Vacuna Mmr

Para qué sirve Vacuna Mmr , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

FARMACOLOGIA

VACUNA CONTRA SARAMPIÓN, PAROTIDITIS Y RUBÉOLA
La información farmacológica contenida en esta revisión está concebida como un suplemento y no como un substituto del conocimiento, experiencia, habilidades y juicio del médico para el tratamiento de su paciente. La ausencia de información o advertencias para un fármaco específico o para una combinación de fármacos no debe ser interpretada como indicativa de que el fármaco o su combinación es segura, apropiada o efectiva para todo paciente.

INTRODUCCIÓN

La vacuna MMR (Measles, Mumps, Rubella) es una vacuna realizada a partir de virus vivos para la inmunización contra sarampión, parotiditis y rubéola.(1)

La vacuna MMR es una preparación liofilizada estéril, realizada a partir de (1) Attenuvax (virus de sarampión provenientes de una línea más atenuada de virus, derivados de la cepa atenuada de Edmonston y desarrollados en cultivos de células de embriones de pollo); (2) Mumpsvax (cepa de Jeryl Lynn [nivel B] de virus de parotiditis, desarrollados en cultivos de células de embriones de pollo); y (3) Meruvax II (cepa Wistar RA 27/3 de virus de rubéola atenuados, desarrollados en cultivos de células diploides humanas [WI-38]). Los virus de esta vacuna son los mismos que se han utilizado la fabricación de las vacunas contra sarampión, parotiditis y rubéola por separado. Los tres virus se mezclan antes de ser liofilizados. El producto final carece de preservantes.(1)

ClasificaciÓn

Pertenece a las vacunas.

FarmacocinÉtica

La vacuna reconstituida es para administración subcutánea.(1,2)

Los niveles de anticuerpos inducidos por la vacuna después de su administración han demostrado persistir hasta por 11 años sin una disminución sustancial de los niveles.(1,2)

Se han observado anticuerpos protectores después de 21 años de la vacunación contra sarampión, y 18 años después de la vacunación contra rubéola.(1,2)

La administración de una segunda dosis de la vacuna algunos años después de la primera dosis asegura que se mantengan los niveles protectores.(1,2)

Farmacodinamia

Existen estudios clínicos que han demostrado que MMR II es altamente inmunogénica y generalmente bien tolerada. En estos estudios, una sola inyección de la vacuna indujo anticuerpos de inhibición de hemaglutinación (HI) contra sarampión en el 95% de las personas susceptibles, anticuerpos neutralizantes de parotiditis en el 96%, y anticuerpos HI contra rubéola en el 99%.(1,2)

La cepa RA 27/3 de rubéola en la vacuna MMR II produce como respuesta un mayor nivel de HI inmediatamente a la vacunación, mayor fijación del complemento y mayores niveles de anticuerpos neutralizantes que otras cepas de rubéola, y ha demostrado que induce un perfil más amplio de anticuerpos circulantes, incluyendo anticuerpos precipitantes anti-theta y anti-iota. La cepa RA 27/3 de rubéola estimula inmunológicamente la infección natural en forma más cercana que otras cepas utilizadas para hacer vacunas contra rubéola. Los niveles elevados y el perfil más amplio de anticuerpos producidos por la cepa RA 27/3 parecen estar correlacionados con una mayor resistencia a la reinfección subclínica con el virus salvaje, y provee una mayor confianza en la inmunidad prolongada.(1,2)

Los niños menores de 15 meses tienen una mala respuesta al componente de sarampión de la vacuna, debido a la presencia en la circulación de anticuerpos residuales contra sarampión, de origen materno. Mientras joven es el infante, es menor la posibilidad de seroconversión.(1,2)

Los niños que no han sido inmunizados, hijos de mujeres susceptibles durante el embarazo, deben recibir vacuna viva atenuada contra la rubéola, porque un niño inmunizado es menos susceptible de adquirir rubéola e introducir el virus en su hogar.(1,2)

