Risperidona

Para qué sirve Risperidona

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a Risperidona.

Precauciones

Diabetes mellitus. Disfagia. Insuficiencia hepática. Insuficiencia renal. Antecedente de infarto de miocardio. Enfermedad de Parkinson. Antecedente de convulsiones. Disquinesia tardía. Priapismo. Hiperglucemia. Hiperprolactinemia. Hipotermia o hipertermia. Tumores prolactino dependientes.

Interacciones

-Alcohol: el consumo de alcohol en forma concomitante aumente el riesgo de depresión del sistema nervioso central. Evitar la ingesta de alcohol, caso contrario, advertir al paciente y monitorearlo clínicamente.
-Adenosina: La Risperidona y la Adenosina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Amisulprida: La Risperidona y la Amisulprida prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Antiarrítmicos Clase I: La Risperidona y los Antiarrítmicos Clase I prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Antiarrítmicos Clase III: La Risperidona y los Antiarrítmicos Clase III prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Antidepresivos Tricíclicos: La Risperidona y los Antidepresivos Tricíclicos prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Bupropión: El Bupropión puede aumentar las concentraciones plasmáticas de la Risperidona. Se recomienda, en caso de coadministrar estos fármacos, comenzar con la dosis más baja posible de Risperidona. Si el Bupropión se instaura a un paciente en tratamiento con Risperidona se aconseja evaluar la disminución de la dosis de Risperidona.
-Carbamazepina: La Carbamazepina puede disminuir los niveles plasmáticos de Risperidona y su eficacia antipsicótica. Monitorear clínicamente y ajustar las dosis de Risperidona. Si se decide discontinuar la Carbamazepina evaluar la disminución de la dosis de Risperidona.
-Cisapride: La Risperidona y el Cisapride prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas con riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Claritromicina: La Risperidona y la Claritromicina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Clindamicina: La Risperidona y la Clindamicina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Cloroquina: La Risperidona y la Cloroquina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Cotrimoxazol: La Risperidona y el Cotrimoxazol prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Dolasetrón: La Risperidona y el Dolasetrón prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Droperidol: La Risperidona y el Droperidol prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Enflurano: La Risperidona y el Enflurano prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Eritromicina: La Risperidona y la Eritromicina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Espiramicina: La Risperidona y la Espiramicina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Fenilalanina: La coadministración de Risperidona y Fenilalanina puede aumentar la incidencia de disquinesia tardía.
-Fenitoína: La Fenitoína, inductora del complejo enzimático Citocromo P450, puede aumentar el metabolismo de la Risperidona y disminuir sus niveles plasmáticos. Monitorear clínicamente y ajustar las dosis de Risperidona.
-Fenobarbital: El Fenobarbital induce el complejo enzimático Citocromo P450 y puede aumentar el metabolismo de la Risperidona provocando una disminución de sus niveles plasmáticos. Monitorear clínicamente y ajustar dosis de Risperidona.
-Fenotiazinas: La Risperidona y las Fenotiazinas prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Fluconazol: La Risperidona y el Fluconazol prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Fluoxetina: La Risperidona y la Fluoxetina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). Además, la Fluoxetina aumenta las concentraciones plasmáticas de Risperidona. Si se decide la administración concurrente de estos fármacos, se debe ajustar la dosis de Risperidona antes de iniciar el tratamiento con Fluoxetina.
-Foscarnet: La Risperidona y el Foscarnet prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Haloperidol: La Risperidona y el Haloperidol prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). Si se decide la administración de estos fármacos, monitorear el ECG y electrolitos al inicio y durante el tratamiento.
-Halotano: La Risperidona y el Halotano prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Hidrato de Cloral: La Risperidona y el Hidrato de Cloral prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Inhibidores centrales de la acetilcolinesterasa: el uso conjunto aumenta el riesgo de aparición de síntomas extrapiramidales severos. Se recomienda monitorear clínicamente y ajustar dosis de ser necesario.
-Isoflurano: La Risperidona y el Isoflurano prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Levodopa: La Risperidona es un bloqueante dopaminérgico de los receptores D2 y antagoniza los efectos de la Levodopa. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda.
-Litio: La coadministración de Risperidona y Litio puede provocar un sindrome encefalopático seguido por daño cerebral irreversible. Monitorear signos de toxicidad o síntomas extrapiramidales. Monitorear periódicamente la litemia.
-Mefloquina: La Risperidona y la Mefloquina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Octreotide: La Risperidona y la Octreotide prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Paroxetina: La Paroxetina es un inhibidor del Citocromo P450 2D6 y la Risperidona se metaboliza principalmente por este complejo enzimático. La coadministración de estas drogas puede aumentar las concentraciones plasmáticas de Risperidona y el riesgo de un sindrome serotonérgico (hipertensión arterial, hipertermia, mioclonus, disturbios mentales).
-Pentamidina: La Risperidona y la Pentamidina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Pimozida: La Risperidona y la Pimozida prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas con riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Quetiapina: La Risperidona y la Quetiapina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Rifampicina: La Rifampicina puede reducir los niveles plasmáticos de la Risperidona así como su eficacia. Monitorear clínicamente y ajustar la dosis de Risperidona.
-Ritonavir: El Ritonavir puede aumentar los niveles plasmáticos de la Risperidona y el riesgo de toxicidad (sedación, extrapiramidalismo, hipotensión, arritmias). Monitorear clínicamente y ajustar las dosis de Risperidona.
-Telitromicina: La Risperidona y la Telitromicina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Tioridazina: La Risperidona y la Tioridazina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas con riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Tramadol: La coadministración de Risperidona y Tramadol aumenta el riesgo de convulsiones.
-Valproato: La Risperidona produce un aumento de los niveles plasmáticos de Acido Valproico, aparentemente por desplazamiento de la unión a las proteínas plasmáticas, sin consecuencias clínicas graves.
-Venlafaxina: La Risperidona y la Venlafaxina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Ziprasidona: La Risperidona y la Ziprasidona prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas con riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Zolmitriptán: La Risperidona y el Zolmitriptán prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Zotepina: La Risperidona y la Zotepina prolongan el intervalo Q-T en dosis terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).

