Aranesp Solucion Inyectable

Para qué sirve Aranesp Solucion Inyectable , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

ARANESP

SOLUCION INYECTABLE
Tratamiento de la anemia asociada a insuficiencia renal

AMGEN

Denominacion generica:

Darbepoetina alfa.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada jeringa prellenada contiene:

Darbepoetina alfa ……… 20 mcg

Excipiente, cs ………….. 0.5 ml

Darbepoetina alfa ……… 30 mcg

Excipiente, cs ………….. 0.3 ml

Darbepoetina alfa ……… 40 mcg

Excipiente, cs ………….. 0.4 ml

Darbepoetina alfa ……… 60 mcg

Excipiente, cs ………….. 0.3 ml

Darbepoetina alfa ……… 100 mcg

Excipiente, cs…………… 0.5 ml

Darbepoetina alfa ……… 300 mcg

Excipiente, cs ………….. 0.6 ml

Darbepoetina alfa ……… 500 mcg

Excipiente, cs ………….. 1 ml

Indicaciones terapeuticas:

ARANESP® está indicado para:

  • Tratamiento de anemia sintomática asociada con insuficiencia renal crónica (IRC) en adultos y en pacientes pediátricos.
  • Tratamiento de anemia sintomática en pacientes adultos con cáncer con neoplasias no mieloides que reciben quimioterapia.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Grupo farmacoterapéutico: Eritropoyetina humana recombinante (r-HuEPO). Código ATC: B03XA02

Farmacodinamia:

Mecanismo de acción: La eritropoyetina humana es una hormona glucoprotéica endógena que es el principal regulador de la eritropoyesis por medio de su interacción específica con el receptor de eritropoyetina presente en las células progenitoras eritroides de la médula ósea. La producción de eritropoyetina tiene lugar y se regula principalmente en el riñón en respuesta a cambios en la oxigenación tisular. La producción de eritropoyetina endógena se deteriora en pacientes con insuficiencia renal crónica y la causa principal de su anemia se debe a la deficiencia de eritropoyetina. En pacientes con cáncer que reciben quimioterapia, la etiología de la anemia es multifactorial. En estos pacientes, tanto la deficiencia de eritropoyetina como la reducida respuesta de las células progenitoras eritroides a la eritropoyetina endógena, contribuyen significativamente a su anemia.

La darbepoetina alfa estimula la eritropoyesis por el mismo mecanismo que la hormona endógena. La darbepoetina alfa tiene cinco cadenas de carbohidratos N-ligadas mientras que la hormona endógena y las eritropoyetinas humanas recombinantes (r-HuEPO) tienen tres. Los residuos adicionales de de azúcares son indistinguibles molecularmente de los de la hormona endógena. Debido a su aumentado contenido de carbohidratos, la darbepoetina alfa tiene una vida media terminal superior a las r-HuEPO y en consecuencia, una mayor actividad in vivo. A pesar de estos cambios moleculares, la darbepoetina alfa mantiene una gran especificidad por el receptor de la eritropoyetina.

Pacientes con cáncer tratados con quimioterapia: En un estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego, controlado por placebo, realizado en 314 pacientes con cáncer de pulmón tratados con quimioterapia con platino, hubo una reducción significativa en los requerimientos de transfusión (p < 0.001).

Estudios clínicos han demostrado que la darbepoetina alfa tiene una eficacia similar al administrarse como una inyección única una vez cada tres semanas, una vez cada dos semanas, o una vez a la semana sin ningún incremento de los requerimientos de la dosis total.

Se evaluó la seguridad y eficacia del tratamiento con ARANESP® una vez cada tres semanas, en la reducción de los requerimientos de transfusiones de eritrocitos en pacientes tratados con quimioterapia por medio de un estudio aleatorizado, doble ciego, multinacional. Este estudio se realizó en 705 pacientes anémicos con neoplasias no mieloides que recibían múltiples ciclos de quimioterapia. Los pacientes fueron seleccionados al azar para recibir 500 mcg de ARANESP® una vez cada tres semanas ó 2.25 mcg/kg una vez a la semana. En ambos grupos, se redujo la dosis en 40% con respecto a la dosis anterior (por ejemplo, para la primera reducción de dosis, a 300 mcg en el grupo tratado una vez cada tres semanas y 1.35 mcg/kg en el grupo tratado una vez a la semana) si la hemoglobina aumentó en más de 1 g/dl en un periodo de 14 días. En el grupo de una vez cada tres semanas, 72% de los pacientes requirieron reducciones de la dosis. En el grupo tratado una vez a la semana, 75% de los pacientes requirieron reducciones de dosis. Este estudio demuestra que la administración de 500 mcg una vez cada tres semanas es comparable a la administración semanal respecto a la incidencia de sujetos que recibieron al menos una transfusión de eritrocitos desde la semana 5 hasta la fase final del tratamiento.

En un estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego, controlado por placebo, realizado en 344 pacientes anémicos con neoplasias linfoproliferativas tratados con quimioterapia, se produjo una reducción significativa en los requerimientos de transfusión y una mejoría en la respuesta de hemoglobina (p < 0.001). También se observó una mejoría en la fatiga medida por la escala de Functional Assessment of Cancer Therapy-fatigue (FACT-fatigue) (Evaluación funcional de terapia contra el cáncer-fatiga).

La eritropoyetina es un factor de crecimiento que principalmente estimula la producción de eritrocitos. Los receptores de eritropoyetina pueden ser expresados en la superficie de diversos tipos de células tumorales.

