Cinco razones por las cuales practicar diariamente ejercicio físico

hombre y mujer corriendoEl ejercicio físico no es útil solamente para perder peso sino que también ayudan a prevenir enfermedades crónicas y combaten el insomnio o el estrés. Sus efectos beneficiosos son múltiples, sobre todo si lo practicamos con regularidad.

  1. 1. El ejercicio físico mejora el humor. Una de las mejores formas para eliminar la tensión, la ansiedad y el estrés es realizar una caminata de 30 minutos o acudir al gimnasio. La razón del efecto calmante del ejercicio físico se debe a que esta actividad estimula sustancias químicas en el cerebro que nos hacen sentir más relajados y felices.

Sin embargo, si practicas ejercicios físicos diariamente notarás cambios paulatinos en tu autoconfianza y mejorarás tu autoestima. Ya lo dice una antigua frase: “Mens sana in corpore sano”.

2. El ejercicio físico previene las enfermedades crónicas. El ejercicio físico cotidiano es un factor esencial para regular la presión arterial pero también contribuye a disminuir los triglicéridos manteniendo limpias nuestras arterias. Esto hace que los ejercicios sean un factor protector contra todo tipo de enfermedades vasculares. Pero además, la actividad física previene la osteroporosis y la diabetes de tipo 2.   

3. El ejercicio físico mejora la calidad del sueño. La actividad física regular ayuda no solo a conciliar rápidamente el sueño sino que además, este se hace más reparador ya que es más profundo y presenta menos despertares intermedios. Por supuesto, si realizamos actividad física en la noche, antes de ir a la cama, podemos experimentar el efecto opuesto, pero si la realizamos temprano en la mañana o durante la tarde estaremos contribuyendo a eliminar el insomnio.

4. El ejercicio físico potencia nuestra energía. Debido a que la actividad física facilita el transporte de oxígeno y nutrientes a nuestros tejidos; es usual que las personas que posean una rutina diaria de ejercicios se sientan más enérgicas y sean más productivas durante el día.

5. El ejercicio físico contribuye a mantener una vida sexual saludable. Ya sea a partir desde el punto de vista psicológico (aumentando nuestra autoestima y autoconfianza) o fisiológico (mejorando la respiración, la circulación y la resistencia física) la actividad física potencia y protege nuestra vida sexual. De hecho, practicar ejercicios diarios puede prevenir la disfunción eréctil y puede potenciar la sensibilidad femenina. 

En este punto, solo resta determinar cuál es la rutina de ejercicios más adecuada para cada persona, según los objetivos que persiga y sus particularidades físicas.

  Consejos, Ejercicio físico, Salud y belleza