Moxifloxacino

Para qué sirve Moxifloxacino

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la moxifloxacina o a otras quinolonas.

Precauciones

INTRAVENOSO / ORAL
-Insuficiencia hepática severa, los datos farmacocinéticos en estos pacientes son escasos.
-Desordenes del SNC, el potencial clínico de la toxicidad del SNC con moxifloxacina aún no esta determinada.
-Prolongación del intervalo Q-T, se debe evitar en pacientes donde se prolonga el intervalo Q-T, tal como bradicardia, isquemia miocárdica, pacientes con hipocalemia.
-Pacientes con deficiencia de glucosa-6 fosfato deshidrogenasa.
-OFTALMOL

Interacciones

Amiodarona: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Antiácidos: el uso de antiácidos que contienen hidróxido de aluminio, magnesio, magaldrato o calcio en forma simultánea con moxifloxacina disminuye la efectividad de la misma por disminución de su absorción. Evitar la coadministración, caso contrario, administrar la moxifloxacina por lo menos 4 horas antes u 8 horas después de la toma de los antiácidos.
-Anticoagulantes orales: El uso concomitante de moxifloxacina con los anticoagulantes orales, aumenta en riesgo de sangrado, por un mecanismo no bien conocido. El manejo clínico de esta interacción es el ajuste en la dosis de los anticoagulantes orales en relación al RIN y al tiempo de protrombina.
-Antidepresivos tricíclicos: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por el efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Se recomienda utilizar con extrema precaución y monitorear el electrocardiograma.
-Antiinflamatorios no esteroides (AINE): la administración de antiinflamatorios no esteroides y quinolonas aumentaría el riesgo de convulsiones, probablemente por la inhibición de la síntesis de GABA. Estas quinolonas deben ser usadas con precaución cuando se las asocia con fármacos que pueden disminuir el umbral convulsivo, como los antiinflamatorios no esteroides.
-Antipsicóticos: pueden provocar prolongación del intervalo Q-T, con la consiguiente cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, arritmias, torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo. Evitar la coadministración.
-Apomorfina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Calcio: Se puede observar si se asocian, una disminución de la eficacia de la Moxifloxacina, debido a una disminución de la absorción de la Moxifloxacina por quelación. Administrar cuatro horas antes u ocho horas después de la administración del calcio.
-Cisapride: la administración de cisapride y algunas quinolonas fluoradas de última generación aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Claritromicina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Clorpromazina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Corticoides: Se ha reportado un incremento en el riesgo de ruptura tendinosa, por lo que las fluoroquinolonas deben ser discontinuadas si el paciente experimenta dolor, tendinitis o ruptura del tendón. Esto se puede producir durante o posteriormente al tratamiento con quinolonas. Evitar el ejercicio.
-Didanosina: el uso con didanosina en formas farmacéuticas que contienen buffers (carbonato de calcio, magnesio), puede disminuir la eficacia de la moxifloxacina al reducir su absorción gastrointestinal. Se sugiere monitorear los efectos del antibiótico. Debe administrarse 2 horas antes o 6 horas después de la administración de la misma.
-Dolansetrón: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Domperidona: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Eritromicina: Aumenta el riesgo de toxicidad por suma de efectos (prolonga QT, torsada de punta, robo coronario). Monitorear función cardiaca.
-Flecainida: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Fluoxetina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Foscarnet: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Gatifloxacina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Haloperidol: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Hierro, sales orales: el uso de sales de hierro oral en forma simultánea con moxifloxacina disminuye la efectividad de la misma por disminución de su absorción. Evitar la coadministración, caso contrario, administrar la moxifloxacina por lo menos 4 horas antes u 8 horas después de la toma del hierro, y monitorear la efectividad de la quinolona.
-Hipoglucemiantes orales: la administración de fluoroquinolonas conjuntamente con hipoglucemiantes orales ha producido episodios de hipoglucemia sintomática grave. En pacientes en que se utilicen ambos fármacos simultáneamente, monitorear la aparición de síntomas o signos de hipoglucemia así como las concentraciones de glucosa y ajustar la dosis del hipoglucemiante se ser necesario. De producirse hipoglucemia suspender inmediatamente la fluoroquinolona.
-Imipramina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Indapamida: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Magnesio, sales: el uso de sales de magnesio oral en forma simultánea con moxifloxacina disminuye la efectividad de la misma por disminución de su absorción. Evitar la coadministración, caso contrario, administrar la moxifloxacina por lo menos 4 horas antes u 8 horas después de la toma del magnesio, y monitorear la efectividad de la quinolona.
-Mefloquina: algunas quinolonas fluoradas de última generación causan prolongación del intervalo Q-T y muy infrecuentemente arritmias ventriculares. Por ello el uso concomitante entre estos antibióticos y la mefloquina debe evitarse.
-Octreotide: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Pentamidina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Pimozida: la administración de pimozida y algunas quinolonas fluoradas de última generación aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Propafenona: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Quetiapina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Quinapril: puede disminuir la absorción de las quinolonas orales. La administración debe separarse al menos dos horas para evitar la interacción, o puede considerarse otro esquema terapéutico.
-Quinidina: su coadministración aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, insuficiencia cardíaca) por efectos aditivos a nivel de la prolongación del Q-T. Evitar la coadministración.
-Sotalol: algunas quinolonas fluoradas de última generación causan prolongación del intervalo Q-T y muy infrecuentemente arritmias ventriculares. Por ello el uso concomitante entre estos antibióticos y el sotalol debe evitarse.
-Sucralfato: cualquier miembro de este grupo de antibióticos forma quelatos con el aluminio del sucralfato impidiendo su absorción, bajo estas circunstancias los niveles plasmáticos y la efectividad de la quinolona resultan inferiores. Evitar el uso de sucralfato durante la terapia con quinolonas, de no ser posible administrar la quinolona 2 horas antes o 6 horas después del sucralfato y controlar al paciente para que cumpla estrictamente este intervalo.
-Telitromicina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Tioridazina: Con esta asociación se puede observar potenciación de los efectos sobre el corazón por prolongación del intervalo Q-T, por lo que se puede provocar cardiotoxicidad (Taquicardia ventricular, Fibrilación ventricular, Torsión de punta). No se deben coadministrar.
-Voriconazol: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Warfarina: El uso concomitante de moxifloxacina con los anticoagulantes orales, aumenta en riesgo de sangrado, por un mecanismo no bien conocido. El manejo clínico de esta interacción es el ajuste en la dosis de los anticoagulantes orales en relación al RIN y al tiempo de protrombina.
-Zinc: disminuye la absorción del antibiótico por quelación. El mismo debe administrarse 4 horas antes u 8 horas después.
-Ziprasidona: la administración de ziprasidona y algunas quinolonas fluoradas de última generación aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Zuclopentixol: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.

  Principio Activo