¿Cuáles son los hábitos que fomentan las arrugas?

arrugasLa llegada de las arrugas es inexorable, forman parte del envejecimiento de la piel y, si bien es cierto que no podemos evitarlas por completo, al menos podemos retrasar su aparición. De hecho, en la mayoría de las mujeres las arrugas prematuras no salen debido al paso de los años sino porque adoptan hábitos inadecuados que dañan su piel.

5 hábitos que deberías abandonar para mantener una piel joven

1. Fumar. De seguro no te extraña que este hábito se encuentre al inicio de la lista. De hecho, existen decenas de estudios que demuestran que el cigarrillo afecta profundamente la piel, no solo provocando arrugas prematuras sino también resecándola y haciendo que pierda su brillo natural. Tanto es así, que muchos cirujanos plásticos se resisten a operar hasta que el paciente no se haya comprometido a abandonar el cigarrillo.

2. Dieta inadecuada. La piel también se nutre desde dentro, lo cual significa que algunos alimentos tienen el poder de mantenerla lozana y otros la envejecen. En sentido general debes evitar los productos ricos en azúcar o con alto contenido glucémico. ¿Por qué? Debido a que las moléculas de azúcar se adhieren a las proteínas de la piel y afectan su elasticidad provocando procesos inflamatorios y la aparición de arrugas.

3. Dormir con el maquillaje. Probablemente se trata de uno de los peores hábitos que puedes tener en cuestión de cuidado de la piel. Debes saber que la suciedad que se encuentra en el ambiente se acumula durante todo el día y se filtra a través de los poros, afectando la estructura del colágeno y la elastina. Como resultado, se acelera el envejecimiento y comienzan a aparecer las arrugas.

4. No usar protector solar. El protector solar no solo evita la aparición de las manchas en la piel y los procesos cancerígenos sino que también nos ayuda a prevenir las arrugas. De hecho, cuando la piel se expone demasiado a los rayos solares termina secándose y pierde el colágeno, que es el encargado de mantenerla firme y elástica.

5. Dormir boca abajo. Tener la presión de la almohada en el rostro durante siete u ocho horas seguidas puede provocar líneas que después se conviertan en arrugas. Lo ideal es que duermas de lado o boca arriba y que uses siempre una almohada con funda de satén, que no daña la piel.

Imagen del artículo

¿Cuáles son los hábitos que fomentan las arrugas?
  Consejos, Salud y belleza