El arroz negro: Un potente antioxidante

arroz negroAproximadamente el 20% de la energía que asumimos de los alimentos proviene del arroz. Solamente en Asia, más de 2 billones de personas obtienen hasta un 70% de la energía del arroz y de sus productos derivados. De hecho, existen alrededor de 40.000 tipos de arroz pero el más conocido es el arroz blanco.

Sin embargo, el arroz negro está comenzando a ganar espacio en el mercado europeo y recientemente se han descubierto sus propiedades antioxidantes.

Los antioxidantes son nutrientes beneficiosos que pueden prevenir o reducir los daños que provocan los procesos oxidativos en nuestro cuerpo mediante la supresión de los radicales libres. Aumentar la cantidad de alimentos antioxidantes en nuestra dieta nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, la diabetes y los procesos cancerígenos. 

Los alimentos antioxidantes más comunes son: el arándano, las zanahorias, los cítricos, el brócoli, el chocolate y el té verde. A esta lista ahora se le suma el arroz negro. Especialistas del Departamento de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Estatal de Louisiana afirman que solo una cucharada de arroz negro contiene más antioxidantes que los que podemos encontrar en una cucharada de arándanos con la diferencia que el arroz negro contiene mucha más fibra y más Vitamina E.

El arroz negro sería rico en antocianinas, una sustancia que ha mostrado su efectividad para prevenir las cardiopatías, para disminuir la inflamación, mejorar la agudeza visual y controlar los niveles de azúcar en sangre. Estudios en fases iniciales también han especulado sobre el poder de las antocianinas para mejorar la memoria e incrementar la producción de linfocitos.

Además, el sabor del arroz negro es casi idéntico al del arroz blanco (quizás con un sabor un tanto más fuerte); si bien algo que puede apartarlo de la alimentación cotidiana es que su precio en el mercado es mucho mayor. De hecho, en la antigua china se le conocía como el “arroz de los ricos”.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza