Indufol Emulsion Inyectable

Para qué sirve Indufol Emulsion Inyectable , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

INDUFOL

EMULSION INYECTABLE
Anestésico general

TEVA MEXICO

Denominacion generica:

Propofol.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada frasco ámpula contiene:

Propofol ………………… 200, 500 y 1,000 mg

Vehículo, cbp ………….. 20, 50 y 100 ml

Descripción: INDUFOL* (2,6 disopropilfenol) es una emulsión inyectable estéril y apirógena que contiene 10 mg/ml de propofol para administración intravenosa.

En adición al componente activo propofol, la formulación también contiene: aceite de soya (100 mg/ml), glicerol (22.5 mg/ml), yema de huevo (12 mg/ml), metabisulfito de sodio (0.25 mg/ml), con hidróxido de sodio para ajustar el pH.

La emulsión inyectable de propofol es isotónica y tiene un pH de 4.5 a 6.4.

Siempre deberá mantenerse una técnica aséptica durante la preparación de la emulsión inyectable de propofol. Es un producto de uso parenteral, el cual contiene metabisulfito de sodio (0.25 mg/ml) que retarda el índice de crecimiento de microorganismos en un evento accidental de contaminación extrínseca.

Por lo tanto, la emulsión inyectable de propofol con metabisulfito de sodio, puede retrasar el crecimiento de microorganismos, por lo que se debe establecer una estricta técnica aséptica; no se debe usar si hay sospecha de contaminación, las porciones no usadas deberán desecharse dentro de los tiempos y límites requeridos (ver en Dosis y vía de administración, apartado de Procedimientos para su preparación).

Existen reportes en los cuales una falla en el uso de una técnica aséptica en la preparación de la emulsión inyectable de propofol se asoció con contaminación microbiana del producto, acompañada de fiebre, infección-sepsis, enfermedades que pueden comprometer la vida y evolucionar a la muerte.

Indicaciones terapeuticas:

Propofol emulsión inyectable es un agente hipnótico-sedante IV que puede ser usado para la inducción y/o mantenimiento de la anestesia como parte de una técnica anestésica balanceada para pacientes dentro y fuera de cirugía, en adultos y niños de 3 años o mayores.

Propofol, cuando es administrado directamente en forma intravenosa, puede ser usado para iniciar o mantener la sedación en el área de recuperación anestésica, durante procedimientos diagnósticos en adultos.

El propofol puede también ser usado para la sedación en el área de recuperación anestésica, en conjunción con anestesia local-regional en pacientes que van a ser sometidos a procedimientos quirúrgicos (ver Precauciones generales).

Propofol solamente deberá ser administrado para intubación en pacientes adultos con ventilación mecánica asistida en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), para proporcionar sedación continua y control a la respuesta de estrés.

Esto establece que el propofol deberá ser administrado por personas capacitadas en el manejo médico de pacientes con enfermedades críticas y entrenadas en la resucitación cardiovascular y manejo de vías áreas.

Propofol no se recomienda para procedimientos obstétricos incluyendo la cesárea. Propofol atraviesa la barrera placentaria, y como con otros agentes anestésicos generales, la administración de propofol puede estar asociada con depresión neonatal (ver Precauciones generales).

El uso de propofol no se recomienda en madres en periodo de lactancia, debido a que se ha reportado que el propofol se excreta en la leche materna y los efectos de la absorción oral de pequeñas cantidades de propofol no se conocen (ver Precauciones generales).

No se recomienda el propofol para la anestesia en niños menores de 3 años, debido a que la seguridad y eficacia no han sido establecidas.

No se recomienda el propofol para la sedación en el área de recuperación anestésica en niños, debido a que la seguridad y la eficacia no han sido establecidas. No se recomienda el propofol para la sedación pediátrica en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), debido a que la seguridad y la eficacia no han sido establecidas.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Farmacología clínica:

General: La emulsión inyectable de propofol es un agente hipnótico-sedante intravenoso para uso en la inducción y mantenimiento de la anestesia o sedación. La inyección intravenosa de una dosis terapéutica de propofol produce rápidamente hipnosis con mínima excitación, normalmente dentro de los 40 segundos de iniciada la inyección (el tiempo de la circulación del brazo a la circulación cerebral).

Como con otros agentes anestésicos intravenosos de rápida acción, la vida media del equilibrio de la sangre cerebral, es aproximadamente de 1 a 3 minutos, y esto favorece la rápida inducción de la anestesia.

Farmacodinamia: Las propiedades farmacodinámicas del propofol son dependientes de las concentraciones sanguíneas terapéuticas de éste. En situación estable, las concentraciones sanguíneas de propofol son generalmente proporcionales a los índices de infusión.

Los efectos secundarios indeseables, como depresión cardiorrespiratoria, ocurren probablemente por elevadas concentraciones sanguíneas, como resultado de dosificaciones en bolo o por incremento rápido en el índice de infusión.

Un intervalo adecuado (3 a 5 minutos) deberá ser establecido entre el ajuste de la dosis clínica con el propósito de determinar los efectos del medicamento.

Los efectos hemodinámicos del propofol durante la inducción de la anestesia varían.

Si la ventilación espontánea se mantiene, la mayoría de los efectos cardiovasculares son: hipotensión arterial (algunas veces mayor de 30% de decremento) sin o con pequeños cambios en la frecuencia cardiaca y un decremento no apreciable en el gasto cardiaco.

Si la ventilación es asistida o controlada (presión de ventilación positiva), el grado y la incidencia del decremento en el gasto cardiaco se acentúan.

La adición de un opioide potente (por ejemplo, fentanilo), cuando es usado como premedicación decrece aún más el gasto cardiaco y el trabajo ventilatorio.

Si la anestesia se continúa por infusión de propofol, la estimulación de la intubación endotraqueal y la cirugía pueden regresar la presión arterial a lo normal.

Sin embargo, el gasto cardiaco puede permanecer deprimido.

Estudios clínicos comparativos han mostrado que los efectos hemodinámicos del propofol durante la inducción de la anestesia son generalmente más pronunciados, en comparación con otros agentes inductores IV usados tradicionalmente para este propósito.

Estudios preclínicos y clínicos sugieren que el propofol raramente se asocia con la elevación de los niveles de histamina plasmática.