Se ha estudiado la supervivencia y la progresión de tumores en cinco grandes estudios controlados que incluyeron a 2,833 pacientes, de los cuales cuatro fueron estudios doble ciego, controlados con placebo y uno fue un estudio abierto. Dos de los estudios reclutaron pacientes que estaban siendo tratados con quimioterapia. La concentración de hemoglobina deseada en dos estudios fue > 13 g/dl; en los tres estudios restantes, fue 12 a 14 g/dl. En el estudio abierto no hubo diferencia en la supervivencia global entre los pacientes tratados con eritropoyetina humana recombinante y los controles. En los cuatro estudios controlados con placebo, las tasas de riesgo para la supervivencia global estuvieron dentro del rango de 1.25 y 2.47 a favor de los controles. Estos estudios han mostrado un exceso de mortalidad estadísticamente significativo inexplicable y consistente en pacientes con anemia asociada con varios cánceres comunes, que recibieron eritropoyetina humana recombinante comparada con los controles. Las diferencias observadas en la incidencia de trombosis y complicaciones relacionadas, entre los pacientes que recibieron eritropoyetina humana recombinante y los que formaban parte del grupo control, no permiten explicar los resultados de supervivencia global observados en los estudios.

También se ha realizado un análisis de los datos a nivel paciente en más de 13,900 pacientes con cáncer (quimio-, radio-, quimioradio-, o sin tratamiento) que participaban en 53 estudios clínicos controlados incluyendo varias epoetinas. El meta-análisis de los datos de supervivencia global produjo una tasa de riesgo estimada de 1.06 a favor de los controles (95% IC: 1.00, 1.12; 53 estudios y 13,933 pacientes) y para los pacientes con cáncer que recibían quimioterapia, la tasa de riesgo de supervivencia global fue 1.04 (95% IC: 0.97, 1.11; 38 estudios y 10,441 pacientes).

Una revisión sistemática de 35 estudios y 6,769 pacientes mostró un incremento en el riesgo relativo (RR) de eventos tromboembólicos (RR 1.67, 95% IC: 1.35, 2.06) en pacientes tratados con ESA. Existe, por lo tanto, una evidencia solida que sugiere que existe un riesgo mayor de eventos tromboembólicos en los pacientes con cáncer tratados con eritropoyetina humana recombinante. El grado en que estos resultados pueden relacionarse con la administración de eritropoyetina humana recombinante a pacientes con cáncer tratados con quimioterapia para alcanzar concentraciones de hemoglobina inferiores a 13 g/dl, no se conoce con exactitud, debido a que en los datos revisados se incluyeron pocos pacientes con estas características.

Farmacocinética:

Absorción y distribución: Debido a su mayor contenido en carbohidratos, el nivel de darbepoetina alfa en la circulación permanece por encima de la concentración mínima necesaria para estimular la eritropoyesis durante más tiempo que la dosis molar equivalente de r-HuEPO, permitiendo que la darbepoetina alfa se administre con menos frecuencia para alcanzar la misma respuesta biológica.

Pacientes con insuficiencia renal crónica: La farmacocinética de darbepoetina alfa se ha estudiado clínicamente en pacientes con insuficiencia renal crónica después de la administración intravenosa y subcutánea. La vida media terminal de la darbepoetina alfa es 21 horas (SD 7.5) al administrarla por vía intravenosa. La depuración de darbepoetina alfa es de 1.9 ml/hr/kg (SD 0.56) y el volumen de distribución (Vss) es aproximadamente igual al volumen plasmático (50 ml/kg). La biodisponibilidad es de 37% tras la administración subcutánea. Después de la administración mensual de darbepoetina alfa, en dosis subcutáneas que van de 0.6 a 2.1 mcg/kg, la vida media terminal fue de 73 horas (SD 24). La vida media terminal más larga de darbepoetina alfa administrada por vía subcutánea comparada con la intravenosa se debe a la cinética de absorción subcutánea. En los estudios clínicos, se observó una mínima acumulación con cualquier vía de administración. Los estudios preclínicos han demostrado que la depuración renal es mínima (hasta 2% de la depuración total ), y no afecta la vida media del suero.

Se han analizado los datos de 809 pacientes tratados con ARANESP® en estudios clínicos europeos, para evaluar la dosis requerida para mantener la hemoglobina; no se observaron diferencias entre la dosis media semanal administrada por vía subcutánea o intravenosa.

La evaluación de la farmacocinética de darbepoetina alfa en pacientes pediátricos (3 a 16 años) con IRC, sometidos o no a diálisis determinó los perfiles farmacocinéticos para periodos de muestreo de hasta 1 semana (168 horas) después de una dosis única subcutánea o intravenosa. En comparación con los datos farmacocinéticos de los adultos con IRC donde se utilizó la misma duración de muestreo, la comparación mostró que la farmacocinética de darbepoetina alfa fue similar en pacientes pediátricos y adultos con IRC. Después de la administración intravenosa, se observó una diferencia aproximada de 25% entre los pacientes pediátricos y adultos en el área bajo la curva del tiempo 0 al infinito (AUC[0 ?]); sin embargo, esta diferencia fue inferior a 2 veces el rango en AUC(0-?) observado para pacientes pediátricos. El AUC(0-?) fue similar entre pacientes adultos y pediátricos con IRC después de administración subcutánea. La vida media también fue similar entre pacientes adultos y pediátricos con IRC después de administración intravenosa y subcutánea.

