Doxorbin

Para qué sirve Doxorbin , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Laboratorio

Bristol-Myers Squibb

Composición

Cada frasco ampolla contiene: clorhidrato de doxorrubicina 10mg y 50mg.

Cómo tomar

El cuidado en la administración de doxorrubicina reducirá la posibilidad de una extravasación. Esto puede también disminuir la posibilidad de reacciones locales como urticaria y la aparición de líneas eritematosas. Con la administración intravenosa puede producirse extravasación con sensación de quemazón o prurito o sin ella, aun si la sangre retorna bien ante la aspiración con la aguja de infusión. Si se presenta cualquier signo o síntoma de extravasación, la inyección o infusión debe interrumpirse de inmediato y recomenzarla en otra vena. Si se conoce o sospecha que se ha producido una extravasación subcutánea, se ha informado que una infiltración local con corticosteroides inyectables, inundando la zona con solución salina, disminuye la reacción local. Debido a la naturaleza progresiva de la reacción de extravasación, se debe examinar con frecuencia el área de inyección y se solicitará una interconsulta con cirugía plástica. En caso de presentarse una ulceración se debe considerar una temprana y amplia escisión del área comprometida. Por lo tanto, se recomienda que la doxorrubicina se administre lentamente en la tubuladura con una infusión intravenosa continua, con goteo libre de cloruro de sodio, o de dextrosa al 5%. La tubuladura debe conectarse a una aguja Butterfly insertada preferentemente en una vena grande. Si es posible, no se han de utilizar las venas sobre las articulaciones o las de extremidades con compromiso venoso o del drenaje linfático. La velocidad de administración es dependiente del tamaño de la vena y de la dosis. De todos modos, la dosis debe administrarse en no menos de 3 a 5 minutos. La aparición de líneas eritematosas locales a lo largo de la vena, o rubefacción facial pueden ser indicadores de que la administración se está realizando en forma muy rápida. Una sensación de prurito o de quemazón pueden ser indicadores de una extravasación, con lo que la infusión debe interrumpirse de inmediato y reinstaurarse en otra vena. La extravasación puede ser indolora. El régimen usado con más frecuencia es de 60-75mg/m2 como inyección IV única, administrada en intervalos de 21 días. La menor dosis debe administrarse a pacientes con una reserva medular insuficiente debido a la edad avanzada, a terapias previas o a una infiltración medular neoplásica. Un régimen posológico alternativo consiste en dosis semanales de 20mg/m2, lo cual se ha informado que produce una menor incidencia de insuficiencia cardíaca congestiva. También se ha utilizado un régimen de 30mg/m2 diarios durante tres días sucesivos, repetido cada 4 semanas. La dosis de doxorrubicina debe ser reducida si la bilirrubina está elevada de la siguiente manera:bilirrubina sérica: 1,2 -3,0mg/dl, administrar la mitad de la dosis normal; >3mg/dl, administrar ¼ de la dosis normal. La dosis óptima en combinación con otros agentes mielosupresores requiere ajustes acordes con el régimen y el plan adoptado. Preparación de la solución: el frasco de 50mg debe reconstituirse con 25ml de solución de cloruro de sodio (0,9%) o agua estéril para inyección, para administrar una concentración final de 2mg/ml. Si se utiliza agua estéril para inyección para la reconstitución, la solución resultante debe ser llevada hacia la isotonicidad, antes de la inyección, agregando 2 a 3 veces el volumen de cloruro de sodio 0,9% a la solución acuosa. Un volumen de aire apropiado debe retirarse del frasco ampolla durante la reconstitución para evitar una presión excesiva.No se recomiendan diluyentes bacteriostáticos. Después de la adición del diluyente, el frasco ampolla debe agitarse para que el contenido se disuelva. La solución reconstituida es estable 24 horas a temperatura ambiente y 48 horas en refrigeración (2°-8°C). Debe protegerse de la exposición a la luz y cualquier solución que no se haya utilizado será descartada. La doxorrubicina no debe mezclarse con heparina o fluorouracilo ya que se ha informado que estas drogas son incompatibles, a punto tal que se pueden formar precipitados. Hasta que los datos específicos de compatibilidad estén disponibles, se recomienda no mezclar doxorrubicina con otros fármacos. La doxorrubicina se ha utilizado corrientemente con otros agentes quimioterápicos; la combinación es superior a los agentes solos. Los beneficios y riesgos de cada terapéutica continúan en estudio.Manipulación y eliminación: se han informado reacciones cutáneas asociadas con doxorrubicina. Se debe tener cuidado en la manipulación y preparación del polvo y de la solución, para lo cual se recomienda el uso de guantes. Si el polvo o la solución hacen contacto con la piel o la mucosa, lavar de inmediato con agua y jabón. Deben tenerse en cuenta los procedimientos convenientes de manipulación y descarte de fármacos antineoplásicos. Se han publicado diferentes guías sobre este tema. No hay un acuerdo general acerca de si todos los procedimientos recomendados en las guías son necesarios o apropiados.

