Tranilcipromina

Para qué sirve Tranilcipromina

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Patología cardiovascular o hipertensión. Patología cerebrovascular. Uso excesivo de cafeína. Uso concomitante de derivados de la Dibenzazepina u otra terapia con inhibidores de la monoaminooxidasa. Uso concomitante de terapia con simpaticomiméticos. Hipersensibilidad a los inhibidores de la monoaminooxidasa. Hepatopatía o anormalidades en los test de funcionalidad hepática. Pacientes que deban ser sometidos a cirugía. Feocromocitoma. Consumo de alimentos que contengan Tiramina.

Precauciones

Angor (Puede suprimir el dolor anginoso). Diabéticos que reciben insulina o hipoglucemiantes orales. Pacientes epilépticos. Antecedentes de drogadicción. Hipertiroidismo. Tendencia suicida. En trastorno bipolar, la presentación inicial como trastorno depresivo mayor, debe ser tenida en cuenta antes de iniciar la terapia con antidepresivos.La inhibición de la Monoaminooxidasa puede persistir por más de 10 días después de la discontinuación.Reservado para pacientes que sean supervisados estrechamente, que no hayan respondido satisfactoriamente a otras drogas, o en quienes la terapia electroconvulsiva no sea apropiada.

Interacciones

Adrenalina: Si se asocian se puede producir una crisis hipertensiva. Se debe vigilar cualquier signo de hipertensión (cefalea, fiebre, vómitos, arritmia), y de producirse se debe suspender la medicación y administrar tratamiento.
-Agonistas beta2 adrenérgicos: la tranilcipromina inhibe la degradación de catecolaminas. La coadminsitración de estos agentes y la de agonistas beta2 puede potenciar los efectos beta adrenérgicos (aún sin ser sustratos de la MAO) produciendo taquicardia, temblor, agitación e hipomanía. Se evitar esta asociación en especial con terbutalina. En caso de administrarlos conjuntamente o dentro de las 2 semanas de haber suspendido el IMAO se deben monitorear signos de toxicidad.
-Alcohol: Se puede observar una urgencia o emergencia hipertensiva si se consume alcohol junto con Tranilcipromina debido a la acumulación de Tiramina. Se sugiere advertir al paciente de evitar la ingesta de bebidas alcohólicas, ya sea vino o cerveza (sea esta no alcohólica o con bajas concentraciones de alcohol).
-Alimentos ricos en Tiramina: Se puede provocar una crisis hipertensiva con la ingesta simultánea de alimentos ricos en Tiramina (quesos, embutidos, ahumados, cerveza, vino tinto, carnes en conserva, legumbres, chocolates, levaduras, bebidas cola) y Tranilcipromina, debido a una inhibición del metabolismo de la Tiramina y desplazamiento de aminas desde la terminal sináptica. Se debe advertir al paciente de evitar la ingesta de alimentos ricos en Tiramina.
-Antidepresivos tricíclicos: Si se asocian se puede producir, neurotoxicidad, convulsiones, o sindrome serotonérgico (Hipertensión, hipertermia, mioclonías, cambios en el estado mental), debido a una alteración en la recaptación y metabolismo de catecolaminas. No deben coadministrarse. Si los tricíclicos van a reemplazar un tratamiento con inhibidores de la monoaminooxidasa se debe esperar al menos 14 días de haber suspendido la Tranilcipromina para comenzar un tratamiento los mismos, debiéndose comenzar con dosis bajas de la misma para titular la respuesta óptima.
-Benfluorex: Se puede observar si se asocian, hipoglucemia excesiva, depresión del sistema nervioso central y convulsiones, debido a una estimulación de la secreción de insulina. Se recomienda vigilar estrechamente los niveles de glucosa, y disminuir la dosis de drogas hipoglucemiantes si estas se asocian a una terapia con Tranilcipromina.
-Brimonidina: Si se asocian se puede producir urgencia o emergencia hipertensiva, por lo que la misma está contraindicada.
-Bupropión: Esta asociación está formalmente contraindicada ya que se puede producir toxicidad por Bupropión (convulsiones, agitación, psicosis. ). Se sugiere esperar al menos 14 días entre la suspensión de un inhibidor de la Monoaminooxidasa y el comienzo de la terapia con Bupropión.
-Buspirona: Si se asocian se puede observar una crisis hipertensiva, por lo que la coadministración está contraindicada. Se sugiere esperar al menos dos semanas de suspendida la terapia con inhibidores de la monoaminooxidasa para comenzar la terapia con buspirona, y al menos diez días de suspendida la terapia con buspirona para comenzar un tratamiento con un inhibidor de la Monoaminooxidasa.
