enfisema, derrame cerebral y muchas otras enfermedades
? Menos cantidad de resfriados y de días de estudio perdidos para mis hijos
? Menos problemas estomacales
? Ser un buen modelo para mis hijos
? Menos irritaciones de la garganta
? No más presencia de flema espesa
? Mejoramiento de los sentidos del gusto y el olfato
? Conciliar mejor el sueño
? No necesitar tanto sueño
? Ahorrar dinero
? No más «dolores de cabeza del fumador»
? No más tos del fumador
? Tener más energía
? No tener que preocuparme por ofender o molestar a otros con el humo del cigarrillo
? No más manchas en los dedos
? Ser capaz de caminar más lejos y respirar más fácilmente
? No más quejas de mis amigos y mi familia acerca de mi hábito
? Ser capaz de hacer ejercicio más fuerte y durante más tiempo
? Ser capaz de respirar más fácilmente
? Tener una vida más prolongada y más saludable
? Sentirme orgulloso
? Sentirme bien conmigo mismo
? COMPLETE CON SUS RAZONES PARA DEJAR DE FUMAR…
? Saber que estoy cuidando muy bien de mi cuerpo
? Más tiempo para hacer otras cosas
? Saber que puedo manejar el estrés sin fumar
? Sentirme independiente
? Ser una inspiración para otros
? No más ceniceros malolientes
? Ahorrar dinero en seguros médicos
? No más abultamientos por los paquetes de cigarrillo en mis bolsillos, en mi cartera, etc.
? Retardar los signos de envejecimiento
? No tener que buscar ceniceros a toda parte donde vaya
? Menos probabilidades de un incendio en el hogar
? Aliento fresco
? No más ojos inyectados de sangre e hinchados
? No más ansiedad cuando no puedo fumar en los aviones o en el cine
? No tener que preocuparme por quemar a los demás o sus pertenencias
? Tener una sonrisa más brillante y más blanca
? Más sensaciones en los dedos de manos y pies debido al mejoramiento de la circulación
? Sonreír más
? Menos congestión nasal
? Recibir elogios y motivación de los demás
? Recibir más besos
? No más sibilancias
? No más sentimientos de culpa
? Poder sentarme más cerca de otras personas
? Sentirme socialmente más aceptable
? No más excusas cuando deseo ir a fumar
? En general sentir más confianza en mí mismo
? Sentirme más sereno
Medidas preventivas y de acción
Lucha mundial por:
1. Reconversión de los terrenos de cultivo.
2. Prohibición absoluta de fumar en espacios públicos.
3. Prohibición de toda propaganda, directa o indirecta.
4. Información objetiva sobre los riesgos del tabaquismo.
5. Concienciación de los no fumadores sobre sus derechos.
6 Tratamiento de deshabituación de los grandes fumadores chicle o parche de nicotina y/o psicoterapia.
7. Educación sanitaria a los fumadores procurando que no fumen en público.
8. Educación sanitaria a los escolares para que practiquen deporte.
9. Concienciación de médicos y maestros para que asuman su papel como modelos sociales y contribuyan a la lucha contra el tabaquismo.
-La reducción del tabaquismo aportará grandes beneficios en la esfera sanitaria, al disminuir la mortalidad/ morbilidad; en la económica, al reducir el absentismo laboral y las jubilaciones anticipadas; también puede descender el número de incendios.
Papel del médico
1. Preguntar a todos sus pacientes sobre el hábito tabáquico
2. Estimular a cada fumador de manera enfática, clara y personalizada para que deje de fumar.
3. Identificar a los fumadores que deseen dejar de fumar. Si el paciente no lo desea en ese momento, proporcionar una intervención motivacional: explicar el daño a su familia, repercusión futura, identificar que lo hace fumar.
4. Ayudar a que el paciente deje de fumar:
1. Intentar que el paciente lo haga sólo
o Establecer una fecha de interrupción: máximo en 2 semanas
o El paciente debe informar a familia y amigos que va a dejar de fumar
o Debe evitar lugares o situaciones en las que fuma mucho
o Analizar intentos anteriores de dejar el tabaco y las causas de fracaso
2. Estimular la terapéutica con sustitutos de nicotina, a menos que no estén indicados (ver más adelante)
3. Brindar asesoría sobre la interrupción del tabaco: no debe haber fumadores en casa, no debe tomar alcohol, debe tener intereses que lo motiven a dejar el tabaco (familia, trabajo, sociedad)
5. Seguimiento del paciente
-Los pacientes que dejan el tabaquismo ganan peso (80% gana 2 kg, otros pueden ganar hasta 15 kg), por lo que debe tenerse en cuenta y tratar de prevenir.

  Consejos

3 pensamientos sobre - El cigarrilo, daños que causa a nuestra salud. No respeta edades.