Pacientes con cáncer tratados con quimioterapia: Después de la administración subcutánea de 2.25 mcg/kg a pacientes adultos con cáncer, se alcanzó una concentración máxima media de 10.6 ng/ml (SD 5.9) de darbepoetina alfa en un tiempo medio de 91 horas (SD 19.7). Estos parámetros fueron consistentes con una farmacocinética lineal en un amplio rango de dosis (0.5 a 8 mcg/kg semanalmente y de 3 a 9 mcg/kg cada dos semanas). Los parámetros farmacocinéticas no cambiaron con dosis múltiples durante 12 semanas (dosis cada semana o cada dos semanas). Hubo un incremento esperado moderado (< 2 veces) de la concentración sérica al alcanzarse el estado de equilibrio, pero sin producirse acumulación inesperada tras administraciones repetidas. Se llevó a cabo un estudio farmacocinético en pacientes con anemia inducida por quimioterapia tratados con 6.75 mcg/kg de darbepoetina alfa administrada por vía subcutánea cada 3 semanas en combinación con quimioterapia que permitió la completa caracterización de la vida media terminal. En este estudio, la vida media terminal media (SD) fue 74 de horas (SD 27).

Contraindicaciones:

ARANESP® está contraindicado en caso de hipertensión mal controlada o de cualquier hipersensibilidad a darbepoetina alfa, r-HuEPO o a cualquiera de los excipientes.

Precauciones generales:

General: En todos los pacientes se debe controlarla presión arterial, particularmente al inicio de la terapia con ARANESP®. Si es difícil controlar la presión mediante la instauración de medidas adecuadas, es posible reducir la hemoglobina disminuyendo o interrumpiendo la dosis de ARANESP®.

Para asegurar una eritropoyesis efectiva, se debe evaluar el estado del hierro en todos los pacientes antes y durante el tratamiento, y puede ser necesario un tratamiento con suplemento de hierro.

La falta de respuesta al tratamiento con ARANESP® debe investigarse para conocer sus causas. Las deficiencias de hierro, ácido fólico o vitamina B12 reducen la eficacia de agentes estimulantes de la eritropoyesis y por lo tanto deben corregirse. Las infecciones intercurrentes, los episodios inflamatorios o traumáticos, las hemorragias ocultas, la hemólisis, la toxicidad grave por aluminio, las enfermedades hematológicas subyacentes o la fibrosis de médula ósea pueden comprometer también la respuesta eritropoyética. Como parte de la evaluación, se debe considerar un conteo de reticulocitos. Si se han excluido las causas comunes de falta de respuesta, y el paciente presenta reticulocitopenia, se debe considerar un examen de la médula ósea. Si la médula ósea es consistente con PRCA, se debe llevar a cabo la prueba de anticuerpos antieritropoyetina.

Se ha reportado aplasia pura eritrocitaria causada por anticuerpos neutralizantes antieritropoyetina, asociados con tratamientos con agentes estimulantes de eritropoyesis (ESAs), incluyendo darbepoetina alfa. Esto se ha reportado predominantemente en pacientes con IRC y en pacientes con hepatitis C tratados con interferón y riba virón. La mayoría de los casos se han asociado a la administración subcutánea de ESAs. Estos anticuerpos han demostrado una reacción cruzada con todas las proteínas eritropoyéticas, y los pacientes en los que se sospeche o se haya confirmado la presencia de anticuerpos neutralizantes contra eritropoyetina no deben ser tratados con darbepoetina alfa.

La enfermedad hepática activa fue un criterio de exclusión en todos los estudios de ARANESP®, por lo que no se tienen datos de pacientes con función hepática alterada. Debido a que se cree que el hígado es la principal vía de eliminación de ARANESP® y de r-HuEPO, ARANESP® debe administrarse con precaución en pacientes con enfermedad hepática.

ARANESP® también debe utilizarse con precaución en aquellos pacientes con anemia de células falciformes o con epilepsia.

El uso indebido de ARANESP® por personas sanas puede dar como resultado un aumento excesivo del volumen de células empacadas. Esto puede asociarse a complicaciones del sistema cardiovascular que pueden tener consecuencias fatales.

La cubierta de la aguja de la jeringa prellenada contiene caucho natural (un derivado del látex), que puede ocasionar reacciones alérgicas.

En pacientes con insuficiencia renal crónica, la concentración de hemoglobina en la fase de mantenimiento no debe exceder el límite superior de la concentración deseada de hemoglobina recomendada. En estudios clínicos, se observó un incremento en el riesgo de muerte, eventos cardiovasculares serios, y trombosis de los accesos vasculares al administrar ESAs para alcanzar un nivel de hemoglobina superior a 12 g/dl (7.5 mmol/lt.).

Los pacientes con insuficiencia renal crónica con hiporesponsividad relativa a ESAs pueden tener un mayor riesgo de mortalidad y eventos cardiovasculares. Estos pacientes deben ser evaluados en cuanto a condiciones tratables como se describe arriba.

Los estudios clínicos controlados no han demostrado beneficios significativos atribuibles a la administración de epoetinas cuando se aumenta la concentración de hemoglobina por encima del nivel necesario para controlar los síntomas de anemia y evitar la transfusión de sangre.

ARANESP® se debe utilizar con precaución en pacientes epilépticos. Se han reportado casos de convulsiones en pacientes tratados con ARANESP®.

Pacientes con insuficiencia renal crónica:Se recomienda una terapia complementaria de hierro en todos los pacientes cuyos niveles de ferritina sérica sea inferiores a 100 mcg/lt., o cuya saturación de transferrina esté por debajo de 20%.

En pacientes con insuficiencia renal crónica y evidencia clínica de enfermedad isquémica coronaria o insuficiencia cardiaca congestiva, la hemoglobina deseada debe determinarse de manera individual. En estos pacientes, el límite superior a alcanzar debe ser 12 g/dl (7.5 mmol/lt.), a menos que haya síntomas graves (por ejemplo, angina) que dicten lo contrario.

Durante la terapia con ARANESP®, se deben monitorear regularmente los niveles séricos de potasio. En algunos pacientes tratados con ARANESP® se ha reportado una elevación de los niveles de potasio, aunque no se ha establecido una causa. Si se observa un nivel elevado o en aumento del nivel de potasio, se debe considerar la suspensión del tratamiento de ARANESP® hasta alcanzar el nivel correcto.