-Carbamazepina: si se asocian se pueden producir hipertermia, excitación, convulsiones y urgencia hipertensiva, por lo que esta coadministración está contraindicada. Los inhibidores de la monoaminooxidasa deben ser suspendidos al menos 14 días antes de iniciar una terapia con Carbamazepina.
-Ciproheptadina: Si se asocian se puede observar un incremento en duración e intensidad de efectos anticolinérgicos. No se deben coadministrar.
-Clomipramina: Si se asocian se puede producir neurotoxicidad, convulsiones, o sindrome serotonérgico. Su uso concomitante debe ser efectuado con un control estricto y cuando los beneficios superen a los riesgos de su uso. Otra terapia antidepresiva debe ser considerada en primera instancia.
-Dextrometorfano: Si se asocian se puede producir, un sindrome serotonérgico. Esta asociación está contraindicada, debiéndose esperar al menos 14 días entre la suspensión de los inhibidores de la monoaminooxidasa y el comienzo de un tratamiento con Dextrometorfano.
-Disulfiram: si se asocian se puede producir delirio, estando desaconsejada su asociación, en caso de usarse simultáneamente se debe vigilar cualquier cambio en el estado mental.
-Dopamina: Esta asociación está contraindicada ya que se puede producir una crisis hipertensiva (cefalea, hipertermia, hipertensión), debido a un incremento en la disponibilidad de noradrenalina.
-Efedrina: Si se asocian se puede producir una crisis hipertensiva, debido a un aumento en la disponibilidad de noradrenalina. Esta asociación está contraindicada, se deberá esperar al menos 14 días después de la discontinuación de un inhibidor de la monoaminooxidasa para comenzar un tratamiento con Efedrina.
-Entacapone: Se puede observar una disminución en el metabolismo de las catecolaminas debido a una inhibición de la catecol-o-metiltransferasa (COMT) y de la Monoaminooxidasa (MAO). Esta asociación está desaconsejada.
-Fenilalanina: Se puede producir una crisis hipertensiva si se asocian, debido a una interferencia con el metabolismo de la Tiramina que resulta en un incremento de la disponibilidad de catecolaminas. No se deben coadministrar.
-Fenilefrina: Si se asocian se puede producir una crisis hipertensiva debido a un incremento en la disponibilidad de noradrenalina. Esta asociación está formalmente contraindicada. Se sugiere dejar pasar 14 días entre la suspensión de un inhibidor de la monoaminooxidasa y el inicio de un tratamiento con Fenilefrina.
-Fenilpropanolamina: Se puede observar si se asocian una crisis hipertensiva, cefalea, hiperpirexia, debido a un aumento en la disponibilidad de Noradrenalina. Esta asociación está contraindicada, se recomienda esperar al menos dos semanas de la discontinuación de Tranilcipromina para comenzar a administrar Fenilpropanolamina.
-Fenobarbital: Si se asocian se puede producir, depresión del sistema nervioso central (Sedación, letargia, trastornos del habla), por un efecto aditivo a este nivel. Monitorear al paciente ante la posibilidad de estos efectos adversos y ajustar dosis.
-Fentanilo: con la asociación se han reportado casos de inestabilidad hemodinámica, hipertermia y coma. Se sugiere utilizar Morfina como analgésico narcótico ya que se reportaron menos efectos adversos.
-Furazolidona: Si se asocian se corre el riesgo que se produzcan crisis hipertensivas y convulsiones debido a un efecto aditivo sobre la inhibición de la monoaminooxidasa. Esta asociación está contraindicada, se sugiere en pacientes tratados con Furazolidona esperar al menos una semana entre la discontinuación de la Furazolidona y el comienzo de un tratamiento con Tranilcipromina, la cual se debe administrar a la mitad de la dosis la primera semana. Dejar pasar una semana entre la discontinuación de la Tranilcipromina y el comienzo de un tratamiento con Furazolidona.
-Ginkgo: Se puede observar un efecto aditivo sobre la inhibición de la monoaminooxidasa, presentando por consiguiente un mayor riesgo de efectos adversos. No se deben coadministrar.
-Ginseng: Se puede provocar insomnio, temblor, cefalea, agitación y deterioro de la depresión si se asocian. Esta asociación está contraindicada, se sugiere esperar varias semanas entre la discontinuación de un inhibidor de la monoaminooxidasa y el comienzo de un tratamiento con Ginseng.