Contraindicaciones

La terapia con doxorrubicina no debe ser instaurada en pacientes con una marcada mielosupresión inducida por tratamientos previos con otros agentes antitumorales o por radioterapia. No se dispone de datos concluyentes sobre si una enfermedad cardíaca preexistente puede ser un cofactor que aumente el riesgo de la toxicidad cardíaca inducida por doxorrubicina. Datos preliminares sugieren que estos casos de toxicidad cardíaca pueden presentarse con dosis menores que las acumulativas límite recomendadas, por lo que no se aconseja administrar doxorrubicina en esos casos. El tratamiento está contraindicado en pacientes que recibieron otros previos con las dosis acumulativas completas de doxorrubicina o daunorrubicina, m-AMSA u otros agentes cardiotóxicos conocidos.Embarazo y lactancia.La doxorrubicina y los compuestos relacionados también poseen propiedades mutagénicas y carcinogénicas en modelos experimentales. El uso seguro en el embarazo no ha sido establecido. El fármaco es embriotóxico y teratogénico en ratas, y embriotóxico y abortivo en conejos. Por lo tanto, el beneficio en la mujer embarazada debe ser cuidadosamente sopesado en relación con la potencial toxicidad para el feto y el embrión. El posible efecto adverso en la fertilidad en hombres y mujeres, y en animales de experimentación machos y hembras, no ha sido evaluado en forma adecuada.

Efectos colaterales

Los efectos tóxicos que limitan la dosis son mielosupresión y cardiotoxicidad. Otras reacciones informadas son las cutáneas: una alopecia completa reversible que se presenta en la mayoría de los casos. En unos pocos casos, hiperpigmentación del lecho ungular y estrías dérmicas, principalmente en niños, y onicólisis. Se ha observado la reaparición de reacciones de la piel debidas a radioterapia previa. Gastrointestinales: son frecuentes las náuseas y los vómitos agudos, que pueden ser severos; se alivian con tratamiento antiemético. La mucositis (estomatitis y esofagitis) puede presentarse 5 a 10 días después de la administración y las consecuencias, que pueden ser graves, inducen la ulceración que constituye un sitio de origen de infecciones severas. El régimen que consiste en la administración de doxorrubicina en tres días consecutivos se asocia con una mayor incidencia y severidad de la mucositis. Puede haber ulceración y necrosis del colon, en especial del ciego, con sangrado e infección severa ulteriores, lo cual puede ser fatal. Esta reacción ha sido informada en pacientes con leucemia no linfocítica aguda tratada con ciclos de 3 días de doxorrubicina combinada con citarabina. La anorexia y la diarrea han sido informadas en forma ocasional. Vasculares: se ha informado fleboesclerosis en especial cuando se utilizan las venas pequeñas o una misma vena para las aplicaciones repetidas. Puede presentarse rubefacción facial si la inyección se administra muy rápidamente. Locales: celulitis severa, ampollas y necrosis tisular pueden producirse si hay una extravasación de doxorrubicina durante la administración. Se ha informado la aparición de líneas eritematosas a lo largo de la vena próxima al sitio de la inyección.Hipersensibilidad: se han informado ocasionalmente fiebre, escalofrío y urticaria. Puede presentarse una reacción de anafilaxia. Se ha informado un caso de aparente sensibilidad cruzada con la lincomicina. Otras: raramente ocurren conjuntivitis y lagrimeo.

Precauciones

El inicio del tratamiento con doxorrubicina requiere una estrecha vigilancia de los pacientes y un control de laboratorio completo. Por lo que se recomienda la hospitalización del paciente por lo menos durante la primera fase del tratamiento. Como otras drogas citotóxicas, la doxorrubicina puede inducir hiperuricemia secundaria a la rápida lisis de las células neoplásicas. El médico debe vigilar los niveles sanguíneos de ácido úrico del paciente y estar preparado para aplicar medidas de sostén y farmacológicas, que pueden ser necesarias para controlar este problema. La doxorrubicina tiñe de color rojizo la orina durante 1 a 2 días después de la administración y los pacientes deben ser advertidos sobre esto. El fármaco no es un agente antimicrobiano.

