Cionamat Tabletas

Para qué sirve Cionamat Tabletas , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

CIONAMAT

TABLETAS
Tratamiento de la epilepsia

REPRESENTACIONES E INVESTIGACIONES MEDICAS, S.A. de C.V.

Denominacion generica:

Lamotrigina y clonazepam.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada tableta contiene:

Lamotrigina …………………. 25 mg

Clonazepam ………………… 2 mg

Excipiente, cbp …………….. 1 tableta

Cada tableta contiene:

Lamotrigina …………………. 50 mg

Clonazepam …………………. 2 mg

Excipiente, cbp …………….. 1 tableta

Cada tableta contiene:

Lamotrigina …………………. 100 mg

Clonazepam …………………. 2 mg

Excipiente, cbp …………….. 1 tableta

Indicaciones terapeuticas:

Indicado para el tratamiento de la epilepsia, como terapia en crisis parciales y/o generalizadas, incluyendo crisis tónico-clónicas y crisis asociadas al síndrome de Lennox-Gastaut.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Lamotrigina:La lamotrigina es absorbida en forma rápida y completa en el tracto gastrointestinal, con un efecto no significativo de metabolismo de primer paso. Las concentraciones plasmáticas máximas se presentan aproximadamente 2.5 horas después de la administración oral.

El tiempo requerido para alcanzar la concentración máxima se retarda ligeramente por la presencia de alimentos pero el grado de absorción no se modifica. La farmacocinética es lineal hasta 450 mg, que es la máxima dosis única ensayada. Hay considerable variación interindividual en las concentraciones máximas en estado estable, pero las concentraciones intraindividuales varían muy poco.

La fijación a proteínas plasmáticas es de aproximadamente 55%; es poco probable que al separarse la lamotrigina de éstas pueda provocar efectos tóxicos. El volumen de distribución es de 0.92 a 1.22 lt./kg.

El aclaramiento promedio en estado estable, en adultos sanos es de 39 ± 14 ml/min. El aclaramiento de lamotrigina es principalmente por metabolismo con eliminación subsecuente de glucurónidos conjugados en orina. Menos de 10% es eliminado en forma intacta en la orina. Sólo aproximadamente 2% del fármaco es excretado en las heces. El aclaramiento y la vida media son independientes de la dosis. La vida media de eliminación promedio en adultos sanos es de 24 a 35 horas. Las UDP-glucuroniltransferasas han sido identificadas como las enzimas responsables del metabolismo de la lamotrigina.

En un estudio de pacientes con síndrome de Gilbert, el aclaramiento aparente promedio se redujo en 32% en comparación con los controles normales; pero los valores están dentro del intervalo de la población en general.

La lamotrigina induce su propio metabolismo en un grado modesto, dependiendo de la dosis. Sin embargo, no hay evidencia de que la lamotrigina afecte la farmacocinética de otros fármacos antiepilépticos y los datos sugieren que es improbable que se presenten interacciones entre la lamotrigina y los fármacos metabolizados en el sistema enzimático del citocromo P450.

La vida media de la lamotrigina es afectada considerablemente por la medicación concomitante. Cuando se administra lamotrigina con fármacos inductores de enzimas, como carbamazepina y fenitoína, su vida media promedio se reduce a aproximadamente 14 horas y cuando se coadministra con valproato de sodio únicamente, aumenta a un valor de aproximadamente 70 horas.

El aclaramiento ajustado por el peso corporal, es mayor en niños que en adultos, observándose los valores más altos en niños menores de cinco años. La vida media de la lamotrigina es generalmente más corta en niños que en adultos, con un valor promedio de aproximadamente 7 horas cuando se administra con fármacos inductores de enzimas como carbamazepina y fenitoína, y aumentando a valores promedio de 45 a 50 horas cuando se coadministra con valproato de sodio únicamente.

Hasta la fecha no ha habido estudios específicos de la farmacocinética de la lamotrigina en pacientes de edad avanzada con epilepsia. Sin embargo, un estudio de dosis única en 12 voluntarios sanos de 65 a 76 años de edad y un análisis poblacional de 144 pacientes, incluyendo 25 voluntarios de 65 y más años de edad, indicaron que no se requieren ajustes de la dosis para los ancianos.

No hay experiencia de tratamiento con lamotrigina en pacientes con insuficiencia renal. Los estudios farmacocinéticos que utilizaron dosis únicas en sujetos con insuficiencia renal indican que la farmacocinética de la lamotrigina es poco afectada, pero las concentraciones plasmáticas del principal metabolito glucurónido aumentan casi 8 veces a causa del aclaramiento renal disminuido.

Farmacodinamia: Resultados de estudios farmacológicos sugieren que la lamotrigina es un bloqueador dependiente de uso, de los canales de sodio. Produce un bloqueo dependiente del uso y del voltaje de la descarga repetitiva sostenida en las neuronas e inhibe la liberación patológica del glutamato (aminoácido que desempeña un papel clave en la generación de crisis epilépticas), además de inhibir los potenciales de acción evocados por el glutamato.

Clonazepam:

Farmacodinamia: El clonazepam exhibe propiedades farmacológicas que son comunes a las benzodiazepinas y que incluyen efectos anticonvulsivantes sedativos miorrelajantes y ansiolíticos. Como con otras benzodiazepinas se cree que sus efectos se deben fundamentalmente a la inhibición postsináptica mediada por el GABA aunque algunos estudios en animales ponen de manifiesto además un efecto sobre la serotonina. Los datos de modelos animales y algunos estudios electroencefalográficos realizados en el hombre han mostrado que el clonazepam rápidamente suprime muchos tipos de actividad paroxismal incluyendo la descarga de pico y onda en ataques de ausencia (petit mal) ondas de pico lenta ondas de pico generalizadas picos con localizaciones temporales u otras distintas así como ondas y picos irregulares.