La inducción de la anestesia con propofol está frecuentemente asociada con apnea, tanto en adultos como en niños. En 1,573 pacientes adultos que recibieron propofol (2 a 2.5 mg/kg), resultó que en 7% de ellos la apnea perduró menos de 30 segundos; en 24% de los pacientes la apnea se mantuvo por espacio de 30 a 60 segundos; y en 12% la apnea duró más de 60 segundos. En 213 pacientes pediátricos entre las edades de 3 y 12 años a los que se valoraron con apnea, y que recibieron propofol (1 a 3.6 mg/kg), resultó que en 12% de los pacientes la apnea perduró menos de 30 segundos; en 10% la apnea se mantuvo por espacio de 30 a 60 segundos; y en 5% la apnea duró más de 60 segundos.

Durante el periodo de mantenimiento, el propofol provocó un decremento en la ventilación usualmente asociado con un incremento en la tensión del dióxido de carbono, el cual puede ser marcado dependiendo del índice de administración y de otros medicamentos concomitantes (por ejemplo, opioides, sedantes, etc.).

Durante la sedación en el área de recuperación anestésica, la atención deberá ser dirigida a los efectos cardiorrespiratorios del propofol. Puede ocurrir hipotensión, desaturación de la oxihemoglobina, apnea, obstrucción de las vías respiratorias y/o desaturación de oxígeno, especialmente después de la administración rápida en bolo de propofol.

Durante el inicio de la sedación en el área de recuperación anestésica una infusión lenta o una técnica lenta de inyección son preferibles sobre una administración rápida en bolo, y durante el mantenimiento de la sedación en el área de recuperación anestésica, un índice de infusión variable es preferible sobre una administración intermitente en bolo; con la finalidad de minimizar los efectos cardiorrespiratorios indeseables.

En pacientes ancianos, debilitados o en pacientes con asa III o IV, la administración de una dosis rápida en bolo no deberá ser utilizada para la sedación en el área de recuperación anestésica (ver Precauciones generales).

Propofol no se recomienda para la sedación en el área de recuperación anestésica en niños, debido a que la seguridad y la eficacia no han sido establecidas.

Estudios clínicos en humanos y en animales muestran que el propofol no suprime la respuesta adrenal a la ACTH.

Hallazgos preliminares en pacientes con presión intraocular normal, indican que la anestesia con propofol produce un decremento en la presión intraocular, el cual puede estar asociada con un decremento concomitante en la resistencia vascular sistémica.

Estudios en animales y una experiencia limitada en pacientes susceptibles no han indicado alguna predisposición de que el propofol induzca hipertermia maligna.

A la fecha, estudios clínicos indican que el propofol cuando es usado en combinación con hipocapnia incrementa la resistencia cerebrovascular y decrece el flujo sanguíneo cerebral, el consumo metabólico del oxígeno cerebral y la presión intracraneal.

El propofol no afecta la reactividad cerebrovascular para cambiar la tensión arterial del dióxido de carbono.

Farmacocinética: El uso apropiado de la emulsión inyectable de propofol, requiere de un entendimiento de la disposición y características de eliminación del propofol.

La farmacocinética del propofol se describe por un modelo lineal de 3 compartimientos, los cuales se representan por el plasma, tejidos rápidamente equilibrantes y tejidos lentamente equilibrantes.

Siguiendo una dosis en bolo IV hay un rápido equilibrio entre el plasma y una alta perfusión tisular en el cerebro. Por lo tanto, esto conlleva al rápido establecimiento de la anestesia.

Inicialmente, los niveles plasmáticos declinan rápidamente como resultado tanto de una rápida distribución como de un alto aclaramiento metabólico.

La distribución se considera alrededor de la mitad de este descenso seguido de una dosis en bolo de propofol.

Sin embargo, la distribución no es constante en función del tiempo, pero decrece como un equilibrio en los tejidos corporales con el plasma y éste vuelve a saturarse.

El índice en el cual ocurre el equilibrio, es una función del índice y duración de la infusión.

Cuando el equilibrio ocurre, esto no es más que una red grande de transferencia del propofol entre tejidos y plasma.

La descontinuación de las dosis recomendadas de propofol después del mantenimiento de la anestesia por aproximadamente 1 hora o por un día en la sedación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), provoca un rápido decremento de las concentraciones sanguíneas de propofol y una rápida recuperación.

Infusiones prolongadas (10 días de sedación en la UCI) resultan en acumulación de significativos depósitos tisulares de propofol, así como una reducción lenta del propofol en la circulación, y el tiempo de recuperación se incrementa.

De la dosificación diaria de la dosis de propofol se obtiene solamente la concentración terapéutica efectiva mínima, la rápida recuperación dentro de los 10 a 15 minutos suele ocurrir después de una larga administración.

Sin embargo, si los niveles de infusión necesarios son más altos y han sido mantenidos por mucho tiempo, el propofol será redistribuido de la grasa y el músculo hacia el plasma, y este retorno del propofol de los tejidos periféricos será recobrado lentamente.

La gran contribución a la distribución (alrededor de 50%) en la caída de los niveles plasmáticos de propofol, seguidos de infusiones cortas, significa que después de infusiones muy prolongadas alrededor de la mitad del índice inicial, mantendrá los mismos niveles plasmáticos. Fallas en la reducción del índice de infusión en pacientes quienes recibieron propofol por periodos prolongados puede provocar concentraciones sanguíneas del medicamento en una forma excesiva.

De este modo, la dosificación para la respuesta clínica y la evaluación diaria de los niveles de sedación son importantes durante el uso de la infusión del propofol para la sedación en la UCI, especialmente para periodos de larga duración.

Adultos: Los índices de aclaramiento del propofol van de 23 a 50 ml/kg/minuto (1.6 a 3.4 lt./minuto en adultos de 70 kg). Es eliminado principalmente por conjugación hepática a través de metabolitos inactivos, los cuales son excretados por los riñones. Estos conjugados glucurónidos se consideran alrededor de 50% de la dosis administrada. El propofol tiene un volumen de distribución estable (10 días de infusión) de aproximadamente 60 lt./kg, en adultos sanos. Una diferencia en la farmacocinética debida al sexo no ha sido observada. La vida media final del propofol después de 10 días de infusión es de 1 a 3 días.