-Hexoprenalina: En caso de asociarse se puede observar un incremento en el riesgo de taquicardia, agitación e hipomanía, debido a potenciación de efectos vasculares. Se sugiere vigilar estrechamente estos efectos adversos si se administran conjuntamente o si la Hexoprenalina se administra dentro de las dos semanas de haber suspendido la Tranilcipromina.
-Hipérico: Si se consumen conjuntamente se puede presentar una crisis hipertensiva y/o un sindrome serotonérgico debido a un efecto aditivo serotonérgico y sobre la inhibición de la monoaminooxidasa. Esta asociación está contraindicada, debiéndose dejar pasar al menos 14 días entre la suspensión del inhibidor de la monoaminooxidasa y el inicio de un tratamiento con Hipérico, y también dejar pasar al menos 9 días entre la suspensión del Hipérico y el inicio de un tratamiento con un inhibidor de la monoaminooxidasa.
-Hipoglucemiantes orales: Se puede observar al usarse concomitantemente la Tranilcipromina junto con hipoglucemiantes orales o insulina, excesiva hipoglucemia, depresión del sensorio y convulsiones, ya que los inhibidores de la Monoaminooxidasa estimulan la secreción de insulina. Monitorear los niveles de glucosa, y puede ser necesaria la reducción de la dosis de los hipoglucemiantes que reciba el paciente.
-Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): Se puede observar si se asocian hipertermia, rigidez, mioclonías, convulsiones, fluctuaciones del estado mental, debido a una inhibición de la recaptación de Serotonina. Se recomienda dejar pasar al menos dos semanas entre la discontinuación de la Tranilcipromina y el inicio de una terapia con ISRS, y al menos 5 días entre la suspensión del ISRS y el inicio de la Tranilcipromina.
-Iohexol: La administración concomitante de un inhibidor de la monoaminooxidasa e Iohexol intratecal puede provocar una disminución del umbral convulsivo y episodios de convulsiones. Se debe suspender la terapia con un inhibidor de la monoaminooxidasa por lo menos 48 horas antes de efectuar una mielografía y no recomenzar la terapia por lo menos por 24 horas posteriores al procedimiento. Se debe considerar la instauración de terapia anticonvulsivante en mielografías programadas.
-Isoproterenol: Se puede observar incremento de crisis hipertensivas si se asocian debido a la reducción del metabolismo del simpaticomimético. Se debe monitorear al paciente acerca de cualquier signo de hipertensión, de presentarse una crisis hipertensiva se debe suspender la droga e instaurar terapia con alguna de las siguientes drogas: nitroprusiato de sodio, nitroglicerina, fentolamina o labetalol.
-Levodopa: Se puede provocar una crisis hipertensiva si se asocian debido a un incremento de la disponibilidad de dopamina o de noradrenalina. Esta asociación está contraindicada, se debe dejar pasar dos semanas al menos entre la suspensión de un inhibidor de la monoaminooxidasa y el comienzo de la terapia con Levodopa.
-Mazindol: Se puede producir una crisis hipertensiva si se asocian, debido a una alteración en la recaptación y metabolismo de las catecolaminas. Esta asociación está contraindicada, debiéndose dejar pasar al menos 14 días entre la suspensión de un inhibidor de la monoaminooxidasa y el comienzo de la terapia con Mazindol.
-Meperidina: de asociarse se puede producir inestabilidad hemodinámica, hipertermia y coma. Esta asociación está contraindicada, debiéndose esperar 14 días de suspendida la terapia con un inhibidor de la monoaminooxidasa para administrarse el opiaceo. En caso de una cirugía programada el inhibidor de la monoaminooxidasa debe suspenderse varias semanas antes de la cirugía. Se debe considerar el uso de Morfina como alternativa, vigilando al paciente y con dosis bajas.
-Metaraminol: Se puede producir una crisis hipertensiva si se asocian, debido a un incremento en la disponibilidad de noradrenalina. Esta asociación está desaconsejada, pero en caso de asociarse se debe vigilar de cerca cualquier signo de hipertensión. Si se presenta una crisis hipertensiva se debe suspender el inhibidor de la monoaminooxidasa y se debe instaurar una terapia antihipertensiva.
