Cilest Tabletas

Para qué sirve Cilest Tabletas , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

CILEST

TABLETAS
Anticoncepción oral

JANSSEN-CILAG, S.A. de C.V.

Denominacion generica:

Norgestimato y etinilestradiol.

Forma farmaceutica y formulacion:

Norgestimato …….. 250 mcg

Etinilestradiol …….. 35 mcg

Excipiente, cbp ….. 1 tableta

Indicaciones terapeuticas:

Anticoncepción femenina.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Farmacocinética:

Absorción: El norgestimato y el etinilestradiol se absorben rápidamente. Después de una o múltiples administraciones de CILEST®, las concentraciones plasmáticas del norgestimato se encuentran bajo el límite de cuantificación (0.1 ng/ml) debido a su rápido metabolismo. Sus metabolitos, la norelgestromina y norgesterol se encuentran en la circulación en concentraciones cuantificables, alcanzando su máximo nivel plasmático en aproximadamente 1.5 horas después de la dosis. La exposición a norelgestromina es proporcional a dosis de 0.180 a 0.250 mg de norgestimato. Las concentraciones plasmáticas de etinilestradiol se pueden medir dentro de las 0.5 horas siguientes a la administración, alcanzado su nivel pico en aproximadamente a las 1.2 horas.

Distribución: La norelgestromina y el norgestrol se enlazan de forma elevada a las proteínas plasmáticas (97%). La norelgestromina se enlaza a la albúmina pero no a Globulina Fijadora de las Hormonas Sexuales (GFHS), mientras que el norgestrol se enlaza a GFHS primariamente y en un grado muy inferior a la albúmina, y el etinilestradiol etinilestradiol se enlaza a la albúmina sérica extensivamente. Los estudios han demostrado que la baja afinidad de la norelgestromina por la GFHS es única cuando se compara con otros progestágenos en anticonceptivos orales y juega un papel crucial en el incremento de la actividad biológica. En contraste, el norgestrol, metabolito del norgestimato, se enlaza ampliamente a GFHS lo cual limita su actividad biológica. Esos hallazgos junto con la selectividad de la norelgestromina por el receptor de la progesterona indican que el perfil clínico único del norgestimato puede explicarse por este metabolito.

Metabolismo: El norgestimato se metaboliza rápidamente por el mecanismo de primer paso (intestinal y/o hepático) a norelgestromina (el pico de concentración sérica se observa en las 2 primeras horas) y norgestrol, de los cuales ambos son progestágenos farmacológicamente activos. El etinilestradiol se metaboliza a metabolitos hidroxilados y a glucorónidos y sulfatos conjugados.

Eliminación: La norelgestromina y el norgestrol así como el etinilestradiol y sus metabolitos se eliminan por vía renal o fecal. Los valores de vida media en estado estable fueron de 10 a 15 horas para el etinilestradiol, 24.9 horas para la norelgestromina y 45 horas para el norgestrol. Después de la administración de norgestimato marcado con C14, 47% de la radiactividad administrada se eliminó en la orina y 37% en las heces.

Farmacocinética en estado constante: Después de la administración de 0.250 mg/0.035 mg de etinilestradiol, el tiempo de exposición diario (media ABC0-24h) en estado constante, basado en los niveles séricos de GFHS libre, fue de 18.1 h·ng/ml para norelgestromina y de 3.64 h·ng/ml para norgestrol. Después de la administración de 0.150 mg de levonorgestrol/0.030 mg de etinilestradiol la media del tiempo de exposición en estado constante de norgestrol, basada en los niveles séricos de GFHS libre, fue de 18.9 h·ng/ml. La exposición a norgestrol después de la administración de 0.250 mg/0.035 mg de etinilestradiol, corresponde a la exposición después de la dosis de levonorgestrol de aproximadamente 30 µg en combinación con etinilestradiol.

Farmacodinamia: Aún cuando la acción farmacológica de los estrógenos y progestágenos presentes en casi todas las combinaciones de anticonceptivos es comprendida ampliamente; el mecanismo exacto de sus otras acciones, aparte de la supresión de la ovulación, es controversial.

CILEST® actúa suprimiendo la gonadotropina por la acción estrogénica y progestacional del etinilestradiol y la norelgestromina. El mecanismo de acción primario es la inhibición de la ovulación, pero alteraciones sobre el moco cervical, la motilidad de las trompas de falopio y en el endometrio contribuyen a la eficacia del producto.