Pacientes con cáncer:

Efecto sobre el crecimiento de tumores: Las epoetinas son factores de crecimiento que estimulan principalmente la producción de eritrocitos. Los receptores de eritropoyetina se pueden expresar sobre la superficie de una variedad de células tumorales. Como ocurre con todos los factores de crecimiento, existe la preocupación de que las epoetinas puedan estimular el crecimiento de tumores. En varios estudios clínicos controlados, no se ha observado que las epoetinas mejoren la supervivencia global o reduzcan el riesgo de progresión tumoral en pacientes con anemia asociada con cáncer.

En estudios clínicos controlados, se ha observado que el uso de ARANESP® y otros agentes estimulantes de eritropoyesis (ESAs):

  • Reducía el tiempo hasta la progresión del tumor en pacientes con cáncer de cabeza y cuello avanzado que recibían terapia de radiación al administrarse para alcanzar una concentración de hemoglobina de más de 14 g/dl (8.7 mmol/lt.), las ESAs no están indicadas para utilizarse en esta población de pacientes.
  • Reducía la supervivencia global y aumentaba el número de muertes atribuidas a la progresión de la enfermedades a los 4 meses en pacientes con cáncer de mama metastático que recibían quimioterapia al administrarse para alcanzar una concentración de hemoglobina entre 12 a 14 g/dl (7.5 a 8.7 mmol/lt.).
  • Aumentaba el riesgo de muerte al administrarse para conseguir una concentración de hemoglobina de 12 g/dl (7.5 mmol/lt.) en pacientes con neoplasia maligna activa que no recibían ni quimioterapia ni radiación. Las ESAs no están indicadas para utilizarse en esta población de pacientes.
  • Reducía la supervivencia global durante la fase de seguimiento a largo plazo en pacientes anémicos con neoplasias linfoides que recibían quimioterapia al administrarse para conseguir una concentración de hemoglobina superior a 12 g/dl.

En vista de lo anterior, en algunas situaciones clínicas, la transfusión de sangre debe ser el tratamiento preferido para el manejo de la anemia en pacientes con cáncer. La decisión de administrar eritropoyetinas recombinantes se tomará en base a la evaluación riesgo-beneficio junto con la aceptación individual del paciente y teniendo en cuenta el contexto clínico específico. Los factores que se deben considerar en esta evaluación son el tipo de tumor y su fase; el grado de anemia; esperanza de vida; el ambiente en el que el paciente es tratado; y la preferencia del paciente.

En pacientes con tumores sólidos o neoplasias linfoproliferativas, si el valor de hemoglobina excede 12 g/dl (7.5 mmol/lt.), se seguirá el ajuste de dosis descrito en la sección 4.2, con la intención de minimizar el riesgo potencial de eventos tromboembólicos. El recuento de plaquetas y el nivel de hemoglobina también se deben monitorear periodicamente.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

Categoría de embarazo C:No existen datos clínicos sobre la utilización de ARANESP® en mujeres embarazadas.

Estudios en animales no indican efectos nocivos directos con respecto al embarazo, desarrollo embrionario/fetal, parto o desarrollo postnatal.

Se debe tener cuidado al recetarlo a mujeres embarazadas.

Debido a que no hay experiencia clínica con mujeres en periodo de lactancia, no se debe administrar ARANESP® a mujeres que estén lactando. Cuando la terapia con ARANESP® es absolutamente necesaria, las mujeres deben interrumpir la lactancia.

Reacciones secundarias y adversas:

General:Ha habido reportes de reacciones alérgicas graves asociadas con darbepoetina alfa que incluyen reacciones anafilácticas, angioedema, disnea, erupciones cutáneas y urticaria.

Experiencia en estudios clínicos:

Pacientes con insuficiencia renal crónica: Los datos presentados de estudios controlados incluyeron 1,357 pacientes de los cuales 766 fueron tratados con ARANESP® y 591 con r-HuEPO. En el grupo tratado con ARANESP®, 83% de los pacientes estaban recibiendo diálisis y 17% no estaban recibiendo diálisis.

En estudios donde ARANESP® fue administrado por vía subcutánea, se reportó dolor en el sitio de la inyección atribuido al tratamiento. Esto pareció ser más frecuente que con r-HuEPO. El dolor era generalmente leve y transitorio y ocurrió predominantemente después de la primera inyección.

Tabla 1: La incidencia de reacciones adversas consideradas relacionados
con el tratamiento con ARANESP® en los estudios clínicos fue:

Clasificación por órganos
y sistemas MedDRA

Incidencia en sujetos

Reacción adversa al fármaco

Trastornos cardiacos

Muy común (? 1/10)

Hipertensión

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Común (? 1/100 a < 1/10)

Erupción/eritema

Trastornos vasculares

Poco común (? 1/1,000 a < 1/100)

Eventos tromboembólicos

Trastornos generales y alteraciones en el sitio de administración

Común (? 1/100 a < 1/10)

Dolor en el sitio de la inyección

Pacientes con cáncer: Las reacciones adversas se determinaron a partir de los datos agrupados de siete estudios de ARANESP® aleatorizados, doble ciego, controlados con placebo y que incluyeron un total de 2,112 pacientes (ARANESP® 1,200, placebo 912). En los estudios clínicos se incluyeron pacientes con tumores sólidos (por ejemplo, pulmón, mama, colon, ovario) y con neoplasias linfoides (por ejemplo, linfoma, mieloma múltiple).

