Los probióticos en bebés

  Consejos, Pediatría
En los últimos años el descubrimiento de los probióticos ha despertado un gran interés, y no solo en la comunidad científica sino también en la población. Tanto es así que algunos creen que son una suerte de panacea para evitar prácticamente cualquier enfermedad.

Sin embargo, ahora un estudio recientemente publicado en la Journal of Allergy and Clinical Immunology afirma que, contrario de lo que pensaban los especialistas, el uso de probióticos en los bebés desde sus primeros meses de vida no los protegerá de las alergias en el futuro.

Para llegar a estos resultados, el grupo de investigadores dela Universidadde Australia Occidental reunió a 123 niños que habían participado en un ensayo clínico anterior cuando aún eran bebés. Todos habían tenido un riesgo elevado de padecer alergia (por herencia de sus madres) y estos habían sido sometidos, indistintamente, al uso de probióticos o a un placebo en su primera etapa del desarrollo.

En teoría, el empleo de probióticos durante los primeros meses de vida de los bebés podría equilibrar los microorganismos intestinales y fortalecer la función inmunológica, de manera que el riesgo de sufrir alergias disminuiría. Sin embargo, al cabo de los cinco años de edad, los investigadores descubrieron que el riesgo de padecer alergia era muy similar en el grupo sometido al placebo (38%) y en el que fue sometido al consumo de los probióticos (44%). De esta manera, la acción de los probióticos no resulta tan efectiva en la protección contra las alergias como se pensaba.

Obviamente, estos resultados sorprenden un poco a los especialistas pero a la misma vez, afirman que aunque los probióticos no ayuden a prevenir las alergias, sí son muy beneficiosos en el tratamiento de la diarrea aguada infecciosa y para prevenir algunas enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa y la reservoritis.

Deja un comentario