Los estudios con el receptor y la ligadura de la globulina fijadora de las hormonas sexuales (GFHS) tanto en animales como en humanos, han mostrado que tanto el norgestimato como la norelgestromina, el mayor metabolito del norgestimato, exhiben una potente actividad progestacional con una mínima androgenicidad intrínseca, lo cual explica la acción selectiva de CILEST®. El norgestimato en combinación con el etinilestradiol no suprime el aumento de GFHS inducida por el estrógeno, resultando en la disminución de los niveles séricos de testosterona libre en comparación a los niveles iniciales.

Contraindicaciones:

Tromboflebitis o antecedentes de tromboflebitis venosa profunda, trastornos tromboembólicos, enfermedad vascular cerebral o coronaria, migraña con aura focal, enfermedad valvular del corazón con complicaciones, hipertensión severa (valores sistólicos persistentes de ? 160 o valores diastólicos persistentes de ? 100 mmHg), diabetes con complicaciones vasculares, carcinoma del endometrio u otros tumores estrógeno-dependientes conocidos o presuntivos, sangrado vaginal no diagnosticado, ictericia colestásica del embarazo o previa al uso de la píldora, enfermedad hepatocelular aguda o crónica con función anormal del hígado, adenomas hepáticos o carcinomas, embarazo o sospecha, hipersensibilidad a cualquier componente del producto.

Precauciones generales:

Los anticonceptivos no protegen contra infecciones de VIH (SIDA) o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual.

Antes de iniciar la terapia con CILEST® y periódicamente durante la terapia anticonceptiva, se recomienda el examen físico del paciente así como la historia clínica y familiar completa. La interrupción repetida de sangrado o un sangrado vaginal inesperado requieren de una mayor evaluación.

Al evaluar el riesgo beneficio, se deben tener presentes las condiciones que pueden incrementar el riesgo de complicaciones asociadas al uso de anticonceptivos orales:

  • Situaciones que aumentan el riesgo de desarrollar complicaciones venosas tromboembólicas, por ejemplo, inmovilización prolongada o cirugía mayor.
  • Factores de riesgo de enfermedad arterial, por ejemplo, fumar, hiperlipemia, hipertensión u obesidad.
  • Hipertensión (valores sistólicos persistentes de 140 a 159 o valores diastólicos persistentes de 90 a 99 mmHg).
  • Diabetes mellitus.
  • Depresión severa o antecedentes.
  • Fumar. El riesgo de complicaciones cardiovasculares se incrementa con la edad y el número de cigarrillos.

Desórdenes vasculares o tromboembólicos: Está bien establecido el incremento en el riesgo de enfermedad trombótica o tromboembólica asociada con el uso de los anticonceptivos orales. Estudios controlados han demostrado que el riesgo relativo en usuarios comparado con no usuarios es de 3 para el primer episodio de trombosis venosa superficial, de 4 a 11 para trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar y de 1.5 a 6 para mujeres con factores de predisposición a trombosis venosa. Los estudios han mostrado que el riesgo relativo es muy bajo requiriendo hospitalización de 3 a 4.5 casos. El riesgo de enfermedad tromboembólica asociada con el uso de anticonceptivos orales no esta relacionado con el tiempo de uso y desaparece una vez descontinuado. Se ha reportado un aumento por duplicado (de 2 a 4) en el riesgo de complicaciones tromboembólicas post-peratorias. El riesgo relativo de trombosis venosa en mujeres con predisposición es dos veces el de las mujeres sin tales condiciones. Para realizar una cirugía electiva con un elevado riesgo de tromboembolismo debe interrumpirse la terapia anticonceptiva al menos 4 semanas antes y 2 semanas durante y después de la inmovilización prolongada, de ahí que el periodo post-parto se asocie también al riesgo de tromboembolismo por lo que la terapia anticonceptiva no debe iniciarse antes de 3 semanas una vez que la mujer haya elegido de no lactar. Si se presentara un aborto espontáneo o inducido durante o después de la semana 20 de gestación, la terapia anticonceptiva debe iniciarse en lo que ocurra primero: el 21 día posterior al aborto o el primer día de la primera menstruación espontánea.

