Nisoldipina

  Principio Activo

Para qué sirve Nisoldipina

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la nisoldipina.

Precauciones

Estenosis aórtica severa. Insuficiencia cardíaca congestiva. Obstrucción gastrointestinal. Insuficiencia renal crónica. Hipotensión arterial. Hepatotoxicidad. La persistente reacción dermatológica puede llevar a dermatitis exfoliativa o eritema multiforme.

Interacciones

Anticoagulantes orales: asociada a los anticoagulantes orales, puede aumentar el riesgo de sangrado gástrico. Controlar signos y síntomas de sangrado digestivo.
-Antiinflamatorios no esteroides: en uso conjunto puede elevarse significativamente el riesgo de hemorragia digestiva alta, en especial con verapamilo y diltiazem. Controlar signos y síntomas de sangrado digestivo. Considerar también la posibilidad de reducción de eficacia terapéutica de la nisoldipina, por bloqueo de los AINE, de síntesis de prostaglandinas vasodilatadoras y natriuréticas renales.
-Atazanavir: En administración conjunta, aumenta la actividad del bloqueante cálcico por inhibición del metabolismo hepático, vía citocromo P450, que provoca el atazanavir. Se recomienda monitoreo frecuente con electrocardiograma y reducción de la dosis de nisoldipina en un 50%.
-Barbitúricos: Los barbitúricos pueden aumentar el metabolismo de los bloqueantes cálcicos con riesgo de falla de efecto terapéutico. Ajustar la dosis en uso conjunto.
-Bloqueantes selectivos Alfa1 adrenérgicos: Los alfa bloqueantes pueden aumentar los efectos hipotensivos de los bloqueantes cálcicos. Se recomienda monitoreo de síntomas y control frecuente de la presión arterial en uso conjunto.
-Bloqueantes beta adrenérgicos: Por suma de efectos depresores cardíacos, en uso conjunto puede observarse enlentecimiento del sistema de conducción (bloqueo A-V, bradicardia sinusal) y depresión de la contractilidad. Se recomienda monitoreo de los síntomas de insuficiencia cardíaca y control por electrocardiograma de los trastornos de la conducción.
-Bloqueantes neuromusculares no despolarizantes: Los bloqueantes cálcicos pueden aumentar el efecto bloqueante neuromuscular de estos agentes. Se recomienda monitoreo clínico y ajuste de dosis.
-Buflomedil: con el uso concomitante, puede aumentarse la acción vasodilatadora del buflomedil por mecanismo desconocido. Se recomienda monitoreo de las cifras de presión arterial.
-Carbamazepina: Por el efecto inductor enzimático de la carbamazepina, en uso conjunto, se observa disminución de la efectividad de la nisoldipina. Se recomienda ajustar las dosis del bloqueante cálcico, a fin de no perder eficacia terapéutica.
-Ciclosporina: La ciclosporina puede disminuir el metabolismo de la nisoldipina. Se recomienda monitorear efectos adversos en caso de asociación y eventual ajuste de dosis.
-Claritromicina: Los antibióticos macrólidos pueden disminuir el metabolismo de los bloqueantes cálcicos. En administración conjunta, monitorear toxicidad del antagonista del calcio y eventualmente ajustar la dosis.
-Cimetidina: con el uso concomitante se observa una elevación de los niveles plasmáticos de la nisoldipina con riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión y taquicardia). Se recomienda controlar la respuesta cardiovascular. Debe ajustarse la dosis del bloqueante cálcico en un 40%.
-Digoxina: En administración conjunta pueden elevarse hasta un 50% las concentraciones séricas de digoxina por inhibición del clearance renal y extrarrenal del digitálico. Se recomienda control por laboratorio de la digoxinemia y de los efectos adversos de la digoxina (náuseas, vómitos y arritmias).
-Efedrina: con el uso concomitante, por la actividad simpaticomimética de la efedrina, pueden disminuirse los efectos terapéuticos de los bloqueantes cálcicos. Evitar la asociación.