Tabla 2: La incidencia de reacciones adversas consideradas relacionadas
con el tratamiento con ARANESP® en los estudios clínicos fue:

Clasificación por órganos
y sistemas MedDRA

Incidencia en sujetos

Reacción adversa al fármaco

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Común (? 1/100 a < 1/10)

Erupción/eritema

Trastornos vasculares

Común (? 1/100 a < 1/10)

Eventos tromboembólicas, incluyendo embolia pulmonar

Trastornos generales y alteraciones en el sitio de administración

Muy común (? 1/10)

Edema

Común (? 1/100 a < 1/10)

Dolor en el sitio de la inyección

Experiencia postcomercialización:Durante el uso postcomercialización de ARANESP® se han identificado las siguientes reacciones adversas:

  • Aplasia pura eritrocitaria: Se han descrito casos aislados de aplasia pura eritrocitaria (PRCA) mediada por anticuerpos neutralizantes antieritropoyetina asociados con el tratamiento con ARANESP® principalmente en pacientes con IRC tratados por vía subcutánea. En caso de que se haya diagnosticado PRCA, se debe interrumpir el tratamiento con ARANESP® y los pacientes no deben cambiar a otra ESA.
  • Reacciones alérgicas, incluyendo reacción anafiláctica, angioedema, erupción cutánea y urticaria.
  • Convulsiones.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Los resultados clínicos obtenidos hasta ahora no indican ninguna interacción de ARANESP® con otras sustancias. Sin embargo, existe una interacción potencial con fármacos que están altamente orientados a eritrocitos por ejemplo, ciclosporina, tacrolimus. Si se administra darbepoetina alfa concomitantemente con cualquiera de estos fármacos, los niveles de estos en sangre deben monitorizarse y sus dosis deben ajustarse a medida que la hemoglobina aumente.

Alteraciones en los resultados de pruebas de labor

Después de iniciar la terapia con ARANESP® para el tratamiento de pacientes con IRC, se debe determinar la hemoglobina semanalmente hasta que se haya estabilizado y se haya establecido la dosis de mantenimiento (ver Dosis y vía de administración). Después de ajustar la dosis, se debe determinar la hemoglobina cada 1 ó 2 semanas hasta que la hemoglobina sea estable. De ahí en adelante, la hemoglobina se puede medir en intervalos más prolongados.

Con la intención de asegurar una eritropoyesis efectiva, se deben determinar los niveles de hierro en todos los pacientes antes y durante el tratamiento, debido a que la mayoría de los pacientes eventualmente requerirá una terapia complementaria de hierro. La terapia complementaria de hierro es recomendable en todos los pacientes cuya ferritina sérica sea inferior a 100 mcg/lt., o cuya saturación de transferrina sérica sea inferior al 20%.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

En todos los estudios en ratas y perros, ARANESP® produjo un aumento marcado de la hemoglobina, hematocrito, recuento de eritrocitos y de los reticulocitos, que corresponden a los efectos farmacológicos esperados. Las reacciones adversas a dosis muy altas se consideraron como relacionadas con un efecto farmacológico exagerado (disminución de la perfusión tisular debida a un aumento de la viscosidad de la sangre). Entre ellos se incluyen mielofibrosis e hipertrofia esplénica así como un ensanchamiento del complejo ECG-QRS en perros pero sin que se observara disritmia ni efecto sobre el intervalo QT.

ARANESP® no reveló ningún potencial genotóxico ni tuvo ningún efecto sobre la proliferación de células no hematológicas in vitro o in vivo. En los estudios de toxicidad crónica no se observaron efectos tumorogénicos ni respuestas mitogénicas inesperadas en ningún tipo de tejido. El potencial carcinogénico de darbepoetina alfa no ha sido evaluado en estudios animales a largo plazo.

En los estudios realizados en ratas y conejos no se observó ninguna evidencia clínicamente relevante de efectos nocivos sobre el embarazo, desarrollo embrionario/fetal, parto o desarrollo postnatal. La transferencia placentaria fue mínima. No se detectó alteración de la fertilidad.

Dosis y via de administracion:

El tratamiento con ARANESP® lo deben iniciar médicos experimentados en las indicaciones mencionadas arriba.

ARANESP® se presenta listo para su administración en jeringas prellenadas.

Tratamiento de la anemia sintomática en pacientes adultos y pediátricos con insuficiencia renal crónica:Los síntomas de la anemia y sus secuelas pueden variar en función de la edad, el género y la incidencia global de la enfermedad; por ello es necesaria una evaluación del médico acerca de la evolución clínica y condición de cada paciente. ARANESP® debe administrarse por vía subcutánea o por vía intravenosa con el objeto de aumentar la concentración de hemoglobina hasta un nivel no superior a 12 g/dl (7.5 mmol/lt.). Es preferible el uso subcutáneo en pacientes que no reciben hemodiálisis para evitar la punción de venas periféricas.

Debido a la variabilidad intrapaciente, en ciertas ocasiones se pueden observar valores individuales de hemoglobina superiores o inferiores a los niveles deseados. La variabilidad en los niveles de hemoglobina se debe controlar mediante el ajuste de la dosis con la intención de mantener los valores de hemoglobina dentro del intervalo entre 10 g/dl (6.2 mmol/lt.) y 12 g/dl (7.5 mmol/lt.). Se debe evitar un nivel de hemoglobina sostenido de más de 12 g/dl (7.5 mmol/lt.); más adelante se proporcionan instrucciones para ajustar adecuadamente la dosis cuando la concentración de hemoglobina sea superior a 12 g/dl (7.5 mmol/lt.). Deben evitarse incrementos de hemoglobina superiores a 2 g/dl (1.25 mmol/lt.) durante un periodo de cuatro semanas. Si esto ocurre, se debe realizar un ajuste adecuado de la dosis según las instrucciones proporcionadas.