Las anormalidades generalizadas de EEG se suprimen con mayor regularidad que las anormalidades focales. De acuerdo a esto el clonazepam tiene efectos beneficiosos en epilepsias generalizadas y focales.

Farmacocinética:

Absorción: El clonazepam se absorbe de manera rápida y completa tras la administración oral. Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan en la mayoría de los casos dentro de las 1 a 4 horas siguientes a una dosis oral. La biodisponibilidad es de 90% tras la administración oral. A una dosis diaria de 6 mg dividida en 3 dosis las concentraciones plasmáticas en estado estable son de 25 a 75 ng/ml. Las concentraciones plasmáticas en estado estacionario tras dosis repetidas pueden ser de 4 (tras una dosis diaria) a 8 veces (tras 3 dosis al día) mayores a las observadas tras una dosis única.

Distribución: El volumen promedio de distribución de clonazepam se estima cercano a 3 lt./kg. La unión a proteínas plasmáticas del clonazepam es de 85%. Se debe asumir que clonazepam cruza la barrera placentaria; se ha detectado en la leche materna.

Metabolismo: La biotransformación del clonazepam involucra hidroxilación oxidativa y reducción del grupo 7-nitro con formación de compuestos 7-amino o 7-acetilamino que pueden conjugarse aún más. El principal metabolito es el 7-amino-clonazepam que ha mostrado únicamente una ligera actividad anticonvulsivante. Se han identificado también otros cuatro metabolitos presentes en proporciones muy pequeñas.

Dentro de 4 a 10 días 50 a 70% de la radiactividad total de una dosis oral radiomarcada de clonazepam se excreta en la orina y de 10 a 30% en las heces casi exclusivamente en la forma de metabolitos libres o conjugados. Menos de 0.5% aparece como clonazepam inalterado en la orina.

Eliminación: La vida media de eliminación está entre 20 y 60 horas (promedio: 30 horas).

Farmacocinética en situaciones clínicas especiales: Basados en criterios cinéticos no se requiere de un ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal. La vida media de eliminación en neonatos está dentro del rango reportado para adultos.

Contraindicaciones:

Está contraindicado en individuos con hipersensibilidad conocida a lamotrigina y/o clonazepam o a cualquiera de los excipientes de la formulación.

Clonazepam:No deberá utilizarse en pacientes con hipersensibilidad conocida al clonazepam o a cualquiera de los componentes de la fórmula o en aquellos con insuficiencia respiratoria grave.

Advertencias:

Erupciones cutáneas: Ha habido reportes de reacciones cutáneas adversas, las cuales generalmente se han presentado en las primeras 8 semanas después de la iniciación del tratamiento con lamotrigina. La mayoría de las erupciones cutáneas son leves y autolimitadas; sin embargo, también se han reportado erupciones cutáneas serias que requirieron hospitalización y discontinuación de la lamotrigina. Entre éstas han figurado erupciones cutáneas potencialmente mortales, tales como el síndrome de Stevens Johnson (SSJ) y necrólisis epidérmica tóxica (NET) (ver Efectos colaterales). En los adultos reclutados en estudios que utilizaron las recomendaciones actuales de dosificación de la lamotrigina, la frecuencia de erupciones cutáneas serias es de aproximadamente 1 en 500 pacientes con epilepsia. Aproximadamente la mitad de estos casos han sido reportados como el SSJ (1 en 1,000). En los estudios clínicos de pacientes con trastorno bipolar la frecuencia de la erupción cutánea seria es de aproximadamente 1 en 1,000. El riesgo de erupciones cutáneas serias en los niños es mayor que en los adultos. Los datos disponibles de varios estudios sugieren que la frecuencia de las erupciones cutáneas asociadas con hospitalización en los niños epilépticos es de 1 en 300 a 1 en 100. En los niños la presentación inicial de una erupción cutánea puede ser confundida con una infección; los médicos deberían considerar la posibilidad de una reacción medicamentosa en los niños que desarrollen síntomas de erupción cutánea y fiebre durante las 8 primeras semanas de tratamiento. Además, el riesgo global de erupción cutánea parece estar fuertemente asociado con: las altas dosis iniciales de lamotrigina y cuando se excede el escalamiento recomendado de la dosis del tratamiento con lamotrigina (ver Posología). El uso concomitante de valproato (ver Posología). Todos los pacientes (adultos y niños) que desarrollen una erupción cutánea deben ser evaluados con rapidez y la lamotrigina debe ser discontinuada inmediatamente a menos que la erupción cutánea no esté claramente relacionada con el fármaco. Se recomienda que no se vuelva a iniciar lamotrigina en pacientes que lo discontinuaron por causa de erupción cutánea asociada con el tratamiento previo con lamotrigina a menos que el beneficio potencial claramente supere el riesgo. También se ha reportado erupción cutánea como parte de un síndrome de hipersensibilidad asociado con un patrón variable de síntomas sistémicos que incluyen fiebre, linfadenopatía, edema facial y anormalidades de la sangre y el hígado (ver Efectos colaterales). El síndrome exhibe un amplio espectro de severidad clínica y, en raras ocasiones, podría resultar en coagulación intravascular diseminada (CID) e insuficiencia orgánica múltiple. Es importante destacar que las manifestaciones iniciales de la hipersensibilidad (por ejemplo, fiebre, linfadenopatía) pueden estar presentes aunque no se manifieste la erupción cutánea. Si se presentan esos signos y síntomas el paciente debe ser evaluado inmediatamente y la lamotrigina debe ser discontinuada si no puede establecerse una etiología alternativa.