Advertencias

La doxorrubicina debe administrarse sólo bajo la supervisión de un médico con experiencia en el uso de agentes quimioterápicos antineoplásicos. Se debe estar atento por la posible aparición de toxicidad cardíaca. Aunque no es común, se ha visto insuficiencia ventricular izquierda, en particular en pacientes que han recibido una dosis total de la droga que excede el límite de las recomendadas corrientemente de 550mg/m2. Este límite parece ser menor (400mg/m2) en pacientes que recibieron radioterapia mediastínica o tratamiento simultáneo con otros agentes potencialmente cardiotóxicos como la ciclofosfamida. La dosis total de doxorrubicina para cada paciente se determina en forma individual, teniendo en cuenta la terapia simultánea o previa con compuestos relacionados, como la daunorrubicina. La insuficiencia cardíaca congestiva o la miocardiopatía pueden detectarse varias semanas después de la interrupción de la terapia con doxorrubicina. La insuficiencia cardíaca, con frecuencia no responde en forma favorable a las medidas físicas o médicas de sostén cardíaco conocidas hasta el presente. Un diagnóstico clínico temprano de insuficiencia cardíaca inducida por el fármaco parece ser esencial para un tratamiento exitoso con digitálicos, diuréticos, dieta con bajo aporte de sal y la permanencia en reposo. La toxicidad cardíaca severa puede ser repentina sin antecedentes de cambios electrocardiográficos. Se sugiere realizar un ECG pretratamiento y otros subsiguientes antes de cada dosis o ciclo, después de que han sido administradas dosis acumulativas de 300mg/m2. Cambios transitorios del ECG consistentes en una onda T aplanada, depresión del ST y arritmias que duran hasta 2 semanas después de la dosis o ciclo de doxorrubicina, no se consideran indicaciones para la suspensión de la medicación. Se ha informado que la miocardiopatía por doxorrubicina está asociada con una persistente reducción en el voltaje del complejo QRS, una prolongación del tiempo de intervalo sistólico y una reducción de la fracción de eyección determinada por ecocardiografía o cámara gamma. Ninguna de estas pruebas ha sido confirmada para identificar de manera confiable los pacientes individuales que están acercándose a su dosis acumulativa máxima tolerada de doxorrubicina; si los resultados de las pruebas indican cambios en la función cardíaca asociados con doxorrubicina, el beneficio de continuar el tratamiento debe evaluarse con cuidado en relación con el riesgo de producir un daño cardíaco irreversible. Se ha informado que durante la administración de doxorrubicina o a las pocas horas es posible que se presenten arritmias agudas que pueden amenazar la vida del paciente. Existe una alta incidencia de depresión de la médula ósea, principalmente de los leucocitos, lo cual demanda un monitoreo hematológico cuidadoso. Con los planes de dosis recomendados, la leucopenia es por lo común transitoria, con un nadir a los 10-14 días después del tratamiento y recuperación por lo general en el día 21. Puede esperarse un recuento de células blancas bajo (1.000/mm3) durante el tratamiento con dosis apropiadas de doxorrubicina. Los glóbulos rojos y los niveles de plaquetas también deben ser controlados ya que pueden estar deprimidos. La toxicidad hemática puede obligar a una reducción de la dosis, o a suspender o retrasar el tratamiento. La mielosupresión severa y persistente puede favorecer una infección sobreagregada o hemorragias. La doxorrubicina puede potenciar la toxicidad de otras terapias antineoplásicas. Se ha informado una exacerbación de la cistitis hemorrágica inducida por la ciclofosfamida y un aumento de la hepatotoxicidad de la mercaptopurina. Se ha informado que la toxicidad en miocardio, mucosa, piel e hígado, inducida por la radiación, es incrementada por la administración de doxorrubicina. La toxicidad de las dosis recomendadas de doxorrubicina es aumentada por la insuficiencia hepática; por lo tanto, antes de establecer la dosis para cada individuo se recomienda evaluar la función hepática mediante pruebas convencionales de laboratorio como TGO, TGP, fosfatasa alcalina y bilirrubina (ver Dosificación).Colitis necrosante: manifestada por tiflitis (inflamación cecal), heces sanguinolentas e infecciones severas y algunas veces fatales, se han asociado con la combinación de doxorrubicina administrada por vía intravenosa, en bolo, diariamente durante 3 días y citarabina administrada por infusión continua diaria durante 7 o más días. Con la administración intravenosa de doxorrubicina la extravasación puede acompañarse con sensación de prurito o quemazón, o no, aun si la sangre retorna bien con la aspiración con la aguja de infusión. Si se presenta cualquier signo o síntoma de extravasación, la inyección o la infusión deben interrumpirse de inmediato y reinstaurarse en otra vena. Se han informado casos de necrosis local severa. La doxorrubicina no debe administrarse por vía intramuscular o subcutánea.

Sobredosificación

La sobredosis aguda con doxorrubicina causa una mucositis más severa, leucopenia y trombocitopenia. La terapéutica de la sobredosis aguda consiste en el tratamiento de los pacientes severamente mielosuprimidos con hospitalización, antibióticos, transfusiones de plaquetas y granulocitos, y tratamiento sintomático de la mucositis. La sobredosis crónica con dosis acumulativas que exceden los 550mg/m2 aumenta el riesgo de miocardiopatía y una consecuente insuficiencia cardíaca congestiva. El tratamiento consiste en un contundente manejo de la insuficiencia cardíaca congestiva con preparados digitálicos y diuréticos. El uso de vasodilatadores periféricos ha sido recomendado.

Presentación

Inyectable 10 mg y 50 mg; envase con un frasco ampolla.

Para qué sirve

Citostático.
Más información :
Bristol-Myers SquibbDOXORRUBICINA

Definiciones médicas / Glosario
  1. RADIOTERAPIA, Es el método terapéutico que emplea los rayos X y otras formas deradiación para el tratamiento de los tumores.
  2. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  3. URTICARIA, Existen múltiples causas de la urticaria, pero la erupción se caracteriza siempre por ronchas rojas pruriginosas.
  Medicamentos