Indicaciones

  • Inmunización simultánea contra sarampión, parotiditis y rubéola en personas de 15 meses y más. Se recomienda administrar una segunda dosis de MMR o vacuna monovalente contra sarampión posteriormente.(1)
  • Adolescentes no embarazadas y mujeres adultas en edad fértil: en estas personas se indica la inmunización contra rubéola tomando en cuenta ciertas precauciones. Se debe advertir a las mujeres en edad fértil que no pueden embarazarse en los 3 meses posteriores a la vacunación.
    Se recomienda que la susceptibilidad a rubéola sea determinada mediante pruebas serológicas antes de la inmunización. Si la persona es inmune, como se evidencia mediante una titulación de anticuerpos específicos antirubéola de 1:8 o más (prueba de inhibición de hemaglutinación), no es necesario vacunar.
    Se debe informas a las mujeres en edad postpuberal sobre la frecuente presentación de artralgia generalizada bien delimitada y/o artritis que suele presentarse 2 a 4 semanas después de la vacunación.(1)
  • Mujeres en postparto: se ha encontrado conveniente la vacunación contra rubéola en las mujeres susceptibles en el postparto inmediato.(1)
  • Revacunación: los niños que se inmunizan antes de los 12 meses de edad, deben revacunarse a los 15 meses de edad.(1)
    La Academia Americana de Pediatría (AAP), el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP), y otros estamentos de salud han realizado guías para la revacunación rutinaria contra el sarampión y otras guías para el control de epidemias de sarampión.
  • []

Situaciones especiales

Categoría C para su uso en el embarazo. Se desconocen los posibles efectos de esta vacuna sobre el desarrollo fetal. Se debe evitar el embarazo durante los tres meses posteriores a la vacunación.(1)

Si una mujer es vacunada y desconoce el hecho de estar embarazada o queda embarazada dentro de los 3 meses posteriores a la vacunación, el médico debe estar prevenido sobre lo siguiente:(1)

  1. En un estudio de 10 años, con más de 700 mujeres embarazadas que recibieron la vacuna en los 3 meses anteriores o posteriores a la concepción (de las cuales 189 recibieron la vacuna de la cepa Wistar RA 27/3), ninguno de los neonatos presentó anormalidades compatibles con el síndrome de rubéola congénita.
  2. Aunque el virus de las parotiditis es capaz de infectar la placenta y el feto, no existen evidencias adecuadas de que pueda causar malformaciones congénitas en los humanos.
  3. Existen reportes que indican que la infección natural con sarampión durante el embarazo incrementa el riesgo fetal. Se ha observado un incremento en la tasa de abortos espontáneos, mortinatos, defectos congénitos y prematuridad, subsecuentes a una infección natural de sarampión durante el embarazo. No existen estudios adecuados sobre la cepa atenuada utilizada en la vacuna en relación con el embarazo. Sin embargo, sería prudente asumir que la cepa utilizada en la vacuna es también capaz de inducir efectos fetales adversos.

Se desconoce si la vacuna MMR es secretada por la leche materna. Estudios recientes han demostrado que las mujeres en periodo de lactancia en el postparto, inmunizadas con la vacuna de rubéola viva atenuada, secretan en la leche el virus y lo transmiten a los infantes lactantes. En los infantes con evidencia serológica de infección con rubéola, no se exhibió enfermedad severa, sin embargo, se observó un caso de rubéola adquirida típica de leve intensidad.(1)

Contraindicaciones

  • Mujeres embarazadas.(1,2)
  • Personas con antecedentes de anafilaxia o reacciones anafilactoideas a la neomicina (cada dosis de vacuna reconstituida contiene aproximadamente 25 µg de neomicina).(1,2)
  • Historia de anafilaxia o reacciones anafilactoideas a los huevos.(1,2)
  • Cualquier enfermedad febril u otra infección febril activa.(1,2)
  • Tuberculosis activa no tratada.(1,2)
  • Pacientes que se encuentran bajo terapia inmunosupresora. Esta contraindicación no se aplica a los pacientes que reciben corticoides como terapia de reemplazo, por ejemplo, enfermedad de Addison.(1,2)
  • Individuos con discrasias sanguíneas, leucemia, linfomas de cualquier tipo, u otras neoplasias malignas que afecta la médula ósea o el sistema linfático.(1,2)
  • Estados de inmunodeficiencia primaria o adquirida, incluyendo pacientes que están inmunosuprimidos en asociación con SIDA u otras manifestaciones clínicas de infección con virus humanos de inmunodeficiencia, deficiencias inmunes celulares, estados de hipogamaglobulinemia y disgamaglobulinemia.(1,2)
  • Individuos con una historia familiar de inmunodeficiencia congénita o hereditaria, hasta que la competencia inmune del potencial vacunado sea demostrada.(1,2)

