Diapride Tabletas

Para qué sirve Diapride Tabletas , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

DIAPRIDE

TABLETAS
Agente hipoglucemiante

EURODRUG LABORATORIES

Denominacion generica:

Glimepirida.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada tableta contiene:

Glimepirida ………………. 2 y 1 mg

Excipiente, cbp …………. 1 tableta

Indicaciones terapeuticas:

DIAPRIDE (glimepirida) está indicado para el tratamiento de la diabetes mellitus no insulinodependiente (tipo II), en todos los casos en los que los niveles de glucemia no pueden controlarse adecuadamente por dieta, ejercicio físico y disminución de peso.

Cuando disminuye la eficacia de DIAPRIDE (insuficiencia secundaria parcial) puede ser administrado junto con insulina. También puede combinarse con otros antidiabéticos orales, no betacitotrópicos.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Propiedades farmacológicas:

Mecanismo de acción: Es una sustancia hipoglucemiante oralmente activa, que pertenece al grupo de las sulfonilureas. Se puede utilizar en los casos de diabetes mellitus no insulinodependiente. Actúa principalmente al estimular la liberación de insulina de las células betapancreáticas. Como con otras sulfonilureas, este efecto está basado predominantemente en un incremento de la respuesta de las células betapancreáticas al estimulo de la glucosa fisiológica. Además, parece, tener un pronunciado efecto extrapancreático, también logrado para otras sulfonilureas.

Farmacocinética: Después de la administración oral, la biodisponibilidad absoluta de glimepirida es completa. La ingesta de comida no tiene influencia relevante sobre la absorción, únicamente la velocidad de absorción está ligeramente disminuida.

Las concentraciones séricas máximas (Cmáx.) son alcanzadas aproximadamente 2.5 horas después de la ingesta oral (promedio de 0.3 mcg/ml durante múltiples dosificaciones de 4 mg diariamente) y existe una relación lineal entre la dosis y la Cmáx., así como con el ABC (área bajo la curva de tiempo-concentración). Además tiene un volumen de distribución muy bajo (aproximadamente 8.8 lt.) que es casi igual al espacio de distribución de la albúmina, tiene una elevada unión a proteínas (> 99%) y una baja depuración (aproximadamente 48 ml/minuto). La vida media sérica dominante promedio, misma que es de relevancia para las concentraciones séricas bajo las condiciones de dosis múltiples, es de alrededor de 5 a 8 horas. Después de las dosis elevadas, se notan vidas medias ligeramente más largas.

Después de una dosis única con glimepirida radiomarcada, 58% de la radiactividad fue recuperada en la orina y 35% en las heces.

No se detectó sustancia sin cambios en la orina. Dos metabolitos muy probablemente como el resultado del metabolismo hepático, fueron identificados tanto en la orina como en las heces: el derivado hidroxi y el derivado carboxi.

Después de la administración oral de glimepiridina, las vidas medias terminales de estos metabolitos fueron de 3 a 6 y de 5 a 6 horas, respectivamente.

La comparación de la dosificación una vez al día y de dosis múltiples, revelaron que no hubo diferencias significativas en la farmacocinética y la variabilidad intraindividual fue muy baja. No hubo acumulación significativa.

La farmacocinética fue similar en hombres y mujeres, así como en pacientes jóvenes y ancianos (de más de 65 años de edad). En los pacientes con una baja depuración de creatinina, no hubo una tendencia para que la depuración se incrementara y para que el promedio de la concentración sérica disminuyera, lo más probable es que sea el resultado de una eliminación más rápida debido a una baja unión a proteínas. La eliminación renal de los dos metabolitos, estuvo alterada.

En general, no se puede asumir un riesgo adicional, acumulación en dichos pacientes. La farmacocinética en cinco pacientes no diabéticos después de cirugía del ducto biliar, fue similar que en aquellas personas sanas.

En los animales, glimepirida es excretado en la leche. Atraviesa la barrera placentaria. El paso a través de la barrera hematoencefálica es baja.

Farmacodinamia:

Liberación de insulina: Las sulfonilureas regulan la secreción de insulina al cerrar los canales de potasio sensibles al ATP en la membrana de las células ?. El cierre de los canales de potasio, induce la despolarización de las células ? y resulta, al abrir los canales de calcio, en un influjo incrementado de calcio hacia la célula.

Esto lleva a la liberación de insulina a través de la exocitosis.

DIAPRIDE se une con un rápido ritmo de intercambio a la proteína de la membrana de las células ?, la cual está asociada con los canales de potasio sensibles al ATP, pero que son diferentes al sitio de unión usual de las sulfonilureas.

Actividad extrapancreática: Los efectos extrapancreáticos son, por ejemplo, una mejoría de la sensibilidad del tejido periférico para la insulina y una disminución de la toma de insulina por el hígado.

La toma de glucosa de la sangre hacia el músculo periférico y los tejidos grasos, ocurre vía el transporte especial de proteínas, las cuales están localizadas en las membranas de las células. El transporte de la glucosa en estos tejidos, es un paso limitante de la velocidad con la que se usa la glucosa.

Glimepirida incrementa muy rápidamente el número de moléculas de transporte activo de glucosa en las membranas plasmáticas del músculo y de las células de grasa, lo que resulta en la estimulación de la toma de glucosa.

Glimepirida incrementa la actividad de la fosfolipasa C específica del glicosilfosfatidilinositol, la cual puede estar correlacionada con la lipogénesis y la glucogénesis en las células aisladas de músculo y de grasa.

Glimepirida inhibe la producción de glucosa en el hígado al incrementar la concentración intracelular de fructuosa 2,6 bifosfato, la cual, a su vez, inhibe la gluconeogénesis.

Generales: En sujetos sanos, el efecto mínimo de la dosis oral es de aproximadamente 0.6 mg. El efecto de glimepirida es reproducible y dependiente de la dosis. La respuesta fisiológica al ejercicio físico súbito, por ejemplo, reducción de la secreción de insulina, aún está presente bajo la acción de glimepirida.

No hubo diferencias significativas en el efecto, independientemente de si el fármaco fue administrado 30 minutos o inmediatamente antes de una comida. En los pacientes diabéticos, el buen control metabólico en 24 horas, puede ser logrado con una sola dosis diaria.

Aunque el metabolito hidroxi de glimepirida, puede causar una disminución pequeña pero significativa en la glucosa sérica en personas sanas, esta cuenta para únicamente una parte menor del efecto total del fármaco.

Contraindicaciones:

No está indicado para el tratamiento de la diabetes mellitus insulinodependiente (tipo 1), por ejemplo, para el tratamiento de diabéticos con antecedentes de cetoacidosis, de cetoacidosis diabética.

No se tiene experiencia respecto del empleo de DIAPRIDE en pacientes con deterioro severo de la función hepática y en pacientes dializados.

En pacientes con deterioro severo de la función renal o hepática, está indicado sustituir DIAPRIDE por insulina, para lograr un control metabolico óptimo.

Precauciones generales:

No debe administrarse a pacientes hipersensibles a glimepirida, a otras sulfonilureas, a otras sulfonamidas o a cualquiera de los excipientes. Durante el embarazo y la lactancia.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

DIAPRIDE no debe admimistrarse durante el embarazo, de lo contrario hay riesgo o daño para el feto. Durante el embarazo las pacientes deben sustituir DIAPRIDE por insulina.

Para evitar la posible ingestión junto con la leche materna y un posible daño al niño, DIAPRIDE no debe ser administrado a mujeres en periodo de lactancia. Si es necesario, la paciente debe sustituir el medicamento por insulina o bien debe interrumpir la lactancia.

