La vitamina B12, escencial

Una de las vitaminas cuyo consumo no debería pasarse por alto es la vitamina B 12. Es que su consumo es vital para liberar la energía presente en los macronutrientes, es decir los carbohidratos, las proteínas y las grasas.

También cumple importantes funciones para el sistema inmnunitario y es posible que hayas escuchado la recomendación de un médico de consumir vitamina B 12 en casos de anemia. Es que la vitamina B 12 es fundamental para la producción de glóbulos rojos, el crecimiento del cuerpo y la regeneración de tejidos.

Vale señalar que, a diferencia de la mayoría de las vitaminas del complejo B que son hidrosolubles, la B12 se acumula en el hígado y se almacena allí durante largo tiempo, por lo que su consumo debe ser realmente escaso para entrar en un déficit.

Cabe destacar que resulta más sencillo incorporar vitamina B 12 en personas jóvenes, puesto que el cuerpo se encuentra en condiciones óptimas para absorber este micronutriente, mientras que en personas mayores puede que las deficiencias del organismo obliguen a consumir suplementos vitamínicos para asegurar las cantidades necesarias de esta vitamina. Por supuesto, en estos casos sólo debe obrarse por recomendación de un médico.

Vayamos a las principales fuentes de la vitamina B 12. Entre estas están las carnes rojas, el pollo,  los pescados, los lácteos y los huevos. Además, varios cereales fortificados incorporan esta vitamina tan importante para el cuerpo humano.

Imagen del artículo

La vitamina B12, escencial
  Consejos, Salud y belleza