-Metildopa: Se puede producir una crisis hipertensiva si se asocian, por lo que su asociación está contraindicada.
-Metilfenidato: Se puede producir una crisis hipertensiva severa si se asocian. La coadministración está contraindicada. Si se inicia terapia con Metilfenidato el inhibidor de la monoaminooxidasa se debe suspender al menos 14 días antes.
-Mirtazapina: Se puede observar toxicidad del sistema nervioso central o sindrome serotonérgico si se asocian. Esta asociación está contraindicada, debiéndose esperar al menos dos semanas entre la suspensión del inhibidor de la monoaminooxidasa y el comienzo de la terapia con mirtazapina y también dos semanas entre la suspensión de la mirtazapna y el comienzo de la terapia con un inhibidor de la monoaminooxidasa.
-Morfina: Si se asocian se puede observar hipotensión y potenciación de la depresión del sistema nervioso central. Se debe dejar al menos 14 días entre un tratamiento y el otro, y si bien su asociación está contraindicada, es de destacar que algunos reportes mencionan a la Morfina como agente de elección en pacientes que reciben inhibidores de la monoaminooxidasa y requieren cirugía de urgencia.
-Nefazodona: Si se asocian se puede observar, hipertermia, rigidez, mioclonías, convulsiones, cambios en los signos vitales y en el estado mental. Esta asociación está contraindicada, debiéndose esperar al menos 14 días entre la suspensión de un inhibidor de la monoaminooxidasa y el comienzo de la terapia con Nefazodona, y una semana entre la discontinuación de la Nefazodona y el comienzo de una terapia con un inhibidor de la monoaminooxidasa.
-Noradrenalina: Se puede observar un incremento de las crisis hipertensivas, por una reducción en el metabolismo del simpaticomimético. Se debe monitorear al paciente sobre cualquier signo de hipertensión, y de presentarse una crisis hipertensiva se debe suspender la droga y comenzar tratamiento adecuado.
-Oxicodona: De asociarse se puede presentar depresión del sistema nervioso central (Sedación, letargia, dificultad en el habla. ), debido a efectos aditivos a este nivel. Esta asociación está formalmente contraindicada, y se debe esperar al menos 40 días entre la suspensión un inhibidor de la monoaminooxidasa y el comienzo de tratamiento con Oxicodona.
-Pseudoefedrina: Se puede provocar si se asocian, hipertensión severa, hipertermia y cefalea, debido a un incremento en la disponibilidad de Noradrenalina. Esta asociación está formalmente contraindicada, y se deben dejar pasar al menos 14 días entre la suspensión del Inhibidor de la monoaminooxidasa y el inicio de un tratamiento con Pseudoefedrina.
-Regaliz: Se puede observar un incremento de los efectos adversos ocasionados por el inhibidor de la monoaminooxidasa, tales como: Irritabilidad, ansiedad, hipotensión, colapso vascular, insomnio, mareos, alucinaciones, sudoración, taquipnea y severa cefalea, debido a un efecto aditivo sobre la inhibición de la monoaminooxidasa. Esta asociación está desaconsejada, pero en caso de asociarse se deben vigilar los síntomas descriptos previamente.
-Ritodrina: En caso de asociarse se puede observar un incremento en el riesgo de taquicardia, agitación e hipomanía, debido a potenciación de efectos vasculares. Se sugiere vigilar estrechamente estos efectos adversos si se administran conjuntamente o si la Ritodrina se administra dentro de las dos semanas de haber suspendido la Tranilcipromina.
-Sertralina: si se asocian se puede provocar toxicidad del sistema nervioso central y sindrome serotonérgico. Esta asociación está contraindicada, debiéndose dejar pasar al menos 14 días entre la suspensión de cada una de estas drogas y el inicio de un tratamiento con cualquiera de ellas.
-Sibutramina: Si se asocian se puede producir toxicidad del sistema nervioso central y sindrome serotonérgico. Esta asociación está contraindicada, debiéndose esperar al menos dos semanas entre la suspensión del inhibidor de la monoaminooxidasa y el inicio de un tratamiento con Sibutramina, y también dos semanas entre la suspensión de la Sibutramina y el inicio de un tratamiento con un inhibidor de la monoaminooxidasa.
-Sumatriptán: si se asocian se puede observar un sindrome serotonérgico debido a la inhibición de la monoaminooxidasa y al incremento de la concentración de Serotonina en el sistema nerv

  Principio Activo