  Principio Activo

Risperidona

Para qué sirve Risperidona , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

RISPERIDONA


CBMSS 3258


Indicaciones terapeuticas:

Está indicado en el tratamiento de pacientes con esquizofrenia y los trastornos esquizoafectivos, incluyendo trastornos bipolares y otras condiciones psicóticas que cursen con signos positivos como: alucinaciones, delirios, ilusiones, alteraciones del pensamiento, hostilidad y/o síntomas negativos, como por ejemplo: aplanamiento afectivo, abandono emocional y social, disminución de la expresión, pobreza en el lenguaje.

En el tratamiento de la esquizofrenia, también puede aliviar síntomas afectivos (depresión, sentimientos de culpa, etcétera). También se indica como terapia para la prevención de recaídas (exacerbaciones agudas) en pacientes con esquizofrenia crónica.

Contraindicaciones:

Está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al producto o a cualquiera de los componentes, así como en mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, con depresión grave por alcoholismo o que tomen depresores del SNC, pacientes comatosos o con fármacos para la enfermedad de Parkinson.

Precauciones generales:

En pacientes que nunca han recibido risperidona se recomienda establecer la tolerabilidad con risperidona oral antes de iniciar el tratamiento con risperidona.

Actividad ?-bloqueadora: Debido a la actividad ?-bloqueadora de la risperidona puede haber hipotensión (ortostática), especialmente al inicio del tratamiento. La risperidona debe utilizarse con precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular conocida (por ejemplo, insuficiencia cardiaca, infarto al miocardio, anormalidades de la conducción, deshidratación, hipovolemia o enfermedad cerebrovascular). En estos pacientes la dosificación debe aumentarse gradualmente. Debe evaluarse la relación riesgo-beneficio del tratamiento posterior con risperidona si persiste la hipotensión clínicamente significativa.

Discinesia tardía/síntomas extrapiramidales: Los fármacos con propiedades antagonistas de los receptores de la dopamina se han asociado con la inducción de discinesia tardía, caracterizada por movimientos rítmicos involuntarios, predominantemente de la lengua y/o la cara. Se ha reportado que la presencia de los síntomas extrapiramidales es un factor de riesgo para el desarrollo de discinesia tardía. Debido a que risperidona tiene menor potencial que los neurolépticos clásicos para inducir síntomas extrapiramidales, debe tener menor riesgo de inducción de discinesia tardía en comparación con los neurolépticos clásicos. Si aparecen signos o síntomas de discinesia tardía, debe considerarse la interrupción de todos los fármacos antipsicóticos.

Síndrome neuroléptico maligno: El síndrome neuroléptico maligno, caracterizado por hipertermia, rigidez muscular, inestabilidad autonómica, conciencia alterada y niveles elevados de CPK, se ha reportado en asociación con el uso de antipsicóticos. En este caso deben interrumpirse todos los fármacos antipsicóticos, incluyendo la risperidona. Después de la administración de risperidona los niveles plasmáticos de risperidona persisten hasta por 6 semanas (como mínimo).

Los médicos deberán sopesar los riesgos contra beneficios cuando prescriban antipsicóticos, incluido risperidona, a pacientes con demencia por cuerpos de Lewy o enfermedad de Parkinson, debido a que puede incrementarse el riesgo de síndrome neuroléptico maligno o empeorar los síntomas parecidos al Parkinson.