Geriatría: Con el incremento en la edad del paciente, la dosis de propofol necesita reducirse para obtener una dosis anestésica definida (dosis-respuesta). Esto no parece ser un cambio relacionado con la edad en la farmacodinamia o sensibilidad del cerebro. Con incremento en la edad del paciente, los cambios farmacocinéticos son los relacionados con la administración de dosis en bolo IV, provocando altas concentraciones plasmáticas pico, las cuales pueden explicar el decremento de la dosis requerida. Estas altas concentraciones plasmáticas pico en pacientes ancianos pueden predisponer a estos pacientes a efectos cardiorrespiratorios que incluyen: hipotensión, apnea, obstrucción de las vías respiratorias y/o desaturación de oxígeno. Los niveles plasmáticos elevados reflejan una disminución en el volumen de distribución y una reducción en el aclaramiento, intercompartimientos relacionados con la edad.

Dosis más bajas son recomendadas para la iniciación y mantenimiento de la sedación-anestesia en pacientes ancianos.

Pediatría: La farmacocinética del propofol fue estudiada en 53 niños entre edades de 3 y 12 años, quienes recibieron propofol por periodos de aproximadamente 1 a 2 horas. Se observó que la distribución y aclaramiento del propofol en estos niños fue similar a la de los adultos.

Falla orgánica: La farmacocinética del propofol no parece ser diferente en personas con cirrosis hepática crónica o insuficiencia renal crónica, comparada en adultos con función hepática y renal normales. Los efectos de la falla hepática o renal aguda sobre la farmacocinética del propofol no han sido estudiados.

Contraindicaciones:

La emulsión inyectable de propofol está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad conocida al propofol y otros componentes de la fórmula, o cuando la anestesia general o sedación están contraindicados.

Advertencias: Para anestesia general y sedación en el área de recuperación anestésica, el propofol deberá ser administrado solamente por personas entrenadas en la administración en anestesia general y no involucrados en la conducción y/o ejecución de procedimientos diagnóstico-quirúrgicos. Los pacientes deberán ser monitoreados continuamente. Para facilitar y mantener permeables las vías áreas, la ventilación asistida, el enriquecimiento de oxígeno y la reinstalación circulatoria, deberán estar disponibles éstas inmediatamente.

Para la sedación con intubación en pacientes con ventilación mecánica asistida en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), el propofol deberá ser administrado solamente por personal capacitado en el cuidado de pacientes con enfermedades críticas y entrenados en el manejo de resucitación cardiovascular y de las vías respiratorias.

Contiene metabisulfito de sodio, un sulfito que puede causar reacciones de tipo alérgico, que depende de la sensibilidad de cada paciente; la prevalencia de la sensibilidad del sulfito en la población general se desconoce y probablemente es baja, ya que hasta el momento no existen reportes que demuestren lo contrario. La sensibilidad al sulfito se ha observado más frecuentemente en personas asmáticas que en personas no asmáticas, de forma semejante a lo observado en otros productos utilizados para el mismo propósito.

En los pacientes ancianos, debilitados, o en pacientes asa III o IV, la administración rápida en bolo (sencilla o repetida) no deberá ser usada durante la anestesia general o sedación en el área de recuperación anestésica, esto para minimizar depresión cardiovascular indeseable que incluye hipotensión, apnea, obstrucción de las vías áreas y/o desaturación de oxígeno.

Pacientes con sedación en el área de recuperación anestésica, deberán monitorearse continuamente por personas no involucradas en la conducción de procedimientos quirúrgicos y diagnósticos, el suplemento de oxígeno deberá estar disponible inmediatamente y proporcionarlo cuando esté indicado clínicamente; la saturación de oxígeno deberá ser monitoreada en todos los pacientes. Los pacientes deberán ser monitoreados continuamente para advertir signos tempranos de hipotensión, apnea, obstrucción de las vías respiratorias y/o desaturación de oxígeno. Estos efectos indeseables ocurren probablemente después de una rápida (carga) iniciación en bolo o durante suplementos en bolo para el mantenimiento, especialmente en pacientes ancianos o debilitados, o en pacientes con asa III o IV.

La emulsión inyectable de propofol no deberá ser coadministrada a través de un mismo catéter, en el cual se administre sangre o plasma, debido a que no se ha establecido la compatibilidad. Estudios> in vitro han mostrado precipitados de componentes globulares en el vehículo de la emulsión, lo cual ha sucedido en sangre y plasma de humanos y animales. La significancia clínica aún se desconoce.

Precauciones generales:

Contiene metabisulfito de sodio, un sulfito que puede causar reacciones de tipo alérgico, que depende de la sensibilidad de cada paciente; la prevalencia de la sensibilidad al sulfito en la población general se desconoce y probablemente es baja, ya que hasta el momento no existen reportes que demuestren lo contrario.

La sensibilidad al sulfito se ha observado más frecuentemente en personas asmáticas que en personas no asmáticas, de forma semejante a lo observado en otros productos utilizados para el mismo propósito.

Una dosis baja de inducción, con índice de mantenimiento lento deberá ser usada en pacientes ancianos, debilitados y en pacientes con asa III, IV (ver Dosis y vía de administración). Los pacientes deberán ser monitoreados continuamente para detectar signos tempranos de hipotensión y/o bradicardia significativas. El tratamiento puede incluir incremento en el índice de líquidos intravenosos, elevación de las extremidades inferiores, uso de agentes vasopresores o administración de atropina. La apnea ocurre frecuentemente durante la inducción y puede persistir por más de 60 segundos. Una ventilación asistida puede ser requerida.

Debido a que el propofol es una emulsión, se deberá tener precaución en pacientes con desórdenes en el metabolismo de los lípidos, como hiperlipoproteinemia primaria, hiperlipemia diabética y pancreatitis.

El criterio clínico establecido para darse de alta del área de cirugía en cada institución, deberá ser satisfecho antes de la alta del paciente de los cuidados del anestesiólogo.

Cuando el propofol es administrado a un paciente epiléptico, puede haber riesgo de convulsiones durante la fase de recuperación.

