Alimentos ricos en vitamina B12

vitamina B12Dentro de todas las vitaminas, probablemente aquellas de las cuales conocemos menos son las vitaminas del grupo B, específicamente la B12 que se está implicada en varias funciones metabólicas como la síntesis de proteínas y el metabolismo de las grasas y los carbohidratos pero que también actúa en la formación de los glóbulos rojos, la regeneración de diversos tejidos y el crecimiento en sentido general.

Pero… ¿dónde se encuentra la vitamina B12?

En la naturaleza, en estado puro, esta vitamina se encuentra en los microorganismos que crecen en la tierra y el agua. Normalmente los vegetales no poseen vitamina B12 sino que los alimentos ricos en vitamina B12 son de origen animal, entre los cuales resalta particularmente el hígado. No obstante, en todas las carnes en general también hay vitamina B12, así como en los pescados, los huevos y en una menor cantidad, también en los productos lácteos. Si consumimos estos alimentos cotidianamente de seguro satisfaremos nuestras necesidades cotidianas de vitamina B12. Además, vale aclarar que la cocción de los mismos casi nunca reporta una pérdida de esta vitamina.

Igualmente, vale aclarar que nosotros mismos sintetizamos la vitamina B12. No obstante, como este proceso transcurre en el colon ya la misma no es utilizable por lo que debemos ingerirla a través de los alimentos.

¿Cuál es la dosis de vitamina B12 recomendada?

En los niños menores de tres años la dosis adecuada es de 0’7 microgramos al día mientras que en las personas adultas o los jóvenes lo adecuado serían unos 2 microgramos diarios. En las mujeres embarazadas y que dan el pecho la necesidad aumenta entre unos 2’2 y  2’6 microgramos al día.

Cuando la persona no consume toda la vitamina B12 que necesita los síntomas de la deficiencia suelen manifestarse a los años, atacando fundamentalmente el sistema nervioso y hematopoyético. Con un análisis de sangre puede apreciarse que la deficiencia de vitamina B12 provoca un cambio en la forma y tamaño de los glóbulos rojos provocando la anemia perniciosa. Los síntomas más usuales son: debilidad, palidez, cansancio y fatiga.

Por otra parte, la deficiencia de vitamina B12 también puede provocar daños irreversibles como falta de equilibrio, disminución en los reflejos y parestesias en las manos y los pies. También puede evidenciar la pérdida de la memoria, cuadros depresivos, confusión mental y pérdida de la visión.

Vale aclarar que las personas que sufren de gastritis crónica o que han sido operadas del estómago debían cuidar especialmente su ingesta de vitamina B12.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza