Accuretic

Para qué sirve Accuretic , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

DescripciÓn

: Quinapril/hidroclorotiazida es una tableta de combinación fija que combina un inhibidor de la enzima convertidora de angioten­sina, clorhidrato de quinapril y un diurético, hidroclorotiazida (HCTZ). El clorhidrato de quinapril se describe químicamente como el monoclorhidrato del ácido [3S-[2[R*(R*)], 3R*]]-2-[2-[[1-(etoxicarbonil)-3-fenil­propil]amino]-1-oxopropil]-1,2,3,4-tetra­hi­dro-3-isoquinolina­car­­bo­xílico. Su fórmula ­empírica es C 25 H 30 N 2 O 5 ? HCl y su fórmula estructural es:Peso molecular = 474.98
El clorhidrato de quinapril es un polvo amorfo de color blanco a blanquecino, libremente soluble en solventes acuosos.
Hidroclorotiazida se describe químicamente 6-cloro-3,4-dihidro-2H-1,2,4-benzotiadiazina-7-sulfonamida 1,1-dióxido.
Su fórmula empírica es C 7 H 8 CIN 3 O 4 S 2 y su fórmu­la estructural es:Peso molecular = 297.72
Hidroclorotiazida es un polvo cristalino, blanco o blanquecino, que es ligeramente soluble en agua, pero libremente soluble en solución de hidróxido de sodio.
Quinapril/HCTZ está disponible para uso oral en tabletas de combinación fija en presentaciones de qui­napril con hidroclorotiazida de 20 mg con 12.5 mg,. Los ingredientes inactivos incluyen crospovidona, lactosa, carbonato de magnesio, estearato de magnesio, povidona, óxido de hierro rojo sintético, óxido de hierro amarillo sintético, dióxido de titanio, agua purificada y cera candelilla.