El propofol al administrarlo se asocia a dolor en el trayecto de la vena. Por lo que, en adultos y niños, se deberá prestar atención para minimizar el dolor al administrar el propofol. El dolor local temporal puede ser minimizado si las grandes venas del antebrazo o de la fosa antecubital son utilizadas. El dolor durante la inyección intravenosa también puede ser reducido con una inyección previa de lidocaína (1 ml de una solución al 1%). El dolor a la inyección sucede frecuentemente en pacientes pediátricos (45%), cuando una vena pequeña de la mano fue utilizada con o sin pretratamiento con lidocaína, o cuando fueron utilizadas venas anticubitales, el dolor fue mínimo (incidencia menor a 10%) y bien tolerado.

Secuelas venosas (flebitis o trombosis) raramente han sido reportadas (< 1%). En 2 estudios clínicos bien controlados aplicando catéteres intravenosos, no se ocasionaron ni observaron secuelas en venas después de 14 días de la inducción.

La inyección intraarterial en animales no provocó efectos tisulares locales. La inyección intraarterial accidental ha sido reportada en pacientes con dolor, pero no hubo mayor secuela.

La inyección intencional dentro del tejido subcutáneo o perivascular en animales provocó mínima reacción tisular. Durante el periodo poscomercialización ha habido reportes raros de dolor local, prurito, inflamación, ámpulas y/o necrosis tisular después de una extravasación accidental de propofol.

La mioclonía perioperatoria raramente incluye convulsiones y epistótonos, ha ocurrido en forma temporal relacionado con casos en los cuales el propofol ha sido administrado.

Antecedentes clínicos de anafilaxis, los cuales pueden incluir angioedema, broncospasmo, eritema e hipotensión, raramente suceden después de la administración de propofol, aunque, el uso de otros medicamentos en muchas otras instancias hacen que la relación del propofol no sea clara.

Se han presentado raros reportes de edema pulmonar y temporalmente se relaciona con la administración de propofol, aunque una relación causal no se conoce.

El propofol no tiene actividad vagolítica. Reportes de bradicardia, asistolia y, raramente, paro cardiaco han sido asociados con propofol. La administración intravenosa de agentes anticolinérgicos (por ejemplo, atropina o glicopirrolato) deberá ser considerada para la modificación en los incrementos potenciales del tono vagal, debido a agentes concomitantes (por ejemplo, succinilcolina) o estimulación quirúrgica.

Sedación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) (ver Advertencias y Dosis y vía de administración): La administración de propofol deberá ser iniciada como una infusión continua y cambios en el índice de administración, no deberá hacerse en forma lenta (< 5 minutos dosis-respuesta-necesidad), con lo cual se minimizará la hipotensión y se evitará una sobredosis aguda (ver Dosis y vía de administración).

Los pacientes deberán ser monitoreados para prevenir signos tempranos de hipotensión y/o depresión cardiovascular significativas, las cuales pueden ser profundas. Estos efectos son causa para descontinuar la administración de propofol IV y/o aplicar terapia vasopresora.

Como con otros medicamentos sedantes, hay una amplia variabilidad interpaciente en los requerimientos de la dosis de propofol, estos requerimientos pueden cambiar con el tiempo.

Una falla en la reducción del índice de infusión en pacientes que reciben propofol por periodos extensos, puede resultar en un excesivo incremento de las concentraciones sanguíneas del medicamento.

De este modo, la respuesta clínica a la dosificación y evaluación diaria de los niveles de sedación son importantes durante el uso de la infusión del propofol para la sedación en la UCI, especialmente la de larga duración.

Opioides y agentes que producen parálisis deberán ser descontinuados para optimizar la función respiratoria, antes de retirar a los pacientes de la ventilación asistida; las infusiones de propofol deberán ser ajustadas para mantener un nivel bajo de sedación antes de retirar a los pacientes del soporte de la ventilación asistida. A través del proceso de retiro, el nivel de sedación puede ser mantenido en ausencia de depresión respiratoria.

Debido al rápido aclaramiento del propofol, una descontinuación brusca de la infusión en los pacientes puede resultar en una rápida recuperación del paciente con ansiedad asociada, agitación y resistencia a la ventilación asistida, haciendo difícil el retiro de la ventilación asistida.

Por lo tanto, se recomienda que la administración del propofol sea continua para mantener un nivel bajo de sedación, a través del proceso de retiro hasta 10 a 15 minutos antes de la extubación, en la cual el tiempo de infusión puede ser descontinuado.

Desde que el propofol fue formulado en una emulsión de aceite en agua, elevaciones de triglicéridos en suero pueden ocurrir si se administra propofol por amplios periodos. Pacientes con riesgo de hiperlipidemia deberán ser monitoreados por posibles incrementos de triglicéridos en suero o turbidez sérica.

La administración de propofol deberá ajustarse, si existe un inadecuado aclaramiento de grasas en el organismo. Una reducción en la cantidad de lípidos administrados concomitantemente está indicada para compensar la cantidad de lípidos infundidos como parte de la formulación del propofol, 1 ml de propofol contiene aproximadamente 0.1 de grasa (1.1 kcal). La administración de propofol a largo plazo en pacientes con falla renal y/o insuficiencia hepática no ha sido evaluada.

Anestesia neuroquirúrgica: Cuando el propofol es utilizado en pacientes con aumento de la presión intracraneal o insuficiencia circulatoria cerebral, un decremento significativo en la presión arterial media deberá ser evitado, debido a un decremento resultante en la presión de perfusión cerebral. Para evitar una hipotensión significativa y una reducción en la presión de perfusión cerebral, una infusión o una administración en bolo lenta de aproximadamente 20 mg cada 10 segundos deberá ser utilizada en lugar de una infusión rápida, más frecuente y/o un bolo mayor de propofol.

Una inducción más lenta para una respuesta clínica generalmente resultará en una reducción de los requerimientos de dosis de inducción (1 a 2 mg/kg).

Cuando se sospecha la elevación de ICP, la hiperventilación y la hipocarbia, deberán acompañar a la administración de propofol.

Anestesia cardiaca: Indices más bajos de administración deberán ser utilizados en pacientes premedicados, geriátricos, pacientes con recientes cambios de líquidos o en pacientes hemodinámicamente inestables. Cualquier déficit de líquidos deberá ser corregido antes de administrar propofol. En aquellos pacientes donde la adición de una terapia con líquidos puede estar contraindicada, otras medidas pueden ser útiles, por ejemplo, elevación de las extremidades inferiores o el uso de agentes vasopresores, para corregir la hipotensión, la cual está asociada con la inducción a la anestesia con propofol.

