Alimentos para dejar de fumar

FumarDejar de fumar es difícil, es un hecho que conocen la mayoría de las personas que son fumadores activos y que han intentado dejar el hábito. Existe una frase famosa de Mark Twain que explicita la dificultad de este proceso: “¿Quién ha dicho que dejar de fumar es difícil? Yo he dejado de fumar como 200 veces.”

Lo cierto es que más allá de las técnicas psicológicas para dejar de fumar, la alimentación también puede darle una mano a las personas que tengan este objetivo en mente. Y es que existen alimentos que refuerzan el hábito de fumar mientras que otros contribuyen a que esta necesidad sea menos perentoria.

Entre los alimentos que realzan y refuerzan el hábito de fumar se encuentran: el café, el alcohol y la carne mientras que entre los alimentos para dejar de fumar ya que empeoran el sabor del cigarrillo y pueden inhibir la necesidad de fumar se encuentran: las frutas, los productos lácteos y las hortalizas.

Un estudio realizado en la Universidad Duke de Carolina del Norte demostró que el hábito de fumar se construye alrededor de ciertos alimentos que potencian el sabor del cigarrillo e inducen al consumo. Para llegar a esta conclusión se analizaron un total de 209 personas fumadoras a los cuales se les pidió que enlistaran aquellos alimentos que realzaban el sabor del cigarrillo y aquellos que lo mitigaban o lo empeoraban.

De esta forma pudo apreciarse que las leches y los quesos empeoraban el sabor del cigarrillo en un 19%, el agua y los zumos de frutas lo empeoraban en un 14% y las frutas y vegetales en un 16%. Al contrario, el 44% de los participantes en el estudio afirmaron que las bebidas alcohólicas realzaban el sabor del cigarro mientras que el 45% afirmó que las bebidas como el café, la coca cola o el té mejoraban su sabor. Curiosamente, el 11% de las personas refirió que el consumo de carne estaba relacionado con un mejor sabor del cigarrillo.

Según estos investigadores, si a las técnicas psicológicas de deshabituación se le añade un cambio en los hábitos alimenticios, entonces sería mucho más sencillo dejar de fumar. El asumir una dieta organizada en las primeras seis semanas no sólo ayudaría a cambiar los hábitos sino que también prevendría ganar algunos kilos de más.

  Consejos, Salud y belleza