FarmacologÍa clÍnica

: En estudios clínicos, la administración concomitante de quinapril e hidroclorotiazida produjo reducciones más altas en la presión arterial que los agentes únicos administrados solos. La administración concomitante de quinapril e hidroclorotiazida no tiene ningún efecto sobre las farmacocinéticas de ningún medicamento.
Como resultado de su efecto diurético, hidroclo­rotiazida aumenta la actividad plasmática de la renina (ARP), incrementa la secreción de aldosterona, reduce el potasio sérico y aumenta la pérdida de potasio urinario. La administración de quinapril inhibe el eje de la renina-angiotensina-aldosterona y tiende a atenuar la disminución de potasio asociada con hidroclorotiazida.
Quinapril es rápidamente esterificado a quina­prilat (diácido de quinapril, el metabolito principal) el cual, en estudios en humanos y animales, es un potente inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina. La ECA es una peptidil-dipeptidasa que cataliza la conversión de angiotensina I al agente vasoconstrictor, angiotensina II el cual tiene que ver con el control vascular y funcional a través de muchos mecanismos diferentes, incluyendo estimulación de la secreción de aldosterona por la corteza adrenal. El modo de acción de quinapril en humanos y animales, es la in­-hi­bición de la actividad tisular y circulante de la ECA, reduciendo así la actividad vasopresora y la secreción de la aldosterona. La eliminación de la retroalimentación negativa de la angiotensina II sobre la secreción de renina conduce a una actividad plasmática elevada de la renina (ARP).
En tanto que el mecanismo principal del efecto antihipertensivo, se cree, es a través del sistema de la renina-angiotensina-aldosterona, quinapril ejerce acciones antihipertensivas incluso en pacientes con hipertensión asociada a niveles bajos de renina. La monoterapia con quinapril constituyó un antihiper­tensivo efectivo en todas las razas estudiadas; sin embargo, fue algo menos efectiva en la negra (usualmente un grupo con niveles de renina predominantemente bajos) que en personas no correspondientes a ese grupo.
La ECA es idéntica a la cinasa II, una enzima que degrada la bradicinina, un potente péptido vasodilatador; todavía debe ser elucidado si los niveles altos de bradicinina juegan un papel en el efecto terapéutico de quinapril. En estudios con animales, el efecto antihipertensivo de quinapril perdura más que su efecto inhibitorio sobre la ECA circulante, mientras que, la inhibición tisular de la ECA se correlaciona más de cerca con la duración de esos efectos antihipertensivos.
Farmacocinética y metabolismo: Después de la administración oral, las concentraciones plasmáticas pico se observaron en el lapso de una hora. Con base en la recuperación de quinapril y sus metabolitos en la orina, el grado de absorción es de aproximadamente 60%. La absorción de hidroclorotiazida es algo más lenta (1 a 2.5 horas) y más completa (50-80%). Un 38% de quinapril administrado por vía oral está disponible sistémicamente como quinaprilat. Quinapril posee una vida media de eliminación en el plasma de aproximadamente una hora.
Las concentraciones plasmáticas pico de quinapril se observan aproximadamente dos horas después de una dosis de quinapril. Quinaprilat es eliminado principalmente por excreción renal y posee una vida media efectiva de acumulación de 3 horas. Aproximadamente 97% de quinapril o quinaprilat que circula en el plasma se fija a proteínas. En pacientes con insuficiencia renal, la vida media aparente de eliminación de quinaprilat se incrementa a medida que el aclaramiento de creatinina disminuye.
Estudios farmacocinéticos, en pacientes con enfermedad renal en etapa terminal con hemodiálisis crónica o diálisis peritoneal ambulatoria continua, indican que la diálisis tiene poco efecto en la eliminación de quinapril y quinaprilat. La eliminación de quinaprilat es también reducida en pacientes ancianos ( ³ 65 años) y se correlaciona bien con su nivel de función renal (véase Dosis y administración). Las concentraciones de quinaprilat se reducen en pacientes con cirrosis alcohólica debido a la deesterificación deficiente de quinapril. Estudios en ratas indican que quinapril y sus metabolitos no cruzan la barrera hematoen­cefálica.
Farmacodinámica: La administración de 10 a 80 mg de quinapril en pacientes con hipotensión leve a severa produce una reducción de la presión arterial, de pie o sentado, con un efecto mínimo en el pulso cardiaco. La actividad antihipertensiva se inicia en una hora con efectos pico que usualmente se logran de 2 a 4 horas después de la dosificación. El alcance de los efectos máximos de la disminución en la presión arterial puede requerir 2 semanas de terapia en algunos pacientes. A las dosis recomendadas, los efectos antihipertensivos se mantienen en la mayoría de los pacientes durante un intervalo de dosificación de 24 horas si continúa con la terapia a largo plazo.
Las valoraciones hemodinámicas, en los pacientes con hipertensión, han indicado que la reducción de la presión arterial producida por quinapril se acompaña por una reducción de la resistencia periférica total y resistencia vascular renal, con poco o ningún cambio en la frecuencia cardiaca, índice cardiaco, flujo sanguíneo renal, tasa de filtración glomerular o fracción de filtración.
El mecanismo que subyace en la actividad antihiper­tensa de los diuréticos se desconoce. Durante la administración crónica se reduce la resistencia vascular periférica; sin embargo, esto puede ser secundario a cambios en el balance de sodio.
Hidroclorotiazida es un diurético que actúa directamente en el riñón para incrementar la excreción de sodio y cloruro, y un volumen acompañante de agua. Hidroclorotiazida también incrementa la excreción de potasio y bicarbonato, y reduce la excreción de calcio. El tratamiento crónico con hidroclorotiazida eleva el APR de 2 a 6 veces. Después de la administración oral de hidroclorotiazida, la diuresis tiene lugar en un periodo de dos horas, alcanza su pico aproximadamente en 4 horas y perdura de 6 a 12 horas. Hidroclorotiazida es excretada sin cambio alguno por los riñones. Cuando se siguen los niveles plasmáticos por lo menos 24 horas, se ha observado que la vida media del plasma varía entre 4 a 15 horas. Por lo menos 61% de la dosis es eliminada sin cambios en un lapso de 24 horas. Hidroclorotiazida cruza la barrera placentaria, pero no la barrera hemato­encefálica.
La terapia concomitante con diuréticos del tipo tiazida, proporciona un efecto de reducción de la presión arterial mayor que el observado con cualquier agente solo. Los efectos terapéuticos parecen ser los mismos para ancianos ( ³ 65 años) y pacientes adultos más jóvenes, a quienes se les administran las mismas dosificaciones diarias, sin ningún incremento en la incidencia de efectos adversos en la población mayor.

Indicaciones y uso

: Quinapril/HCTZ está indicado para el tratamiento de hipertensión en pacientes en quienes es apropiada una terapia de combinación con quinapril y un diurético.

Contraindicaciones

: Quinapril/HCTZ está contraindicado en el embarazo y en pacientes que son hipersensibles a cualquier compuesto de este producto, incluyendo pacientes con una historia de angioedema relacionado a un tratamiento previo con inhibidores de la ECA. Pueden ocurrir reacciones de sensibilidad en pacientes con o sin historia de alergia o asma bronquial.
En vista del componente de hidroclorotiazida, este producto está contraindicado en pacientes con anuria o hipersensibilidad a otros medicamentos derivados de sulfonamidas.