Información para el paciente: Los pacientes deberán ser avisados que el desempeño de actividades que requieren de alerta mental, como operar vehículos automotores o maquinaria pesada, así como firmar documentación legal, puede ser afectado por algún tiempo después de la anestesia general o sedación donde se use propofol.

Reacciones secundarias y adversas:

Generales: La información de efectos adversos es derivada de estudios clínicos controlados y experiencia del mercado mundial.

En la tabla se describen los índices de los eventos más comunes que resultaron en los estudios clínicos de Estados Unidos y Canadá. Los eventos menos frecuentes son también derivados de publicaciones y experiencias de mercado en más de 8 millones de pacientes. Hay datos insuficientes para soportar un estimado exacto de tasas de incidencia.

Estos estudios fueron conducidos usando una variedad de premedicamentos, variando la extensión de los procedimientos diagnóstico-quirúrgicos y otros varios agentes anestésicos-sedantes. La mayoría de los efectos adversos fueron leves y transitorios.

Anestesia y sedación en el área de recuperación anestésica en adultos: Los estimados de eventos adversos causados por propofol descritos en la tabla incluyen datos de estudios clínicos en anestesia general-sedación en el área de recuperación anestésica (n=2,889 pacientes adultos).

El listado de eventos adversos incluidos en la tabla refiere las causas probables de esos eventos, en los cuales, la actual tasa de incidencia en pacientes tratados con propofol fue mayor que la comparada en estos estudios. Por lo tanto, las tasas de incidencia para la anestesia y sedación CAM para adultos generalmente representa los estimados de los porcentajes de los pacientes en estudios clínicos, los cuales parecen tener relación causal probable.

Anestesia en niños: Generalmente el perfil de experiencias adversas de reportes de 349 pacientes pediátricos tratados con propofol entre edades de 3 a 12 años en estudios clínicos de anestesia en USA-Canadá es similar al perfil establecido con propofol durante la anestesia en adultos. Aunque no se reporta como un efecto adverso en estudios clínicos, la apnea es observada frecuentemente en pacientes pediátricos.

Sedación en adultos en la UCI: Los estimados de eventos adversos descritos en la tabla incluyen datos de estudios clínicos de sedación en la UCI (n=159 pacientes).

Los índices probablemente relacionados para la sedación en la UCI, fueron determinados en una forma de reporte de caso individual para su revisión. La causalidad probable fue basada sobre una aparente relación dosis-respuesta y/o respuesta positiva a aprobar.

En muchas instancias la presencia de enfermedades y terapias concomitantes, hicieron que la relación causal se desconozca.

Por eso, las tasas de incidencia para la sedación en la UCI, generalmente representan estimados de los porcentajes de los pacientes de estudios clínicos, los cuales parecen tener una probable relación causal.

Anestesia-sedación en área de recuperación anestésica

Sedación en la UCI

Incidencia mayor a 1%, relación causal probable:

Cardiovasculares

Bradicardia
Hipotensión (Peds. 17%)
Hipertensión (Peds. 8%)
(ver Precauciones generales)

Bradicardia, disminución en el gasto cardiaco, hipotensión 26%
Hipotensión 26%

Sistema nervioso central

Movimientos (Peds. 17%)

Sitio de la inyección

Ardor-picazón o dolor 17.6% (peds. 10%)

Metabólico-nutricionales

Hiperlipemia

Respiratorias

Apnea (ver Farmacocinética y farmacodinamia en humanos, apartado de Farmacología clínica)

Acidosis respiratoria durante la recuperación

Piel y anexos

Rash (Peds. 5%)

Incidencia menor a 1%, relación causal probable:

Sistémicas

Reacciones anafilácticas-anafilactoides, desórdenes perinatales

Cardiovasculares

Contracción atrial prematura
Síncope

Sistema nervioso central

Hipertonía, distonía y parestesias

Agitación

Digestivas

Hipersalivación

Musculoesqueléticas

Mialgias

Respiratorias

Disnea

Disminución de la función respiratoria

Piel y anexos

Enrojecimiento y comezón

Organos de los sentidos

Ambliopía

Urogenitales

Orina turbia

Orina verde

Incidencia menor a 1%, relación causal desconocida:

Sistémicas

Astenia, inconsciencia, dolor de tórax, dolor de extremidades, fiebre, incremento en el efecto del medicamento, rigidez de cuello y dolor del tronco

Fiebre, sepsis, dolor del tronco y debilidad del organismo

Cardiovasculares

Arritmias, fibrilación auricular, bloqueo auriculoventricular, bigeminismo, sangrado, bloqueo de rama de Bundle, paro cardiaco, anormalidades del ECG, edema, extrasístoles, bloqueo cardiaco, hipertensión, infarto del miocardio, isquemia del miocardio, contracciones ventriculares prematuras, depresión del segmento ST, taquicardia supraventricular, taquicardia y fibrilación ventricular

Arritmia, fibrilación auricular, bigeminismo, paro cardiaco, extrasístoles, insuficiencia cardiaca derecha y taquicardia ventricular

Sistema nervioso central

Sueños anormales, agitación, ansiedad, intranquilidad-movimientos-agitación, escalofríos-temblores, movimientos clónicos-mioclónicos, confusión, delirios, depresión, vértigo, labilidad emocional, euforia, fatiga, alucinaciones, cefalea, hipotonía, histeria, insomnio, sollozo, neuropatía, opistótonos, rigidez, convulsiones, somnolencia y tremor

Escalofríos-temblores, hipertensión intracraneana, convulsiones, somnolencia y pensamientos anormales

Digestivas

Calambres abdominales, diarrea, boca seca, crecimiento de la parótida, náusea y vómito

Ileo paralítico y función hepática anormal

Hematológico-linfáticas

Alteraciones de la coagulación, leucocitosis

Sitio de la inyección

Urticaria, flebitis y enrojecimiento-decoloración

Metabólico-nutricionales

Hipercaliemia e hiperlipemia

Incremento del BUN (nitrógeno ureico sanguíneo), incremento de la creatinina, deshidratación, hiperglucemia, acidosis metabólica e incremento de la osmolaridad

Respiratorias

Broncospasmo, ardor de garganta, tos, disnea, hipo, hiperventilación, hipoventilación, hipoxia, laringospasmo, faringitis, estornudos, taquipnea, obstrucción de las vías respiratorias altas

Hipoxia

Piel y anexos

Hiperemia conjuntival y diaforesis, urticaria

Rash

Organos de los sentidos

Diplopía, dolor de oído y ojo, nistagmus, alteración de los sabores, tinnitus

Urogenitales

Oliguria y retención urinaria

Insuficiencia renal

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Las dosis de requerimiento para la inducción de propofol pueden ser reducidas en pacientes con premedicación intramuscular o intravenosa, particularmente con narcóticos (por ejemplo, morfina, meperidina y fentanilo, etc.) y combinaciones de opioides y sedantes (por ejemplo, benzodiacepinas, barbitúricos, hidrato de cloral, droperidol, etc.). Estos agentes pueden incrementar los efectos anestésicos o sedantes del propofol, y pueden también resultar en un decremento mayor pronunciado de las presiones arteriales sistólica, diastólica y media, así como del gasto cardiaco.