Anticonceptivos hormonales:

Efectos de los anticonceptivos hormonales sobre la eficacia de lamotrigina: se ha demostrado que una combinación de etiniloestradiol/levonorgestrel (30 mcg/150 mcg) aumenta la eliminación de lamotrigina aproximadamente al doble produciendo una disminución de los niveles de lamotrigina (ver Interacciones medicamentosas). Luego del ajuste, pueden ser necesarias dosis de mantenimiento de lamotrigina más altas (hasta 2 veces) para lograr una respuesta terapéutica máxima. En mujeres que aún no toman un inductor de la glucuronidación de lamotrigina y que toman un anticonceptivo hormonal que incluyen 1 semana de medicamento inactivo (por ejemplo, semana libre de la píldora), ocurrirán aumentos transitorios graduales en los niveles de lamotrigina durante la semana de medicamento inactivo. Estos aumentos serán mayores cuando se hacen aumentos en la dosis de lamotrigina en los días antes o durante la semana de medicamento inactivo. Para instrucciones de dosificación ver Recomendaciones posológicas generales para lamotrigina en poblaciones de pacientes especiales, Posología. Los médicos deben hacer un manejo clínico apropiado de las mujeres que inician o interrumpen los anticonceptivos hormonales durante la terapia con lamotrigina y pueden ser necesarios los ajustes a la dosis de lamotrigina. No se han estudiado otros anticonceptivos orales y tratamientos de TRH, aunque pueden afectar de manera similar los parámetros farmacocinéticos de la lamotrigina.

Efectos de lamotrigina sobre la eficacia de los anticonceptivos hormonales: un estudio de interacción en 16 voluntarios sanos ha demostrado que cuando se administra lamotrigina y un anticonceptivo hormonal (combinación etiniloestradiol/levonorgestrel) en combinación, ocurren un aumento modesto en la eliminación de levonorgestrel y cambios en FSH y LH séricos (ver Interacciones medicamentosas). Se desconoce el impacto de estos cambios en la actividad ovulatoria de los ovarios. Sin embargo, no se puede excluir la posibilidad que estos cambios produzcan una disminución en la eficacia anticonceptiva en algunas pacientes que toman formulaciones hormonales junto con lamotrigina. Por tanto se debe instruir a las pacientes para que notifiquen oportunamente cualquier cambio en su patrón menstrual, por ejemplo, sangrado adelantado.

Dihidrofolato reductasa: la lamotrigina es un inhibidor débil de la dihidrofolato reductasa; por lo tanto, durante el tratamiento a largo plazo hay una posibilidad de interferencia con el metabolismo del folato. Sin embargo, durante la administración prolongada en humanos, la lamotrigina no indujo cambios significativos en la concentración de hemoglobina, el volumen globular medio o las concentraciones séricas o eritrocíticas de folato hasta por 1 año o de las concentraciones eritrocíticas de folato hasta por 5 años. Insuficiencia renal: en los estudios de dosis únicas en sujetos con insuficiencia renal en etapa terminal, las concentraciones plasmáticas de lamotrigina no mostraron alteraciones significativas. Sin embargo, debe esperarse acumulación del metabolito glucurónido; por lo tanto, debería procederse con precaución al tratar pacientes con insuficiencia renal.

Pacientes que toman otras formulaciones que contienen lamotrigina: Lamotrigina no debería administrarse, sin consultar antes a un médico, a pacientes que estén siendo tratados actualmente con cualquier otra preparación que contenga lamotrigina.

Epilepsia: igual que con otras DAEs, la discontinuación brusca de la lamotrigina puede provocar convulsiones de rebote. A menos que se requiera una discontinuación brusca por problemas de seguridad (por ejemplo, erupción cutánea), la dosis de lamotrigina debe ser reducida gradualmente durante un período de 2 semanas. En la literatura hay reportes de que los ataques convulsivos graves, incluyendo el status epilepticus pueden dar lugar a rabdomiólisis, disfunción orgánica múltiple y coagulación intravascular diseminada, algunas veces con resultado fatal. Se han presentado casos similares en asociación con el uso de lamotrigina.

Trastorno bipolar:

Niños y adolescentes menores de 18 años de edad: el tratamiento con agentes antidepresivos se asocia con aumento en el riesgo de pensamiento y conducta suicida en niños y adolescentes con trastorno depresivo mayor y otros trastornos psiquiátricos. Empeoramiento clínico y riesgo de suicidio asociados con trastorno bipolar. Es posible que los pacientes con trastorno bipolar experimenten un empeoramiento de sus síntomas depresivos y/o el surgimiento de ideación y conductas suicidas (suicidalidad), independientemente si se encuentran o no bajo tratamiento con medicamentos para trastorno bipolar. Se debe vigilar estrechamente a los pacientes en cuanto a signos de empeoramiento clínico (incluyendo el desarrollo de nuevos síntomas) y suicidalidad, especialmente al iniciar un curso de tratamiento o al realizar cambios en la dosificación. Los pacientes de alto riesgo, como aquellos que poseen antecedentes de conducta o pensamientos suicidas, los adultos jóvenes y los sujetos que exhiben un grado significativo de ideación suicida antes de iniciar el tratamiento, parecen estar en mayor riesgo de experimentar pensamientos suicidas o intentos de suicidio, por lo que deben ser vigilados cuidadosamente durante el tratamiento. Se debe alertar a los pacientes (y a los que los atienden) sobre la necesidad de poner en práctica una vigilancia en relación con cualquier empeoramiento de su condición (incluyendo el desarrollo de nuevos síntomas) y/o el surgimiento de ideación/conducta suicida o pensamientos de autoagresión, y buscar asesoría médica inmediatamente si se presentan estos síntomas. Se debe considerar la posibilidad de cambiar el régimen terapéutico, incluyendo una posible suspensión del medicamento, en aquellos pacientes que experimenten un empeoramiento clínico (incluyendo el desarrollo de nuevos síntomas) y/o el surgimiento de ideación/conducta suicida, especialmente si estos síntomas son severos, de iniciación abrupta o si no formaban parte de los síntomas que ya presentaba el paciente.