Otras: Se sabe que los neurolépticos clásicos reducen el umbral para presentar convulsiones. Se recomienda precaución al tratar a pacientes con epilepsia.

Efectos sobre la habilidad para manejar y usar maquinaria: Risperidona puede interferir con actividades que requieren alerta mental. En consecuencia, se debe aconsejar a los pacientes que no conduzcan ni operen máquinas hasta que la susceptibilidad individual se conozca.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

Embarazo: A la fecha, no se ha establecido la seguridad de risperidona para su uso durante el embarazo en humanos. Aunque en animales experimentales, risperidona no mostró efecto tóxico reproductivo directo, se observaron ciertos efectos indirectos mediados por la prolactina y el SNC. No se observaron efectos teratogénicos de risperidona en ningún estudio. Por tanto, risperidona sólo debe usarse durante el embarazo si los beneficios superan a los riesgos.

Lactancia: En estudios con animales, la risperidona y la 9-hidroxi-risperidona se excretaron en la leche. Se ha demostrado que risperidona y la 9-hidroxi-risperidona también se excretan en la leche humana. Por tanto, las mujeres que reciben risperidona no deben estar en periodo de lactancia.

Reacciones secundarias y adversas:

En los estudios clínicos se han reportado los siguientes efectos indeseables asociados con risperidona en dosis comprendidas en el rango terapéutico:

  • Comunes (> 1/100): ganancia de peso (2.7 kg en 1 año), depresión, fatiga y síntomas extrapiramidales. La incidencia de síntomas extrapiramidales en pacientes que recibieron risperidona en dosis de hasta 50 mg fue comparable con la del grupo de placebo.
  • Poco comunes (> 0.1/100): pérdida de peso, nerviosismo, alteración del sueño, apatía, problemas de concentración, visión anormal, hipotensión, síncope, erupción cutánea, prurito, edema periférico, reacción en el sitio de inyección.
    Síntomas de hiperprolactinemia como lactancia no puerperal, amenorrea, función sexual anormal, disfunción eyaculatoria, reducción de la libido y disfunción eréctil.
  • Ocasionalmente se ha reportado: discinesia tardía, síndrome neuroléptico maligno y convulsiones.
Además, se han reportado los siguientes efectos indeseables ya relacionados con el uso de risperidona oral: estreñimiento, dolor abdominal, rinitis, incontinencia urinaria, priapismo, somnolencia, mareo, insomnio, agitación, ansiedad, cefalea, dispepsia, náusea/vómito, desregulación de la temperatura corporal, intoxicación con agua por polidipsia o síndrome de secreción inapropiada de la hormona antidiurética (SSIHA). Han sido reportados durante el tratamiento con risperidona eventos adversos cerebrovasculares, incluyendo accidentes cerebrovasculares y ataques de isquemia transitoria (ver Precauciones generales). En muy raros casos, han sido reportados durante el tratamiento con risperidona casos de hiperglucemia y exacerbaciones de diabetes preexistente.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Los riesgos de administrar risperidona en combinación con otros fármacos no han sido evaluados sistemáticamente. Dados los efectos primarios de la risperidona en el SNC, debe utilizarse con precaución al combinarla con otros fármacos de acción central.

Risperidona puede antagonizar los efectos de la levodopa y otros agonistas de la dopamina.

Se ha demostrado que la carbamazepina reduce las concentraciones plasmáticas de la fracción antipsicótica activa de la risperidona. Efectos similares pueden observarse con otros inductores de las enzimas hepáticas. Al suspender la carbamazepina u otros inductores de enzimas hepáticas, la dosis de risperidona debe revalorarse y, si es necesario, reducirse.

Las fenotiazinas, los antidepresivos tricíclicos y algunos ?-bloqueadores pueden incrementar las concentraciones plasmáticas de la risperidona, pero no las de la fracción antipsicótica. Amitriptilina no afecta la farmacocinética de risperidona o de la fracción antipsicótica activa. Cimetidina y ranitidina aumentan la biodisponibilidad de Risperidona, pero sólo marginalmente la de la fracción antipsicótica activa.

Fluoxetina y paroxetina, inhibidores CYP 2D6, incrementan la concentración plasmática de risperidona pero en menor grado la fracción antipsicótica. Cuando se inicia o descontinúa de forma concomitante fluoxetina o paroxetina, el médico debe revaluar la dosis de risperidona. Eritromicina, un inhibidor CYP 3A4, no altera la farmacocinética de risperidona o de la fracción activa. Los inhibidores de colinesterasa, galantamina y donezepil, no muestran efecto clínico relevante en la farmacocinética de risperidona y de la fracción activa. Cuando risperidona se administra junto con otros fármacos con alta unión a proteínas, no existe un desplazamiento clínicamente relevante de cualquiera de los dos medicamentos de las proteínas plasmáticas.