Durante el mantenimiento de la anestesia o sedación, el índice de administración del propofol, deberá ser ajustado de acuerdo con el nivel deseado de antestesia o sedación y puede ser reducido en presencia de agentes analgésicos suplementarios (por ejemplo, óxido nitroso u opioides). La administración concomitante de potentes agentes inhalantes (por ejemplo, isoflurano, enflurano y halotano) durante el mantenimiento de la anestesia con propofol no ha sido evaluado ampliamente.

De estos agentes inhalantes se puede esperar también que incrementen los efectos anestésicos, sedantes y cardiorrespiratorios del propofol.

El propofol no provoca cambios clínicos significativos en el inicio, intensidad o duración de acción en el uso común de agentes bloqueadores neuromusculares (por ejemplo, succinilcolina y relajantes musculares no despolarizantes).

Las reacciones adversas no son significativas con el uso común de premedicación, o el uso de otros medicamentos durante la anestesia y sedación (incluyendo un índice de relajantes musculares, agentes inhalantes, agentes analgésicos y agentes anestésicos locales).

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

Estudios de carcinogénesis en animales no han sido desarrollados con propofol.

Estudios in vitro e in vivo en animales han fracasado para mostrar cualquier potencial de mutagénesis por propofol. Estudios para inducir mutagénesis incluyó el Ames (usando Salmonella spp.) estudio de mutación, conversión de gene mutación-gene usando Saccharomyces cerevisiae en estudios citogenéticos in vitro en hámsters chinos y prueba de micronúcleo en ratón.

Estudios en ratas hembra a dosis intravenosas por arriba de 15 mg/kg/día (6 veces más que la dosis recomendada para inducción en humanos) por 2 semanas antes del embarazo, no mostró alteración de la fertilidad al 7o. día de la gestación.

La fertilidad en ratas macho no fue afectada en un estudio letal dominante a dosis intravenosas por arriba de los 15 mg/kg/día por 5 días.

Embarazo:

Efectos teratogénicos, embarazo categoría B: Estudios de reproducción han sido desarrollados en ratas y conejos a dosis intravenosas de 15 mg/kg/día (6 veces más que la dosis recomendada para inducción en humanos) y no tuvieron evidencia de alteración en la fertilidad o daño en el feto, debido al propofol.

El propofol, sin embargo, ha mostrado ser causa de muerte materna en ratas y conejos y ha mostrado un decremento de la sobrevida en las crías durante el periodo de lactancia en madres tratadas con 15 mg/kg/día (6 veces más que la dosis recomendada para inducción en humanos).

La actividad farmacológica (anestesia) del medicamento sobre la madre es probablemente responsable de los efectos adversos observados en sus crías. Sin embargo, existen estudios no adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas.

Debido a que los estudios en animales no son siempre predecibles de la respuesta en los humanos, este medicamento deberá ser utilizado durante el embarazo solamente si es necesario.

Labor y parto: Propofol no se recomienda para anestesia obstétrica, incluyendo la cesárea. Propofol> atraviesa la barrera placentaria, y como con otros anestésicos generales, la administración de propofol puede estar asociada con depresión neonatal.

Mujeres en periodo de lactancia: Propofol no es recomendado para ser usado en mujeres en periodo de lactancia, debido a que ha habido reportes de que propofol se excreta en la leche humana, y los efectos de la absorción oral en pequeñas cantidades no se conoce.

Uso pediátrico: Propofol no se recomienda para ser utilizado en pacientes pediátricos para la sedación en la UCI y área de recuperación anestésica; en adición, el propofol no está recomendado para anestesia general, ni en niños menores de 3 años, debido a que no se han establecido su seguridad y eficacia.

No obstante que no se ha establecido la relación causal, los eventos adversos severos (incluyendo fatales) han sido reportados en niños, a los cuales se les ha administrado propofol para sedación en la UCI. Estos> eventos fueron observados más frecuentemente en niños con infección del tracto respiratorio, a quienes se les dieron dosis en exceso de aquéllas recomendadas para adultos.

Dependencia y abuso del medicamento: Han sido reportados pocos casos de autoadministración de propofol sin llegar a ser significativos. El propofol deberá ser manejado para prevenir este riesgo por personal clínico apropiado.

Dosis y via de administracion:

La dosificación y los índices de administración deberán ser individualizados para el efecto deseado de acuerdo con los factores clínicos relevantes, incluyendo preinducción y medicación concomitante, edad, clasificación física de asa y nivel de debilidad del paciente.

Lo siguiente es un compendio de la información de las dosis y administración, lo cual es solamente un intento de esquema general en el uso del propofol.

Antes de la administración del propofol es importante que el médico revise y esté familiarizado completamente con una información detallada de la dosificación y administración de la farmacología clínica.

En pacientes ancianos, debilitados o en pacientes con asa III o IV, no se deberá usar una dosis rápida en bolo como método de administración (ver Precauciones generales).

Contiene metabisulfito de sodio, un sulfito que puede causar reacciones de tipo alérgico, que depende de la sensibilidad de cada paciente, la prevalencia de la sensibilidad al sulfito en la población general se desconoce y probablemente es baja, ya que hasta el momento no existen reportes que demuestren lo contrario.

La sensibilidad al sulfito se ha observado más frecuentemente en personas asmáticas que en personas no asmáticas, de forma semejante a lo observado en otros productos utilizados para el mismo propósito.