Precauciones generales:

Lamotrigina:Ha habido reportes de reacciones adversas cutáneas, las cuales generalmente se han presentado dentro de las primeras ocho semanas después de iniciado el tratamiento con lamotrigina. La mayoría de las erupciones cutáneas son leves y autolimitadas; sin embargo, se han reportado erupciones cutáneas serias, que pueden poner en peligro la vida e incluyen: síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica (ver Reacciones secundarias y adversas).

La incidencia aproximada de erupciones cutáneas serias en adultos es de 1 en 1,000. Este riesgo es mayor en niños que en adultos; datos disponibles clínicos sugieren que la incidencia en niños que requirieron hospitalización estuvo en el rango de 1 en 300 a 1 en 100.

En los niños, la presentación inicial de una erupción cutánea puede ser confundida con una infección; el médico debe considerar la posibilidad de una reacción medicamentosa en los niños que presenten síntomas de erupción cutánea y fiebre durante las primeras ocho semanas de tratamiento.

Adicionalmente, el riesgo global de erupción cutánea parece estar fuertemente asociado con: dosis iniciales altas de lamotrigina y el exceder la dosis recomendada de escalamiento (ver Dosis y vía de administración).

Uso concomitante de valproato, el cual, prolonga la vida media promedio de lamotrigina casi al doble (ver Dosis y vía de administración).

Todos los pacientes (niños y adultos) que desarrollen una erupción cutánea, deben ser evaluados con rapidez y el tratamiento con lamotrigina debe ser descontinuado inmediatamente a menos que la erupción no esté claramente relacionada con el fármaco.

Al igual que con otros fármacos antiepilépticos, la descontinuación brusca de lamotrigina puede provocar crisis de rebote. A menos que por cuestiones de seguridad, (por ejemplo, erupción cutánea) se requiera una descontinuación brusca, la dosis de lamotrigina debe ser reducida gradualmente durante un periodo de dos semanas.

En un esquema combinado, cuando se descontinúen los fármacos antiepilépticos concomitantes para lograr la monoterapia con lamotrigina, o bien, cuando se adicionen otros fármacos a la monoterapia con lamotrigina, debe considerarse el efecto que pueda esto tener sobre la farmacocinética de la lamotrigina (ver Interacciones medicamentosas y de otro género).

Lamotrigina es un inhibidor débil de la dihidrofolato reductasa, en consecuencia, existe la posibilidad de interferencia con el metabolismo del folato durante el tratamiento a largo plazo (ver Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio).

En estudios utilizando dosis únicas de lamotrigina en sujetos con insuficiencia renal terminal, las concentraciones plasmáticas del fármaco no fueron alteradas en forma significativa; sin embrago, debe esperarse acumulación del metabolito glucurónido, por lo tanto, debe procederse con precaución al tratar pacientes con insuficiencia renal.

Lamotrigina es eliminado principalmente por metabolismo hepático. No se han hecho estudios en pacientes con deterioro significativo de la función hepática. Hasta contar con esta información, no puede recomendarse el uso de lamotrigina en pacientes con insuficiencia hepática.

Existen reportes en la literatura en relación a las crisis convulsivas severas incluyendo el status epileticus que pueden dar lugar a rabdomiólisis, falla orgánica múltiple y coagulación intravascular diseminada, en algunas ocasiones, con resultados fatales. Se han presentado casos semejantes en asociación con el uso de lamotrigina.

Clonazepam:Deberá tenerse mucho cuidado al utilizar clonazepam en pacientes con ataxia espinal o cerebelar en caso de intoxicación aguda con alcohol o drogas y en pacientes con daño hepático grave (por ejemplo cirrosis hepática). Las benzodiazepinas deberán utilizarse con extremo cuidado en pacientes con una historia previa de abuso de alcohol o drogas.

Clonazepam puede causar un aumento en la producción de saliva y secreciones bronquiales en lactantes y niños pequeños. Por tanto deberá ponerse especial atención al mantenimiento de la potencia de las vías respiratorias.

La dosis de clonazepam deberá ajustarse cuidadosamente a los requerimientos individuales en pacientes con una enfermedad preexistente del sistema respiratorio (por ejemplo enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o del hígado y en pacientes bajo tratamiento con otros medicamentos de acción central o agentes anticonvulsivantes (antiepilépticos) (ver Interacciones medicamentosas y de otro género). Como todos los fármacos de su tipo puede modificar las reacciones del paciente (por ejemplo habilidad para conducir comportamiento en el tráfico) dependiendo de la dosis administración y susceptibilidad individual. Los fármacos anticonvulsivantes como clonazepam no deberán ser suspendidos de manera abrupta en pacientes epilépticos ya que esto puede precipitar el status epilepticus. Cuando a juicio del médico deba reducirse la dosis o suspenderse el tratamiento deberá hacerse de manera gradual. Deberá mantenerse bajo estricta supervisión a los pacientes con una historia de depresión y/o intentos de suicidio.