Reacciones secundarias y adversas:

Hipoglucemia: Debido a la acción hipoglucemiante de DIAPRIDE puede producirse hipoglucemia (a veces con amenaza para la vida).

Esta se produce cuando existe un desequilibrio entre la dosis de DIAPRIDE, la ingesta de hidratos de carbono (dieta), el ejercicio físico y los demás factores que influyen sobre el metabolismo.

Basándose en la experiencia obtenida con otras sulfonilureas, los medicamentos de este tipo también pueden causar una hipoglucemia prolongada.

Los posibles síntomas de hipoglucemia incluyen cefalea, hambre voraz, náuseas, vómitos, fatiga, somnolencia, trastornos del sueño, intranquilidad, agresividad, falta de concentración, disminución de la capacidad de reacción y del estado de alerta, depresión, confusión, trastornos del habla, afasia, trastornos de la vista, temblor, paresia, trastornos sensoriales, mareos, debilidad, pérdida del control, delirio, convulsiones cerebrales, pérdida del conocimiento hasta coma, respiración superficial y bradicardia.

DIAPRIDE puede presentar signos de contrarregulación adrenérgica como sudación, humedecimiento de la piel, ansiedad, taquicardia, hipertensión, palpitaciones, angina de pecho y arritmias cardiacas. El cuadro clínico de un ataque severo de hipoglucemia, puede ser similar al del ictus. Los síntomas de hipoglucemia casi siempre desaparecen cuando se corrige la hipoglucemia.

Por otra parte, al iniciar el tratamiento puede notarse insuficiencia visual transitoria, debido al cambio en los niveles de glucemia. Ocasionalmante pueden aparecer trastornos gastrointestinales como náuseas, vómitos, pesadez de estómago, sensación de plenitud en el epigastrio; dolor abdominal y diarrea. En casos aislados, puede darse un aumento de las enzimas hepáticas. Las sulfonilureas pueden, en casos aislados, causar una insuficiencia hepática (por ejemplo, colestasis e ictericia) y hepatitis que también puede conducir a insuficiencia hepática con amenza para la vida del paciente.

Bajo ciertas circunstancias, pueden producirse alteraciones en el hemograma con amenaza para la vida. En casos aislados se desarrolla trombocitopenia o leucopenia.

Las sulfonilureas pueden además, en casos aislados causar anemia hemolítica, eritrocitopenia, agranulocitopenia, agranulocitosis y pancitopenia (por mielosupresión).

Ocasionalmente pueden ocurrir reacciones alérgicas o seudoalérgicas, por ejemplo, en forma de prurito, urticaria o exantemas.

La experiencia con otras sulfonilureas, sugiere que este tipo de reacciones leves pueden llegar a transformarse en graves e incluso con amenaza para la vida, con disnea y disminución de la presión arterial, algunas veces llegando hasta shock.

Por lo tanto, en caso de manifestarse urticaria, deberá notificarse de inmediato al médico. En casos aislados, puede disminuir la concentración sérica de sodio y basándose en la expriencia obtenida con otras sulfonilureas, pueden aparecer vasculitis alérgica o hipersensibilidad de la piel a la luz. En caso de presentarse un efecto no deseado, el paciente debe consultar con el médico.

La capacidad de reacción puede estar afectada debido a hipoglucemia o hiperglucemia, en especial al comienzo del tratamiento o al realizarse un cambio del mismo cuando DIAPRIDE no se toma regularmente.

Esto puede afectar la capacidad de conducir vehículos o de operar maquinaria.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Los pacientes que toman o dejan de tomar algún otro medicamento durante el tratamiento con DIA­PRIDE pueden experimentar alteraciones de control de la glucemia.