El tratamiento con ARANESP® se divide en dos fases: fase de corrección y fase de mantenimiento. Se presenta la guía por separado para pacientes adultos y pediátricos. No se ha estudiado el tratamiento de pacientes pediátricos menores de 1 año de edad:

Pacientes adultos con insuficiencia renal crónica:

Fase de corrección: La dosis inicial tanto por vía subcutánea como intravenosa es de 0,45 µg/kg de peso corporal administrada en una única inyección semanal. Por otra parte, en pacientes no sometidos a diálisis, se puede administrar una dosis inicial de 0,75 µg/kg como inyección única una vez cada dos semanas por vía subcutánea. Si el aumento de la hemoglobina fuera inadecuado (menos de 1 g/dl (0,6 mmol/lt.) en 4 semanas) la dosis se aumentará en aproximadamente 25%. La dosis no se aumentará más frecuentemente de una vez cada 4 semanas.

Si el aumento de la hemoglobina es superior a 2 g/dl (1,25 mmol/lt.) en un periodo de 4 semanas, la dosis se debe reducir aproximadamente 25%. Si el nivel de hemoglobina rebasa los 12 g/dl (7,5 mmol/lt.), se debe evaluar la necesidad de reducir la dosis. Si el nivel de hemoglobina continúa aumentando, la dosis debe reducirse aproximadamente en 25%. En caso de que el nivel de hemoglobina continúe aumentando tras una reducción de dosis, debe interrumpirse temporalmente el tratamiento hasta que los niveles de hemoglobina empiecen a disminuir, momento en el que se reiniciará el tratamiento con una dosis aproximadamente 25% inferior a la dosis previa.

La hemoglobina se debe medir cada semana o cada dos semanas hasta que se estabilice. Posteriormente la hemoglobina se medirá a intervalos de tiempo más amplios.

Fase de mantenimiento: Durante la fase de mantenimiento, ARANESP® se puede administrar como inyección única una vez cada semana o cada 2 semanas. Los pacientes en diálisis que cambien de la administración de ARANESP® una vez a la semana a una vez cada dos semanas, deberán recibir inicialmente una dosis equivalente al doble de la dosis semanal previa. En pacientes no sometidos a diálisis, una vez los niveles objetivo de hemoglobina se han alcanzado con una pauta de administración de una vez cada 2 semanas, ARANESP® puede ser administrado por vía subcutánea una vez al mes utilizando una dosis inicial igual a 2 veces la dosis previa administrada una vez cada 2 semanas.

La dosis se titulará según sea necesario para mantener los niveles deseados de hemoglobina.

Si se requiere ajustar la dosis para mantener el nivel deseado de hemoglobina, se recomienda ajustar la dosis en aproximadamente 25%.

Si el aumento de la hemoglobina es superior a 2 g/dl (1,25 mmol/lt.) en un periodo de 4 semanas, la dosis se debe reducir aproximadamente 25%, dependiendo de la velocidad de aumento de la hemoglobina. Si el nivel de hemoglobina rebasa los 12 g/dl (7,5 mmol/lt.), se debe evaluar la necesidad de reducir la dosis. Si el nivel de hemoglobina continúa aumentando, la dosis debe reducirse aproximadamente en 25%. En caso de que el nivel de hemoglobina continúe aumentando tras una reducción de dosis, debe interrumpirse temporalmente el tratamiento hasta que los niveles de hemoglobina empiecen a disminuir, momento en el que se reiniciará el tratamiento con una dosis aproximadamente 25% inferior a la dosis previa.

Se debe monitorear adecuadamente a los pacientes para asegurar que se utiliza la dosis más baja autorizada de ARANESP® que permita un control adecuado de los síntomas de la anemia.

Después de cada ajuste en la dosis o programa de dosis se debe monitorear la hemoglobina cada semana o cada dos semanas. Los cambios en la dosis durante la fase de mantenimiento del tratamiento se realizarán dejando intervalos mínimos de dos semanas.

Al cambiar la vía de administración, se debe utilizar la misma dosis y se debe monitorear la hemoglobina cada una o dos semanas de modo que se puedan hacer los ajustes necesarios de la dosis para mantener el nivel deseado de hemoglobina.

Estudios clínicos han demostrado que los pacientes adultos tratados con r HuEPO una, dos o tres veces a la semana pueden cambiar a ARANESP® una vez a la semana o una vez cada dos semanas (ver Tabla 3).

Pacientes pediátricos con insuficiencia renal crónica:

Fase de corrección: En pacientes ? 11 años de edad, la dosis inicial tanto por vía subcutánea como intravenosa es de 0,45 µg/kg de peso corporal administrada en una única inyección semanal. Por otra parte, en pacientes no sometidos a diálisis, se puede administrar una dosis inicial de 0,75 µg/kg como inyección única una vez cada dos semanas por vía subcutánea. Si el aumento de la hemoglobina no fuera adecuado (menos de 1 g/dl (0,6 mmol/lt.) en 4 semanas) la dosis se aumentará en aproximadamente 25%. Los incrementos de dosis se harán como máximo una vez cada 4 semanas

Si el aumento de la hemoglobina es superior a 2 g/dl (1,25 mmol/lt.) en un periodo de 4 semanas, la dosis se debe reducir aproximadamente 25%, dependiendo de la velocidad de aumento de la hemoglobina. Si el nivel de la hemoglobina rebasa los 12 g/dl (7,5 mmol/lt.), se debe evaluar la necesidad de reducir la dosis. Si el nivel de hemoglobina continúa aumentando, la dosis debe reducirse aproximadamente en 25%. En caso de que el nivel de hemoglobina continúe aumentando tras una reducción de dosis, debe interrumpirse temporalmente el tratamiento hasta que los niveles de hemoglobina empiecen a disminuir, momento en el que se reiniciará el tratamiento con una dosis aproximadamente 25% inferior a la dosis previa.