Importante: El antagonista de benzodiazepinas flumazenil no está indicado en pacientes con epilepsia que han sido tratados con benzodiazepinas. El antagonismo del efecto benzodiacepínico en dichos pacientes puede provocar convulsiones.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

Lamotrigina:

Embarazo: No se dispone de datos suficientes relativos al empleo de lamotrigina en mujeres embarazadas. Los estudios en animales no han evidenciado efectos teratogénicos.

Tras la administración de lamotrigina en ratas se ha observado una disminución de los niveles fetales de folato. La deficiencia de folato se asocia en animales, al igual que en humanos, con riesgo de malformaciones congénitas. Como ocurre con la mayoría de los fármacos, lamotrigina no debe ser utilizada durante el embarazo a menos que, en opinión del médico, el potencial beneficio del tratamiento para la madre compense cualquier riesgo para el feto en desarrollo.

Lactancia: La información referente al uso de lamotrigina durante la lactancia es limitada. Los datos preliminares indican que lamotrigina pasa a la leche materna en concentraciones normalmente del orden de 40 a 60% de la concentración sérica. En un pequeño número de niños que han sido amamantados con leche materna, las concentraciones séricas de lamotrigina alcanzaron niveles con los que pueden aparecer efectos farmacológicos. En consecuencia, no se aconseja durante la lactancia materna.

Clonazepam:

Embarazo y lactancia: De los estudios preclínicos no puede excluirse que el clonazepam posea la posibilidad de producir malformaciones congénitas. A partir de evaluaciones epidemiológicas existe evidencia de que los fármacos anticonvulsivantes actúan como teratógenos. Sin embargo es difícil determinar a partir de los reportes epidemiológicos publicados qué fármaco o combinación de fármacos es responsable por la aparición de defectos en los recién nacidos. También existe la posibilidad de que otros factores ya sean genéticos o la misma condición de epilepsia puedan ser más importantes que la terapia con fármacos en la generación de los defectos congénitos. Bajo estas circunstancias sólo se deberá administrar este fármaco a mujeres embarazadas si los beneficios potenciales son mayores que el riesgo para el feto.

Durante el embarazo sólo se podrá administrar clonazepam si es absolutamente necesario. La administración de dosis altas de clonazepam en el último trimestre del embarazo o durante el parto puede provocar irregularidades en los latidos del corazón del feto e hipotermia hipotonía depresión respiratoria leve y mala alimentación en el neonato. Deberá tenerse en mente que tanto el embarazo por sí mismo como la suspensión abrupta del medicamento pueden provocar la exacerbación de la epilepsia. A pesar de que se ha encontrado que el ingrediente activo pasa a la leche materna únicamente en pequeñas cantidades las madres bajo tratamiento con este fármaco no deberán amamantar a sus hijos. Si existe una indicación absoluta para clonazepam deberán dejar de amamantar.

Reacciones secundarias y adversas:

Lamotrigina:Las reacciones adversas se han dividido en secciones específicas para epilepsia y para trastorno bipolar, basándose en los datos actualmente disponibles. Sin embargo, ambas secciones deben ser consultadas cuando se considere el perfil total de seguridad de lamotrigina.

Se ha utilizado el criterio siguiente para la clasificación de la frecuencia de las reacciones adversas: muy frecuentes (> 1/10), Frecuentes (> 1/100, < 1/10), poco frecuentes (> 1/1.000, < 1/100), raras (> 1/10.000, < 1/1.000), muy raras (< 1/10.000) incluyendo notificaciones aisladas.

Durante su uso para epilepsia:

Trastornos de la piel y tejido subcutáneo.

  • Muy frecuentes: erupción cutánea.

En otro uso clínico (ensayos clínicos en terapia añadida y datos postcomercialización):

  • Muy frecuentes: erupción cutánea.
  • Raras: síndrome de Stevens-Johnson.
  • Muy raras: necrólisis epidérmica tóxica.

En ensayos clínicos doble ciego en terapia añadida, aparecieron erupciones cutáneas hasta en 10% de los pacientes tratados con lamotrigina y en 5% de los pacientes a los que se administró placebo. Las erupciones cutáneas llevaron a la retirada del tratamiento con lamotrigina en 2% de los pacientes. La erupción, normalmente de aspecto maculopapular, aparece generalmente en las 8 semanas siguientes al comienzo del tratamiento y desaparece al retirar lamotrigina.

Raramente se han comunicado erupciones cutáneas graves de riesgo potencial para la vida, incluyendo el síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell). Aunque la mayoría de los pacientes se recupera con la retirada del fármaco, algunos pacientes experimentan lesiones cutáneas irreversibles, que raramente pueden provocar un desenlace fatal.