Advertencias

: Angioedema: Se ha reportado angioedema en los pacientes tratados con los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, incluyendo 0.1% de los pacientes que reciben quinapril. Si se produce estridor laríngeo o angioedema de la cara, lengua o glotis, debe suspenderse inmediatamente el tratamiento con quinapril/HCTZ; el paciente debe ser tratado de acuerdo con los cuidados médicos ­establecidos para este padecimiento, y observado cuidadosamente hasta que la inflamación desaparezca.
En algunos casos en que la inflamación se limita a la cara y labios, la condición se resuelve generalmente sin tratamiento; los antihista­mínicos pueden ser de utilidad en el alivio de los síntomas. El angioedema asociado con un compromiso laríngeo puede ser fatal. Cuando hay participación de la lengua, glotis o laringe, lo que probablemente produzca una obstrucción de la vía aérea, debe suministrarse con prontitud una terapia de emergencia apropiada, incluyendo, pero no limitado a, solución de adrenalina subcutánea (epinefrina) 1:1,000 (0.3 a 0.5 ml) (véase Reacciones adversas).
Los pacientes de raza negra que reciben terapia con inhibidores de la ECA han reportado una incidencia más alta de angioedema, en comparación con los pacientes que no son negras. Debe hacerse notar que en estudios clínicos controlados los inhibidores de la ECA tienen un efecto en la presión arterial que es menor en los pacientes negros que en los que no pertenecen a esa raza. La incidencia de angioedema en pacientes que no son negros y en negros durante la terapia con quinapril, se ha calculado en dos ensayos clínicos grandes de diseño abierto que evaluaron la efectividad de quinapril en el manejo de la hipertensión. En un estudio se evaluaron 1,656 pacientes negros y 10,583 de otra raza, la incidencia de angioedema, independientemente de la asociación o no al tratamiento con quinapril, fue de 0.3% en negros y 0.39% en los que no eran negros. En otro estudio (1,443 negros y 9,300 pacientes que no lo eran) la incidencia de angioedema fue de 0.55% en los negros y 0.17% en el otro grupo.
Los pacientes con una historia de angioedema no relacionado con la terapia de inhibidores de la ECA pueden encontrarse en alto riesgo de angioedema, mientras reciben un inhibidor de la ECA.

Reacciones anafilactoides

: Desensibilización: Los pacientes que reciben inhibidores de la ECA, durante un tratamiento de desensibilización para el veneno de himenó­p­teros, presentan reacciones anafilactoides sostenidas que pueden poner en peligro la vida. En estos mismos casos, estas reacciones se evitan cuando los inhibidores de la ECA han sido suspendidos temporalmente, pero han vuelto a aparecer después de una reinstalación inadvertida.
Aféresis LDL: Los pacientes que sufren una aféresis de lipoproteínas de baja densidad, con una absorción de dextrán sulfato, cuando se encuentran recibiendo un tratamiento concomitante con un inhibidor de la ECA, han reportado reacciones anafilactoides.
Hemodiálisis: Las evidencias clínicas han demostrado que los pacientes hemodializados que utilizan ciertas membranas de flujo alto (como las membranas de poliacrilonitrilo), están propensos a experimentar reacciones anafilactoides con un tratamiento concomitante de inhibidores de la ECA. Esta combinación debe ser evitada, ya sea por el uso de medicamentos antihipertensivos o membranas alternas para hemodiálisis.
Hipotensión: Quinapril/HCTZ puede ocasionar hipotensión sintomática, usualmente no con más frecuencia que cualquier medicamento como monoterapia. La hipotensión sintomática ha sido observada raramente en pacientes hipertensos no complicados tratados con quinapril; sin embargo, constituye una consecuencia posible de la terapia de inhibición de la ECA en pacientes con pérdida de sal/volumen, como aquéllos tratados previamente con diuréticos, y que tienen una restricción dietética de sal o que están en diálisis (véase Precauciones, Interacciones del medicamento y Reacciones adversas).
Quinapril/HCTZ debe ser utilizado con precaución en pacientes que reciben una terapia concomitante con otros agentes antihipertensivos. El componente de tiazida de quinapril/HCTZ puede potenciar la acción de otros medicamentos antihipertensivos, especialmente gangliónicos o bloqueadores adrenérgicos periféricos. Los efectos antihipertensivos del componente de tiazida también pueden aumentar en los pacientes después de una simpatectomía. En los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, con o sin insuficiencia renal asociada, la terapia con inhibidores de la ECA para la hipertensión puede ocasionar una baja excesiva de la presión arterial, la cual puede estar asociada con oliguria, azoemia y, en pocos casos, con insuficiencia aguda renal y muerte en tales pacientes. La terapia con quinapril/HCTZ debe ser iniciada bajo estricta supervisión médica. Estos pacientes deben ser vigilados cuidadosamente durante las dos primeras semanas de tratamiento y en el momento en que la dosificación de quinapril se incremente. Si se produce hipotensión sintomá­tica, el paciente debe ser colocado en posición supina y, en caso necesario, recibir una infusión intravenosa de solución salina normal. Una respuesta hipoten­siva transitoria no es una contraindicación para dosis posteriores; sin embargo, deben considerarse dosis más bajas del medicamento si ocurre este evento.
Neutropenia/agranulocitosis: Los inhibidores de la ECA han sido asociados raramente con agranu­locitosis y depresión de la médula ósea en pacientes con hipertensión no complicada, pero con más frecuencia en pacientes con deficiencia renal, especialmente si también tienen enfermedades vasculares del colágeno. La agranulocitosis se ha reportado con baja frecuencia durante el tratamiento con quinapril. Al igual que con otros inhibidores de la ECA, debe considerarse el mantener vigilancia del recuento de glóbulos blancos en los pacientes con enfermedades vasculares del colágeno y/o enfermedad renal tratados con quinapril.
Morbilidad y mortalidad fetal/neonatal: Los inhibidores de la ECA pueden ocasionar morbilidad y mortalidad fetal/neonatal cuando son administrados a mujeres en estado de embarazo. Cuando se detecta embarazo, quinapril/HCTZ debe ser suspendido tan pronto como sea posible.
Cuando se han utilizado inhibidores de la ECA durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, han habido reportes de hipotensión, insuficiencia renal, hipoplasia del cráneo y/o muerte, en el recién nacido.
También se ha reportado oligohidramnios, presumi­blemente representando una función renal reducida en el feto; asimismo se han reportado, en asociación con oligohidramnios, contractura de los miembros, deformidades craneofaciales, desarrollo pulmonar hipoplásico y retardo del crecimiento intrauterino. Mientras que estos efectos adversos no parecen haber sido el resultado de exposición limitada al primer trimestre, las madres cuyos embriones y fetos han sido expuestos únicamente durante el primer trimestre, también deben ser informadas. Sin embargo, si una mujer queda embarazada mientras recibe quinapril/HCTZ, el medicamento debe ser suspendido tan pronto como sea posible.
Otros riesgos potenciales para el feto/neonato expuesto a los inhibidores de la ECA incluyen, retardo del crecimiento intrauterino, premadurez y contacto arterioso patente; también se ha reportado la muerte fetal. No está claro, sin embargo, que estos eventos se relacionen con la inhibición de la ECA o con una enfermedad materna subyacente. Se desconoce si la exposición limitada al primer trimestre puede afectar de manera adversa el resultado fetal. Los infantes expuestos in utero a los inhibidores de la ECA deben ser observados cuidadosamente debido a hipotensión, oliguria e hipercaliemia. Si se produce oliguria, debe dirigirse la atención hacia el apoyo de la presión arterial y perfusión renal.
Función hepática deficiente: Quinapril/HCTZ debe ser utilizado con precaución en pacientes con función hepática deficiente o daño hepático progresivo, en vista de que alteraciones menores del balance de líquidos y electrólitos pueden precipitar coma hepático. También, considerando que el metabolismo de quinapril a quina­prilat normalmente es dependiente de la esterasa hepática, los pacientes con función hepática deficiente pueden desarrollar niveles plasmáticos marcadamente elevados de quinapril. No se han llevado a cabo estudios farmacocinéticos formales en pacientes hipertensos con función hepática deficiente.
Lupus eritematoso sistémico: Los diuréticos tiazídicos han reportado producir una exacerbación o activación del lupus eritematoso sistémico.
Las tiazidas cruzan la barrera placentaria y ­aparecen en la sangre del cordón. Los efectos no teratogénicos para el feto pueden incluir ictericia fetal o neonatal, trombocitopenia y, posiblemente, otras reacciones adversas que han ocurrido en el adulto.

Precauciones generales

: Función renal deficiente: Quinapril/HCTZ debe ser utilizado con precaución en pacientes con enfermedad renal severa. Los tiazidas pueden precipitar azoemia en tales pacientes, y los efectos de una dosificación repetida pueden ser acumulativos.
Algunos pacientes hipertensos, con enfermedad vascular renal preexistente no aparente, tratados con quinapril, han desarrollado aumentos en el nitrógeno ureico sanguíneo y creatinina sérica, usualmente menores y transitorios, ­especialmente cuando se administró quinapril conco­mitantemente con un diurético. Puede ser necesaria una ­reducción en la dosis. La evaluación del paciente hipertenso siempre debe incluir la valoración de la función renal (véase Dosis y administración).
Como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina-aldosterona, los cambios en la función renal pueden ser anticipados en los individuos susceptibles. En los pacientes con insuficiencia cardiaca severa cuya función renal puede depender de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldoste­rona, el tratamiento con inhibidores de la ECA puede estar asociado con oliguria y/o azoemia progresiva y, raramente, con insuficiencia renal aguda y/o muerte.
La vida media de quinaprilat se prolonga a medida que baja el aclaramiento de creatinina. Los pacientes con un aclaramiento de creatinina de < 60 ml/min requieren una dosis más baja del medicamento (véase Dosis y administración). La dosificación de estos pacientes debe ser titulada en forma ascendente con base en la respuesta terapéutica y debe vigilarse cuidadosamente la función renal, a pesar de que en los estudios ini­ciales no se indica que el medicamento produzca un deterioro posterior en dicha función.
En estudios clínicos con pacientes hipertensos con estenosis de las arterias renales bilaterales o unilaterales, se han observado aumentos en el nitrógeno ureico sanguíneo y creatinina sérica en algunos pacientes después de la terapia con inhibidores de la ECA. Estos incrementos fueron casi siempre reversibles después de la suspensión del inhibidor de la ECA y/o terapia con diuréticos. En estos pacientes, la función renal debe ser vigilada durante las primeras semanas de terapia. Algunos pacientes hipertensos sin enfermedad vascular renal preexistente aparente han desarrollado aumentos en la urea sanguínea y creatinina sérica, usualmente menores y transitorios, en especial cuando se ha administrado quinapril concomitan­temente con un diurético. Es más probable que esto ocurra en pacientes con deficiencia renal preexistente. Puede requerirse una reducción de la dosis y/o suspensión del diurético y/o quinapril.
Alteraciones en los electrólitos séricos: La evaluación de los electrólitos séricos debe realizarse a intervalos apropiados para detectar un posible desbalance de electrólitos. Al igual que con otros inhibidores de la ECA, pacientes con quinapril sólo pueden tener niveles altos de potasio sérico. En estudios clínicos, ha ocurrido hipercaliemia (potasio sérico ³ 5.8 mmol/l) en aproximadamente 2% de los pacientes que recibieron quinapril. En la mayoría de los casos, los niveles altos de potasio sérico fueron valores aislados que se resolvieron a pesar de la terapia continua. Menos de 0.1% de los pacientes suspendieron la terapia debido a hipercaliemia. Los factores de riesgo para el desarrollo de hipercalie­mia incluyen insuficiencia renal, diabetes melli­tus y uso concomitante de diuréticos ahorradores de potasio, suplementos de potasio y/o sustitutos de sal que contienen potasio. La adición de un diurético ahorrador de potasio a quinapril/HCTZ que contiene un diurético no se recomienda.
Contrariamente, el tratamiento con diuréticos tiazí­dicos no ha sido asociado con hipocaliemia, hiponatremia y alcalosis hipoclorémica. Estas molestias a menudo se han manifestado como uno o más de los siguientes síntomas: sequedad de boca, sed, debilidad, letargia, adormecimiento, inquietud, dolores musculares o calambres, fatiga muscular, hipotensión, oliguria, taquicardia, náusea, confusión, convulsiones y vómito. La hipocaliemia puede también sensibilizar o exagerar la respuesta del corazón a los efectos tóxicos de los digitálicos. El riesgo de hipocaliemia es más grande en los pacientes con cirrosis del hígado, en los que experimentan diuresis importante, en los pacientes que están recibiendo una administración oral inadecuada de electrólitos, y en aquéllos con una terapia concomitante con corticosteroides o ACTH.
Los efectos opuestos de quinapril e hidro­clorotiazida sobre las cifras de potasio sérico se balancearán cada uno en forma aproximada en muchos pacientes, de manera que no se observará el efecto neto sobre el potasio sérico. En otros pacientes, uno u otro efecto puede ser dominante. Las determinaciones iniciales y periódicas de electrólitos séricos para detectar posibles desbalances de éstos deben realizarse a intervalos apropiados.
Las deficiencias de cloruro secundario a la terapia donde las tiazidas son generalmente leves y requieren un tratamiento específico, únicamente bajo circunstancias extraordinarias (p. ej. en enfermedad hepática o renal). Puede ocurrir hiponatremia dilucio­nal en pacientes edematosos en clima caliente; una terapia apropiada es la restricción de agua en vez de la administración de sal, excepto en casos poco frecuentes cuando la hiponatremia pone en peligro la vida. En un verdadero agotamiento de sal, el reemplazo apropiado es la terapia de elección.
La excreción del calcio es disminuida por las tia­zidas. En pocos pacientes, con una terapia de tiazidas prolongada, se han observado cambios patológicos en la glándula paratiroidea, con hiper­­­ca­liemia e hipofos­fatemia. No se han observado complicaciones más serias de hiperparatiroidismo (litasis renal, resorción ósea y ulceración péptica). Las tiazidas deben ser suspendidas antes de la realización de las pruebas de función ­paratiroidea.
Las tiazidas aumentan la excreción urinaria de magnesio y pueden producir hipomagnesemia (véase Precauciones e Interacciones del medicamento).
Otras alteraciones metabólicas: Los diuréticos tiazídicos tienden a reducir la tolerancia de glucosa y aumentar los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico. Estos efectos usualmente son menores, pero puede precipitarse gota manifiesta o diabetes evidente en los pacientes susceptibles.
Cirugía/anestesia: Se recomienda precaución cuando los pacientes tienen una cirugía mayor o anestesia, en vista de que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina han demostrado bloquear la formación de angiotensina II, secundaria a la liberación compensatoria de renina. Esto puede conducir a una hipotensión que puede ser corregida por expansión del volumen.
Información para los pacientes: Embarazo: Los pacientes de sexo femenino en edad de procreación deben conocer las consecuencias de la exposición a inhibidores de la ECA durante el segundo y tercer trimestre. A estas pacientes se les debe solicitar reportar el estado de embarazo a su médico inmediatamente.
Angioedema: El angioedema, incluyendo edema laríngeo, puede ocurrir especialmente después de la primera dosis de quinapril. Debe recomendarse a los pacientes que si tiene lugar cualquier síntoma o signo sugestivo de angioedema (p. ej. inflamación de la cara, extremidades, ojos, labios, lengua; dificultad para tragar o respirar) debe suspenderse inmediatamente la toma de quinapril/HCTZ y consultar con su médico (véase Advertencias).
Hipotensión: Debe aconsejarse a los pacientes reportar aturdimiento, especialmente durante los primeros días de la terapia de quinapril/HCTZ. Si ocurre síncope, a los pacientes se les debe indicar no tomar el medicamento hasta que hayan consultado con su médico (véase Advertencias).
A todos los pacientes se les debe prevenir que la toma inadecuada de líquido, transpiración excesiva o deshidratación, pueden conducir a una caída excesiva de la presión arterial, en vista de la reducción en el volumen de líquidos. Otras causas de la depleción del volumen, como vómito y diarrea, pueden conducir a una disminución excesiva de la presión arterial; se debe aconsejar a los pacientes consultar con su médico. Los pacientes que tengan planeada una cirugía y/o anestesia, deben ser informados para que avisen a su médico que están tomando un inhibidor de la ECA.
Hipercaliemia: Se le debe recomendar a los pacientes no utilizar suplementos de potasio o sustitutos de sal que contengan potasio, sin consultar con su médico (véase Precauciones).
Neutropenia: Debe recomendarse a los pacientes reportar rápidamente cualquier indicación de infección (p. ej. dolor de garganta, fiebre), considerando que esto puede ser un signo de neutropenia (véase Advertencias).
Nota: Al igual que con muchos otros medicamentos, se hacen ciertas recomendaciones para los pacientes que están siendo tratados con quinapril/HCTZ. Esta información tiene el propósito de ayudar al uso seguro y efectivo de este medicamento. No es una publicación de todos los efectos adversos posibles o esperados.