Efectos secundarios

Se han reportado con más frecuencia sensación de ardor y prurito en la zona de inyección.(1)

Las reacciones clínicas adversas asociadas con el uso de MMR son aquellas que se esperan después de la administración individual de cualquier vacuna monovalente. Estas reacciones incluyen malestar, odinea, tos, rinitis, cefalea, mareo, fiebre, rash, náusea, vómito o diarrea; reacciones locales leves tales como eritema, induración, sensibilidad localizada, dolor a la presión y linfadenopatía localizada; parotiditis, orquitis, hipoacusia neurológica, trombocitopenia y púrpura; reacciones alérgicas tales como ronchas y ardor en el sitio de la inyección o urticaria; polineuritis; artralgia y/o artritis (generalmente transitoria y rara vez crónica).(1,2)

También se han reportado reacciones anafilácticas y anafilaxia.(1,2)

Rara vez se ha reportado vasculitis.(1,2)

Otros efectos reportados son otitis media y conjuntivitis.(1)

Ocasionalmente se presenta fiebre moderada [38,3ºC a 39,4ºC (101ºF a 102,9ºF)], pero es más rara la presencia de fiebre elevada. En raras ocasiones, los niños con alza térmica presentan convulsiones febriles. Las convulsiones afebriles o las crisis convulsivas ocurren rara vez después de administrar la vacuna con virus vivos atenuados.(1,2) []

Entre los efectos reportados rara vez, contamos: síncope, rash mínimo (pocas veces generalizado), eritema multiforme, neuritis óptica (que incluye neuritis retrobulbar, papilitis, retinitis) la cual suele presentarse 1 a 3 semanas después de una infección viral o la inoculación de algunos tipos de virus.(1,2)

La experiencia clínica con vacunas de virus vivos atenuados de sarampión, parotiditis y rubéola, administradas individualmente, indica que la encefalitis y otras reacciones del sistema nervioso ocurren, aunque rara vez. Por lo tanto, se advierte que puede ocurrir lo mismo después de administrar la vacuna MMR.(1,2) []

Hay reportes raros de parálisis oculares, síndrome de Guillain-Barré, o ataxia después de la inmunización con vacunas de virus vivos atenuados de sarampión. Las parálisis oculares se presentan de 3 a 24 días después de la vacunación. No se ha establecido una relación causal definida entre estos eventos y la vacunación. También existen reportes aislados de polineuropatía, incluyendo síndrome de Guillain-Barré, después de la vacunación contra rubéola.(1,2)

Hay reportes de panencefalitis esclerosante subaguda (SSPE) en niños sin historia de sarampión natural pero que recibieron la vacuna contra el sarampión. Algunos de estos casos han resultado de sarampión subclínico durante el primer año de vida o posiblemente por la vacunación contra el sarampión.(1,2)

Las reacciones locales caracterizadas por edema marcado, enrojecimiento y vesículas en el sitio de inyección de las vacunas de virus vivos atenuados de sarampión, y las reacciones sistémicas que incluyen sarampión atípico, han ocurrido en personas que recibieron previamente la vacuna de virus muertos de sarampión. Se han reportado, en una baja frecuencia, reacciones severas que requirieron hospitalización, incluyendo fiebre elevada prolongada y reacciones locales extensas. Aún más raro, hay reportes de paniculitis después de la administración de la vacuna contra el sarampión.(1,2)

La artralgia y/o artritis (usualmente transitoria y rara vez crónica) y la polineuritis son efectos subsecuentes a la vacunación contra rubéola, y varían en frecuencia y severidad de acuerdo a la edad y el sexo, siendo más intensas en las mujeres adultas y menos intensas en niños prepuberales. Este tipo de sintomatología, así como la mialgia y parestesias, se han reportado después de la vacunación contra rubéola.(1,2)