Sedación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI): Siempre deberá mantenerse una técnica aséptica durante la preparación de la emulsión inyectable de propofol; es un producto de uso parenteral, el cual contiene metabisulfito de sodio (0.25 mg/ml) que retarda el índice de crecimiento de microorganismos en un evento accidental de contaminación extrínseca.

Por lo tanto, la emulsión inyectable de propofol con metabisulfito de sodio, puede retrasar el crecimiento de microorganismos, por lo que se debe establecer una estricta técnica aséptica; no se debe usar si hay sospecha de contaminación, las porciones no utilizadas deberán desecharse dentro de los tiempos y límites requeridos (ver más adelante, Resumen del esquema de dosificación).

Existen reportes en los cuales una falla en el uso de una técnica aséptica en la preparación de la emulsión inyectable de propofol se asoció con contaminación microbiana del producto, acompañada de fiebre, infección-sepsis, enfermedades que pueden comprometer la vida y evolucionar a la muerte.

El propofol deberá ser individualizado de acuerdo con la respuesta y condición del paciente, el perfil de lípidos sanguíneos y los signos vitales (ver Precauciones generales, apartado de Sedación en la Unidad de Cuidados Intensivos [UCI]).

Para intubación y ventilación mecánica asistida en adultos en la UCI, la sedación deberá ser iniciada lentamente con una infusión continua para obtener el efecto clínico deseado y minimizar la hipotensión.

Cuando está indicado, la iniciación de la sedación deberá empezar con 5 µg/kg/minuto (0.3 mg/kg/hora). La tasa de infusión deberá ser incrementada de 5 a 10 µg/kg/minuto (0.3 a 0.6 mg/kg/hora) hasta que el nivel deseado de sedación se haya alcanzado. Un periodo mínimo de 5 minutos entre los ajustes deberá ser aprobado para el inicio del efecto pico del medicamento.

La mayoría de los pacientes adultos requieren tasas de mantenimiento de 5 a 50 µg/kg/minuto (0.3 a 3 mg/kg/hora) o mayores. Las dosis de propofol deberán ser reducidas en pacientes quienes hayan recibido grandes dosis de narcóticos. Inversamente, los requerimientos de las dosis de propofol pueden ser reducidos para el manejo adecuado del dolor con agentes analgésicos.

Como con otros medicamentos sedantes, existe una variabilidad entre los pacientes acerca de los requerimientos en la dosis y estos requerimientos pueden cambiar con el tiempo (ver más adelante Guía para una técnica aséptica en anestesia general-sedación en el área de recuperación). La evaluación del nivel de sedación y la valoración de la función del sistema nervioso central deberán ser alcanzadas al final del día a lo largo del periodo de mantenimiento, para determinar la dosis mínima de propofol requerida para la sedación. La administración en bolo de 10 ó 20 mg deberá ser utilizada únicamente para un incremento profundo y rápido de la sedación en pacientes donde la hipotensión probablemente no se haya presentado.

Pacientes con compromiso de la función miocárdica, depleción del volumen intravascular o tono vascular bajo (por ejemplo, sepsis) pueden ser más susceptibles a la hipotensión (ver Precauciones generales).

Resumen del esquema de dosificación: La dosis y tasas de administración deberán ser individualizadas y dosificadas para una respuesta clínica. La seguridad y los requerimientos de las dosis en pacientes pediátricos han sido solamente establecidos para la inducción y mantenimiento de la anestesia.

Inducción de la anestesia general:

Adultos sanos menores de 55 años: 40 mg cada 10 segundos hasta el inicio de la inducción (2 a 2.5 mg/kg).

Pacientes ancianos, debilitados o pacientes con asa III o IV: 20 mg cada 10 segundos hasta el inicio de la inducción (1 a 1.5 mg/kg).

Anestesia cardiaca: 20 mg cada 10 segundos hasta el inicio de la inducción (0.5 a 1.5 mg/kg).

Pacientes en neurocirugía: 20 mg cada 10 segundos hasta el inicio de la inducción (1 a 2 mg/kg).

Pediatría:

Niños sanos de 3 años y mayores: 2.5 a 3.5 mg/kg administrados en alrededor de 20 a 30 segundos.

Mantenimiento de la anestesia general (infusión):

Adultos sanos menores de 55 años: 100 a 200 µg/kg/minuto (6 a 12 mg/kg/hora).

Pacientes ancianos, debilitados o pacientes con asa III o IV: 50 a 100 µg/kg/minuto (3 a 6 mg/kg/hora).

Anestesia cardiaca: La mayoría de los pacientes requieren:

  • Propofol primario con opioide secundario: 100 a 150 µg/kg/minuto.
  • Dosis bajas de propofol con opioide primario: 50 a 100 µg/kg/minuto.

Pacientes en neurocirugía: 100 a 200 µg/kg/minuto (6 a 12 mg/kg/hora).

Pediatría:

  • Niños sanos de 3 años y mayores: 125 a 300 µg/kg/minuto (7.5 a 18 mg/kg/hora).

Mantenimiento de la anestesia general (bolo intermitente):

  • Adultos sanos menores de 55 años: Incrementos de 20 a 50 mg, como sea necesario.

Iniciación de la sedación en el área de recuperación anestésica:

Adultos sanos menores de 55 años: Una infusión lenta o una técnica lenta de inyección son recomendadas para evitar la apnea o la hipotensión.

La mayoría de los pacientes requieren una infusión de 100 a 150 µg/kg/minuto (6 a 9 mg/kg/hora) por 3 a 5 minutos o una inyección lenta de 0.5 mg/kg/3 a 5 minutos seguida inmediatamente por una infusión de mantenimiento.

Pacientes ancianos, debilitados, neurocirugía o pacientes con asa III o IV: La mayoría de los pacientes requieren dosis similares a la de los adultos sanos. La administración en bolo rápida deberá ser evitada (ver Precauciones generales).

Mantenimiento de la sedación en el área de recuperación anestésica:

Adultos sanos menores de 55 años: Una variable en la técnica de tasa de infusión es preferible sobre una técnica intermitente de bolo.

La mayoría de los pacientes requieren una infusión de 25 a 75 µg/kg/minuto (1.5 a 4.5 mg/kg/hora) o incremento de las dosis en bolo de 10 a 20 mg.