Interacciones del medicamento

: Tetraciclina y otros medicamentos que inter­actúan con magnesio: La administración de tetraciclina con quinapril redujo la absorción de tetraciclina en aproximadamente 28 a 37% en los pacientes. La absorción reducida se debe a la presencia de carbonato de magnesio como exci­piente en la formulación de quinapril. Esta interac­ción debe ser considerada si se contempla la ­terapia concomitante con quinapril/HCTZ y tetraciclina, u otros medicamentos que interactúan con magnesio.
Litio: Generalmente no debe ser administrado con diuréticos. Los agentes diuréticos reducen el aclaramiento renal del litio y agregan un alto riesgo de su toxicidad. Se han reportado niveles altos de litio en el suero y síntomas de toxicidad en los pacientes que reciben litio y una terapia concomitante con un inhibidor de la ECA, debido al efecto de pérdida de sodio de estos agentes. Con quinapril/HCTZ el riesgo de toxicidad de litio puede ser alto. Quinapril/HCTZ debe ser administrado con precaución y se recomienda una vigilancia frecuente de los niveles de litio en el suero.
Otros agentes: No ocurrieron interacciones farmaco­cinéticas clínicamente importantes cuando se utilizó quinapril concomitantemente con propranolol, hidroclorotiazida, digoxina o cimetidina.
El efecto anticoagulante de una dosis única de warfarina (medida por el tiempo de protrombina) no fue modificado significativamente por la coadminis­tración de quinapril dos veces al día.
Cuando se han administrado concomitantemente los siguientes medicamentos pueden interactuar con diuréticos tiazídicos.
Alcohol, barbitúricos o narcóticos: Puede ocurrir una potenciación de la hipotensión ortostática.
Medicamentos antidiabéticos (agentes hipo­glu­cemiantes orales e insulina): Pueden reque­rirse ajustes en la dosificación de los medicamentos antidiabéticos.
Otros medicamentos antihipertensivos: Efecto aditivo o potenciación.
Corticosteroides, ACTH: Depleción intensificada de electrólitos, particularmente hipoca­liemia.
Aminas presoras (por ejemplo, norepinefrina): Una posible respuesta disminuida a las aminas presoras, pero no lo suficientemente como para prohibir su uso.
Relajantes musculoesqueléticos, no despola­rizantes (por ejemplo, tubocurarina): Respuesta posible alta al relajante muscular.
Medicamentos antiinflamatorios no este­roides: En algunos pacientes, la administración de un agente antiinflamatorio no esteroide puede reducir los efectos diuréticos, natriuréticos e hipertensivos de los diuréticos de asa, ahorradores de potasio y tiazídicos. Por lo tanto, cuando quinapril/HCTZ y agentes antiinfla­matorios no esteroides se utilizan concomi­tantemente, el paciente debe ser observado muy de cerca para determinar si se obtienen los efectos deseados de quinapril/HCTZ.
Agentes que aumentan el potasio sérico: Si se indica una terapia concomitante de quinapril con suplementos de potasio o sustitutos de sal que contengan potasio, éstos deben ser utilizados con precaución en conjunto con una vigilancia apropiada del potasio sérico (véase Precauciones). En vista que quinapril/HCTZ contiene un diurético, no se recomienda agregar un diurético ahorrador de potasio.
Resinas de intercambio de aniones: La absorción de hidroclorotiazida disminuye en presencia de resinas de intercambio de aniones, como colestiramina y colestipol. Las dosis únicas de las resinas se fijan a hidroclorotiazida y reducen su absorción en el tracto gas­trointestinal de 85 a 43%, respectivamente.

