Trihexifenidilo

Para qué sirve Trihexifenidilo

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Niños menores de 3 años. Hipersensibilidad al Trihexifenidilo o a los componentes del comprimido o elixir. Glaucoma de ángulo estrecho. Disquinesia tardía.

Precauciones

Administrar con precaución en clima cálido, especialmente si se consumen otras drogas atropínicas, y en pacientes que efectúan labores en un ambiente cálido. Neuropatía autonómica. Cardiopatía. Afección renal o hepática. Hipertiroidismo. El sindrome neuroléptico maligno ha sido reportado en caso de reducción de dosis o discontinuación de Trihexifenidilo. Potencialidad de desarrollar abuso. Hipertrofia prostática. Puede causar postración por calor. Usar con precaución en pacientes con ileostomía o colostomía, la diarrea puede indicar obstrucción intestinal incompleta. Se debe advertir de evitar manejar o ejecutar actividades riesgosas. Puede causar bloqueo neuromuscular que puede resultar en debilidad o parálisis. Monitorear la presión intraocular regularmente.

Interacciones

Alcaloides de la belladona y derivados: el uso con alcaloides de la belladona y derivados (atropina, escopolamina, hioscina, propinox, N-butilbromuro de hioscina) puede potenciar los efectos anticolinéricos. Monitorear la aparición de estos efectos y si se producen los mismos, suspender los alcaloides mencionados. En casos severos, se requiere asistencia médica inmediata.
-Belladona: Se puede observar si se asocian excesiva actividad anticolinérgica (Sequedad de boca, constipación, disminución de la diuresis, sedación excesiva, visión borrosa. ), debido a efectos aditivos anticolinérgicos. Se recomienda en casos leves suspender la Belladona, y en casos severos (íleo paralítico, confusión, psicosis, agitación, delirio, arritmia e hipertensión, se debe requerir atención médica inmediata.
-Cisapride: Se puede observar si se asocian una disminución de la eficacia del Cisapride, debido a un antagonismo farmacológico. El efecto benéfico del Cisapride puede ser moderadamente disminuido si estas drogas se asocian.
-Clorpromazina: Se puede producir si se asocian, un descenso en las concentraciones séricas de la clorpromazina, y en su efectividad, con un incremento de los efectos anticolinérgicos (Ileo, hipertermia, sedación, sequedad bucal. ). Se recomienda no utilizar de rutina agentes anticolinérgicos en profilaxis de posibles síntomas extrapiramidales, cuando se usan drogas antipsicóticas. Se debe reservar el uso de un agente anticolinérgico, para cuando existen síntomas de extrapiramidalismo y no se puede disminuir la dosis del antipsicótico. El uso de agentes anticolinérgicos debe ser reevaluado cada 3 meses.
-Haloperidol: Se puede observar un excesivo efecto anticolinérgico (Sedación, constipación, sequedad bucal), debido a un efecto aditivo anticolinérgico. Esta combinación sólo se debe usar si está claramente indicada. Se debe vigilar al paciente de cualquier síntoma anticolinérgico excesivo. Un ajuste de la dosis puede ser necesario.
-Pipotiazina: si se asocian se puede observar un descenso en las concentraciones y en la efectividad de la Fenotiazina, con un incremento de los efectos anticolinérgicos. Esto es debido a un enlentecimiento en el vaciamiento gástrico, a un incremento en la metabolización de la Fenotiazina en la pared intestinal, con una disminución en la absorción. Se recomienda no administrar de rutina agentes anticolinérgicos en prevención de un probable sindrome extrapiramidal. Su uso debe ser limitado a la presencia de síntomas extrapiramidales, cuando no se pueda disminuir la dosis de la Fenotiazina. El uso de agentes anticolinérgicos debe ser reevaluado cada 3 meses.
-Prometazina: si se asocian se puede observar una disminución de las concentraciones y de la efectividad de la Fenotiazina con un aumento de los efectos anticolinérgicos. Esto se debe a un retraso en el vaciamiento gástrico, a un incremento en la metabolización de la Fenotiazina por la pared intestinal, con una disminución de la absorción. Se recomienda no utilizar de rutina agentes anticolinérgicos en prevención de un probable sindrome extrapiramidal, sino reservarlo para casos con presencia de síntomas extrapiramidales en los que no es posible reducir la dosis de la Fenotiazina. El uso de agentes anticolinérgicos debe ser reevaluado cada 3 meses.
-Tioridazina: si se asocian se puede observar una disminución de las concentraciones y también de la efectividad de la Fenotiazina, con incremento de los efectos anticolinérgicos. El mecanismo se debe a un enlentecimiento del vaciado gástrico, con un incremento de la metabolización de la Fenotiazina por la pared del intestino, con una disminución de la absorción. Se recomienda no utilizar de rutina agentes anticolinérgicos en prevención de la aparición probable de un sindrome extrapiramidal en el marco de una terapia con Fenotiazinas. El uso de estos agentes debe estar reservado para la aparición de síntomas extrapiramidales cuando no es posible la reducción de la dosis de la Fenotiazina. El uso de agentes anticolinérgicos debe ser reevaluado cada 3 meses.
-Trifluoperazina: si se asocian se puede observar una disminución de las concentraciones y la efectividad de la Fenotiazina, con incremento de los efectos anticolinérgicos. El mecanismo se debe a un enlentecimiento del vaciado gástrico, con un incremento de la metabolización de la Fenotiazina por la pared del intestino, con una disminución de la absorción. Se recomienda no utilizar de rutina agentes anticolinérgicos en prevención de la aparición probable de un sindrome extrapiramidal en el marco de una terapia con Fenotiazinas. El uso de estos agentes debe estar reservado para la aparición de síntomas extrapiramidales cuando no es posible la reducción de la dosis de la Fenotiazina.

  Principio Activo