El riesgo global de aparición de la erupción está altamente asociado con:

  • Dosis iniciales elevadas de lamotrigina que exceden la pauta de escalada de dosis recomendada.
  • Uso concomitante de valproato.
  • La erupción cutánea también se ha comunicado como parte de un síndrome de hipersensibilidad asociado con un patrón variable de síntomas Trastornos de la sangre y del sistema linfático.
  • Muy raras: anomalías hematológicas incluyendo, neutropenia, leucopenia, anemia, trombocitopenia, pancitopenia, anemia aplásica, agranulocitosis.
  • Las anomalías hematológicas pueden o no estar asociadas al síndrome de hipersensibilidad asociado con un patrón variable de síntomas Trastornos del sistema inmunológico.
  • Muy raras: síndrome de hipersensibilidad (incluyendo síntomas tales como, fiebre, linfadenopatía, edema facial, anomalías de la sangre e hígado, coagulación intravascular diseminada, fallo multiorgánico).

La erupción cutánea también se ha comunicado como parte de un síndrome de hipersensibilidad asociado con un patrón variable de síntomas sistémicos incluyendo fiebre, linfadenopatía, edema facial y anomalías de la sangre e hígado. El síndrome muestra un amplio espectro de gravedad clínica y puede, raramente, conducir a la coagulación intravascular diseminada y a fallo multiorgánico. Es importante resaltar que incluso cuando la erupción no es evidente, pueden aparecer manifestaciones tempranas de hipersensibilidad (por ejemplo, fiebre, linfadenopatía). Si tales signos y síntomas aparecen, el paciente debe ser evaluado inmediatamente y se debe suspender la lamotrigina si no se puede establecer una etiología alternativa.

Trastornos psiquiátricos:

  • Frecuentes: irritabilidad.
  • Poco frecuentes: agresividad.
  • Muy raras: tics, alucinaciones, confusión.

Trastornos del sistema nervioso.

  • Muy frecuentes: dolor de cabeza.
  • Frecuentes: somnolencia, insomnio, vértigo, temblor.
  • Poco frecuentes: ataxia.

En otro uso clínico (ensayos clínicos en terapia añadida y datos postcomercialización):

  • Muy frecuentes: dolor de cabeza, vértigo.
  • Frecuentes: nistagmo, temblor, ataxia, somnolencia, insomnio.
  • Muy raras: agitación, inestabilidad, alteraciones del movimiento, empeoramiento de la enfermedad de Parkinson, efectos extrapiramidales, coreoatetosis, aumento en la frecuencia de convulsiones.

Se ha comunicado que lamotrigina puede empeorar los síntomas en pacientes con enfermedad de Parkinson preexistente, así como producir en casos aislados efectos extrapiramidales y coreoatetosis en pacientes sin esta condición subyacente.

Trastornos oculares:

  • Muy frecuentes: diplopía, visión borrosa.
  • Raras: conjuntivitis.

Trastornos gastrointestinales:

Durante ensayos clínicos en monoterapia:

  • Frecuentes: náuseas.

En otro uso clínico (ensayos clínicos en terapia añadida y datos postcomercialización):

  • Frecuentes: alteraciones gastrointestinales, incluyendo vómitos y diarrea.

Trastornos hepatobilíares:

  • Muy raras: aumento en los valores de las pruebas de función hepática, disfunción hepática, insuficiencia hepática.

La disfunción hepática ocurre generalmente en asociación con reacciones de hipersensibilidad pero se han comunicado casos aislados sin la aparición de signos de hipersensibilidad.

Trastornos musculoesquelétícos, del tejido conjuntivo y de los huesos:

  • Muy raras: reacciones de tipo lupus.

Trastornos generales y condiciones en el lugar de administración:

  • Frecuentes: cansancio.

Clonazepam:Los siguientes efectos no deseados ocurren con relativa frecuencia: cansancio sueño lasitud hipotonía muscular debilidad muscular mareo obnubilación reacciones retardadas. Estos efectos son usualmente transitorios y desaparecen generalmente de manera espontánea durante el curso del tratamiento o con una reducción de la dosis. Pueden ser parcialmente prevenidos aumentando la dosis lentamente al principio del tratamiento.

Se ha observado baja concentración inquietud confusión y desorientación. Puede ocurrir amnesia anterógrada al utilizar benzodiacepinas a dosis terapéuticas y el riesgo aumenta con dosis mayores.

Los efectos amnésicos pueden ir asociados de comportamiento inapropiado.

Con ciertas formas de epilepsia es posible un aumento en la frecuencia de las convulsiones durante el tratamiento a largo plazo.

Puede presentarse depresión en los pacientes tratados con clonazepam pero también podría estar asociada a la enfermedad subyacente.

Se han observado las siguientes reacciones paradójicas: excitabilidad irritabilidad comportamiento agresivo agitación nerviosismo hostilidad ansiedad alteraciones del sueño pesadillas y sueños vívidos.

En casos raros puede ocurrir urticaria prurito erupción pérdida de cabello transitoria cambios en la pigmentación náuseas síntomas epigástricos dolor de cabeza reducción en las plaquetas sanguíneas (trombocitopenia) disminución del deseo sexual (pérdida de libido) impotencia e incontinencia urinaria. Se han reportado casos aislados de desarrollo reversible de características sexuales secundarias prematuras en niños (pubertad precoz incompleta). Se han reportado también reacciones alérgicas y muy pocos casos de anafilaxis con el uso de benzodiazepinas.

Pueden ocurrir desórdenes reversibles como habla lenta o confusa (disartria) coordinación reducida de movimientos y pasos (ataxia) y problemas de la visión (visión doble nistagmo). Puede presentarse depresión respiratoria. Este efecto puede agravarse por una obstrucción preexistente de las vías respiratorias o daño cerebral o si se han administrado otros medicamentos que depriman la respiración. Como regla este efecto puede ser evitado ajustando cuidadosamente la dosis a los requerimientos individuales de cada paciente.

