Aspiración de cuerpos extraños

Los niños menores de tres años son los más inquietos. Investigan su mundo llevándose todo a la boca, es aquí cuando corren el riesgo de ingerir un Cuerpo Extraño.
La ingestión de un cuerpo extraño es un accidente potencialmente grave que casi siempre se presenta en el hogar y que en algunas ocasiones puede producir la muerte del niño.
Las siguientes reglas previenen estos accidentes:
-Vigilar al niño para que no se lleve pequeños objetos a la boca.
-No ofrecerles caramelos, cotufas, mamónes, ciruela de huesito, maní ni maíz.
-Evitar que el niño tenga contacto con juguetes que especifiquen su peligro a menores de tres años y aquí se incluyen los globos.
Si su hijo ingirió un cuerpo extraño, se pueden realizar compresiones torácicas pero lo recomendable son las compresiones abdominales o maniobra de Heimlich. No intente introducirle los dedos en la boca, acuda de inmediato al Centro de Emergencia más cercano.

  Consejos