Sobre la base de la experiencia obtenida con DIAPRIDE y con otras sulfonilureas, deben considerarse las siguientes interacciones: puede ocurrir potenciación del efecto hipoglucemiante y por lo tanto, en algunos casos, hipoglucemia cuando se administra uno de los siguientes medicamentos; insulina y otros antidiabéticos orales, inhibidores de la ECA, esteroides anabólicos y hormonas sexuales masculinas, cloramfenicol, derivados cumarínicos, cielofosfamida, disopiramida, fenfluramina, feniramidol, fibratos, fluoxetina, guanetidina, ifosfamida, inhibidores de la MAO, miconazol, ácido paraaminosalicílico, pentoxifilina (alta dosis parenteral), fenilbutazona, azapropazona, oxifenbutazona, probenecid, quinolonas, salicilatos, sulfinpirazona, sulfamidas, tetraciclinas, tritocualina y trofosfamida.

Puede ocurrir disminución del efecto hipoglucemiante y por consiguiente, incremento en los niveles de glucemia cuando se toma uno de los siguientes medicamentos: acetazolamida, barbitúricos, corticosteroides, diazóxido, diuréticos, epinefrina (adrenalina) y otros agentes simpaticomiméticos, glucagón, laxantes (después de empleo prolongado), ácido nicotínico (en dosis altas), estrógenos y progestágenos, fenotiacidas, fenitoína, rifampicina y hormonas tiroideas. Antagonistas de receptores H2 betabloqueantes, clonidina y reserpina, pueden ocasionar aumento o disminución del efecto hipoglucemiante.

Bajo la influencia de medicamentos simpaticolíticos como los; betabloqueadores, clonidina, guanetidina y reserpina los signos de contrarregulación adrenérgica a la hipoglucemia, pueden estar disminuidos o ausentes.

La ingestión de alcohol, tanto aguda como crónica, puede aumentar o disminuir la acción hipoglucemiante de DIAPRIDE de modo impredecible. El efecto de los derivados cumarínicos puede ser aumentado o disminuido.

Alteraciones en los resultados de pruebas de labor

A la fecha no hay datos disponibles, sin embargo, pudieran observarse alteraciones de las pruebas de laboratorio similares al de otras sulfonilureas, como elevaciones leves a moderadas de TGO, DHL, fosfatasa alcalina, BUN y creatinina.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

Para que el tratamiento con DIAPRIDE consiga su objetivo –el control óptimo de la glucemia– son necesarios una dieta adecuada, ejercicio físico regular y de ser necesario, reducción del peso corporal, así como la administración regular de DIAPRIDE.

Los síntomas clínicos de una glucemia todavía insuficientemente disminuida (hiperglucemia) son, por ejemplo, micción frecuente, sed intensa, sequedad de la boca y piel seca.

El riesgo de hipoglucemia puede ser mayor durante las primeras semanas de tratamiento. Por lo tanto, se recomienda un cuidadoso monitoreo. Algunos factores que favorecen la hipoglucemia son:

  • Renuencia o incapacidad de cooperación por parte del paciente (más comúnmente en pacientes de edad avanzada).
  • Alimentación deficiente, comidas irregulares.
  • Desequilibrio entre el esfuerzo físico y la ingesta de carbohidratos.
  • Alteraciones de la dieta.
  • Consumo de alcohol, especialmente la combinación con omisión de comidas.
  • Insuficiencia renal.
  • Deterioro grave de la función hepática.
  • Sobredosis de DIAPRIDE.
  • Ciertas alteraciones no compensadas del sistema endocrino que afecten el metabolismo de carbohidratos o la contrarregulación de la hipoglucemia (por ejemplo, alteraciones de la función tiroidea e insuficiencia pituitaria anterior o corticoadrenal).
  • La administración concurrente de otros medicamentos (ver Interacciones medicamentosas y de otro género).
  • Tratamiento no indicado con DIAPRIDE.

El paciente debe informar al médico estas condiciones, así como también las reacciones hipoglucémicas, ya que pueden indicar la necesidad de un monitoreo especial.