La artritis crónica se ha asociado con la infección natural con rubéola y se ha relacionado con la persistencia del virus y/o el antígeno viral aislado en varios tejidos corporales.(1,2)

Después de la vacunación en niños, son poco frecuentes las reacciones articulares y generalmente son pasajeras. En las mujeres, las tasas de incidencia de artritis y artralgia son generalmente más altas que las observadas en niños (niños: 0-3%; mujeres: 12-20%), y las reacciones tienden a ser más marcadas y de mayor duración. Los síntomas persisten por varios meses o, en raras ocasiones, por años. En las niñas adolescentes, las reacciones parecen ser intermedias en la incidencia entre aquellas observadas en los niños y las mujeres adultas. Aún en mujeres mayores (35-45 años), estas reacciones son generalmente bien toleradas y rara vez interfieren con las actividades normales.(1,2)

Se ha reportado, además, la asociación de la vacuna MMR con la presentación de autismo. []

Precauciones

  • Hipersensibilidad a los huevos: la vacuna de virus vivos de sarampión y virus vivos de parotiditis es producida en cultivos de células embrionarias de pollo. Las personas con una historia de reacciones anafilácticas, anafilactoideas, u otras reacciones inmediatas (por ejemplo, urticaria, edema oral y de garganta, dificultad respiratoria, hipotensión, o shock) después de la ingestión de huevos no deben ser vacunadas. La evidencia indica que las personas no poseen un mayor riesgo si la alergia al huevo no ha tenido manifestaciones anafilácticas o anafilactoideas. No existe evidencia que indique que las personas con alergias a pollos o plumas tengan un mayor riesgo de reacción frente a la vacuna MMR.(1)
  • Generales:(1)
    – Cuando se va a administrar esta o cualquier vacuna, se debe disponer de epinefrina para tratar inmediatamente cualquier reacción anafiláctica o anafilactoidea.
    – Se debe tener precaución en los pacientes con antecedentes de lesión cerebral, historia individual o familiar de convulsiones, o cualquier otra condición en que se deba evitar estrés secundario a fiebre. El médico debe advertir sobre la posible elevación de la temperatura que se presenta después de la vacunación.
    – Deben vacunarse los niños y adultos jóvenes, con infección reconocida con virus de inmunodeficiencia, pero sin manifestaciones clínicas aparentes de inmunosupresión; sin embargo, los vacunados deben ser monitorizados de cerca por las enfermedades secundarias a las vacunas, que pueden prevenirse, porque la inmunización es menos efectiva que en las personas no infectadas.
    – La vacunación debe aplazarse al menos 3 meses después de recibir transfusiones de sangre o plasma, o la administración de globulina sérica inmune humana.
    – Se ha reportado la excreción de pequeñas cantidades de virus de rubéola vivos atenuados a través de la nariz o la garganta en la mayoría de individuos susceptibles 7 a 28 días después de la vacunación. No existe evidencia confirmada que indique que tales virus sean transmitidos a personas susceptibles que están en contacto con los individuos vacunados. En consecuencia, la transmisión a través de contacto personal, mientras que es aceptada como posible, no implica un riesgo significativo. Sin embargo, se ha documentado la transmisión de los virus de la vacuna de la rubéola a infantes a través de la leche materna. No existen reportes de transmisión de virus vivos atenuados de la vacuna contra sarampión o parotiditis a contactos susceptibles.
    – Se ha reportado que los virus vivos atenuados de sarampión, parotiditis o rubéola producen una depresión temporal de la sensibilidad cutánea a la tuberculina. Por tanto, si debe realizarse una prueba de tuberculina, esta debe hacerse antes o simultáneamente con la vacuna MMR.
    – Los niños en tratamiento para la tuberculosis no han presentado exacerbación de la enfermedad cuando han sido inmunizados con la vacuna de virus vivos de sarampión; no se han reportado estudios sobre el efecto de las vacunas de virus de sarampión en niños con tuberculosis no tratada.
    – Como con cualquier vacuna, la vacunación con MMR no resulta en una seroconversión en el 100% de las personas susceptibles que han recibido la vacuna.