La risperidona no muestra un efecto clínicamente relevante sobre la farmacocinética del litio, valproato o digoxina.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

Aparte de la irritación local con altos volúmenes, la formulación de risperidona tiene un perfil toxicológico similar al de la formulación oral. En estudios de toxicidad (sub)crónica (de hasta 12 meses de administración oral) en ratas y perros, los principales efectos fueron la estimulación de la glándula mamaria, mediada por la prolactina, y los cambios en el tracto genital masculino y femenino, así como efectos en el sistema nervioso central (SNC) relacionados con la actividad farmacodinámica de risperidona. No hubo evidencia de potencial mutagénico.

Como se esperaba de un potente antagonista de la dopamina D2, en un estudio de carcinogenicidad con dosis intramusculares (de 5 y 40 mg/kg cada dos semanas) administradas a ratas, se observaron mayores incidencias mediadas por la prolactina en las neoplasias del páncreas endocrino, la glándula pituitaria, las glándulas suprarrenales y los riñones con 40 mg/kg, mientras que hubo neoplasia de las glándulas mamarias con 5 y 40 mg/kg. En el grupo que recibió sólo vehículo con microesferas, no se observaron efectos en la incidencia de neoplasia. No hubo aumento en la incidencia de tumores en el sitio de administración.

Dosis y via de administracion:

Niños: No se tiene experiencia en niños menores de 15 años con esquizofrenia.

Adultos: Risperidona puede administrarse una o dos veces en 24 horas. Se debe iniciar con 2 mg al día y la dosis puede aumentarse al segundo día a 4 mg. Los pacientes por lo regular requieren dosis entre 4 y 6 mg en 24 horas. Las dosis mayores a 10 mg pueden presentar síntomas extrapiramidales y no han mostrado una mayor eficacia.

No deberán administrarse dosis mayores a 16 mg por día, puesto que no ha sido evaluada la seguridad.

En pacientes de la tercera edad y en pacientes con insuficiencia renal y/o hepática: se recomienda una dosis inicial de 0.5 mg una o dos veces al día, con incrementos de 0.5 mg dos veces al día, hasta llegar de 1 a 2 mg en 24 horas repartidos en dos tomas. Dicho esquema puede ajustarse de manera individual a cada paciente.

Trastornos del comportamiento en pacientes con demencia: iniciar con dosis de 0.25 mg en dos tomas ajustadas de manera individual, con incrementos de 0.25 mg dos veces al día. No más frecuentemente que al día siguiente.

Terapia adjunta en fase de manía del trastorno bipolar: Iniciar con dosis de 2 mg una vez al día, ajustando la dosis de manera individual con incrementos de 2 mg al día, no más frecuentemente que al día siguiente. La mayor parte de los pacientes requieren una dosis entre 2 y 6 mg por día.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

Si bien la sobredosificación es menos probable que ocurra con la administración intramuscular que con la medicación oral, se presenta la información para la administración oral.

Síntomas: En general, los signos y síntomas reportados son los resultantes de una exageración de los efectos farmacológicos del medicamento. Incluyen somnolencia, sedación, taquicardia e hipotensión, así como síntomas extrapiramidales. Se han reportado sobredosis de hasta 360 mg orales de risperidona. Con la sobredosis se han reportado casos raros de prolongación del intervalo Q-T. En caso de sobredosis aguda debe considerarse la posibilidad de que estén involucrados varios fármacos.

Tratamiento: Establecer y mantener una vía aérea y asegurar la oxigenación y ventilación adecuadas. El monitoreo cardiovascular debe empezar inmediatamente e incluir el monitoreo electrocardiográfico continuo para detectar posibles arritmias. No hay antídoto específico para la risperidona. Por tanto, deben adoptarse las medidas de soporte apropiadas.

La hipotensión y el colapso circulatorio deben tratarse con las medidas adecuadas, como líquidos intravenosos y/o agentes simpaticomiméticos. En caso de síntomas extrapiramidales graves deben administrarse anticolinérgicos. Debe mantenerse una estrecha supervisión médica y el monitoreo hasta que el paciente se recupere.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.

Leyendas de proteccion:

Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se administre durante el embarazo y la lactancia.

Presentaciones:

Laboratorio

Forma farmacéutica

Presentación

ANTIBIÓTICOS DE MÉXICO

Tabletas 2 mg

Caja con 40 tabletas

BUFFINGTON’S

Tabletas 2 mg

20 tabletas

BUFFINGTON’S

Tabletas 2 mg

40 tabletas

FARMACIAS DEL AHORRO

Tabletas 1 mg

Caja con 20 tabletas

TEVA

Tabletas 1 mg

20 tabletas

TEVA

Tabletas 2 mg

40 tabletas


Definiciones médicas / Glosario
  1. DEMENCIA, Es la perdida lenta y progresiva de la inteligencia por degeneración ymuerte de las células cerebrales.
  2. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  Medicamentos