CarcinogÉnesis

, MUTAGÉNESIS, DEFICIENCIA DE LA FERTILIDAD: No se han llevado a cabo estudios con quinapril/HCTZ sobre carcinogenicidad, mutagenicidad y fertilidad en animales. El clorhidrato de quinapril no fue carcinogénico en ratones o en ratas cuando se administró dosis hasta de 75 ó 100 mg/kg/día (50 ó 60 veces la dosificación máxima en humanos, respectivamente) por 104 semanas.
Quinapril ni quinaprilat fueron mutagénicos en la prueba bacteriana de Ames con o sin activación metabólica. Quinapril también mostró resultados negativos en los siguientes estudios de toxicología genética: mutación puntual celular in vitro en mamíferos, intercambio de cromátides gemelas en células cultivadas de mamíferos, prueba de micronúcleo con ratones, aberración in vitro de cromosomas con células pulmonares cultivadas V79 y un estudio citogénico in vivo con la médula espinal de ratas. No hubo efectos adversos sobre la fertilidad o reproducción en ratas a niveles superiores a 100 mg/kg/día (60 veces la dosificación máxima diaria en humanos).
No se observaron efectos fetotóxicos o teratogénicos en las ratas con dosis de quinapril de hasta 300 mg/kg/día (180 veces la dosificación máxima diaria en humanos), a pesar de la toxicidad materna con 150 mg/kg/día. Los pesos corporales de las crías fueron reducidos en las ratas tratadas tardíamente en el periodo de gestación y durante la lactancia con dosis de 25 mg/kg/día o más. Quinapril no fue teratogénico en el ratón; sin embargo, como se indicó con otros inhibidores de la ECA, se observó toxicidad materna y embriotoxicidad en algunos conejos con dosis tan bajas de 0.5 mg/kg/día y 1 mg/kg/día, respectivamente.
Hidroclorotiazida no fue mutagénica in vitro en la prueba mutagénica microbiana de Ames a una concentración máxima de 5 mg/placa utilizando cepas TA98 y TA100. Las muestras de orina de los pacientes tratados con hidroclorotiazida no tuvieron una actividad mutagénica en la prueba de Ames. Hidrocloro­tiazida indujo intercambio de cromátides gemelas, pero no aberraciones cromosómicas en la células del ovario de hámsters chinos, con o sin acción metabólica. Hidroclorotiazida indujo mutaciones en células del linfoma del ratón a altas concentraciones.
La capacidad de una serie de medicamentos de inducir intercambio y ausencia de disrupción se midió utilizando el Aspergillus nidulans. Un gran número de medicamentos, incluyendo hidroclorotiazida, inducen ausencia de disrupción.

Embarazo y lactancia

: Embarazo: (Véase Advertencias, Morbilidad y mortalidad fetal/neonatal).
No existen estudios adecuados y bien controlados de quinapril/HCTZ en mujeres embarazadas.
Madres en periodo de lactancia: Los inhibidores de la ECA, incluyendo quinapril, se excretan en la leche humana en un grado limitado. Las tiazidas aparecen en la leche humana. En vista del potencial de reacciones adversas en los infantes lactantes, debe tomarse la decisión de suspender quinapril/HCTZ o suspender la lactancia, tomando en consideración la importancia del medicamento para la madre.
Uso pediátrico: No se ha establecido la seguridad y efectividad en pacientes pediátricos.
Uso geriátrico: Los pacientes ancianos exhibieron un ABC (área bajo la curva) y niveles pico de quinaprilat incrementados, en comparación con los valores de pacientes más jóvenes, esto pareció estar relacionado con una disminución de la función renal, y no con la edad por sí sola. Del número total de pacientes que recibieron quinapril/HCTZ en los estudios clínicos, 15% tenían 65 años o eran mayores, mientras que 1.5% tenían 75 años o eran mayores. No se observaron diferencias generales en la efectividad o seguridad entre estos pacientes y los más jóvenes. Sin embargo, no puede excluirse una sensibilidad mayor en algunos individuos ancianos.

Reacciones adversas

: Quinapril/HCTZ ha sido evaluado, por seguridad, en 1,571 pacientes en estudios controlados y no controlados. En estudios clínicos con quinapril/HCTZ, no se observaron experiencias adversas específicas a la combinación. Las experiencias adversas que ocurrieron han sido limitadas a aquellas reportadas previamente con quinapril o hidroclorotiazida. En estudios controlados, las experiencias adversas más frecuentes se reportaron por lo menos en 1% de los pacientes con cualquier combinación de quinapril e hidroclorotiazida, éstas fueron dolor de cabeza (6.7%), mareos (4.8%), tos (3.2%), y fatiga (2.9%).
Debe hacerse notar que característicamente la tos no es productiva, es persistente, y se resuelve después de la suspensión de la terapia. Generalmente, las experiencias adversas fueron leves y transitorias en naturaleza, y no hubo una relación entre los efectos adversos y la edad, sexo, raza o duración de la terapia (véase Advertencias con respecto a angioede­ma e hipotensión excesiva o síncope). Se requi­rió la suspensión de la terapia debido a efectos adversos en aproximadamente 2% de los pacientes. Cefalea (0.5%) fue la razón más frecuen­te para el abandono de la terapia, seguida por tos y náuseas y/o vómito (0.2%). Las experiencias adversas que ocurrieron en ³ 1% de los pacientes tratados con quinapril/HCTZ en estudios controlados se muestran más adelante (N = 943).Quinapril/HCTZ
PlaceboN = 943
N = 100
Dolor de cabeza
6.7
30.0
Mareos
4.8
4.0
Tos
3.2
2.0
Fatiga
2.9
3.0
Mialgia
2.4
5.0
Infección viral
1.9
4.0
Rinitis
2.0
3.0
Náuseas y/o vómito
1.8
6.0
Dolor abdominal
1.7
4.0
Lumbalgia
1.5
2.0
Diarrea
1.4
1.0
Infección de víasrespiratorias superiores
1.3
4.0
Insomnio
1.2
2.0
Somnolencia
1.2
0.0
Bronquitis
1.2
1.0
Dispepsia
1.2
2.0
Astenia
1.1
1.0
Faringitis
1.1
2.0
Vasodilatación
1.0
1.0
Vértigo
1.0
2.0
Dolor en el pecho
1.0
2.0
Las experiencias clínicas adversas probables, posibles o definitivamente relacionadas, o de una relación incierta con la terapia, tuvieron lugar en ³ 0.5%-< 1.0% de los pacientes tratados con quinapril más hidroclorotiazida en estudios controlados y no controlados; efectos clínicamente significativos y menos efectos frecuentes observados en los estudios clínicos, en experiencia post­-mer­cadeo con HCTZ incluyeron: Cardiovascular: Taquicardia, hipotensión, palpitaciones.
Gastrointestinal: Flatulencia, sequedad de boca o garganta, pancreatitis.
Respiratorio: Disnea, sinusitis.
Piel y anexos: Eritema multiforme, dermatitis exfoliativa, alopecia, pénfigo, prurito, brote.