Cuando existen estos factores de riesgo de hipoglucemia, así como cuando se manifieste una enfermedad durante el tratamiento o si el paciente cambia de estilo de vida, puede ser necesario ajustar la dosis de DIAPRIDE o todo el tratamiento.

Los síntomas de hipoglucemia, reflejo de la contrarregulación adrenérgica del organismo (ver Reacciones secundarias adversas), pueden ser más leves o estar ausentes cuando la hipoglucemia evoluciona gradualmente en pacientes de edad avanzada, cuando existe neuropatía autónoma o cuando el paciente está recibiendo un tratamiento concomitante con betabloqueadores, clonidina, reserpina, guanetidina u otros fármacos simpaticolíticos.

En casi todos los casos la hipoglucemia, puede controlarse rápidamente tomando de inmediato carbohidratos (glucosa o azúcar, por ejemplo, en forma de terrones de azúcar, jugos de fruta o té, azucarados). Para ello, el paciente debe llevar consigo un mínimo de 20 gramos de glucosa. La hipoglucemia no puede ser controlada con edulcorantes artificiales.

La experiencia con otras sulfonilureas indica que, independientemente de que las medidas adoptadas inicialmente hayan tenido éxito, puede presentarse un cuadro de hipoglucemia posterior. Por lo tanto, los pacientes deben ser rigurosamente observados.

La hipoglucemia severa requiere tratamiento inmediato, seguimiento del médico y en algunas circunstancias, la internación del paciente.

En casos excepcionales como puede ser trauma, cirugías, infecciones febriles, puede haber un deterioro de la regulación de la glucemia y puede ser necesario sustituir transitoriamente DIAPRIDE por insulina, para mantener un buen control metabólico.

Efectos sobre la habilidad de manejar y utilizar maquinaria: Hasta que se haya logrado el control óptimo, por ejemplo, cuando se cambia de una preparación antidiabética a otra o si las tabletas no se han tomado de manera regular, el estado de alerta y el tiempo para reaccionar pueden estar alterados a tal grado que el paciente no pueda, con seguridad, lidiar con el tráfico u operar maquinaria pesada.

Información para los pacientes: Se debe informar a los pacientes de los riesgos potenciales y las ventajas de glimepirida y de otras alternativas de tratamiento, también se les tiene que informar de la importancia de apegarse a una dieta y a un programa de ejercicio regular y de medición regular de la glucosa en orina y/o sangre. Es necesario explicar a los pacientes y a los integrantes responsables de la familia los riesgos de la hipoglucemia, sus síntomas y las condiciones que predisponen a su desarrollo.

Uso pediatrico: No se ha establecido la seguridad y efectividad en niños.

Datos preclínicos de seguridad: En los estudios de toxicidad crónica y subcrónica en ratas, ratones y perros, se notó una disminución en la glucosa sérica, así como en la degranulación de las células ? del páncreas; esto parece ser, en principio, reversible y fue considerado como signo del efecto farmacodinámico.

En un estudio de toxicidad crónica en perros, dos de los animales que recibieron la dosis más elevada (320 mg/kg de peso corporal) desarrollaron cataratas. Los estudios in vitro en lentes de bovino y las investigaciones en ratas, demostraron que no hubo potencial cataratogénico o cocataratogénico. La glimepirida no mostró ningún efecto mutagénico ni genotóxico.

La glimepirida causó una incidencia ligeramente elevada de adenocarcinoma uterino en ratas que recibieron la dosis más elevada (345 mg/kg de peso corporal). Los factores de seguridad basados en la comparación de la exposición sistémica (valores de ABC) de las ratas hembra y el humano, son lo suficientemente elevadas (alrededor de 20x) para excluir un riesgo a los pacientes en las dosis clínicas propuestas.

En los ratones hubo, un incremento en la incidencia de hiperplasia de las células de los islotes, así como de adenomas de las células de los islotes; estas fueron consideradas como resultado de la estimulación crónica de las células ?.