En lactantes y niños pequeños clonazepam puede provocar una producción aumentada de saliva o secreciones bronquiales. Deberá tenerse entonces especial atención para mantener despejadas las vías respiratorias.

El uso de las benzodiacepinas puede llevar al desarrollo de una dependencia física y psicológica de estos productos. El riesgo de dependencia aumenta con la dosis y la duración del tratamiento y es particularmente pronunciada en pacientes predispuestos con una historia de alcoholismo o abuso de drogas.

Una vez que se ha desarrollado la dependencia física la terminación abrupta del tratamiento estará acompañada de síntomas de abstinencia. Durante el tratamiento a largo plazo los síntomas de abstinencia pueden desarrollarse tras un largo periodo de uso especialmente con dosis altas o si la dosis diaria se reduce rápidamente o se suspende de manera abrupta. Los síntomas incluyen temblores sudoración agitación alteraciones del sueño y ansiedad dolor de cabeza dolor muscular ansiedad extrema tensión inquietud confusión irritabilidad y convulsiones epilépticas que pueden ir asociadas a la enfermedad subyacente. En casos graves pueden ocurrir los siguientes síntomas: desrealización despersonalización hiperacusia entumecimiento y hormigueo en las extremidades hipersensibilidad a la luz el ruido y el contacto físico o alucinaciones. Como el riesgo de aparición de síntomas de abstinencia es mayor tras la suspensión abrupta del tratamiento –aun si es de corta duración– deberá terminarse reduciendo gradualmente la dosis diaria.

Efectos en la habilidad de conducir y utilizar maquinaria: Aun al tomarlo de acuerdo con las indicaciones el clonazepam puede retardar las reacciones hasta el grado de alterar la habilidad de conducir un vehículo o de operar maquinaria. Este efecto se agrava con el consumo de alcohol. Deberá evitarse conducir operar maquinaria y otras actividades peligrosas totalmente o al menos durante los primeros días del tratamiento. La decisión a este respecto deberá tomarla el médico que atiende al paciente y deberá estar basada en la respuesta del paciente al tratamiento y en la dosis involucrada.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Lamotrigina:

Interacciones de otros medicamentos con lamotrigina: No se tiene evidencia de que lamotrigina origine inducción o inhibición clínicamente significativa de las enzimas responsables del metabolismo oxidativo hepático de fármacos. Lamotrigina puede inducir su propio metabolismo pero el efecto es escaso con pocas probabilidades de presentar consecuencias clínicas significativas. Valproato, que compite con lamotrigina por las enzimas responsables del metabolismo hepático de fármacos, reduce el metabolismo de lamotrigina y aumenta casi al doble el valor medio de la semivida de lamotrigina

Se han comunicado casos de afectación del sistema nervioso central que incluyen vértigo, ataxia, diplopía, visión borrosa y náuseas en pacientes que tornan carbamazepina después de la introducción de lamotrigina. Estos efectos se resuelven normalmente cuando se reduce la dosis de carbamazepina. Los fármacos antiepilépticos inductores del metabolismo (tales como fenitoína, carbamazepina, fenobarbital y primidona), inducen las enzimas responsables del metabolismo hepático, aumentando el metabolismo de lamotrigina.

La administración de dosis orales múltiples de bupropión no tuvo ningún efecto estadísticamente significativo en la farmacocinétíca de lamotrigina administrada en dosis única a 12 sujetos, en los que solamente se observó un ligero incremento en el AUC del glucurónido de lamotrigina.

Los estudios de inhibición in vitro indican que la formación del principal metabolito de lamotrigina, el 2-N-glucurónido, se vio mínimamente afectada por la incubación conjunta con amitriptilina, bupropión, clonazepam, fluoxetina, haloperidol o lorazepam.

Los resultados de las pruebas in vitro también sugieren que el aclaramiento de lamotrigina es poco probable que se vea afectado por clozapina, fenelzina, risperidona, sertralina o trazodona. Interacciones de lamotrigina con otros medicamentos: Aunque se han comunicado cambios en las concentraciones plasmáticas de otros fármacos antiepilépticos, los estudios controlados no han presentado evidencia de que lamotrigina afecte las concentraciones plasmáticas de fármacos antiepilépticos que se administran concomitantemente. Los resultados procedentes de estudios in vitro indican que lamotrigina no desplaza a otros fármacos antiepilépticos de su lugar de unión a las proteínas plasmáticas.

Clonazepam:Puede administrarse de manera concomitante con uno o más agentes antiepilépticos. Pero agregar un fármaco extra al régimen del paciente deberá involucrar una cuidadosa evaluación de la respuesta al tratamiento ya que los efectos no deseados como sedación y apatía tienen mayores probabilidades de ocurrir. En tales casos deberá ajustarse la dosis de cada fármaco para lograr el efecto óptimo deseado.

La administración concurrente de inductores de enzimas hepáticas como los barbituratos hidantoínas o carbamazepina pueden acelerar la biotransformación del clonazepam sin afectar su unión a las proteínas. En contraste el clonazepam por sí mismo no parece inducir a las enzimas responsables de su propio metabolismo.

En el tratamiento concurrente con fenitoína ocasionalmente se ha observado una elevación en la concentración sérica de ambas sustancias.

La combinación de clonazepam con ácido valproico puede causar ocasionalmente petit mal status epilepticus.

