Adicción al chocolate: ¿Realidad o mito?

Adiccion chocolateMucho se ha hablado a favor y en contra del chocolate. En los últimos tiempos una nueva nube se ha cernido sobre este manjar: se teme que sea adictivo. De hecho, incluso existe una palabra para denominar a las personas que sufren de adicción al chocolate: Chocoholics (que traducido al español sería más o menos: Chocohólico).

Desde el punto de vista científico existen evidencias que soportan este miedo pero también existen pruebas que lo rechazan. Es decir, recientemente estudios realizados con neuroimagen funcional han mostrado que la respuesta cerebral al chocolate es la misma que la que puede observarse en un adicto a las drogas. 

Este estudio en cuestión fue realizado en 12 personas que ante la vista, el olor y la contemplación del chocolate exhibieron una excitación de las zonas cerebrales relacionadas con el consumo. Como es de suponer, ésta es una noticia que alarma a más de una persona, pero…

El problema radica en que la pizza también provoca las mismas reacciones cerebrales lo cual podría indicar que no es el chocolate en sí mismo quien nos hace adictos sino que nuestro comportamiento y actitud ante determinados alimentos son los aspectos que desempeñan un papel fundamental en la adicción.

A esta idea se suman algunos especialistas de la Universidad de Bristol que aseveran que lo que realmente causa nuestra adicción al chocolate es nuestro deseo ambivalente ante este alimento (el deseo y el rechazo a la vez). Para sostener esta hipótesis hacen notar que la mayoría de las personas prefiere los chocolatines confeccionados (que realmente poseen muy poco cacao), por lo que el poder de las “potenciales sustancias adictivas” se ve drásticamente disminuido.

En resumen, que más allá de las posibilidades reales de que el chocolate posea propiedades adictivas intrínsecas a su contenido, en este proceso resulta más determinante nuestra actitud hacia el mismo.

De hecho, la idea en si resulta muy interesante porque sabemos que todo proceso fisiológico tiene su contrapartida psicológica. No obstante, con vistas a perder peso, el consumo del chocolate siempre debe regularse.

  Consejos, Salud y belleza