La administración en ratas reveló que no hubo efectos sobre la fertilidad, en el curso del embarazo o el parto. Malformaciones (por ejemplo, malformaciones oculares, fisuras y anomalías óseas) ocurrieron en las ratas y conejos y únicamente en los conejos, el número de abortos y muertes intrauterinas estuvo incrementado.

Dosis y via de administracion:

Oral.

En principio, la dosis de DIAPRIDE* se regula según el nivel de glucemia deseado. Debe establecerse la dosis mínima suficiente para lograr el control metabólico deseado.

El tratamiento con DIAPRIDE debe ser iniciado y controlado por un médico. El paciente debe tomar DIAPRIDE en las dosis y en los horarios que prescriba el médico.

Errores como, por ejemplo, olvido de ingerir una dosis, nunca deben corregirse ingiriendo posteriormente una dosis mayor.

Las medidas a seguir para manejar este tipo de equivocaciones (en particular, cuando el paciente olvida una dosis u omite una comida) o cuando una dosis no puede tomarse en el horario prescrito, deben ser discutidas y acordadas previamente entre médico y paciente.

Durante el tratamiento con DIAPRIDE los niveles de glucosa en sangre y orina deben determinarse regularmente. También se recomienda realizar determinaciones regulares de la proporción de hemoglobina glucosilada.

Dosis inicial y titulación de la dosis: La dosis inicial usual de DIAPRIDE es de 1 mg una vez al día. En caso de una buena regulación, esta dosis puede ser tomada en cuenta para el tratamiento de mantenimiento.

En caso de una regulación poco satisfactoria, la dosificación tiene que incrementarse basada en los resultados del control de la glucemia, paso a paso con un intervalo de alrededor de 1 a 2 semanas entre cada paso para 2, 3 ó 4 mg de DIAPRIDE al día.

Rango de dosis en los pacientes con diabetes bien controlada: La dosis diaria habitual en pacientes con diabetes bien controlada es de 1 a 4 mg diarios de DIAPRIDE. Dosis diarias de más de 6 mg, sólo son necesarias en un pequeño número de pacientes.

Frecuencia y distribución de la dosis: El médico debe decidir la frecuencia y distribución de las dosis teniendo en cuenta el estilo de vida del paciente. Por lo general, una sola dosis diaria de DIAPRIDE es suficiente.

Se recomienda tomar esta dosis inmediatamente antes de un desayuno abundante o en caso de no desayunar, inmediatamente antes de la primera comida importante del día. Es muy importante no omitir comidas después de haber ingerido las tabletas.

Ajuste subsiguiente de la dosis: Como la mejoría en el control de la diabetes está relacionada en sí misma con una mayor sensibilidad a la insulina, la necesidad de DIAPRIDE puede disminuir a medida que continúa el tratamiento.

Por lo tanto, para evitar que cause hipoglucemia, debe considerarse disminuir adecuadamente la dosis o interrumpir la terapia con DIAPRIDE.

Asimismo debe considerarse un ajuste de la dosis cada vez que:

  • Cambie el peso del paciente.
  • El paciente cambie su estilo de vida.
  • Aparezcan otros factores que causen susceptibilidad a la hipoglucemia o a la hiperglucemia (ver Precauciones generales).

Duración del tratamiento: El tratamiento con DIAPRIDE implica normalmente una terapia prolongada.

Sustitución de otros antidiabéticos orales por DIAPRIDE: No existe una relación exacta entre la dosificación de DIAPRIDE y la de otros antidiabéticos.

Cuando se sustituyen otros antidiabéticos orales por DIAPRIDE; se recomienda, utilizar el mismo proceso que el utilizado para la dosis inicial, comenzando con dosis diarias de 1 mg, incluso en los casos en que el paciente está sustituyendo la dosis máxima de otro antidiabético oral. Debe tomarse en cuenta la potencia y la duración del efecto antidiabético anterior. Puede ser necesaria una interrupción de la medicación con el fin de evitar la suma total de efectos que pueden ocasionar riesgo de hipoglucemia.