Pacientes ancianos, debilitados, neuroquirúrgicos, o pacientes con asa III o IV: La mayoría de los pacientes requiere 80% de la dosis usual del adulto. Una rápida (sencilla o repetida) dosis en bolo no deberá ser usada (ver Precauciones generales).

Iniciación y mantenimiento de la sedación en la UCI, en pacientes intubados y con ventilación mecánica asistida:

Pacientes adultos: Debido a los efectos prolongados de agentes anestésicos y sedantes previos, en la mayoría de los pacientes la infusión inicial debería ser de 5 µg/kg/minuto (0.3 mg/kg/hora) al menos por 5 minutos.

Incrementos subsecuentes de 5 a 10 µg/kg/minuto (0.3 a 0.6 mg/kg/hora) por 5 a 10 minutos, pueden ser usados hasta alcanzar el nivel deseado de sedación.

Las tasas de mantenimiento de 5 a 50 µg/kg/minuto (0.3 a 3 mg/kg/hora) o mayores pueden ser requeridas.

La evaluación del nivel de sedación y la valoración de la función del sistema nervioso central deberán ser alcanzadas diariamente a través de mantener la dosis mínima de propofol requerida para la sedación.

El remanente y cualquier porción no utilizada de emulsión inyectable de propofol, deberá ser desechada después de 12 horas, debido a que la emulsión inyectable de propofol no contiene preservativos y es capaz de desarrollar el crecimiento de microorganismos (ver Precauciones generales y Dosis y vía de administración).

Estabilidad y compatibilidad: La emulsión inyectable de propofol no deberá ser mezclada con otros agentes terapéuticos antes de su administración.

Dilución antes de su administración: La emulsión inyectable de propofol está disponible como una formulación lista para usarse.

Sin embargo, de ser necesaria su dilución, sólo deberá ser diluida con dextrosa al 5%, y ésta no deberá ser diluida a una concentración menor de 2 mg/dl, debido a que es una emulsión.

En forma diluida, ha mostrado ser más estable cuando está en contacto con vidrio que con plástico (95% de la potencia después de 2 horas de infusión en plástico).

Administración con otros líquidos: La compatibilidad de la emulsión inyectable de propofol con la coadministración de plasma-sangre-suero aún no ha sido establecida (ver Precauciones generales).

Propofolha mostrado ser compatible cuando se administra con las siguientes soluciones intravenosas:

  • Dextrosa al 5%.
  • Ringer lactato y dextrosa al 5%.
  • Dextrosa al 5% y cloruro de sodio al 0.45%.
  • Dextrosa al 5% y cloruro de sodio al 0.2%.

Procedimientos para su preparación:

General: Los medicamentos y productos parenterales deberán ser inspeccionados visualmente para detectar partículas y cambios de coloración antes de su administración, aún con la solución y contenedor adecuados.

La experiencia clínica con el uso de filtros en línea y de la emulsión inyectable de propofol durante la antestesia o sedación en la UCI o sedación en el área de recuperación anestésica es limitada.

La emulsión inyectable de propofol, deberá ser administrada a través de un filtro con un poro de medida de 5 micrones o un poco más grande, si se ha demostrado que el filtro no impide el paso de la emulsión inyectable de propofol y/o provoca la salida de la emulsión. Los filtros deberán ser usados con cuidado y en un lugar apropiado. Es necesario el monitoreo continuo debido al potencial de flujo restringido y/o a la salida de la emulsión.

No utilizarlo si hay evidencia de separación de las fases de la emulsión.

Siempre deberá mantenerse una técnica aséptica durante la preparación de la emulsión inyectable de propofol; es un producto de uso parenteral, el cual contiene metabisulfito de sodio (0.25 mg/ml) que retarda el índice de crecimiento de microorganismos en un evento accidental de contaminación extrínseca.

Por lo tanto, la emulsión inyectable de propofol con metabisulfito de sodio, puede retrasar el crecimiento de microorganismos, por lo que se debe establecer una estricta técnica aséptica; no se debe usar si hay sospecha de contaminación, las porciones no usadas deberán desecharse dentro de los tiempos y límites requeridos (ver en esta misma sección el apartado de Resumen del esquema de dosificación). Existen reportes en los cuales una falla en el uso de una técnica aséptica en la preparación de la emulsión inyectable de propofol se asoció con contaminación microbiana del producto, acompañada de fiebre, infección-sepsis, enfermedades que pueden comprometer la vida y evolucionar a la muerte.

Guía para una técnica aséptica en anestesia general-sedación en el área de recuperación anestésica: La emulsión inyectable de propofol deberá ser preparada para su uso justo antes de la iniciación del procedimiento individual de anestesia y sedación.

El tapón de goma del frasco ámpula deberá ser desinfectado usando alcohol isopropil al 70%.

La emulsión inyectable de propofol deberá ser extraída dentro de jeringas estériles inmediatamente después de haber sido abiertos los frascos.

Cuando la emulsión de propofol inyectable ha sido extraída de los frascos, una torunda empapada deberá ser utilizada.

La jeringa deberá ser etiquetada con información apropiada incluyendo la fecha y el momento en que el frasco fue abierto.

La administración deberá comenzar rápidamente y ser completada dentro de las 6 horas después de que los frascos hayan sido abiertos.

La emulsión inyectable de propofol deberá ser preparada para el uso exclusivo de un paciente. Cualquier porción no utilizada de la emulsión inyectable de propofol, remanentes y aquellos equipos de venoclisis o soluciones que contengan el producto deberán ser desechados al final del procedimiento anestésico o a las 6 horas, lo que suceda primero.

La línea IV deberá ser lavada cada 6 horas y al final del procedimiento anestésico para remover residuos de la emulsión de propofol inyectable.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

Si la sobredosificación ocurre, la administración del propofol debe descontinuarse inmediatamente. La sobredosificación es probablemente la causa de depresión cardiorrespiratoria. La depresión respiratoria deberá ser tratada mediante ventilación asistida con oxígeno.

La depresión cardiovascular puede requerir un reposicionamiento del paciente con elevación de sus extremidades inferiores, incremento en el flujo de los líquidos intravenosos y administración de agentes vasopresores y/o anticolinérgicos.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Almacénese entre 4 a 22°C (40 a 72°F). No congelar. Agítese bien antes de usarse.

Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  Medicamentos