El riesgo relativo de trombosis arterial (por ejemplo, ataque al corazón, infarto al miocardio) se incrementa con la presencia de otros factores de predisposición tales como fumar, hipertensión, hiperlipemia, obesidad, diabetes, antecedentes de toxemia pre-eclámptica y edad. Los anticonceptivos orales que contienen 50 µg o más de estrógenos se han asociado con las complicaciones vasculares mencionadas. Aunque esto no se ha establecido concluyentemente, el riesgo de enfermedad vascular puede ser menos severo con anticonceptivos con menores dosis de estrógenos y progestágenos.

El riesgo de efectos cardiovasculares serios se incrementa con la edad y el fumar mucho, éste riesgo es más marcado en mujeres de 35 años o más, es importante advertir de abstenerse de fumar cuando se usan anticonceptivos orales.

Se ha reportado elevación de la presión sanguínea en mujeres que toman anticonceptivos orales. Los estudios llevados a cabo con formulaciones anticonceptivas orales con 50 µg o más de estrógenos indican que este incremento es más probable en usuarias de edad mayor y con el uso prolongado de los mismos. Muchas de las mujeres que desarrollan presión sanguínea elevada retornarán a la normalidad después de suspender la terapia anticonceptiva, no existe diferencia en el desarrollo de hipertensión entre quienes lo toman y las que nunca lo han tomado.

La hipertensión (valores sistólicos persistentes de 140 a 159 o valores diastólicos persistentes de 90 a 99 mmHg) debe controlarse antes de se inicie la terapia anticonceptiva y debe descontinuarse si ocurriera una elevación significante.

Se han reportado casos de trombosis de retina asociados con el uso de anticonceptivos. El uso del anticonceptivo debe suspenderse si hubiera pérdida de la visión parcial o completa inexplicable y pasajera, principios de visión borrosa o diplopia, papiledema o lesiones vasculares de retina, y debe iniciarse inmediatamente un diagnóstico apropiado con mediciones terapéuticas.

Enfermedad hepática: Para iniciar la terapia anticonceptiva después de una hepatitis deben transcurrir al menos 3 meses después de que las pruebas de función hepática hayan regresado a la normalidad.

La incidencia de tumores benignos y malignos (adenomas hepáticos y carcinomas hepatocelulares) es rara, estudios controlados indican que el riesgo de padecer estos tumores puede incrementarse con el uso y la duración de la terapia anticonceptiva.

Carcinoma de órganos reproductivos y mama: En el caso de sangrado vaginal persistente o recurrente no diagnosticado, deben realizarse estudios apropiados para eliminar las posibilidades de malignidad. Se han llevado a cabo numerosos estudios epidemiológicos sobre la incidencia de cáncer de mama, endometrial, ovárico y cervical en mujeres que utilizan anticonceptivos. A pesar de que hay reportes en conflicto, la mayoría sugiere que el uso de anticonceptivos no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama; en los algunos estudios se reporta un aumento en el riesgo, particularmente en jóvenes y se relaciona con el tiempo de uso.

En un meta-análisis de 54 estudios epidemiológicos se reportó que las mujeres que combinan anticonceptivos orales o los han usado en los últimos 10 años tienen un ligero aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de mama, aún cuando las mayoría de los cánceres por el uso de anticonceptivos tiende a localizarse en las mamas. No es posible deducir de estos datos si los patrones de riesgo observados se deben a un diagnóstico prematuro de cáncer de mama, a los efectos biológicos de los anticonceptivos normales o a una combinación de ambos factores. Este meta-análisis sugiere también que la edad a la cual las mujeres suprimen el uso de anticonceptivos es un factor de riesgo importante para el cáncer de mama, entre mayor sea la edad de interrupción del anticonceptivo mayor es la probabilidad de cáncer de mama. La duración se considera menos importante. El posible aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de mama debe discutirse y evaluarse contra los beneficios de la terapia anticonceptiva. Algunos estudios sugieren que el uso de anticonceptivos orales se ha asociado con el aumento en el riesgo de neoplasia cervical, en algunas poblaciones, incluyendo cáncer cervical. Sin embargo, continúa siendo controversial el grado al cual tales hallazgos pueden deberse a diferencias en el comportamiento sexual y a otros factores.