-Eritromicina: Los antibióticos macrólidos pueden disminuir el metabolismo de los bloqueantes cálcicos. En administración conjunta, monitorear toxicidad del antagonista del calcio y eventualmente ajustar la dosis.
-Fenitoína: Por inducción del metabolismo de la nisoldipina, generado por la fenitoína, se observa una disminución de las concentraciones séricas del bloqueante del calcio, con una menor eficacia terapéutica. Se recomienda cambiar el bloqueante cálcico.
-Fenobarbital: Por el efecto inductor enzimático del fenobarbital, en uso conjunto, se observa disminución de la efectividad de la nisoldipina. Se recomienda ajustar las dosis del bloqueante cálcico, a fin de no perder eficacia terapéutica.
-Fentanilo: En uso conjunto se ha observado hipotensión arterial severa por mecanismo desconocido. Utilizar cuidadosamente esta asociación.
-Fluconazol: Los triazoles inhiben al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Hipérico: con el uso concomitante, por inducción del citocromo P450 generado por el hipérico, se reducen las concentraciones séricas de la nisoldipina. Ajustar las dosis a fin de no perder eficacia terapéutica.
-Indinavir: En administración conjunta, aumenta la actividad del bloqueante cálcico por inhibición del metabolismo hepático, vía citocromo P450, que provoca el indinavir. Se recomienda monitoreo frecuente con electrocardiograma y reducción de la dosis de nisoldipina en un 50%.
-Itraconazol: Los triazoles inhiben al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Ketoconazol: El ketoconazol inhibe al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Magnesio: con el uso concomitante, por mecanismo desconocido la asociación con el magnesio provoca hipotensión arterial. Se recomienda monitoreo de las cifras de presión arterial.
-Nevirapina: con el uso concomitante, por inducción del citocromo P450 generada por la nevirapina, se reducen las concentraciones séricas de la nisoldipina. Ajustar las dosis a fin de no perder eficacia terapéutica.
-Primidona: Por el efecto inductor enzimático de la primidona, en uso conjunto, se observa disminución de la efectividad de la nisoldipina. Se recomienda ajustar las dosis del bloqueante cálcico, a fin de no perder eficacia terapéutica.
-Regaliz: El regaliz induce hipermineralocorticismo disminuyendo la eficacia clínica de los bloqueantes cálcicos y de otros antihipertensivos. Evitar la asociación.
-Rifampicina: con el uso concomitante, puede observarse disminución de las concentraciones plasmáticas de la nisoldipina, por inducción del metabolismo hepático que provoca la rifampicina. Ajustar la dosis del bloqueante cálcico a fin de no perder eficacia terapéutica.
-Ritonavir: El ritonavir inhibe al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Sales de calcio: Las sales de calcio pueden disminuir el efecto terapéutico de los bloqueantes cálcicos. Se recomienda monitorear la efectividad y eventual ajuste de dosis.
-Saquinavir: El saquinavir inhibe al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Tacrolimus: La nisoldipina inhibe el metabolismo del inmunosupresor, con elevación del riesgo de toxicidad por éste, (nefrotoxicidad, hiperglucemia, hipercalemia). Monitorear las concentraciones y ajustar las dosis del tacrolimus.
-Telitromicina: Los antibióticos macrólidos pueden disminuir el metabolismo de los bloqueantes cálcicos. En administración conjunta, monitorear toxicidad del antagonista del calcio y eventualmente ajustar la dosis.
-Valproato: El ácido valproico inhibe al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Voriconazol: El voriconazol inhibe al citocromo P450 con aumento importante de las concentraciones séricas de nisoldipina y riesgo de toxicidad (cefaleas, edema pretibial, hipotensión). Ajustar las dosis del antagonista cálcico.
-Yohimbina: En uso conjunto, se observa disminución de la efectividad terapéutica de la nisoldipina, por estimulo de la liberación de catecolaminas generada por la yohimbina. Evitar la asociación.

Deja un comentario