Abdominales: no uses las piernas

El dolor en las piernas es, para muchos, frecuente luego de realizar abdominales. Sin embargo, esto no debería considerarse normal ni esperable, ya que únicamente es el producto de una mala ejecución del ejercicio. A la hora de hacer abdominales, no uses las piernas.
Existen varias formas de ejercitar los abdominales, pero todas ellas tienen un factor común: se trata de flexionar el tronco. Las piernas no deberían involucrarse en nada de este movimiento.
A pesar de esto, muchas personas usan el psoas ilíaco y el cuádriceps, músculos que flexionan la cadera, para elevarse. Esto es lo que vemos cuando quienes ejecutan «abdominales», lo hacen con las piernas sujetadas y con una gran amplitud de movimiento.
Por el contrario, el movimiento debe ser corto, implicando únicamente la contracción abdominal con su consecuente flexion del tronco. Para ello recomendamos que flexiones tus rodillas, entrecruces tus piernas y las mantengas elevadas. De esta forma te aseguras de no usar como palanca tus piernas, cosa bastante difícil si te has mal acostumbrado a trabajar la cadera en lugar de los abdominales.
Cuando ejercitas los abdominales, todo el esfuerzo debe recaer en estos músculos. Ni el psoas, ni el cuádriceps, como así tampoco tienes que tensar el cuello o las manos. Con apenas 30 grados de flexión de tronco basta para un trabajo correcto de los abdominales, los músculos que todos queremos marcar.

Imagen del artículo

Abdominales: no uses las piernas
  Consejos, Ejercicio físico