El uso concurrente de clonazepam y otros medicamentos de acción central como otros agentes anticonvulsivantes (antiepilépticos) anestésicos hipnóticos fármacos psicoactivos y algunos analgésicos así como relajantes musculares puede resultar en una potenciación mutua de los efectos farmacológicos. Esto ocurre particularmente en presencia de alcohol. En terapia de combinación con medicamentos de acción central se deberá ajustar la dosis de cada fármaco para alcanzar el efecto óptimo. Los pacientes epilépticos en tratamiento con clonazepam no deberán consumir alcohol bajo ninguna circunstancia ya que puede alterar el efecto del fármaco reducir la eficacia del tratamiento o producir efectos no deseados inesperados.

Alteraciones en los resultados de pruebas de labor

Lamotrigina:Lamotrigina es un inhibidor débil de la dihidrofolato reductasa y por lo tanto existe la posibilidad de interferencia con el metabolismo del folato en la terapia a largo plazo.

Sin embargo, en estudios con terapia prolongada, lamotrigina no indujo cambios significativos en la concentración de hemoglobina, volumen corpuscular medio, concentraciones de folato en suero o glóbulos rojos hasta por un año de tratamiento, o en las concentraciones eritrocíticas de folato hasta por cinco años de tratamiento.

Clonazepam:No se conocen hasta el momento.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

Lamotrigina:Lamotrigina ha mostrado no ser mutagénica en pruebas in vitro e in vivo.

En los estudios a largo plazo en ratones y ratas no se evidenció un potencial carcinogénico de lamotrigina.

Clonazepam:De los estudios preclínicos no puede excluirse que el clonazepam posea la posibilidad de producir malformaciones congénitas y de que actúe como teratógeno.

Bajo estas circunstancias sólo se deberá administrar este fármaco a mujeres embarazadas si los beneficios potenciales son mayores que el riesgo para el feto (ver Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia).

Dosis y via de administracion:

Adultos (mayores de 12 años de edad): La dosis inicial es de lamotrigina 25 mg/clonazepam 2 mg una vez al día durante 2 semanas, seguida por lamotrigina 50 mg/clonazepam 2 mg, una vez al día las siguientes dos semanas. Posteriormente, la dosis puede ser incrementada en un máximo de lamotrigina 50 a 100 mg/clonazepam 2 mg cada 1 a 2 semanas hasta obtener la respuesta óptima.

La dosis usual de mantenimiento es lamotrigina 100 mg/día clonazepam 2 mg/día, una vez al día.

Debido al riesgo de erupción cutánea, no deben excederse las dosis de inicio ni durante el escalamiento subsecuente.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

Lamotrigina:Se han reportado en pocos casos, pacientes que recibieron entre 10 y 20 veces la dosis máxima terapéutica de lamotrigina. Las consecuencias clínicas no fueron severas, los signos y síntomas consistieron en nistagmo, ataxia, mareo, somnolencia, cefalea y vómito.

En caso de sobredosificación, el paciente debe ser hospitalizado y administrarse tratamiento de apoyo apropiado. Si está indicado, debe realizarse lavado gástrico.

Clonazepam:

Síntomas: Los síntomas de sobredosis o intoxicación varían enormemente de persona a persona dependiendo de la edad peso corporal y respuesta individual. Varían desde mareo y obnubilación hasta ataxia somnolencia y estupor y finalmente coma con depresión respiratoria y colapso circulatorio. Es raro encontrar secuelas serias a menos que se hayan tomado otros fármacos o alcohol de forma concomitante.

Tratamiento: En el manejo de la sobredosis deberá tenerse en cuenta que podrían haberse tomado múltiples agentes. Además de monitorear la respiración el pulso y la presión sanguínea está indicado un lavado gástrico reposición de fluidos por vía IV con medidas generales de apoyo y la provisión de instalaciones de urgencia para lidiar con una posible obstrucción de las vías respiratorias. La hipotensión puede ser tratada con agentes simpaticomiméticos.

Presentaciones:

Caja 7, 10, 14, 15, 20, 28 y 30 tabletas de lamotrigina 25 mg/clonazepam 2.0 mg.

Caja 7, 10, 14, 15, 20, 28 y 30 tabletas de lamotrigina 50 mg/clonazepam 2.0 mg.

Caja 7, 10, 14, 15, 20, 28 y 30 tabletas de lamotrigina 100 mg/clonazepam 2.0 mg.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz.

Leyendas de proteccion:

Su venta requiere receta médica la cual se retendrá en farmacia. No se deje al alcance de los niños. El uso prolongado aún a dosis terapéuticas puede causar dependencia. Literatura exclusiva para médicos.

Lamotrigina/clonazepam deberá ser utilizada durante el embarazo a menos que, en opinión del médico, el potencial beneficio del tratamiento para la madre compense cualquier riesgo para el feto en desarrollo.

Laboratorio y direccion:

REPRESENTACIONES E INVESTIGACIONES MEDICAS, S.A. de C.V.
Carretera a Nogales No. 850
La Venta del Astillero
CP 45220
Zapopan, Jalisco. México.

:

Reg. Núm. 021M2008, SSA II

Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. FENOBARBITAL, Es un fármaco barbitúrico que se emplea en el tratamiento de la epilepsia debido a sus propiedades anticonvulsivas.
  3. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  4. TEMBLOR, Todas las personas tienen un ligero temblor que puede apreciarse mejor en las manos si se extienden los brazos y que tiende a aumentar con la edad. El temblor normal es tan leve que en condiciones normales no se nota.
  5. URTICARIA, Existen múltiples causas de la urticaria, pero la erupción se caracteriza siempre por ronchas rojas pruriginosas.
  Medicamentos