(hctz)

: Síndrome de Stevens-Johnson.
Nervioso/psiquiátrico: Parestesia, nerviosismo.
Urogenital: Impotencia, infección del tracto urinario.
Otros: Artralgia, edema periférico, anemia hemolítica.
Quinapril ha sido evaluado por seguridad en 4,960 individuos y pacientes, y fue bien tolerado. De éstos, 3,203 pacientes, incluyendo 655 pacientes ancianos, participaron en estudios clínicos controlados. Quinapril ha sido evaluado por seguridad a largo plazo en más de 1,400 pacientes tratados por un año o más.
hallazgos clínicos en las pruebas de laboratorio: Electrólitos séricos: (Véase Precauciones).
Creatinina, nitrógeno ureico sanguíneo: Se observaron aumentos (> 1.25 veces el límite superior normal) en la creatinina y nitrógeno ureico sanguíneo en 3 y 4%, respectivamente, de los pacientes tratados con quinapril/HCTZ.
Ácido úrico sérico, glucosa, magnesio, coles­terol, triglicéridos, PBI, pruebas de función paratiroidea y calcio: (Véase Precauciones).
Hematología: (Véase Advertencias).

Sobredosis

: No hay datos disponibles para quinapril/HCTZ con respecto a la sobredosis en humanos. La DL 50 (dosis letal) de quinapril/HCTZ en combinación oscila entre 1,063/664 a 4640/2,896 mg/kg en ratones y ratas.
La manifestación clínica más probable la constituirían síntomas atribuidos a la sobredosificación de la monoterapia de quinapril, como hipoten­sión severa, los cuales normalmente serían tratados con una infusión de solución salina intravenosa normal.
Los signos y síntomas más frecuentes, observados por la sobredosificación de la monoterapia de HCTZ, son aquéllos producidos por la depleción de electrólitos (hipocaliemia, hipocloremia, hiponatremia) y deshidratación resultante de la diuresis excesiva. Si también se han administrado digitálicos, la hipocaliemia puede acentuar las arritmias cardiacas.
No existe información disponible específica sobre el tratamiento de una sobredosificación con quinapril/HCTZ.
La hemodiálisis y diálisis peritoneal tienen poco efecto sobre la eliminación de quinapril y quinaprilat.
El tratamiento es sintomático y de soporte consistente con un cuidado médico establecido.

Dosis y administraciÓn

: La dosis inicial para comenzar es de 10/6.25. El control de la presión arterial puede mantenerse con las dosis usuales de quinapril/HCTZ.
Cuando se requiere una terapia diurética concomitante en los paciente con deficiencia renal severa (< 30 ml/min), un diurético de asa es preferible en lugar de un diurético tiazídico para ser utilizado con quinapril.
Por lo tanto, no se recomienda quinapril/HCTZ para los pacientes con disfunción renal severa.

Presentaciones

: Accuretic (Quinapril/HCTZ 20/12.5) se presenta en cajas conteniendo 14 tabletas de color rosado, ranuradas, triangulares, biconvexas y recubiertas.
Cada tableta contiene 20 mg de quinapril y 12.5 mg de hidroclorotiazida.
Deben mantenerse en envase debidamente cerrado.

Almacenamiento

: Almacénese a temperatura ambiente 15-30°C (59-86°F). Protéjase de la luz.
Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. ICTERICIA, Es la pigmentación amarilla del blanco de los ojos o de la piel, provocada por un exceso de bilirrubina en la sangre que acaba depositándose en los tejidos.
  3. PALPITACIONES, Este término significa que la persona percibe el latido de su corazón, lo que ocurre a menudo durante la quietud de la noche.
  4. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  5. UTERO, Es la parte del aparato genital femenino en la que anida y se desarrolla el huevo fecundado
  Medicamentos