Efectos metabólicos: Los anticonceptivos orales pueden causar disminución en la tolerancia a la glucosa, este efecto está directamente relacionado a la dosis de estrógenos. Adicionalmente, los progestágenos pueden incrementar la secreción de insulina y crear resistencia a la insulina, este efecto varia con los diferentes agentes progestacionales. Sin embargo, en la mujer no diabética, los anticonceptivos orales parecen tener un efecto sobre la glucosa sanguínea en ayuno. Debido a estos efectos demostrados, las mujeres pre-diabéticas o diabéticas deben ser monitoreadas cuidadosamente mientras toman anticonceptivos. Un pequeño porcentaje de mujeres que utilizan anticonceptivos puede desarrollar hipertrigliceridemia durante la terapia, también se han reportado cambios en los niveles plasmáticos de triglicéridos y lipoproteínas.

Dolor de cabeza: El inicio o exacerbación de migraña o el desarrollo de dolor de cabeza con un patrón recurrente, persistente o severo, requiere la suspensión del medicamento y la evaluación de la causa.

Sangrado irregular: El adelanto del sangrado, manchado y/o persistencia puede presentarse, especialmente durante los primeros tres meses de uso. Deben considerarse causas no hormonales y de ser necesario, realizar pruebas de diagnóstico para eliminar todas las posibilidades de malignidad o embarazo. Algunas mujeres experimentan amenorrea u oligomenorrea post-píldora, especialmente cuando ya existían dichas condiciones.

Si se presenta sangrado o manchado debe continuarse la terapia anticonceptiva, usualmente este tipo de sangrado desaparece después del tercer ciclo, pero puede variar de un individuo a otro, si persiste se recomienda acudir al especialista. Si las tabletas se han tomado correctamente, la ausencia de sangrado no necesariamente implica un embarazo, aunque debe descartarse la posibilidad.

Cloasma: Puede ocurrir ocasionalmente cloasma o manchas en la piel, especialmente en mujeres con antecedente de cloasma gravidarum. Las mujeres con tendencia a cloasma deben evitar exponerse al sol o a la radiación ultravioleta mientras toman este producto, además se aconseja la realización de exámenes médicos regulares. A menudo el cloasma no es completamente reversible.

Edad avanzada: No está indicado el uso de este producto en la post-menopausia.

Edad reproductiva: La seguridad y eficacia de CILEST® Tabletas en mujeres de edad reproductiva está bien establecida, se espera que sea la misma en adolescentes en post-pubertad, de 16 años, menores o mayores. No está indicado el uso de este producto durante la menarca.

En caso de vómito o diarrea. Si ocurriera vómito dentro de las 3 horas siguientes a la toma o diarrea severa por más de 24 horas, la efectividad de la anticoncepción puede no ser la adecuada, por lo que se recomienda utilizar un método anticonceptivo no hormonal adicional hasta la toma de 7 tabletas por 7 días seguidos. Debe consultarse a un profesional de la salud, si el vómito o la diarrea persisten, ya que la efectividad del anticonceptivo puede verse comprometida.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

No se use en el embarazo y la lactancia. CILEST® está contraindicado en el embarazo.

Estudios epidemiológicos no indican un incremento en el riesgo de defectos congénitos en niños de mujeres que han usado anticonceptivos antes del embarazo. La mayoría de los estudios recientes no indican un efecto teratogénico, particularmente sobre anomalías cardiacas y defectos de reducción de extremidades, cuando se toma inadvertidamente durante el embarazo.

Los esteroides anticonceptivos y/o sus metabolitos pueden excretarse en la leche materna. La combinación de anticonceptivos hormonales administrados en el periodo post-parto puede interferir en la lactancia disminuyendo la cantidad y la calidad de la leche materna. Si es posible, las madres lactantes deben ser advertidas de no usar CILEST® u otra combinación de anticonceptivo hormonal sino usar otras formas de anticoncepción hasta el destete completo.

Reacciones secundarias y adversas:

Las siguientes reacciones adversas se han asociado con el uso de la combinación norgestimato y etinilestradiol:

La evaluación de la seguridad clínica de CILEST® se fundamentó en tres estudios fase 3. Los estudios duraron 2 años (24 ciclos) evaluándose un total de 1,647 mujeres y 22,237 ciclos. Las reacciones adversas reportadas durante estos estudios combinados se presenta en la tabla.

La reacción adversa con mayor frecuencia de reporte fue cefalea dolor de cabeza (30%).

Reacciones adversas reportadas en estudios clínicos con CILEST®:

Sistema/órgano

Frecuente
(>1/100, 1/1,000, 1/10,000,

  Medicamentos