Comida post entrenamiento

La rutina no debiera terminar con la última serie de ejercicios ni con la fase final de elongación. A cada sesión de ejercicios físicos debería seguir la comida post entrenamiento. Es decir, una comida que debemos consumir una vez concluida la rutina y que es fundamental para la recuperación óptima de nuestro cuerpo.

Los 45 minutos posteriores a la actividad física son los que se conoce como «la ventana de la oportunidad». El cuerpo, una vez terminado un entrenamiento, se encuentra «vaciado» del glucógeno muscular y necesita consumir hidratos de carbono a la brevedad. Es por eso que los receptores de hidratos de carbono están en un momento ideal para cumplir su función y no debiéramos privarlos de carbohidratos. A su vez, es necesario incorporar proteínas luego del trabajo al que fueron sometidos nuestros músculos.

Desde luego, esta colación varía en cantidad de acuerdo a la intensidad de la actividad realizada. Pero no debería estar ausente nunca.

Algunas opciones válidas como comida post entrenamiento son las siguientes:

Frutas. Contienen hidratos de carbono simples, cuya rápida absorción permiten energía en el momento. Además nos aportan vitaminas y minerales y son una forma más de hiratarnos.

Yogur con cereales. Es una combinación ideal de proteínas de alto valor biológico, calcio y carbohidratos. Además es práctico de llevar y delicioso.

Barra proteica. Es ideal por su practicidad y porque se presenta en diversos formatos con distintas proporciones de hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Barra de cereal. Contiene hidratos de carbono y es muy práctica.

Sandwich de queso, atún  o pavo. Se trata de combinar los hidratos de carbono del pan con las proteínas que aporta el queso, el atún o el pavo. También puedes comer un sandwich con huevo, otra rica fuente de proteínas de alto valor biológico.


Imagen del artículo

Comida post entrenamiento
  Consejos