La hemoglobina se medirá cada una o dos semanas hasta que se estabilice. Posteriormente la hemoglobina se medirá a intervalos de tiempo más amplios.

No hay instrucciones disponibles sobre la corrección de la hemoglobina en pacientes pediátricos de 1 a 10 años de edad.

Fase de mantenimiento: En pacientes pediátricos ? 11 años de edad, durante la fase de mantenimiento, ARANESP® se puede administrar como inyección única una vez cada semana o cada 2 semanas. Los pacientes en diálisis que cambien de la administración de ARANESP® una vez a la semana a una vez cada dos semanas, deberán recibir inicialmente una dosis equivalente al doble de la dosis semanal previa. En pacientes no sometidos a diálisis, una vez que se alcancen los niveles objetivo de hemoglobina mediante el empleo de una pauta de administración de una vez cada 2 semanas, ARANESP® puede ser administrado por vía subcutánea una vez al mes utilizando una dosis inicial igual a 2 veces la dosis previa administrada una vez cada 2 semanas.

En pacientes pediátricos de 1 a 18 años de edad, los datos clínicos han demostrado que los pacientes tratados con r-HuEPO dos o tres veces a la semana pueden cambiar a ARANESP® una vez a la semana, y aquéllos tratados con r-HuEPO una vez a la semana pueden cambiar a ARANESP® una vez cada 2 semanas. La dosis pediátrica semanal inicial de ARANESP® (µg/semana) puede calcularse dividiendo entre 240 la dosis semanal total de r-HuEPO (IU/semana). La dosis inicial de ARANESP® administrada cada dos semanas (µg/cada dos semanas) puede calcularse dividiendo entre 240 la dosis total acumulada de r-HuEPO administrada durante un periodo de dos semanas. Debido a la variabilidad 117 individual, la dosis se ajustará a la dosis óptima para cada paciente. Cuando se haga la sustitución de r-HuEPO por ARANESP® se monitorizará la hemoglobina cada una o dos semanas y se mantendrá la misma vía de administración.

La dosis se titulará según sea necesario para mantener los niveles deseados de hemoglobina.

Si se requiere ajustar la dosis para mantener el nivel deseado de hemoglobina, se recomienda ajustar la dosis en aproximadamente 25%.

Si el aumento de la hemoglobina es superior a 2 g/dl (1,25 mmol/lt.) en un periodo de 4 semanas, la dosis se debe reducir aproximadamente 25%, dependiendo de la velocidad de aumento de la hemoglobina. Si el nivel de hemoglobina rebasa los 12 g/dl (7,5 mmol/lt.), se debe evaluar la necesidad de reducir la dosis. Si el nivel de hemoglobina continúa aumentando, la dosis debe reducirse aproximadamente en 25%. En caso de que el nivel de hemoglobina continúe aumentando tras una reducción de dosis, debe interrumpirse temporalmente el tratamiento hasta que los niveles de hemoglobina empiecen a disminuir, momento en el que se reiniciará el tratamiento con una dosis aproximadamente 25% inferior a la dosis previa.

Se debe monitorear adecuadamente a los pacientes para asegurar que se utiliza la dosis más baja autorizada de ARANESP® que permita un control adecuado de los síntomas de la anemia.

Después de cada ajuste en la dosis o programa de dosis se debe monitorear la hemoglobina cada semana o cada dos semanas. Los cambios en la dosis durante la fase de mantenimiento del tratamiento se realizarán dejando intervalos mínimos de dos semanas.

Al cambiar la vía de administración, se debe utilizar la misma dosis y se debe monitorear la hemoglobina cada una o dos semanas de modo que se puedan hacer los ajustes necesarios de la dosis para mantener el nivel deseado de hemoglobina.

Conversión de epoetina alfa a ARANESP®:La dosis semanal inicial de ARANESP® en pacientes adultos y pediátricos se debe estimar sobre la base de dosis semanal de epoetina alfa al momento de la sustitución (ver Tabla 3). Para pacientes pediátricos que reciben una dosis semanal de epoetina alfa de < 1,500 unidades/semana, los datos disponibles son insuficientes para determinar una dosis de conversión de ARANESP®. Debido a la variabilidad, se deben titular las dosis para lograr y mantener niveles de hemoglobina dentro del rango de 10 a 12 g/dl. Debido a la vida media sérica más larga, se debe administrar ARANESP® con menor frecuencia que la epoetina alfa. Si un paciente estaba recibiendo epoetina alfa 2 ó 3 veces a la semana, se debe administrar ARANESP® una vez a la semana. Si un paciente estaba recibiendo epoetina alfa una vez por semana, se debe administrar ARANESP® una vez cada 2 semanas. Se debe conservar la vía de administración (intravenosa o subcutánea).

Tabla 3. Dosis iniciales estimadas de ARANESP® (mcg/semana) para pacientes
basados en dosis previas de epoetina alfa (unidades/semana)

Dosis previa semanal
de epoetina alfa
(unidades/semana)

Dosis semanal de ARANESP® (mcg/semana)

Adulto

Pediátrico

< 1,500

6.25

Ver texto*

1,500 a 2,499

6.25

6.25

2,500 a 4,999

12.5

10

5,000 a 10,999

25

20

11,000 a 17,999

40

40

18,000 a 33,999

60

60

34,000 a 89,999

100

100

? 90,000

200

200

* Para pacientes pediátricos que reciben una dosis semanal de epoetina de < 1,500 unidades/semana, los datos disponibles no son suficientes para determinar la dosis de conversión de ARANESP®.