Vía de administración: Las tabletas de DIAPRIDE* deben ingerirse sin masticar con suficiente cantidad de líquido (alrededor de ½ vaso con agua).

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

Después de la ingestión de una sobredosis se puede presentar hipoglucemia, la cual puede durar de 12 hasta 72 horas y puede recurrir después de la recuperación.

Los síntomas pueden ocurrir hasta 24 horas después de la ingestión.

En general, se recomienda que haya un periodo de observación en el hospital; también pueden ocurrir náusea, vómito y dolor epigástrico.

En general, la hipoglucemia puede estar acompañada de síntomas neurológicos como cansancio, temor, alteraciones de la visión, problemas de la coordinación, somnolencia, coma y convulsiones.

El tratamiento consiste primeramente en prevenir que la glimepirida sea absorbida induciendo el vómito y luego bebiendo agua o limonada con carbón activado (adsorbentes) y sulfato de sodio (laxantes). En el caso de la ingesta de grandes cantidades, estará indicado un lavado gástrico, dejando el carbón activado para ser utilizado posteriormente junto con sulfato de sodio. En el caso de sobredosis severas, está indicada la hospitalización en una unidad de cuidados intensivos.

Comenzar lo más pronto posible con la administración de solución glucosada, si se requiere, 50 ml de solución intravenosa al 50% en bolo, seguido por la administración de una solución glucosada al 10% como infusión bajo estricto control de glucosa sanguínea. Se requiere de tratamiento sintomático posterior.

En particular, cuando se trata la hipoglucemia debido a la ingesta accidental de DIAPRIDE en niños y jóvenes, la dosis de glucosa administrada debe ser cuidadosamente ajustada en vista de la posibilidad de producir hiperglucemia peligrosa y debe ser controlada por medio de un monitoreo estricto de la glucosa sanguínea.

Presentaciones:

Caja con 15, 20 y 30 tabletas de 2 mg de glimepirida en tira blister de aluminio.

Caja con 20 y 30 tabletas de 1 mg de glimepirida en tira blister de aluminio.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

Leyendas de proteccion:

No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se administre durante el embarazo ni en la lactancia. No se administre este medicamento sin leer el instructivo impreso en la caja. Instructivo: Este producto no es sustituto de la insulina. No está indicado en el tratamiento del coma diabético, en la diabetes grave ni en la diabetes juvenil. El uso terapéutico de este producto no excluye el cumplimiento de las indicaciones dietéticas e higiénicas de la diabetes mellitus. Si aparecen manifestaciones de intolerancia gástrica (náuseas o vómito) consulte a su médico. Mientras use este producto no tome bebidas alcohólicas.

Laboratorio y direccion:

Bajo licencia de: EURODRUG LABORATORIES B.V.
Yucatán Núm. 88
Colonia Roma
06700 México, D.F.
Fabricado por: Micro Labs Limited
Importado y distribuido por: Industrias Químico Farmacéuticas Americanas, S.A. de C.V.

:

Reg. Núm. 114M2004, SSA IV
CEAR-03390701498/R2004/IPPA
Definiciones médicas / Glosario
  1. DIABETES MELLITUS, Significa , e indica el exceso de glucosa que existe en la orina de los diabéticos no controlados.
  2. HEMOGLOBINA, Es la sustancia química de la sangre contenida en los glóbulos rojos yencargada del transporte del oxígeno desde los pulmones a todos lostejidos del organismo.
  3. HEPATITIS, Es la inflamación del hígado producida por una infección, un agentequímico o un fármaco.
  4. LAXANTES, Son los medicamentos utilizados para combatir el estreñimiento.
  5. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  6. URTICARIA, Existen múltiples causas de la urticaria, pero la erupción se caracteriza siempre por ronchas rojas pruriginosas.
  Medicamentos