Interacciones

Se recomienda no administrar al mismo tiempo la vacuna contra DTP o la PVO y la vacuna MMR por la falta de datos sobre las interacciones existentes o la competencia sobre el sistema inmunitario. MMR debe ser administrada un mes antes o un mes después de la administración de otras vacunas.(1,2)

Sin embargo, existen recomendaciones particulares al respecto: ACIP recomienda la administración simultánea de las vacuna MMR, DTP y PVO o IPV (pero en diferentes sitios, con jeringuillas diferentes) en los niños ≥ 15 meses de edad, puesto que en ellos se han observado respuestas equivalentes de los anticuerpos y ningún incremento significativo en cuanto a la frecuencia de los efectos secundarios. La administración de MMR a los 15 meses de edad, seguida de la administración de DTP y PVO o IPV a los 18 meses, es aún una alternativa aceptable.(1,2)

ACIP recomienda administrar la vacuna MMR concomitantemente con la cuarta dosis de DTP y la tercera dosis de PVO a los niños de 15 meses de edad o mayores, considerando que hayan transcurrido 6 meses desde la tercera dosis de DTP; o, si se han recibido menos de tres dosis de DTP, deben haber transcurrido al menos 6 meses desde la última dosis de DTP y PVO.(1,2)

No administrar al mismo tiempo que productos sanguíneos o inmunoglobulinas, agentes inmunosupresores, radioterapia.(1,2)

Sobredosis, toxicidad y tratamient

No existen datos al respecto.

ConservaciÓn

Se recomienda utilizar la vacuna tan pronto como sea posible después de su reconstitución. Se debe proteger la vacuna de la luz para evitar la inactivación de los virus. Mantener la vacuna en su vial, en un lugar oscuro a una temperatura de 2°C a 8°C (36°F-46°F) y descartar lo que no se ha utilizado después de 8 horas de reconstituida.(1)

PosologÍa

Para administración subcutánea. No administrar MMR por vía intravenosa.(1)

La dosis de la vacuna es la misma para todas las personas. Se inyecta el volumen total del vial unidosis (aproximadamente 0,5 mL) o 0,5 mL del vial de 10 dosis de la vacuna reconstituida. El sitio de elección para la inyección es la porción supero externa del brazo. No se debe administrar inmunoglobulina (IG) al mismo tiempo que la vacuna MMR.(1,2)

Comerciales

VACUNA MMR

FDA:1938

IESS:No pertenece

MSP:Sipertenece



Nombre
Comercial
Presentación
Componente(s)
Concentración
Casa
Farmacéutica
Priorix
Vial 1 dosis
PAROTIDITIS (CEPA JERYL LYNN)
RUBÉOLA (CEPA WISTAR RA 27/3)
SARAMPIÓN (CEPA SCHWARTZ)
1 dosis
GlaxoSmithKline
Trimovax
Frasco
PAROTIDITIS (CEPA URABE AM-9)
RUBÉOLA (CEPA WISTAR RA 27/3)
SARAMPIÓN (CEPA SCHWARTZ)
0,5 mL
Aventis Pasteur
Triviraten
Ampollas
PAROTIDITIS (CEPA RUBINIS)
RUBÉOLA (CEPA WISTAR RA 27/3)
SARAMPIÓN (CEPA EDMONSTONZAGRE)
Berna

BibliografÍa

  1. MDConsult. Drug Information.Measles, Mumps and Rubella Virus Vaccine Live [web en línea] 2003 [visitado el 24 de julio de 2003]. Disponible en Internet desde: https://home.mdconsult.com/das/drug/view/30111581/1/1704/top?sid=195796596

  2. USP DI. Drug Information for the Health Care Professional. Vol I. Massachusetts. Micromedex, Inc. 1999. pp. 1914-1918.
Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. ENCEFALITIS, Es la infección del cerebro. Sus características son habitualmenteindistinguibles de las de la meningitis.
  3. RADIOTERAPIA, Es el método terapéutico que emplea los rayos X y otras formas deradiación para el tratamiento de los tumores.
  4. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  5. SARAMPIÓN, Enfermedad aguda , que comienza entre 10 y 14 días después del contacto con un individuo infectado, con fiebre y signos similares a los de unresfriado intenso lagrimeo, mocos, tos y estornudo. Unos 4 o 5 días más tarde aparece una erupción diseminada de color rojo sangre.
  Medicamentos