Tratamiento de la anemia sintomática inducida por quimioterapia en pacientes con cáncer ARANESP® se debe administrar por vía subcutánea a pacientes con anemia (por ejemplo, concentración de hemoglobina ? 10 g/dl (6.2 mmol/lt.)) con el objeto de aumentar la concentración de hemoglobina a no más de 12 g/dl (7.5 mmol/lt.). Los síntomas de la anemia y sus secuelas pueden variar en función de la edad, el género y la incidencia global de la enfermedad; por ello es necesaria una evaluación del médico acerca de la evolución clínica y condición de cadal.

Debido a la variabilidad intrapaciente, en ciertas ocasiones se pueden observar valores individuales de hemoglobina superiores o inferiores a los niveles deseados. La variabilidad en los niveles de hemoglobina se debe controlar mediante el ajuste de la dosis con la intención de mantener los valores de hemoglobina dentro del intervalo entre 10 g/dl (6.2 mmol/lt.) y 12 g/dl (7.5 mmol/lt.). Se debe evitar un nivel de hemoglobina sostenido de más de 12 g/dl (7.5 mmol/lt.); más adelante se proporcionan instrucciones para ajustar adecuadamente la dosis cuando la concentración de hemoglobina sea superior a 12 g/dl (7.5 mmol/lt.).

La dosis inicial recomendada es 500 mcg (6.75 mcg/kg) administrados una vez cada tres semanas, o bien una dosis de 2.25 mcg/kg del peso corporal administrada una vez a la semana. Si la respuesta clínica del paciente (fatiga, respuesta de hemoglobina) es inadecuada después de nueve semanas, puede no ser efectivo continuar el tratamiento.

El tratamiento con ARANESP® se debe suspender aproximadamente cuatro semanas después de haber terminado la quimioterapia.

Una vez alcanzado el objetivo terapéutico de un paciente, se debe reducir la dosis entre 25 y 50% para asegurar que se utiliza la dosis más baja autorizada de ARANESP® que permita mantener el nivel de hemoglobina necesario para controlar los síntomas de la anemia. Se debe considerar la titulación de la dosis adecuada entre 500, 300 y 150 mcg.

Se debe monitorear adecuadamente a los pacientes, si se observan valores de hemoglobina por encima de 12 g/dl (7.5 mmol/lt.), se debe reducir la dosis aproximadamente entre 25 y 50%. El tratamiento con ARANESP® se debe interrumpir temporalmente si los niveles de hemoglobina exceden 13 g/dl (8.1 mmol/lt.). Una vez que los niveles de hemoglobina hayan disminuido hasta 12 g/dl (7.5 mol/lt.) o por debajo de este valor, se reiniciará el tratamiento con una dosis aproximadamente 25% inferior a la dosis previa.

Si el incremento de hemoglobina es mayor de 2 g/dl (1.25 mmol/lt.) en un periodo de 4 semanas, se debe reducir la dosis entre 25 y 50%.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

El margen terapéutico de ARANESP® es muy amplio. Incluso a niveles séricos muy elevados, no se han observado síntomas de sobredosis.

En caso de policitemia, ARANESP® se debe interrumpir temporalmente. Se puede llevar a cabo una flebotomía si está clínicamente indicada.

Presentaciones:

Caja con una o cuatro jeringas prellenadas de 20, 30, 40,60, 100 mcg.

Caja con una jeringa prellenada de 300 ó 500 mcg de solución ARANESP®.

Las jeringas están hechas de vidrio tipo 1 con agujas de acero inoxidable calibre 27. La cubierta de la aguja de la jeringa prellenada contiene hule natural seco (un derivado del látex).

No todos los paquetes se pueden comercializar.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Almacenar en un refrigerador (2 a 8°C). No se congele. Mantener el envase dentro de la caja de cartón exterior, para protegerlo de la luz. Para propósitos de uso ambulatorio, ARANESP® puede ser retirado de su almacenamiento durante un solo periodo de siete días a temperatura ambiente (hasta 25°C). Una vez que la jeringa ha sido retirada del refrigerador y que ha alcanzado la temperatura ambiente (hasta 25°C) se debe utilizar a más tardar en 7 días, de lo contrario, deséchela.

Leyendas de proteccion:

Manténgase fuera del alcance de los niños. Manténgase refrigerado entre 2 y 8°C. No se congele. No se use si el sello está roto. No se use si la solución se encuentra nebulosa o contiene partículas visibles. Su venta requiere receta médica. Lea las instrucciones antes de usarse.

El uso indebido de ARANESP® por personas sanas puede dar como resultado un aumento excesivo de hemoglobina. Esto puede asociarse a complicaciones del sistema cardiovascular que pueden tener consecuencias fatales.

El uso del producto en pacientes con neoplasias debe ser supervisado por el médico especialista. No se utilice el producto en niños menores de 11 años. Literatura exclusiva para el médico.

Laboratorio y direccion:

Amgen México, S.A. de C.V.
Tejocotes s/n, lote 3, Agave I, puerta 40 y 41.
Col. San Martín Obispo Tepetlixpan
Cuautitlán Izcalli, Estado de México
® Marca registrada

:

Reg. Núm. 066M2011, SSA IV

Definiciones médicas / Glosario
  1. CANCER, Derivado de una palabra latina que significa cangrejo, este términodescribe la capacidad de extensión de los tumores malignos.
  2. HEMOGLOBINA, Es la sustancia química de la sangre contenida en los glóbulos rojos yencargada del transporte del oxígeno desde los pulmones a todos lostejidos del organismo.
  3. HEPATITIS, Es la inflamación del hígado producida por una infección, un agentequímico o un fármaco.
  4. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  5. URTICARIA, Existen múltiples causas de la urticaria, pero la erupción se caracteriza siempre por ronchas rojas pruriginosas.
  Medicamentos